Ostomía: adaptarse a la vida después de una colostomía, ileostomía o urostomía

Aprende todo lo que puedas sobre vivir con una ostomía. Utiliza esta información para levantar tu autoestima y como ayuda para adaptarte a la ostomía.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Lleva tiempo sentirse cómodo con una ostomía, una abertura creada quirúrgicamente en el abdomen que permite que los desechos o la orina salgan del cuerpo.

Se te pueden pasar muchas preguntas por la mente cuando planifiques tus primeras aventuras fuera de casa. ¿Puedes volver al trabajo después de la colostomía? ¿Se puede andar en bicicleta con una ileostomía? ¿Se darán cuenta todos de que te has sometido a una cirugía de urostomía con sólo mirarte?

Puedes hacer muchas de las mismas actividades que realizabas antes de la colostomía u otra cirugía de ostomía.

Puedes comer lo que quieras si te practican una ostomía

¿Tienes un plato favorito? Si el médico lo aprueba, puedes retomar tu dieta habitual y comer lo que quieras. Si te practican una colostomía o una ileostomía, diversos alimentos afectarán al tubo digestivo de manera diferente.

Al igual que algunos alimentos te producen gases antes de la cirugía, es probable que tengas gases si comes ciertos alimentos cuando te practican una ostomía. Puedes optar por consumir alimentos que provocan gases con moderación o solo cuando los gases no te cohíban; por ejemplo, si estás en tu casa y no en el trabajo; sin embargo, no es necesario que dejes de consumirlos por completo.

Algunos alimentos tienen una mayor probabilidad de provocar gases, diarrea, estreñimiento, digestión incompleta u olor en la orina. Pero estos alimentos varían según el cuerpo.

Si no sabes con seguridad cómo te afectarán los alimentos, considera probarlos en casa, uno a la vez, antes de comerlos en público. Si sabes cómo cada alimento afecta a tu digestión, estarás menos tiempo preocupado acerca de los efectos de los alimentos y podrás pasar más tiempo divirtiéndote con tus amigos.

Puede ser útil masticarlos bien y beber mucha agua.

Reacciones intestinales frecuentes a determinados alimentos
Gases Espárragos, frijoles, cerveza, brócoli, coles de Bruselas, repollo, gaseosas, coliflor, cebolla, guisantes
Digestión incompleta Cáscara de manzana, repollo, apio, coco, maíz, fruta seca, champiñones, frutos secos, piña, palomitas de maíz, semillas, cáscara de frutas, cáscara de vegetales
Heces espesas Puré de manzana, banana, queso, pasta, arroz, mantequilla de maní (cremosa), papa (sin cáscara), tapioca
Heces blandas Alimentos fritos, jugo de uva, alimentos con mucha azúcar, jugo de ciruela, alimentos picantes
Más olor Alcohol, espárragos, brócoli, frijoles secos, huevos, pescado, ajo, cebolla, guisantes
Menos olor Suero de leche, jugo de arándanos rojos, perejil, yogur
Fuente: Academy of Nutrition and Dietetics (Academia de Nutrición y Dietética), United Ostomy Associations of America (Asociaciones de Ostomía Unidas de América)

Si te practican una urostomía, es posible que te preocupe el olor de la orina. Determinados alimentos pueden hacer que la orina tenga un olor más fuerte, pero puedes minimizarlo bebiendo agua y jugo de arándanos rojos.

Control del olor de la orina
Aumentan el olor Espárragos, pescado, ajo, cebolla
Disminuyen el olor Entre ocho y diez vasos diarios de agua, jugo de arándanos rojos u otras bebidas sin cafeína
Fuente: United Ostomy Associations of America (Asociaciones de Ostomía Unidas de América)

Puedes participar en actividades deportivas si te practicaron una ostomía

A menos que tu deporte favorito sea uno de contacto con gran posibilidad de lesionarte, tendrás la libertad de volver a las actividades que disfrutas después de que te recuperes de la cirugía de ostomía. El peligro principal es que se produzca una lesión en la abertura por la que los desechos o la orina salen del cuerpo (estoma), por lo que los deportes bruscos no son una opción.

Si quieres continuar con estos deportes, pregúntale al médico o al personal de enfermería de ostomía qué productos especiales puedes usar y las precauciones que puedes tomar para proteger el estoma durante estas actividades.

Verifica con el médico antes de comenzar a levantar pesas tras la cirugía. Es recomendable que esperes que la incisión quirúrgica sane antes de levantar pesas, para reducir el riesgo de sufrir complicaciones. Una vez que hayas sanado por completo, el médico o el personal de enfermería a cargo de la ostomía pueden recomendarte un dispositivo para sostener el abdomen cuando levantes pesas.

Si te preocupa que correr, nadar u otra actividad atlética afloje la bolsa de ostomía y produzca una pérdida, usa un cinturón o una faja especiales para mantener la bolsa de ostomía en su lugar. Verifica en la tienda de suministros médicos local o busca en línea productos especiales para personas con ostomías.

Puedes volver al trabajo si te practican una ostomía

Necesitarás tiempo después de la cirugía para sanar y recuperarte, pero finalmente podrás volver a trabajar. Podrías optar por retomar el trabajo de forma progresiva o hablar con tu empleador sobre la posibilidad de tener un horario limitado hasta que te sientas más seguro con la ostomía.

Si debes realizar trabajo manual o muchos levantamientos, tu médico puede recomendar formas de proteger tu estoma en el trabajo.

Una vez que el médico te diga que estás listo, piensa en regresar al trabajo. Si te preocupa el cuidado de la ostomía en el trabajo, habla con tu médico o con una enfermera especializada en ostomía.

No dejes que la preocupación se apodere de ti. Regresar al trabajo es una buena manera de volver a la rutina normal, y trabajar nuevamente puede hacer que te sientas bien contigo mismo.

Si te realizan una ostomía, puedes contarle a quien quieras o guardarte la información

Depende de ti a quién decides contarle sobre tu cirugía de ostomía. Quizás tenga sentido contarles a las personas más cercanas a ti. Ellas pueden estar preocupadas por tu recuperación; por eso, explicarles la ostomía puede disipar temores. Hablar con tus seres queridos también es una forma saludable de encarar tus emociones.

Tus conocidos quizás quieran saber por qué te ausentaste del trabajo o quizás sepan que estuviste en el hospital y te pregunten sobre tu enfermedad. Piensa con antelación qué responderás cuando surjan las preguntas. Podrías decir que te has sometido a una cirugía abdominal o usar otra descripción básica sin demasiados detalles si no te sientes cómodo para contar sobre tu ostomía a personas que no conoces demasiado.

Otras personas necesitarán saber sobre tu ostomía por cuestiones prácticas. Si no tienes un escritorio o un casillero en el trabajo para guardar los suministros de ostomía adicionales, por ejemplo, es posible que tengas que dar ciertos detalles sobre la ostomía a alguien en el trabajo para poder hacer los arreglos pertinentes.

Algunas personas optan por no decir nada sobre la ostomía y otras prefieren contarles a todas las personas que les preguntan. Es tu decisión a quién le cuentas; probablemente tengas más ganas de dar detalles cuando te sientas más cómodo con el cuidado de tu ostomía.

Puedes ocultar la ostomía

Para ti, la bolsa de ostomía que tienes puesta es muy evidente. Cuando te miras al espejo, notas la bolsa debajo de la ropa. Tal vez pienses que todos los gorgoteos y ruidos provenientes del estoma son fuertes y que todas las personas los oyen en la habitación.

La mayoría de las personas no notarán la ostomía a menos que les cuentes al respecto. A medida que te acostumbres a la ostomía, encontrarás consejos y formas de mantener la bolsa oculta y los ruidos al mínimo. Aquí te ofrecemos algunas ideas para empezar:

  • Vacía la bolsa de ostomía cuando esté llena hasta un tercio. De esa forma no se abultará debajo de la ropa.
  • Colabora con el personal de enfermería que te ayuda con la ostomía para encontrar el sistema de bolsa más adecuado para ti.
  • Si te preocupa el olor al vaciar la bolsa de ostomía, pregúntale al personal de enfermería o visita la tienda de suministros médicos más cercana para conseguir desodorantes de bolsa o aerosoles para minimizar el olor.

Pregúntale a un amigo cercano o a un ser querido en cuya opinión confíes si la bolsa de ostomía es visible debajo de la ropa o si los ruidos producto de la ostomía son tan fuertes como crees. El cuerpo hace ruidos y produce olores de vez en cuando, y esto es normal en todas las personas. Si bien puede ser vergonzoso, no dejes que el miedo a lo que podría salir mal te impida continuar con tu día.

Si te practican una ostomía, puedes vestirte como quieras

Si te practican una ostomía, no hay ningún tipo de ropa que no puedas usar. Sin embargo, el contorno corporal individual y la ubicación del estoma pueden hacer que algunas prendas te resulten menos cómodas. Por ejemplo, las pretinas o los cinturones ajustados pueden sentirse restrictivos sobre el estoma. Sé abierto a experimentar con diferentes estilos de ropa.

Pero no dejes que la ostomía te impida usar ropas ajustadas o incluso un traje de baño. Busca trajes de baños aptos para la ostomía, que se pueden encontrar en cualquier tienda minorista especializada.

Puedes ir adonde quieras si te practican una ostomía

Tendrás que planificar un poco más antes de viajar, pero una ostomía no tiene por qué impedirte viajar. Si viajas en avión, lleva suministros de ostomía adicionales y empácalos en tu bolso de mano y en la maleta que despaches.

Considera la posibilidad de llevar una declaración de tu médico acerca de la ostomía. Esta nota puede explicar por qué tienes la ostomía; muéstrala a los guardias de seguridad del aeropuerto para que respeten tu privacidad al palparte.

Puedes tener sexo y relaciones íntimas si te practican una ostomía

Necesitarás tiempo para recuperarte después de la cirugía. Y según cuál sea el tipo de cirugía de ostomía que tengas, puedes experimentar algunos efectos secundarios sexuales temporales, como disfunción eréctil o sequedad vaginal. Pero la intimidad sexual puede continuar después de una ostomía.

Si te sientes menos atractivo por la ostomía, vuelve a la intimidad lentamente. Tal vez no estés listo para tener sexo de inmediato. Habla de esto con tu pareja. Sugiérele que empiecen por tocarse y besarse. Tu pareja puede ayudarte a sentirte más cómodo y asegurarte de que eres igual de atractivo con una ostomía.

Haz algunas cosas antes de la intimidad para sentirte más seguro. Vacía y limpia la bolsa de ostomía. Revisa el sello para asegurarte de que esté apretado. Usa una bolsa opaca o prueba con una cubierta para la bolsa. Hay disponibles lencería y fajines hechos para ocultar la bolsa o mantenerla en su lugar en tiendas especializadas. Pregúntale a tu enfermera de ostomía sobre las compañías que venden estos productos.

Ciertos aspectos del sexo pueden cambiar con una ostomía. Es posible que descubras que algunas posiciones sexuales ejercen presión sobre la ostomía y son incómodas. Experimenta con nuevas posiciones, como acostarte de lado.

Las personas con ostomías que están saliendo con alguien a menudo se preocupan de cuándo contarles a sus nuevos compañeros que tienen una ostomía. Eso depende de ti. Algunas personas se sienten más cómodas si lo cuentan de inmediato, mientras que otras quieren conocer y confiar primero en una posible pareja. Haz lo que se sienta bien hacer. Ten presente que el rechazo es posible y dale tiempo a tu nueva pareja para que considere lo que significa una ostomía para la relación. Responde a las preguntas abierta y sinceramente.

Habla con otras personas que tengan ostomías

Comunícate con otras personas que tengan una ostomía; a veces se refieren a sí mismas como «ostomizados». Ya sea que se trate de un grupo de apoyo en tu comunidad o en línea, obtener consejo de personas que han pasado por esto es una buena manera de aumentar tu confianza. Puedes hacer preguntas que podrían darte vergüenza de preguntar al médico o al personal de enfermería. Y puedes obtener consejos que te ayuden a adaptarte a la vida con una ostomía.

Nov. 03, 2020 See more In-depth

Ver también

  1. Dolor abdominal
  2. Eructos, gases intestinales, dolores por gases y distensión abdominal
  3. Procedimientos de biopsia
  4. Conceptos básicos de la sangre
  5. Objetivos de la quimioterapia
  6. Quimioterapia
  7. Quimioterapia y caída del cabello: qué esperar durante el tratamiento
  8. La quimioterapia y el sexo: ¿está bien tener relaciones sexuales durante el tratamiento?
  9. Náuseas y vómitos durante la quimioterapia: la prevención es la mejor defensa
  10. Colectomía
  11. Cáncer de colon
  12. Registro de familias con cáncer de colon
  13. Pruebas de detección de cáncer de colon: ¿a qué edad puedes dejar de hacerlas?
  14. Análisis para detección del cáncer de colon
  15. Colonoscopia
  16. El color azul detecta el cáncer de colon
  17. Hemograma completo
  18. Tomografía computarizada
  19. Las tomografías computarizadas: ¿son seguras?
  20. Diarrea
  21. Cansancio
  22. ¿Tienes gas, y te da vergüenza?
  23. Gases y dolores por gases
  24. Prepárate para los posibles efectos secundarios de la quimioterapia
  25. Estents gastrointestinales
  26. Jengibre para las náuseas: ¿Funciona?
  27. Enfermedad intestinal inflamatoria y cáncer de colon: ¿con qué frecuencia tienes que realizarte análisis para su detección?
  28. Síndrome de Lynch
  29. Enjuague bucal mágico
  30. Mayo Clinic Minute: Lo que necesitas saber sobre los pólipos en el colon
  31. Nervios en el estómago: ¿Existen?
  32. Cuidados paliativos
  33. PALS (Pets Are Loving Support, "las mascotas son un apoyo cariñoso")
  34. Radioterapia
  35. Sangrado rectal
  36. Guía de frijoles y legumbres
  37. Dosis divididas para la preparación de la colonoscopia
  38. Prueba de ADN en heces
  39. Symptom Checker
  40. Pérdida de peso sin causa aparente
  41. Colonoscopia
  42. Radiografía
  43. ¿Tu arma secreta durante el tratamiento del cáncer? Haz ejercicio.