Diagnóstico

El médico te hará un examen físico y te preguntará acerca de tus antecedentes médicos personales y familiares. También te preguntará cuándo tienes los síntomas; por ejemplo, si hacer ejercicio los hace aparecer. Si el médico cree que tienes una miocardiopatía, es posible que debas hacerte varias pruebas para confirmar el diagnóstico; entre ellas, las siguientes:

  • Radiografía de tórax. Una imagen del corazón permitirá determinar si tiene un tamaño más grande.
  • Ecocardiograma. En esta prueba, se utilizan ondas de sonido para crear imágenes del corazón, que muestran el tamaño y los movimientos mientras late. A través de esta prueba, se examinan las válvulas cardíacas y el médico puede determinar la causa de los síntomas.
  • Electrocardiograma (ECG). En esta prueba no invasiva, se colocan parches con electrodos en la piel para medir las señales eléctricas del corazón. Un electrocardiograma puede detectar alteraciones en la actividad eléctrica del corazón, que pueden indicar ritmos cardíacos anormales y puntos de lesión.
  • Prueba de esfuerzo en cinta. Esta prueba consiste en caminar sobre una cinta mientras se controla el ritmo cardíaco, la presión arterial y la respiración. El médico puede recomendarte que te hagas esta prueba para evaluar los síntomas, determinar tu capacidad para hacer ejercicio y establecer si el ejercicio desencadena ritmos cardíacos anormales.
  • Cateterismo cardíaco. Se introduce una sonda fina (catéter) en la ingle, que pasa por los vasos sanguíneos hasta llegar al corazón. Se puede medir la presión en el interior de las cavidades del corazón para ver la fuerza con la que este bombea la sangre. A través del catéter, se puede inyectar una sustancia de contraste en los vasos sanguíneos para que se puedan ver mejor en las radiografías (angiografía coronaria). Un cateterismo cardíaco puede revelar obstrucciones en los vasos sanguíneos.

    Durante esta prueba, los médicos pueden tomar una pequeña muestra de tejido (biopsia) del corazón para analizarla en el laboratorio.

  • Resonancia magnética cardíaca. En esta prueba, se utilizan campos magnéticos y ondas de radio para crear imágenes del corazón. El médico puede solicitar una resonancia magnética cardíaca si las imágenes del ecocardiograma no permiten determinar un diagnóstico.
  • Tomografía computarizada cardíaca. Para este estudio, te debes acostar en una camilla dentro de una máquina con forma de dónut. Dentro de la máquina, un tubo de rayos X gira alrededor del cuerpo y obtiene imágenes del corazón y el pecho para evaluar el tamaño y la función del corazón y las válvulas cardíacas.
  • Análisis de sangre. Pueden realizarse varios análisis de sangre, incluidos análisis para controlar el funcionamiento de los riñones, la tiroides y el hígado, y para medir los niveles de hierro.

    Un análisis de sangre puede medir el nivel de péptido natriurético tipo B, una proteína que se produce en el corazón. El nivel de péptido natriurético tipo B en la sangre puede aumentar cuando el corazón sufre insuficiencia cardíaca, una complicación frecuente de la miocardiopatía.

  • Pruebas genéticas o exámenes de detección. La miocardiopatía se puede transmitir de padres a hijos (hereditaria). Pregunta al médico si, en tu caso, es adecuado hacerte pruebas genéticas. El médico puede recomendarte que tus familiares de primer grado (padres, hermanos e hijos) se realicen exámenes de detección o pruebas genéticas.

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento de la miocardiopatía son los siguientes:

  • Tratar tus signos y síntomas
  • Evitar que tu afección empeore
  • Reducir el riesgo de complicaciones

El tipo de tratamiento que recibas dependerá del tipo de miocardiopatía tengas.

Medicamentos

Se usan diversos tipos de medicamentos para tratar la miocardiopatía. Los medicamentos para la miocardiopatía pueden ayudar de la siguiente manera:

  • Mejorar la capacidad del corazón para bombear sangre
  • Mejorar el flujo sanguíneo
  • Bajar la presión arterial
  • Reducir la frecuencia cardíaca
  • Eliminar los líquidos adicionales del cuerpo
  • Prevenir los coágulos sanguíneos

Terapias

Entre los procedimientos no quirúrgicos utilizados para tratar la miocardiopatía o la arritmia, se incluyen los siguientes:

  • Ablación del tabique. Se destruye una pequeña parte del músculo cardíaco engrosado inyectando alcohol a través de una sonda fina y larga (catéter) que se introduce en la arteria que irriga la zona. Esto permite que la sangre fluya por el área.
  • Ablación por radiofrecuencia. Para tratar los ritmos cardíacos anormales, los médicos introducen sondas flexibles (catéteres) en los vasos sanguíneos hasta llegar al corazón. Los electrodos en las puntas del catéter transmiten energía para dañar una pequeña parte del tejido anormal del corazón que provoca el ritmo cardíaco anormal.

Cirugía u otros procedimientos

Hay diferentes tipos de dispositivos que se pueden implantar en el corazón mediante una cirugía para mejorar su función y aliviar los síntomas; entre ellos, los siguientes:

  • Desfibrilador cardioversor implantable. Este dispositivo controla el ritmo cardíaco y envía descargas eléctricas en los momentos necesarios para controlar los ritmos cardíacos anormales. El desfibrilador cardioversor implantable no trata la miocardiopatía, pero vigila y controla los ritmos anormales, una complicación grave de esta afección.
  • Dispositivo de asistencia ventricular. Esto ayuda a restablecer el flujo sanguíneo del corazón. El dispositivo de asistencia ventricular suele tenerse en cuenta tras el fracaso de abordajes menos invasivos. Pueden utilizarse como tratamiento a corto o largo plazo mientras se espera un trasplante de corazón.
  • Marcapasos. Este pequeño dispositivo que se coloca debajo de la piel en el pecho o el abdomen utiliza impulsos eléctricos para controlar las arritmias.

Algunos tipos de cirugía empleados para tratar la miocardiopatía son:

  • Miectomía septal. En esta cirugía a corazón abierto, el cirujano quita parte de la pared del músculo cardíaco engrosado (tabique) que separa las dos cavidades cardíacas inferiores (ventrículos). Al quitar parte del músculo cardíaco, mejora el flujo sanguíneo en el corazón y disminuye la regurgitación de la válvula mitral. La miectomía septal se utiliza para tratar la miocardiopatía hipertrófica.
  • Trasplante de corazón. Tu médico puede recomendarte un trasplante de corazón si sufres una insuficiencia cardíaca terminal y los medicamentos y otros tratamientos ya no funcionan.

Recibe las últimas novedades sobre salud relacionadas con el trasplante de corazón de Mayo Clinic.

Regístrate de forma gratuita y recibe contenido sobre trasplante de corazón e insuficiencia cardíaca, además de experiencia en la salud del corazón.

Ubicación

Para proporcionarte la información más relevante y útil y para entender qué información es beneficiosa, podremos combinar la información de uso de tu correo electrónico y del sitio web con otra información que tengamos sobre ti. Si eres paciente de Mayo Clinic, esto podría incluir información médica confidencial. Si combinamos esta información con tu información médica confidencial, trataremos toda esa información como información médica confidencial y solo usaremos o revelaremos esa información como se establece en nuestro aviso de prácticas de privacidad. Puedes darte de baja de las comunicaciones por correo electrónico en cualquier momento. Para ello, debes hacer clic en el enlace para cancelar la suscripción que aparece en el correo electrónico.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic que ensayan nuevos tratamientos, intervenciones y pruebas para prevenir, detectar, tratar o controlar esta afección.

Estilo de vida y remedios caseros

Los cambios en el estilo de vida pueden ayudarte a controlar la miocardiopatía:

  • Deja de fumar.
  • Baja de peso, si tienes sobrepeso. Pregúntale al médico sobre el peso saludable para ti.
  • Haz ejercicio con regularidad, pero habla primero con el médico sobre el tipo y la cantidad más seguros para ti.
  • Sigue una dieta saludable, que consista en una variedad de frutas, vegetales y cereales integrales.
  • Consume menos sal (sodio). Intenta consumir menos de 1500 miligramos de sodio al día.
  • Evita o bebe menos alcohol.
  • Trata de controlar el estrés.
  • Duerme lo suficiente.
  • Toma todos los medicamentos respetando las indicaciones del médico.
  • Asiste a las consultas de seguimiento periódicas.

Preparación para la consulta

Si crees que puedes sufrir una miocardiopatía o te preocupa el riesgo de contraerla, programa una cita con el médico de cabecera. Este puede remitirte a un especialista del corazón (cardiólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para tu cita médica.

Qué puedes hacer

Ten en cuenta cualquier restricción previa a la cita médica. Cuando programes la cita médica, pregunta si hay algo que debes hacer con anticipación, como restringir tu dieta.

Haz una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluso los que parezcan no tener relación con la miocardiopatía, y cuándo comenzaron
  • La información personal más importante, como los antecedentes familiares de miocardiopatías, enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, presión arterial alta o diabetes, al igual que lo que te genera más estrés o los cambios recientes en tu vida
  • Todos los medicamentos, vitaminas y otros suplementos que tomes, incluidas las dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe, para que te ayude a recordar la información que recibas.

En los casos de miocardiopatía, estas son algunas preguntas básicas para hacerle al médico:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Cuáles son otras causas posibles?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué opciones de tratamientos hay disponibles y cuál me recomiendas?
  • ¿Con qué frecuencia debería hacerme análisis?
  • ¿Debería sugerirles a los miembros de mi familia que se hagan pruebas para la detección de la miocardiopatía?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas, entre ellas:

  • ¿Los síntomas están presentes todo el tiempo o van y vienen?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
July 29, 2021
  1. Cooper LT. Definition and classification of the cardiomyopathies. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 2, 2021.
  2. What is cardiomyopathy in adults? American Heart Association. https://www.heart.org/en/health-topics/cardiomyopathy/what-is-cardiomyopathy-in-adults#.Wi_ieEtrwmI. Accessed Feb. 2, 2021.
  3. Cardiomyopathy. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/cardiomyopathy. Accessed Feb. 2, 2021.
  4. Arrhythmia. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/arrhythmia. Accessed Feb. 2, 2021.
  5. Jameson JL, et al., eds. Cardiomyopathy and myocarditis. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 20th ed. McGraw Hill; 2018. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Feb. 1, 2021.
  6. Long B, et al. Cardiovascular complications in COVID-19. American Journal of Emergency Medicine 2020; doi:10.1016/j.ajem.2020.04.048.
  7. Giustino G, et al. Takotsubo cardiomyopathy in COVID-19. Journal of the American College of Cardiology. 2020; doi:10.1016/j.jacc.2020.05.068.
  8. Mankad R (expert opinion). Mayo Clinic; March 9, 2021.