Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

Estos son algunos de los tratamientos para la dislocación de hombro:

  • Reducción cerrada. Durante el proceso, es posible que el médico intente algunas maniobras suaves para ayudar a que los huesos vuelvan a su posición. Antes de la manipulación de los huesos del hombro, y según cuánto dolor e inflamación haya, es posible que necesites un relajante muscular o sedante, e incluso (aunque es poco frecuente) anestesia general. Una vez que los huesos estén de nuevo en su lugar, el dolor intenso debería disminuir casi de inmediato.
  • Cirugía. Si tienes el hombro o los ligamentos débiles y sueles dislocarte los hombros con frecuencia a pesar de realizar los ejercicios de fortalecimiento y la rehabilitación adecuados, es posible que necesites una cirugía. En casos poco frecuentes, puedes necesitar una cirugía si tienes lesionados los nervios o los vasos sanguíneos.
  • Inmovilización. El médico puede colocarte una férula o un cabestrillo especiales por unos días o hasta por tres semanas para evitar que se mueva el hombro. La cantidad de tiempo que tengas que usar la férula o el cabestrillo dependerá de la gravedad de la dislocación y de cuán rápido te lo coloquen.
  • Medicamentos. El médico puede recetarte un analgésico o un relajante muscular para que no sientas molestias mientras se cura el hombro.
  • Rehabilitación. Una vez que te hayan retirado la férula o el cabestrillo, comenzarás un programa de rehabilitación gradual que tiene como fin recuperar la amplitud de movimiento, la fuerza y la estabilidad de la articulación del hombro.

Si tienes una dislocación relativamente simple, sin daño grave de los nervios o los tejidos, la articulación del hombro probablemente mejorará en unas semanas; sin embargo, tendrás mayor riesgo de volver a dislocarte el hombro en el futuro. Si vuelves a hacer actividad física demasiado pronto después de la dislocación, puedes lesionar la articulación del hombro o volver a dislocártelo.

Aug. 16, 2014