Descripción general

La brucelosis es una infección bacteriana que se transmite de los animales a las personas (la mayoría de las veces, a través de la leche, el queso y otros productos lácteos sin pasteurizar). Con menos frecuencia, las bacterias que causan la brucelosis se propagan por el aire o por el contacto directo con animales infectados.

Algunos de los síntomas de la brucelosis son fiebre, dolor en las articulaciones y fatiga. Por lo general, esta infección puede tratarse perfectamente con antibióticos. Sin embargo, el tratamiento dura desde varias semanas hasta meses, y son frecuentes las recaídas.

Si bien la brucelosis es poco frecuente en Estados Unidos, la enfermedad afecta a cientos de miles de personas y animales en todo el mundo. Para prevenir la brucelosis, es útil evitar los productos lácteos sin pasteurizar y tomar precauciones al trabajar con animales o en un laboratorio.

Síntomas

Los síntomas de la brucelosis se pueden presentar pocos días o meses después de haberte infectado. Los signos y síntomas son similares a los de la influenza y pueden ser:

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Pérdida de apetito
  • Sudores
  • Debilidad
  • Fatiga
  • Dolor articular, muscular y de espalda
  • Dolor de cabeza

Los síntomas de la brucelosis pueden desaparecer durante semanas o meses y después volver a aparecer. En algunas personas, la brucelosis se vuelve crónica y los síntomas duran años, incluso después del tratamiento. Los signos y síntomas a largo plazo pueden ser fatiga, fiebre recurrente, artritis, hinchazón del corazón (endocarditis) y espondilitis, tipo de artritis inflamatoria que afecta la columna vertebral y las articulaciones adyacentes.

Cuándo consultar al médico

La brucelosis puede ser difícil de identificar, sobre todo en estadios tempranos, cuando suele ser similar a muchas otras enfermedades, como la influenza. Consulta con tu médico si manifiestas fiebre que aumenta con rapidez, dolores musculares o debilidad inusual y tienes algún factor de riesgo de la enfermedad, o si presentas fiebre constante.

Causas

La brucelosis afecta a muchos animales salvajes y domésticos. Vacas, cabras, ovejas, cerdos, perros, camellos, jabalíes y renos son particularmente propensos a contraer esta enfermedad. Una forma de brucelosis también afecta a las focas de puerto, las marsopas y ciertos tipos de ballena. La bacteria se puede contagiar de los animales a las personas de tres formas:

  • Consumo de productos lácteos crudos. La bacteria Brucella en la leche de animales infectados puede contagiarse a los humanos mediante leche, helado, mantequilla y quesos sin pasteurizar. La bacteria también se puede transmitir a través de la carne cruda o poco cocida de los animales infectados.
  • Inhalación. La bacteria Brucella se propaga con facilidad en el aire. Los agricultores, los técnicos de laboratorio y quienes trabajan en mataderos pueden inhalar la bacteria.
  • Contacto directo. La bacteria presente en la sangre, el semen o la placenta de un animal infectado puede ingresar al torrente sanguíneo a través de un corte u otra herida. Dado que el contacto normal con los animales (tocarlos, cepillarlos o jugar con ellos) no causa infección, es raro que las personas se contagien con brucelosis de sus mascotas. De todas formas, las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado deben evitar el contacto con perros que se sabe que tienen esta enfermedad.

La brucelosis no se suele contagiar entre personas, pero se conocen algunos casos de mujeres que han transmitido la enfermedad a sus bebés en el parto o por medio de la leche materna. En casos excepcionales, la brucelosis se puede contagiar a través de la actividad sexual o por medio de transfusiones de sangre o médula ósea contaminadas.

Factores de riesgo

La brucelosis es muy poco frecuente en Estados Unidos. Otras partes del mundo tienen tasas mucho más elevadas de brucelosis, especialmente:

  • Alrededor del Mar Mediterráneo
  • Europa del Este
  • América Latina
  • Asia
  • África
  • El Caribe
  • Medio Oriente

Las personas que viven en estas zonas, o viajan a ellas, son más propensas a consumir queso de cabra sin pasteurizar, a veces denominado «queso de pueblo». El queso de cabra sin pasteurizar importado de México se ha asociado a muchos casos de brucelosis en los Estados Unidos.

Las ocupaciones de mayor riesgo

Las personas que trabajan con animales o están en contacto con sangre infectada tienen un mayor riesgo de contraer brucelosis. Por ejemplo:

  • Veterinarios
  • Productores lecheros
  • Ganaderos
  • Trabajadores de mataderos
  • Cazadores
  • Microbiólogos

Complicaciones

La brucelosis puede afectar prácticamente a cualquier parte del cuerpo, incluidos el aparato reproductor, el hígado, el corazón y el sistema nervioso central. La brucelosis crónica puede provocar complicaciones en un solo órgano o en todo el cuerpo. Algunas de las posibles complicaciones son las siguientes:

  • Infección del recubrimiento interno del corazón (endocarditis). Esta es una de las complicaciones más graves de la brucelosis. La endocarditis que no se trata puede dañar o destruir las válvulas cardíacas y es una de las principales causas de muerte relacionadas con la brucelosis.
  • Artritis. La infección articular se caracteriza por dolor, rigidez e inflamación de las articulaciones, especialmente de las rodillas, las caderas, los tobillos, las muñecas y la columna vertebral. La espondilitis, inflamación de las articulaciones entre los huesos de la columna vertebral (vértebras) o entre la columna vertebral y la pelvis, puede ser particularmente difícil de tratar y puede provocar daños duraderos.
  • Inflamación e infección de los testículos (orquiepididimitis). La bacteria que provoca la brucelosis puede infectar el epidídimo, el tubo en espiral que conecta el conducto deferente y el testículo. Desde allí, la infección puede propagarse hasta el testículo y provocar inflamación y dolor, que puede ser muy intenso.
  • Inflamación e infección del bazo y el hígado. La brucelosis también puede afectar el bazo y el hígado, y hace que se agranden mucho más que su tamaño normal.
  • Infecciones del sistema nervioso central. Estas infecciones comprenden las enfermedades potencialmente mortales, como la meningitis, una inflamación de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal, y la encefalitis, que consiste en la inflamación del cerebro.

Prevención

Toma estas precauciones para reducir el riesgo de contraer brucelosis:

  • Evita los alimentos lácteos sin pasteurizar. En los últimos años, en Estados Unidos, fueron escasos los casos de brucelosis relacionados con el consumo de productos lácteos crudos de rebaños domésticos. De todos modos, probablemente sea mejor evitar la leche, el queso y el helado sin pasteurizar, cualquiera sea su origen. Si vas a viajar a otros países, evita los alimentos lácteos crudos.
  • Cocina la carne por completo. Cocina la carne hasta que alcance una temperatura interna de 145 a 165 °F (63 a 74 °C). Si comes afuera, pide carne de res o de cerdo entre punto medio y bien cocido. Es poco probable que la carne nacional de Estados Unidos contenga la bacteria Brucella, pero con la cocción adecuada se destruyen otras bacterias dañinas, como la salmonela y la Escherichia coli. Al viajar al extranjero, evita comprar carne de vendedores ambulantes y pide toda la carne que vayas a comer bien cocida.
  • Usa guantes. Si eres veterinario, granjero, cazador o trabajas en un matadero, usa guantes de goma cuando manipules animales enfermos o muertos, tejidos de animales o si asistes a animales cuando dan a luz.
  • Toma precauciones de seguridad en los entornos de trabajo de alto riesgo. Si trabajas en un laboratorio, manipula todas los especímenes bajo condiciones de bioseguridad adecuadas. Trata inmediatamente a todos los empleados que hayan estado expuestos. Los mataderos también tienen que cumplir medidas de protección, como separar la sala de matanza de otras zonas de procesamiento y usar ropa de protección.
  • Vacuna a los animales domésticos. En Estados Unidos, un programa de vacunación agresivo ha eliminado casi por completo la brucelosis en los rebaños de ganado. Como la vacuna contra la brucelosis es una vacuna viva, puede provocar la enfermedad en las personas. Todas las personas que se hayan pinchado accidentalmente con una aguja al vacunar a un animal se tienen que tratar.

Jan. 11, 2018
References
  1. Brucellosis (Brucelosis). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/brucellosis/index.html. Último acceso: 16 de marzo de 2016.
  2. Longo DL, et al., eds. Brucellosis (Brucelosis). En: Harrison’s Principles of Internal Medicine (Principios de Medicina Interna de Harrison). 19.ª ed. Nueva York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. http://accessmedicine.com. Último acceso: 16 de marzo de 2016.
  3. Goldman L, et al., eds. Brucellosis (Brucelosis). En: Goldman-Cecil Medicine (Medicina de Cecil-Goldman). 25.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 16 de marzo de 2016.
  4. Bennett JE, et al. Brucellosis (Brucellosis species) (Brucelosis [Especies de brucelosis]). En: Mandell, Douglas, and Bennett’s Principles and Practice of Infectious Diseases (Principios y práctica de enfermedades infecciosas de Mandell, Douglas y Bennett). 8.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 16 de marzo de 2016.
  5. Bope ET, et al. The infectious diseases (Las enfermedades infecciosas). En: Conn’s Current Therapy 2016 (La terapia actual de Conn 2016). Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 16 de marzo de 2016.
  6. Safe minimum cooking temperatures (Temperaturas de cocción mínimas seguras). Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (U.S. Department of Health and Human Services). http://www.foodsafety.gov/keep/charts/mintemp.html. Último acceso: 16 de marzo de 2016.