Descripción general

La piel seca no es un tema para preocuparse, pero puede ser molesta y antiestética.

Los problemas de piel seca graves —un desorden hereditario llamado ictiosis— pueden causar desfiguración y mucha angustia. Por suerte, la piel seca se produce por factores medioambientales que pueden ser controlados al menos en parte. Estos factores incluyen clima cálido o frío, poca humedad y baños de agua caliente.

Puedes hacer mucho por ti mismo para mejorar tu piel, por ejemplo, usar cremas y evitar jabones fuertes o que sequen la piel. Los problemas de piel seca crónicos o graves pueden requerir la evaluación de un médico que se especializa en la piel (dermatólogo).

Síntomas

La piel seca suele ser temporal, por ejemplo, la tienes solo en invierno; sin embargo, puede ser una afección de por vida. Los signos y síntomas de la piel seca dependen de tu edad, tu estado de salud, el lugar donde vives, el tiempo que pasas al aire libre y la causa del problema. La piel seca probablemente provoque algo de lo siguiente:

  • Una sensación de tirantez en la piel, especialmente después de ducharte, bañarte o nadar
  • Piel que se siente áspera al tacto y luce del mismo modo
  • Picazón (prurito)
  • Descamación de leve a grave
  • Finas líneas o grietas
  • Piel de color gris ceniza
  • Enrojecimiento
  • Grietas profundas que pueden sangrar

Cuándo consultar al médico

La mayoría de los casos de piel seca responden bien a los cambios en el estilo de vida y los remedios caseros. Consulta con tu médico en los siguientes casos:

  • La piel no mejora a pesar de tus mayores esfuerzos
  • La piel seca se presenta junto con enrojecimiento
  • La sequedad y la picazón interfieren en el descanso
  • Tienes llagas abiertas o infecciones a raíz de que te rascas
  • Presentas grandes zonas de descamación

Causas

La piel seca (xerosis) suele deberse a una causa ambiental. Algunas enfermedades también puede afectar significativamente la piel. Las posibles causas de la piel seca incluyen lo siguiente:

  • Clima. La piel tiende a secarse en invierno, cuando las temperaturas y la humedad bajan de manera precipitada. Pero la estación es irrelevante si vives en un clima desértico.
  • Calor. La calefacción central, las estufas a leña, los calentadores de ambiente y las chimeneas reducen la humedad y secan la piel.
  • Baños y duchas calientes. Tomar duchas o baños calientes durante mucho tiempo seca la piel. También seca la piel nadar con frecuencia, en especial en piscinas con mucho cloro.
  • Jabones y detergentes fuertes. Muchos jabones, detergentes y champús secan la humedad de la piel porque su fórmula está pensada para eliminar el aceite.
  • Otras afecciones de la piel. Las personas con afecciones de la piel como la dermatitis atópica (eczema) o psoriasis son propensas a la piel seca.

Factores de riesgo

Cualquier persona puede tener piel seca. Pero tienes más probabilidades de padecer esta afección si cumples con los siguientes requisitos:

  • Tienes 40 años o más. El riesgo aumenta con la edad; más del 50 por ciento de los adultos mayores tiene piel seca.
  • Vives en un clima seco, frío o de baja humedad.
  • Tienes un trabajo que requiere que sumerjas tu piel en el agua, como enfermería o peluquería.
  • Nadas frecuentemente en piscinas con cloro.

Complicaciones

Generalmente, la piel seca es inofensiva. Sin embargo, cuando no se toman los cuidados necesarios, la piel seca puede provocar lo siguiente:

  • Dermatitis atópica (eczema). Si eres propenso a desarrollar esta afección, la sequedad excesiva puede provocar la activación de la enfermedad y causar enrojecimiento, agrietamiento e inflamación.
  • Infecciones. La piel seca puede agrietarse; esto permite que ingresen bacterias en el cuerpo y provoquen infecciones.

Es más probable que estas complicaciones ocurran cuando los mecanismos de protección normales de la piel se ven gravemente comprometidos. Por ejemplo, la piel extremadamente seca puede causar grietas o fisuras; estas pueden abrirse y sangrar, y dar lugar a un paso para las bacterias invasoras.

Prevención

Sigue estas recomendaciones para evitar que tu piel se seque de manera excesiva:

  • Humedecer. Las cremas hidratantes sellan la piel y evitan la pérdida de agua.
  • Limitar la exposición al agua. Procura que la ducha o el baño no se extiendan por más de 10 minutos. Dúchate o báñate con agua tibia, no caliente. Intenta no bañarte más de una vez al día.
  • Evitar los jabones secos. Utiliza cremas de limpieza, productos de limpieza para la piel suaves y geles de ducha con agentes hidratantes.
  • Cubrir la piel tanto como sea posible en climas fríos. El invierno puede secarte la piel; por eso, asegúrate de usar bufanda, sombrero y guantes cuando sales.
  • Utilizar guantes de goma. Si tienes que meter las manos en el agua o estás usando limpiadores fuertes, usar guantes puede ayudarte a proteger la piel.

Oct. 27, 2016
References
  1. Moncrieff G, et al. Use of emollients in dry-skin conditions: Consensus statement (Moncrieff G, et al. Uso de emolientes en afecciones de piel seca: declaración de consenso). Clinical and Experimental Dermatology (Dermatología clínica y experimental). 2013;38:231.
  2. Dry skin (Piel seca). American Osteopathic College of Dermatology (Colegio Osteopático Estadounidense de Dermatología). http://www.aocd.org/page/DrySkin. Último acceso: 2 de julio de 2016.
  3. Dry skin (Piel seca). American Academy of Dermatology (Academia Americana de Dermatología). https://www.aad.org/public/diseases/dry-sweaty-skin/dry-skin. Último acceso: 2 de julio de 2016.
  4. Goldsmith LA, et al., eds. Cosmetics and skin care in dermatology (Cosméticos y productos para el cuidado de la piel en dermatología). En: Fitzpatrick’s Dermatology in General Medicine (Dermatología en medicina general de Fitzpatrick). 8.ª ed. Nueva York, N.Y. The McGraw-Hill Companies; 2012. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 2 de julio de 2016.
  5. Fazio SB, et al. Pruritus: Overview of management (Prurito: descripción general del control). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 1 de julio de 2016.
  6. Berger TG, et al. Pruritus in the older patient: A clinical review (Prurito en el paciente mayor: revisión clínica). JAMA. 2013;310:2443.
  7. Papadakis MA, et al., eds. Dermatologic disorders (Trastornos dermatológicos). En: Current Medical Diagnosis & Treatment 2016 (Diagnósticos y tratamientos médicos actualizados 2016). 55.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2016. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 2 de julio de 2016.