Diagnóstico

El médico probablemente realizará una exploración física y preguntará sobre tu historia clínica, como cuándo comenzó la piel seca, qué factores la mejoran o empeoran, tus hábitos de baño, tu dieta y cómo cuidas tu piel.

El médico puede sugerir ciertas pruebas de diagnóstico para verificar si la piel seca es el resultado de una afección médica prexistente, como una tiroides hipoactiva (hipotiroidismo).

Tratamiento

En la mayoría de los casos, la piel seca responde bien a las medidas relacionadas con el estilo de vida, como usar cremas humectantes y evitar bañarse y ducharse con agua caliente durante mucho tiempo. Si tienes la piel muy seca y escamosa, es probable que tu médico te recomiende usar una crema de venta libre (sin receta) que contenga ácido láctico o ácido láctico y urea.

Si tienes una enfermedad de la piel más grave, como dermatitis atópica, ictiosis o psoriasis, es probable que tu médico te recete cremas y ungüentos u otros tratamientos además de los cuidados en el hogar.

A veces, la piel seca provoca dermatitis, que causa enrojecimiento y picazón en la piel. En estos casos, el tratamiento puede comprender lociones de hidrocortisona. Si la piel se agrieta, el médico puede recetar vendajes húmedos para ayudar a prevenir la infección.

Estilo de vida y remedios caseros

Las siguientes medidas pueden ayudarte a mantener la piel húmeda y saludable:

  • Humecta la piel. Los humectantes ofrecen un escudo sobre la piel para mantener la humedad. Aplica la crema hidratante varias veces al día y después de bañarte. Los humectantes más densos dan mejores resultados, como las marcas de venta libre Eucerin y Cetaphil.

    También es recomendable que uses cosméticos que contengan humectantes. Si tu piel es extremadamente seca, puedes aplicar algún aceite, como aceite de bebé, mientras tienes la piel húmeda. El aceite tiende a permanecer más tiempo que los humectantes y evita que se evapore el agua de la superficie de la piel. Otra posibilidad es aplicar ungüentos que contengan vaselina (Vaseline, Aquaphor). Estos pueden sentirse grasosos, por lo que es posible que desees usarlos solo a la noche.

  • Usa agua tibia y limita el tiempo de baño. Las duchas o baños largos y el agua caliente eliminan los aceites de la piel. Reduce el tiempo de la ducha o el baño a cinco o diez minutos y usa agua tibia, no caliente.
  • Evita los jabones ásperos y desecantes. Es mejor usar cremas de limpieza o lociones limpiadoras para la piel suaves, y geles de baño o de ducha con humectantes agregados. Elige jabones suaves con grasas o aceites agregados. Evita usar desodorante y detergentes, perfumes y alcohol antibacterianos.
  • Aplica un humectante inmediatamente después de bañarte. Seca la piel con golpecitos suaves con una toalla de manera tal que quede algo de humedad. Un par de minutos después de bañarte, aplica crema o ungüento hidratante para retener la humedad en la piel. Un producto que cuente con el petrolato entre sus tres ingredientes principales puede ser mejor. Los productos que contienen glicerina, ácido láctico o urea también pueden ayudar.
  • Usa un humidificador. El aire seco y caliente de los interiores puede resecar la piel sensible y empeorar la picazón y la descamación. Un humidificador portátil o uno colocado en la caldera añade humedad al aire dentro de tu hogar. Asegúrate de mantener limpio el humidificador.
  • Elige telas adecuadas para tu piel. Las telas naturales, como el algodón y la seda, dejan que la piel respire. Sin embargo, la lana, aunque es natural, puede irritar incluso la piel normal.

    Lava la ropa con detergentes sin tintes ni perfumes, ya que ambos pueden irritar la piel.

Si la piel seca te provoca picazón, aplica compresas frías en la zona. Para reducir la inflamación, usa una crema o un ungüento de venta libre que contenga por lo menos un 1 % de hidrocortisona. Si estas medidas no alivian los síntomas o si estos empeoran, consulta con tu médico o con un dermatólogo.

Preparación para la consulta

Es probable que comiences por consultar a tu médico de atención primaria. A veces, te pueden derivar directamente a un especialista en enfermedades de la piel (dermatólogo). A continuación, encontrarás información útil para prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo con el médico. En caso de piel seca, algunas preguntas básicas son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mi piel seca?
  • ¿Tengo que hacerme pruebas?
  • ¿Es probable que la afección desaparezca por sí sola?
  • ¿Qué rutinas para el cuidado de la piel me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas que puedas tener.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas, como las siguientes:

  • ¿Tienes otros síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando la piel?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando la piel?
  • ¿Qué medicamentos estás tomando?
  • ¿Con qué frecuencia te bañas o duchas? ¿Usas agua caliente? ¿Qué jabones y champús usas?
  • ¿Usas cremas humectantes? Si es así, ¿cuáles y con qué frecuencia las usas?
Aug. 20, 2019
  1. Moncrieff G, et al. Use of emollients in dry-skin conditions: Consensus statement. Clinical and Experimental Dermatology. 2013;38:231.
  2. Dry skin. American Osteopathic College of Dermatology. http://www.aocd.org/page/DrySkin. Accessed July 2, 2016.
  3. Dry skin. American Academy of Dermatology. https://www.aad.org/public/diseases/dry-sweaty-skin/dry-skin. Accessed July 2, 2016.
  4. Goldsmith LA, et al., eds. Cosmetics and skin care in dermatology. In: Fitzpatrick's Dermatology in General Medicine. 8th ed. New York, N.Y. The McGraw-Hill Companies; 2012. http://www.accessmedicine.com. Accessed July 2, 2016.
  5. Fazio SB, et al. Pruritus: Overview of management. http://www.uptodate.com/home. Accessed July 1, 2016.
  6. Berger TG, et al. Pruritus in the older patient: A clinical review. JAMA. 2013;310:2443.
  7. Papadakis MA, et al., eds. Dermatologic disorders. In: Current Medical Diagnosis & Treatment 2016. 55th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2016. http://www.accessmedicine.com. Accessed July 2, 2016.