Descripción general

Una fractura de tobillo es una lesión en el hueso. Puedes sufrir una fractura de tobillo durante un accidente automovilístico o por un simple paso en falso o una caída.

La gravedad de una fractura de tobillo varía. Las fracturas pueden oscilar entre pequeñas grietas en los huesos hasta fracturas que perforan la piel.

El tratamiento para una fractura de tobillo depende de la ubicación exacta y la gravedad de la fractura. Un tobillo con una fractura grave puede requerir cirugía por medio de la cual se implantan placas, varillas o tornillos en el hueso fracturado para mantener una posición adecuada durante la curación.

Productos y servicios

Síntomas

Si tienes un tobillo fracturado, puedes experimentar algunos de los siguientes signos y síntomas:

  • Dolor pulsátil e inmediato
  • Dolor que aumenta con la actividad y disminuye con el descanso
  • Hinchazón
  • Hematomas
  • Sensibilidad
  • Deformidad
  • Dificultad para caminar o cargar peso

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta a un médico si presenta una deformidad evidente, si el dolor y la hinchazón no mejoran con el cuidado personal o si el dolor y la hinchazón empeoran con el tiempo. Además, consulta a un médico si la lesión interfiere con tu caminar.

Causas

Las causas más comunes de una fractura de tobillo son las siguientes:

  • Accidentes automovilísticos. Las frecuentes lesiones por aplastamiento en accidentes automovilísticos pueden provocar fracturas que requieren reparación quirúrgica.
  • Caídas. Un tropiezo y una caída pueden hacer que te fractures los huesos de los tobillos, así como caer sobre los pies al saltar aunque sea desde baja altura.
  • Traspiés. A veces, el mero hecho de colocar el pie de manera incorrecta puede producir la fractura de un hueso. Torcerse el tobillo también puede causar un esguince o la fractura de un hueso.

Factores de riesgo

Es posible que corras un mayor riesgo de padecer una fractura de tobillo si ocurre algo de lo siguiente:

  • Participas en deportes de alto impacto. El estrés, los golpes directos y las lesiones por torsión que ocurren en deportes como el baloncesto, el fútbol, la gimnasia, el tenis y el fútbol pueden causar fracturas de tobillo.
  • Utilizar una técnica o equipo deportivo inadecuados. Los equipos inadecuados, como zapatos demasiado desgastados o que calzan mal, pueden contribuir al desenlace de fracturas por estrés y caídas. Las técnicas de entrenamiento inadecuadas, como no calentar y estirar, también pueden causar lesiones en los tobillos.
  • Aumentar repentinamente tu nivel de actividad. Tanto para los atletas experimentados o aquellos que apenas comienzan a hacer ejercicio, el aumento repentino de la frecuencia o la duración de las sesiones de ejercicio puede aumentar el riesgo de sufrir una fractura por esfuerzo.
  • Trabajar en ciertas ocupaciones. Ciertos entornos de trabajo, como un sitio de construcción, te ponen en riesgo de caer desde las alturas.
  • Mantener tu casa desordenada o mal iluminada. Caminar en una casa con mucho desorden o poca luz puede provocar caídas y lesiones en los tobillos.
  • Padecer determinadas afecciones. Tener una disminución de la densidad ósea (osteoporosis) puede ponerte en riesgo de sufrir lesiones en los huesos del tobillo.

Complicaciones

Las complicaciones de una fractura de tobillo son poco comunes, pero pueden incluir las siguientes:

  • Artritis. Las fracturas que se extienden dentro de la articulación pueden causar artritis años más tarde. Si comienzas a sentir dolor intenso en el tobillo después de un descanso, consulta a tu médico para que te realice una evaluación.
  • Infección ósea (osteomielitis). Si tienes una fractura expuesta, es decir, un extremo del hueso sobresale a través de la piel, tu hueso puede estar expuesto a bacterias que causan una infección.
  • Síndrome compartimental. Esta afección rara vez puede producirse con fracturas de tobillo. Causa dolor, hinchazón y, a veces, discapacidad en los músculos afectados de las piernas o los brazos.
  • Daño a los nervios o vasos sanguíneos. Los traumatismos del tobillo pueden lesionar nervios y vasos sanguíneos adyacentes, a veces hasta desgarrarlos. Busca atención inmediata si notas cualquier entumecimiento o problemas de circulación. La falta de circulación sanguínea puede causar la muerte y el colapso de un hueso.

Prevención

Estos consejos de deporte y seguridad básicos pueden ayudar a prevenir la fractura de tobillo:

  • Usa el calzado adecuado. Usa zapatos para escalar en terrenos desnivelados. Elige los zapatos deportivos adecuados para el deporte que realices.
  • Reemplaza los zapatos deportivos periódicamente. Desecha las zapatillas cuando se desgaste la suela o el taco, o si se desgastan de forma despareja. Si corres, reemplaza las zapatillas cada alrededor de 480 km a 640 km (de 300 mi a 400 mi).
  • Comienza despacio. Esto se implementa en un nuevo programa de puesta en forma y para cada entrenamiento individual.
  • Haz entrenamiento cruzado. Cuando se alternan distintas actividades se pueden evitar las fracturas por fatiga. Puedes alternar entre el trote y la natación o el ciclismo.
  • Fortalece los huesos. Los alimentos ricos en calcio, como la leche, el yogur y el queso, pueden hacerle muy bien al cuerpo. También puede ser de utilidad consumir suplementos de vitamina D.
  • Ordena tu hogar. Al acomodar el desorden de los espacios puedes evitar tropiezos y caídas.
  • Fortalece los músculos del tobillo. Si eres propenso a torcerte el tobillo, pide al médico que te recomiende ejercicios para fortalecer los músculos que estabilizan el tobillo.
Feb. 05, 2019
  1. Brunicardi FC, et al., eds. Orthopedic surgery. In: Schwartz's Principles of Surgery. 10th ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. http://www.accessmedicine.com. Accessed Dec. 10, 2016.
  2. Sprains, strains and fractures. American Podiatric Medical Association. http://www.apma.org/Learn/FootHealth.cfm?ItemNumber=982. Accessed Dec. 17, 2016.
  3. Ankle fractures (broken ankle). American Academy of Orthopaedic Surgeons. http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00391. Accessed Dec. 10, 2016.
  4. Stress fractures of the foot and ankle. American Academy of Orthopaedic Surgeons. http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00379. Accessed Dec. 10, 2016.
  5. Toe and forefoot fractures. American Academy of Orthopaedic Surgeons. http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=a00165. Accessed Dec. 11, 2016.
  6. Tintinalli JE, et al. Foot injuries. In: Tintinalli's Emergency Medicine: A Comprehensive Study Guide. 8th ed. New York, N.Y.: The McGraw Hill Companies; 2016. http://www.accessmedicine.com. Accessed Dec. 10, 2016.
  7. Stress fracture. American Orthopedic Foot and Ankle Society. http://www.aofas.org/footcaremd/conditions/ailments-of-the-midfoot/pages/stress-fractures.aspx?PF=1. Accessed Dec. 17, 2016.
  8. Once is enough: A guide to preventing future fractures. NIH Osteoporosis and Bone Diseases National Resource Center. http://www.niams.nih.gov/Health_Info/Bone/Osteoporosis/Fracture/. Accessed Dec. 10, 2016.