Descripción general

Una fractura de pie es una lesión de los huesos. Puedes sufrir una fractura de pie durante un accidente automovilístico o por un simple traspié o caída.

La gravedad de una fractura de pie varía. Las fracturas pueden oscilar entre pequeñas grietas en los huesos hasta fracturas que perforan la piel.

El tratamiento para una fractura de pie depende del lugar exacto de la fractura y de su gravedad. Una quebradura grave de pie puede requerir una cirugía para implantar placas, barras o tornillos en el hueso quebrado con el fin de mantenerlo en la posición correcta durante la cicatrización.

Síntomas

Si tienes un pie fracturado, tal vez tengas algunos de los siguientes signos y síntomas:

  • Dolor punzante inmediato
  • Dolor que aumenta con la actividad y disminuye con el descanso
  • Hinchazón
  • Hematomas
  • Sensibilidad
  • Deformidad
  • Dificultad para caminar o soportar peso

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta a un médico si presenta una deformidad evidente, si el dolor y la hinchazón no mejoran con el cuidado personal o si el dolor y la hinchazón empeoran con el tiempo. Además, consulta a un médico si la lesión interfiere con tu caminar.

Causas

Las causas más comunes de las fracturas de pie son:

  • Accidentes automovilísticos. Las frecuentes lesiones por aplastamiento en accidentes automovilísticos pueden provocar fracturas que requieren reparación quirúrgica.
  • Caídas. Un tropiezo y una caída pueden hacer que te fractures los huesos de los pies, así como caer sobre los pies al saltar aunque sea desde baja altura.
  • Impacto de un objeto pesado. Dejar caer algo pesado en el pie es una causa frecuente de fracturas.
  • Traspiés. A veces, el mero hecho de colocar el pie de manera incorrecta puede producir la fractura de un hueso. Los dedos de los pies se pueden fracturar a raíz de un golpe con un mueble.
  • Uso excesivo. Las fracturas por sobrecarga son frecuentes en los huesos de los pies que soportan el peso. Estas pequeñas fisuras suelen producirse por una fuerza repetitiva o un uso excesivo a lo largo del tiempo, como correr largas distancias. Sin embargo, también pueden producirse por un uso normal de un hueso que se ha debilitado por una enfermedad como la osteoporosis.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan el riesgo de fracturas en el pie o el tobillo son los siguientes:

  • Hacer deportes de alto impacto. Los esfuerzos, los golpes directos y las lesiones de torsión que ocurren al hacer deportes como el básquetbol, el fútbol americano, la gimnasia, el tenis y el sóccer pueden provocar fracturas en el pie.
  • Utilizar una técnica o equipo deportivo inadecuados. Los equipos inadecuados, como zapatos demasiado desgastados o que calzan mal, pueden contribuir al desenlace de fracturas por estrés y caídas. Las técnicas inadecuadas de entrenamiento (falta de precalentamiento y elongación) pueden causar lesiones graves en los pies.
  • Aumentar repentinamente tu nivel de actividad. Tanto para los atletas experimentados o aquellos que apenas comienzan a hacer ejercicio, el aumento repentino de la frecuencia o la duración de las sesiones de ejercicio puede aumentar el riesgo de sufrir una fractura por esfuerzo.
  • Trabajar en ciertas ocupaciones. Algunos ambientes laborales (como los sitios de construcción) implican un riesgo de caer desde las alturas o de que caigan objetos pesados en los pies.
  • Mantener tu casa desordenada o mal iluminada. El desorden y la mala iluminación en el hogar pueden provocar caídas y lesiones en el pie.
  • Padecer determinadas afecciones. La disminución de la densidad ósea (osteoporosis) aumenta el riesgo de padecer lesiones en los huesos del pie.

Complicaciones

Las complicaciones de un pie roto son poco comunes, pero pueden incluir las siguientes:

  • Artritis. Las fracturas que se extienden dentro de una articulación pueden causar artritis años más tarde. Si comienzas a tener dolor intenso en el pie mucho después de un descanso, consulta al médico para que te realice una evaluación.
  • Infección ósea (osteomielitis). Si tienes una fractura expuesta, es decir, un extremo del hueso sobresale a través de la piel, tu hueso puede estar expuesto a bacterias que causan una infección.
  • Daño a los nervios o vasos sanguíneos. Los traumatismos en el pie pueden lesionar nervios y vasos sanguíneos adyacentes, a veces hasta desgarrarlos. Busca atención inmediata si notas cualquier entumecimiento o problemas de circulación. La falta de circulación sanguínea puede causar la muerte y el colapso de un hueso.

Prevención

Estos deportes básicos y consejos de seguridad pueden ayudar a prevenir una fractura de pie:

  • Usa calzado adecuado. Usa calzado de montaña en terrenos abruptos. Usa botas con punta de acero en tu trabajo si fuera necesario. Elije el calzado atlético adecuado para el deporte que practicas.
  • Reemplaza el calzado atlético cada tanto. Desecha las zapatillas ni bien la suela o el talón se desgasten o si las zapatillas se están desgastando de forma irregular. Si eres un corredor, reemplaza tus zapatillas cada 300 o 400 millas.
  • Comienza lentamente. Eso corresponde al nuevo programa de ejercicios y cada entrenamiento individual.
  • Practica entrenamiento cruzado. Alternar las actividades puede prevenir las fracturas por estrés. Rota entre correr con nadar o andar en bicicleta.
  • Desarrolla la fuerza de los huesos. Los alimentos ricos en calcio, como la leche, el yogur y el queso, realmente le pueden hacer bien a tu cuerpo. Tomar suplementos de vitamina D también puede ayudar.
  • Usa luces de noche. Muchos tobillos fracturados son consecuencia de caminar en la oscuridad.
  • Despeja tu casa. Evitar el desorden en el suelo puede ayudarte a evitar tropezar o caerte.

Feb. 05, 2019
References
  1. Brunicardi FC, et al., eds. Orthopedic surgery. In: Schwartz's Principles of Surgery. 10th ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. http://www.accessmedicine.com. Accessed Dec. 10, 2016.
  2. Sprains, strains and fractures. American Podiatric Medical Association. http://www.apma.org/Learn/FootHealth.cfm?ItemNumber=982. Accessed Dec. 17, 2016.
  3. Ankle fractures (broken ankle). American Academy of Orthopaedic Surgeons. http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00391. Accessed Dec. 10, 2016.
  4. Stress fractures of the foot and ankle. American Academy of Orthopaedic Surgeons. http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00379. Accessed Dec. 10, 2016.
  5. Toe and forefoot fractures. American Academy of Orthopaedic Surgeons. http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=a00165. Accessed Dec. 11, 2016.
  6. Tintinalli JE, et al. Foot injuries. In: Tintinalli's Emergency Medicine: A Comprehensive Study Guide. 8th ed. New York, N.Y.: The McGraw Hill Companies; 2016. http://www.accessmedicine.com. Accessed Dec. 10, 2016.
  7. Stress fracture. American Orthopedic Foot and Ankle Society. http://www.aofas.org/footcaremd/conditions/ailments-of-the-midfoot/pages/stress-fractures.aspx?PF=1. Accessed Dec. 17, 2016.
  8. Once is enough: A guide to preventing future fractures. NIH Osteoporosis and Bone Diseases National Resource Center. http://www.niams.nih.gov/Health_Info/Bone/Osteoporosis/Fracture/. Accessed Dec. 10, 2016.