Descripción general

La piel seca no suele ser grave. En la mayoría de los casos es causada por factores como el clima frío o caliente, la baja humedad en el aire y la inmersión en agua caliente.

Puede hacer muchas cosas por tu cuenta para mejorar tu piel, como usar humectantes y evitar los jabones fuertes y secantes. Pero a veces la piel seca ocurre con frecuencia o es grave. En estos casos, es posible que necesites la ayuda de un médico que se especialice en la piel (dermatólogo).

Síntomas

A menudo, la piel seca es algo temporal —por ejemplo, solo se manifiesta en invierno—, pero puede ser una afección de por vida. Los signos y síntomas de la piel seca dependen de la edad, del estado de salud, del lugar donde vives, del tiempo que pasas al aire libre y de la causa del problema. Es probable que la piel seca provoque algo de lo siguiente:

  • Una sensación de tirantez en la piel, en especial después de ducharte, bañarte o nadar
  • Piel que se ve y se siente áspera
  • Picazón (prurito)
  • Descamación de leve a grave
  • Líneas o grietas finas
  • Piel de color gris ceniza
  • Enrojecimiento
  • Grietas profundas que pueden sangrar

Cuándo debes consultar con un médico

La mayoría de los casos de piel seca responde bien a los remedios caseros y a los relacionados con el estilo de vida. Consulta al médico en los siguientes casos:

  • Si la piel no mejora a pesar de las medidas que tomas
  • Si la piel seca está acompañada de enrojecimiento
  • Si la sequedad y la picazón no te dejan dormir bien
  • Si tienes heridas abiertas o infecciones por rascarte
  • Si tienes grandes zonas de descamación o de excoriación de la piel

Causas

La piel seca (xerosis) suele tener una causa ambiental. Ciertas enfermedades también pueden afectar significativamente la piel. Las causas posibles de la piel seca son las siguientes:

  • Clima. La piel tiende a estar más seca en invierno, cuando las temperaturas y los niveles de humedad descienden. Sin embargo, la estación puede no importar tanto si vives en regiones desérticas.
  • Calor. La calefacción centralizada, las estufas a leña, los calefactores y las chimeneas reducen la humedad y secan la piel.
  • Baños y duchas calientes. Tomar largas duchas o baños de inmersión calientes puede secar la piel. Nadar con frecuencia, especialmente en piscinas que tienen mucho cloro, también puede secar la piel.
  • Jabones y detergentes abrasivos. Muchos de los jabones, detergentes y champús populares eliminan la humedad de la piel porque están formulados para eliminar la grasa.
  • Otras afecciones de la piel. Las personas con afecciones cutáneas, como la dermatitis atópica (eccema) o la psoriasis, son propensas a tener la piel seca.

Factores de riesgo

Cualquier persona puede presentar piel seca. Sin embargo, es posible que tengas más propensión a desarrollar la afección si reúnes algunas de estas condiciones:

  • Tienes 40 años o más. El riesgo aumenta con la edad; más del 50 por ciento de los adultos mayores tienen piel seca.
  • Vives en un clima seco, frío o con bajo porcentaje de humedad.
  • Tienes un trabajo que requiere que sumerjas la piel en agua, como el caso de personal de enfermería y estilistas.
  • Sueles nadar en piscinas que contienen cloro.

Complicaciones

La piel seca suele ser inofensiva. Pero, cuando no se cuida, puede provocar problemas como los siguientes:

  • Dermatitis atópica (eccema). Si eres propenso a tener esta afección, el exceso de sequedad puede activar la enfermedad, lo que causa enrojecimiento, agrietamiento e inflamación.
  • Infecciones. La piel seca se puede agrietar, lo que permite que ingresen bacterias y que estas provoquen infecciones.

Es más probable que estas complicaciones ocurran cuando los mecanismos protectores normales de la piel están muy comprometidos. Por ejemplo, la piel extremadamente seca puede provocar grietas o fisuras profundas, que pueden abrirse, sangrar y brindar una vía de acceso para las bacterias invasoras.

Mayo Clinic Minute: Consejos de humectación de los dermatólogos

"Bebe mucha agua, no fumes y lávate la cara y el cuerpo todos los días con un jabón hipoalergénico suave para lograr una piel de aspecto sano", dice la Dra. Dawn Davis, dermatóloga de Mayo Clinic.

Y, después de bañarte, huméctate con una crema hidratante hipoalergénica y sin fragancia cuando hayas terminado para ayudar a hidratar la piel.

Con tantos productos entre los que elegir, ¿cómo elegir la crema hidratante adecuada? La Dra. Davis dice que la clave es que sea hipoalergénica.

"Sin aroma no significa necesariamente que no tenga fragancia. A menudo sin aroma solo implica más sustancias químicas", dice la Dra. Davis.

¿Qué ingrediente se debe buscar?

El producto hipoalergénico natural más inerte que se puede encontrar en una crema hidratante es el petrolato, que es la vaselina.

La Dra. Davis tiene otro consejo importante para el cuidado saludable de la piel que potencialmente podría salvarte la vida: "Recuerda usar protector solar".

Prevención

Prueba estos consejos para evitar que la piel se reseque excesivamente:

  • Humecta la piel. La crema hidratante sella la piel para evitar que el agua se escape.
  • Limita la exposición al agua. Limita el tiempo que pasas en la bañera o la ducha a 10 minutos o menos. Pon el dial para agua tibia y no caliente. Trata de bañarte no más de una vez al día.
  • Evita el jabón secante. Prueba cremas limpiadoras, limpiadores suaves para la piel y geles de ducha con humectantes agregados.
  • Cubre la mayor cantidad de piel posible en climas fríos o ventosos. El invierno puede ser especialmente seco para la piel, así que asegúrate de usar una bufanda, un sombrero y guantes cuando salgas.
  • Usa guantes de goma. Si tienes que sumergir las manos en agua o usas limpiadores fuertes, el uso de guantes puede ayudar a proteger tu piel.

Aug. 20, 2019
  1. Moncrieff G, et al. Use of emollients in dry-skin conditions: Consensus statement. Clinical and Experimental Dermatology. 2013;38:231.
  2. Dry skin. American Osteopathic College of Dermatology. http://www.aocd.org/page/DrySkin. Accessed July 2, 2016.
  3. Dry skin. American Academy of Dermatology. https://www.aad.org/public/diseases/dry-sweaty-skin/dry-skin. Accessed July 2, 2016.
  4. Goldsmith LA, et al., eds. Cosmetics and skin care in dermatology. In: Fitzpatrick's Dermatology in General Medicine. 8th ed. New York, N.Y. The McGraw-Hill Companies; 2012. http://www.accessmedicine.com. Accessed July 2, 2016.
  5. Fazio SB, et al. Pruritus: Overview of management. http://www.uptodate.com/home. Accessed July 1, 2016.
  6. Berger TG, et al. Pruritus in the older patient: A clinical review. JAMA. 2013;310:2443.
  7. Papadakis MA, et al., eds. Dermatologic disorders. In: Current Medical Diagnosis & Treatment 2016. 55th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2016. http://www.accessmedicine.com. Accessed July 2, 2016.