Diagnóstico

Para diagnosticar tu afección, el médico revisará tu historia clínica y tus síntomas, y realizará una exploración física.

El médico también solicitará pruebas de diagnóstico por imágenes para determinar la causa de la afección y poder diagnosticarla. Las pruebas pueden incluir lo siguiente:

  • Imágenes por resonancia magnética (IRM). A menudo se usa una imagen de resonancia magnética para diagnosticar la malformación de Chiari. Una resonancia magnética usa poderosas ondas de radio e imanes para crear una imagen detallada de tu cuerpo.

    Esta prueba segura e indolora produce imágenes detalladas tridimensionales de anomalías estructurales en tu cerebro que pueden estar ocasionando los síntomas. También puede proporcionar imágenes de tu cerebelo y determinar si se extiende en el canal medular.

    La resonancia magnética se puede repetir con el tiempo, y se puede utilizar para controlar el avance de tu trastorno.

  • Exploración por tomografía computarizada (TC). El médico puede recomendar otras técnicas de imágenes como la exploración por TC.

    Una exploración por TC usa rayos X para obtener imágenes transversales de tu cuerpo. Una exploración por TC puede ayudar a detectar tumores cerebrales, daño cerebral, anomalías óseas y en los vasos sanguíneos, y otras afecciones.

Tratamiento

Los tratamientos para las malformaciones de Chiari dependen de la gravedad y las características de tu afección.

Si no tienes síntomas, el médico probablemente no te recomendará ningún tratamiento, salvo que te controles con exámenes regulares y resonancias magnéticas.

Cuando las cefaleas u otros tipos de dolores son los síntomas primarios, el médico puede recomendarte analgésicos.

Reducción de la presión mediante cirugía

Generalmente, los médicos tratan las malformaciones de Chiari que presentan síntomas con cirugía. El objetivo es detener el avance de los cambios en la anatomía del cerebro y el canal espinal, así como aliviar o estabilizar los síntomas.

Cuando es exitosa, la cirugía puede reducir la presión ejercida sobre el cerebelo y la médula espinal, y restaurar el flujo normal del líquido cefalorraquídeo.

En la cirugía más frecuente para tratar las malformaciones de Chiari, llamada descompresión de la fosa posterior, el cirujano extrae una pequeña sección de hueso de la parte posterior del cráneo, y de este modo, se alivia la presión al darle más espacio al cerebro.

En muchos casos, es posible que la membrana que cubre el cerebro, llamada duramadre, se abra. Además, se puede coser un parche en el lugar para agrandar la membrana y proporcionar más espacio al cerebro. Este parche puede ser un material artificial o podría ser tejido extraído de otra parte del cuerpo.

El médico también puede extraer una pequeña porción de la columna vertebral para aliviar la presión ejercida sobre la médula espinal y darle más espacio a esta última.

La presencia de una cavidad llena de líquidos (siringe) y la existencia de líquido en el cerebro (hidrocefalia) determinarán la técnica quirúrgica que se va a utilizar. Si tienes una siringe o hidrocefalia, quizás necesites un tubo (derivación) para drenar el exceso de líquido.

Riesgos de la cirugía y seguimiento

La cirugía implica riesgos, incluso la posibilidad de infección, acumulación de líquido en el cerebro, pérdida de líquido cefalorraquídeo o problemas con la cicatrización de la herida. Analiza las ventajas y las desventajas con tu médico a la hora de decidir si la cirugía es la alternativa más adecuada para ti.

La cirugía disminuye los síntomas en el caso de la mayoría de las personas; sin embargo, si ya ha ocurrido una lesión del nervio en el canal espinal, este procedimiento no revertirá el daño.

Después de la cirugía, deberás realizarte exámenes de seguimiento regulares con tu médico, incluidas pruebas por imágenes periódicas para evaluar el resultado de la cirugía y el flujo del líquido cefalorraquídeo.

Preparación para la consulta

Es probable que comiences por consultar al médico de cabecera o a un médico general. Sin embargo, en algunos casos, cuando llames para programar una consulta, puede que te deriven directamente a un médico que se especializa en afecciones cerebrales y del sistema nervioso (neurólogo).

Como las consultas pueden ser breves y a menudo hay mucho para hablar, es aconsejable ir bien preparado. A continuación encontrarás información que te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar de tu médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si necesitas hacer algo con anticipación.
  • Toma nota de cualquier síntoma que tengas, incluidos los que parezcan no guardar relación con el motivo por el cual programaste la consulta. Por ejemplo, aunque tu principal molestia puedan ser los dolores de cabeza, el médico querrá saber acerca de cualquier cambio que hayas notado en la visión, el habla o la coordinación.
  • Anota tu información personal más importante, incluidos factores causantes de mucho estrés y cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de tu información médica más importante, por ejemplo, otras afecciones para las que recibes tratamiento y los nombres de los medicamentos que tomas.
  • Lleva a un familiar o un amigo, si es posible. A veces puede resultar difícil absorber toda la información que se te proporciona durante una consulta. Alguien que te acompañe puede recordar algún dato que olvidaste o que no notaste.
  • Anota preguntas para hacerle a tu médico.

Prepara una lista de preguntas para que puedas aprovechar al máximo el tiempo limitado que tienes con el médico. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo. En el caso de las malformaciones de Chiari, algunas preguntas básicas para hacerle al médico incluyen las siguientes:

  • ¿Qué es lo que probablemente cause mis síntomas o mi afección?
  • Además de la causa más probable, ¿cuáles son otras causas posibles de mis síntomas o mi afección?
  • ¿Qué tipos de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Debo realizar algún tratamiento?
  • Si piensa que no debo recibir tratamiento ahora, ¿cómo va a supervisarme para detectar cambios en mi estado?
  • Si me recomienda una cirugía, ¿qué debo esperar de la recuperación?
  • ¿Cuáles son los riesgos de complicaciones de la cirugía?
  • ¿Cuál es mi pronóstico a largo plazo tras la cirugía?
  • Tengo estas otras afecciones. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlas de manera conjunta?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Debería consultar con un especialista? ¿Cuánto costará? ¿Cubrirá mi seguro la consulta con el especialista?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacer otras preguntas durante la consulta cada vez que no entiendas algo.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede dejarte tiempo para repasar los puntos a los que quieres dedicarles más tiempo. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • Si tienes dolor de cabeza y cuello, ¿empeora al estornudar, toser o hacer esfuerzo?
  • ¿Cuán intenso es tu dolor de cabeza y cuello?
  • ¿Has notado algún cambio en la coordinación, incluidos problemas de equilibrio o de coordinación de los movimientos de la mano?
  • ¿Tienes entumecimiento u hormigueo en las manos y los pies?
  • ¿Has experimentado dificultad para tragar?
  • ¿Tienes episodios de mareos o desmayos? ¿Has perdido el conocimiento alguna vez?
  • ¿Te han aparecido problemas en los ojos y oídos, como visión borrosa o zumbidos o tintineo en los oídos?
  • ¿Has tenido incontinencia urinaria?
  • ¿Alguna vez alguien ha notado que dejas de respirar mientras duermes?
  • ¿Has estado tomando medicamentos para el dolor (analgésicos) o probado con otros métodos para calmar tu malestar? ¿Al parecer alguno funciona?
  • ¿Tienes algún otro síntoma, como pérdida de la audición, fatiga o cambios en los hábitos intestinales o el apetito?
  • ¿Se te ha diagnosticado alguna otra enfermedad?
  • ¿Tienes algún familiar al que le hayan diagnosticado la malformación de Chiari?

Malformaciones de Chiari - atención en Mayo Clinic

March 07, 2018
References
  1. Chiari malformation fact sheet (Hoja informativa sobre las malformaciones de Chiari). Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (National Institute of Neurological Disorders and Stroke). http://www.ninds.nih.gov/disorders/chiari/detail_chiari.htm. Último acceso: 19 de julio de 2016.
  2. Tubbs RS, et al. The Chiari malformations and syringohydromyelia (Las malformaciones de Chiari y la siringohidromielia). En: Principles of Neurological Surgery (Principios de neurocirugía). 3.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2012. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 19 de julio de 2016.
  3. Khoury C. Chiari malformations (Malformaciones de Chiari). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 19 de julio de 2016.
  4. Ropper AH, et al. Developmental diseases of the nervous system (Trastornos del desarrollo del sistema nervioso). En: Adams & Victor's Principles of Neurology (Principios de neurología de Adams y Victor). 10.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2014. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 19 de julio de 2016.
  5. Chiari malformation (Malformaciones de Chiari). American Association of Neurological Surgeons (Asociación Americana de Cirujanos Neurológicos). http://www.aans.org/Patient%20Information/Conditions%20and%20Treatments/Chiari%20Malformation.aspx. Último acceso: 19 de julio de 2016.
  6. Tubbs RS, et al. Chiari malformations (Malformaciones de Chiari). En: Youmans Neurological Surgery (Neurocirugía de Youmans). 6.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2011. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 19 de julio de 2016.
  7. Heiss J, et al. Management of Chiari malformations and syringomyelia (Tratamiento de las malformaciones de Chiari y la siringomielia). En: Schmidek and Sweet's Operative Neurosurgical Techniques (Técnicas Neuroquirúrgicas Operatorias de Schmidek y Sweet). 6.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2012. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 19 de julio de 2016.
  8. Riggin EA. Decision Support System (Sistema de apoyo para tomar decisiones). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 10 de mayo de 2016.