Diagnóstico

El médico evaluará los signos y síntomas, revisará la historia clínica y hará un examen neurológico. Los signos y síntomas de una conmoción cerebral pueden no aparecer hasta varias horas o días después de la lesión.

El médico puede realizar o recomendar pruebas, tales como:

Examen neurológico

Después de hacerte preguntas detalladas sobre la lesión, el médico puede realizar un examen neurológico. Esta evaluación consiste en verificar:

  • Vista
  • Audición
  • La fuerza y sensibilidad
  • El equilibrio
  • Coordinación
  • Los reflejos

Pruebas cognitivas

El médico puede realizar varias pruebas para evaluar tus capacidades de pensamiento (cognitivas) durante un examen neurológico. Las pruebas pueden evaluar varios factores, entre ellos:

  • Memoria
  • Concentración
  • Capacidad de recordar información

Pruebas de diagnóstico por imágenes

Pueden recomendarse pruebas por imágenes del cerebro para algunas personas con síntomas como dolores de cabeza intensos, convulsiones, vómitos recurrentes o síntomas que empeoran. Las imágenes del cerebro pueden determinar si la lesión es grave y si ha provocado sangrado o inflamación dentro del cráneo.

La prueba estándar para evaluar el cerebro después de una lesión es la tomografía computarizada (TC) del cráneo. La TC utiliza una serie de radiografías para obtener imágenes transversales del cráneo y el cerebro.

Se pueden usar imágenes por resonancia magnética (RM) para identificar cambios en el cerebro o para diagnosticar complicaciones que pueden ocurrir después de una conmoción. La resonancia magnética usa poderosos imanes y ondas de radio para crear imágenes detalladas del cerebro.

Observación

Puede ser necesario que te hospitalicen durante una noche para observación después de una conmoción cerebral.

Si el médico acepta que estés en observación en tu casa, alguien debe quedarse contigo y ver cómo estás durante al menos 24 horas para comprobar que tus síntomas no empeoren.

Es posible que la persona responsable de tu cuidado deba despertarte a intervalos regulares para comprobar que puedes despertar normalmente.

Tratamiento

El descanso es la forma más adecuada para que el cerebro se recupere de una conmoción. El médico te recomendará que descanses física y mentalmente para recuperarte de la conmoción.

Esto significa evitar actividades que incrementen cualquiera de los síntomas, como esfuerzos físicos en general, deportes o movimientos vigorosos, hasta que estas actividades ya no te provoquen síntomas.

Este descanso también implica limitar actividades que requieran pensar y concentrarse, como jugar videojuegos, mirar televisión, hacer tareas escolares, leer, enviar mensajes de texto o usar la computadora, si estas actividades desencadenan los síntomas o los empeoran.

El médico puede recomendarte que acortes la jornada escolar o laboral, que tomes descansos durante el día o que reduzcas la carga de tareas escolares o laborales mientras te recuperas de la conmoción.

A medida que los síntomas mejoren, puedes ir incorporando gradualmente más actividades que impliquen pensar, como hacer más tareas escolares o laborales, o aumentar el tiempo que pasas en la escuela o el trabajo.

El médico te dirá cuándo es seguro retomar tu nivel normal de actividades. A veces, podrás realizar actividad física liviana, como usar una bicicleta fija o trotar despacio, antes de que los síntomas desaparezcan por completo, siempre que no los empeore.

Con el tiempo, una vez que se hayan resuelto todos los signos y síntomas de la conmoción, hablarás con el médico acerca de los pasos que debes seguir para volver a practicar deportes. Retomar la actividad deportiva demasiado pronto aumenta el riesgo de sufrir una segunda conmoción y una lesión cerebral permanente y potencialmente mortal.

Si tienes dolor de cabeza, puedes tomar un analgésico, como paracetamol (Tylenol u otro). Evita tomar otros analgésicos, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) y aspirinas, ya que estos medicamentos pueden aumentar el riesgo de sangrado.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Preparación para la consulta

Es importante que las personas que hayan tenido una lesión en la cabeza sean evaluadas por un médico, incluso si no es necesaria la atención médica de urgencia.

Si tu hijo tuvo una lesión en la cabeza que te preocupa, llama al médico de inmediato. De acuerdo con los signos y síntomas, el médico podría sugerirte que busques atención médica inmediata.

A continuación encontrarás información que te ayudará a prepararte y aprovechar al máximo el tiempo de la consulta.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta las restricciones o instrucciones previas a la consulta. Lo más importante que tienes que hacer mientras esperas la consulta es evitar las actividades que puedan causar o empeorar los síntomas. Evita practicar deportes o actividades físicas intensas y reduce al mínimo las tareas mentales difíciles, estresantes o prolongadas.

    Cuando pidas la consulta, pregunta qué medidas tienen que tomar tú o tu hijo para estimular la recuperación o prevenir nuevas lesiones. Los expertos recomiendan que los atletas no retomen la actividad física hasta que los haya evaluado un médico.

  • Haz una lista de los síntomas que tú o tu hijo hayan tenido y registra el tiempo durante el cual los tuvieron.
  • Haz una lista de la información médica más importante, como otros problemas médicos para los que tú o tu hijo estén recibiendo tratamiento y todos los antecedentes de lesiones previas en la cabeza. Además, anota los nombres de medicamentos, vitaminas, suplementos u otros remedios naturales que tú o tu hijo estén tomando.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. En ocasiones puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. Alguien que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas olvidado o pasado por alto.
  • Anota las preguntas que desees hacerle al médico.

En caso de una conmoción cerebral, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son las siguientes:

  • ¿Es una conmoción cerebral?
  • ¿Qué tipo de pruebas se necesitan?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento me recomiendas?
  • ¿Cuándo empezarán a mejorar los síntomas?
  • ¿Cuál es el riesgo de conmociones futuras?
  • ¿Cuál es el riesgo de sufrir complicaciones a largo plazo?
  • ¿Cuándo será seguro volver a practicar deportes competitivos?
  • ¿Cuándo será seguro retomar el ejercicio intenso?
  • ¿Es seguro volver a la escuela o al trabajo?
  • ¿Es seguro manejar un auto u operar equipos eléctricos?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cómo se pueden controlar todos juntos?
  • ¿Debería consultar a un especialista? ¿Cuánto costará? ¿Mi seguro cubrirá la consulta con un especialista? Es posible que tengas que llamar a tu proveedor de seguro para obtener algunas de estas respuestas.
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Además de las preguntas que hayas preparado, no dudes en hacerle más preguntas al médico durante la consulta.

Qué esperar del médico

Estar preparado para responder las preguntas del médico puede ahorrar tiempo útil para repasar cualquier punto sobre el que desees hablar en detalle.

Tanto tú como tu hijo deberían estar preparados para responder las siguientes preguntas sobre la lesión y los signos y síntomas relacionados:

  • ¿Practicas deportes de contacto?
  • ¿Cómo te hiciste esta lesión?
  • ¿Qué síntomas tuviste inmediatamente después de la lesión?
  • ¿Recuerdas lo que ocurrió justo antes y después de la lesión?
  • ¿Perdiste el conocimiento después de la lesión?
  • ¿Tuviste convulsiones?
  • ¿Has tenido náuseas o vómitos desde que sufriste la lesión?
  • ¿Has tenido dolor de cabeza? ¿En cuánto tiempo después de la lesión comenzaron los dolores de cabeza?
  • ¿Has notado alguna dificultad con la coordinación física después de la lesión?
  • ¿Has tenido problemas de memoria o concentración desde la lesión?
  • ¿Has notado sensibilidad o problemas con la visión o la audición?
  • ¿Has tenido cambios en el estado de ánimo, incluso irritabilidad, ansiedad o depresión?
  • ¿Te has sentido letárgico o te cansas con más facilidad desde la lesión?
  • ¿Tienes problemas para dormir o para despertarte?
  • ¿Has notado cambios en el sentido del olfato o del gusto?
  • ¿Tienes mareos o vértigo?
  • ¿Qué otros signos o síntomas te preocupan?
  • ¿Has tenido alguna lesión en la cabeza con anterioridad?

Qué puedes hacer mientras tanto

Lo más importante que tienes que hacer antes de la consulta es evitar las actividades que provocan o aumentan los síntomas. Esto comprende evitar deportes o actividades físicas que aumenten la frecuencia cardíaca, como caminatas largas, o actividades que requieran contracciones musculares intensas, como levantar peso.

Además, reduce al mínimo las actividades que aumenten los síntomas, como aquellas que requieran mucha concentración. Algunos ejemplos son trabajar en la computadora, hacer tareas escolares, mirar televisión, enviar mensajes de texto o jugar videojuegos.

Si tienes dolor de cabeza, el paracetamol (Tylenol, etc.) puede aliviar el dolor. Evita tomar otros analgésicos como aspirina o ibuprofeno (Advil, Motrin IB, etc.) si sospechas que has tenido una conmoción cerebral. Es posible que aumenten el riesgo de sangrado.

Conmoción care at Mayo Clinic

July 29, 2017
References
  1. Evans, RW. Concussion and mild traumatic brain injury (Conmoción y lesión cerebral traumática leve). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 2 de octubre de 2016.
  2. Sprouse RA, et al. Sport-related concussion: How best to help young athletes (Conmoción relacionada con el deporte: cómo ayudar de la mejor manera a los atletas jóvenes). The Journal of Family Practice (Revista de Medicina de Familia). 2016;65:538.
  3. Conmoción: What can I do to feel better after a concussion? (Conmoción: ¿qué puedo hacer para sentirme mejor luego de una conmoción?). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/traumaticbraininjury/recovery.html. Último acceso: 2 de octubre de 2016.
  4. Signs and symptoms (Signos y síntomas). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/traumaticbraininjury/symptoms.html. Último acceso: 2 de octubre de 2016.
  5. What is a concussion? (¿Qué es una conmoción?). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/headsup/basics/concussion_whatis.html. Último acceso: 2 de octubre de 2016.
  6. Head injury (Lesión en la cabeza). American Academy of Pediatrics (Academia Americana de Pediatría). http://www.healthychildren.org/English/health-issues/injuries-emergencies/Pages/Head-Injury.aspx. Último acceso: 2 de octubre de 2016.
  7. Schutzman S. Minor head trauma in infants and children (Traumatismos de cabeza leves en lactantes y niños). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 2 de octubre de 2016.
  8. Giza CC, et al. Summary of evidence-based guideline update: Evaluation and management of concussion in sports (Resumen de la actualización de las pautas basadas en la evidencia: evaluación y tratamiento de conmociones relacionadas con deportes). Report of the Guideline Development Subcommittee of the American Academy of Neurology (Informe del Subcomité de Desarrollo de Guías de la Academia Estadounidense de Neurología). Neurology (Neurología). 2013;80:2250.
  9. McCrory P, et al. Consensus statement on concussion in sport: The 4th International Conference on Concussion in Sport held in Zurich, November 2012 (Declaración de consenso sobre las conmociones relacionadas con deportes: 4.ª conferencia internacional sobre las conmociones relacionadas con deportes realizada en Zúrich en noviembre de 2012). Journal of Athletic Training (Revista de Entrenamiento para Atletas). 2013;48:554.
  10. Leibson CL, et al. Incidence of traumatic brain injury across the full disease spectrum: A population-based medical record review study (La incidencia de las lesiones cerebrales traumáticas en todo el espectro de la enfermedad: estudio de revisión poblacional de expedientes médicos). Epidemiology (Epidemiología). 2011;22:836.
  11. Olympia RB, et al. Return to learning after a concussion and compliance with recommendations for cognitive rest (El regreso al aprendizaje después de una conmoción y el cumplimiento de las recomendaciones de reposo cognitivo). Clinical Journal of Sports Medicine (Revista Clínica de Medicina Deportiva). 2015;26:115.
  12. Neurological diagnostic tests and procedures (Pruebas y procedimientos de diagnóstico neurológico). Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (National Institute of Neurological Disorders and Stroke). http://www.ninds.nih.gov/disorders/misc/diagnostic_tests.htm. Último acceso: 2 de octubre de 2016.
  13. Brown AW (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 21 de octubre de 2016.
  14. Heads up: Facts for physicians about mild traumatic brain injury (MTBI) (Advertencia: información para médicos acerca de lesiones cerebrales traumáticas leves). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/concussion/HeadsUp/physicians_tool_kit.html. Último acceso: 13 de octubre de 2016.
  15. Prideaux CC (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 1 de noviembre de 2016.
  16. Riggin, E. EPSi. 10 de noviembre de 2016