Diagnóstico

La neuropatía diabética, generalmente, se diagnostica durante las pruebas periódicas que forman parte del control de la diabetes. Hazte pruebas todos los años si tienes diabetes tipo 2 o si has tenido diabetes tipo 1 por más de cinco años.

Los exámenes de detección de rutina pueden incluir pruebas como las siguientes:

  • Prueba de albúmina en la orina. Esta prueba puede detectar en la orina una proteína sanguínea llamada albúmina. Normalmente, los riñones no filtran la albúmina a la sangre. Si tienes demasiada albúmina en la orina puede significar que los riñones no están funcionando bien.
  • Proporción albúmina-creatinina. La creatinina es una sustancia química de desecho que los riñones sanos eliminan de la sangre. La proporción albúmina-creatinina mide la cantidad de albúmina con respecto a creatinina que hay en una muestra de orina. Revela si los riñones están funcionando bien.
  • Tasa de filtración glomerular. La medida de creatinina en una muestra de sangre puede utilizarse para calcular la rapidez con que los riñones filtran la sangre. Esto se denomina tasa de filtración glomerular. Si la tasa es baja, significa que los riñones no están funcionando bien.

Otras pruebas de diagnóstico pueden incluir las siguientes:

  • Estudios por imágenes. Las radiografías y ecografías pueden mostrar la composición y el tamaño de los riñones. La tomografía computarizada y la resonancia magnética pueden revelar si la sangre está circulando bien en los riñones. Es probable que también necesites otros estudios por imágenes.
  • Biopsia de riñón. Es un procedimiento que consiste en tomar una muestra del tejido del riñón para estudiarlo en un laboratorio. Para realizarlo, se utiliza un medicamento para adormecer la zona, llamado anestésico local. También se utiliza una aguja fina para extraer pequeñas porciones de tejido de los riñones.

Tratamiento

El primer paso para tratar la nefropatía diabética es tratar y controlar la diabetes y la presión arterial alta. El tratamiento incluye dieta, cambios en el estilo de vida, ejercicio y medicamentos de venta con receta médica. Controlar los niveles de azúcar en sangre y la presión arterial pueden prevenir o retrasar problemas en los riñones y otras complicaciones.

Medicamentos

En las primeras etapas de la nefropatía diabética, tu tratamiento podría incluir medicamentos para controlar lo siguiente:

  • Presión arterial. Los medicamentos que se llaman inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina y antagonistas de los receptores de la angiotensina II se utilizan para tratar la hipertensión arterial.
  • Glucosa en la sangre. Los medicamentos pueden ayudar a controlar el nivel alto de glucosa en la sangre en personas con nefropatía diabética. Estos incluyen medicamentos para la diabetes más tradicionales, como la insulina, u otros más nuevos como la metformina (Fortamet y Glumetza, entre otros), los agonistas del receptor del péptido similar al glucagón tipo 1 (GLP-1) y los inhibidores de SGLT2.

    Pregúntale a tu profesional de la salud si los tratamientos con inhibidores de SGLT2 o agonistas del receptor GLP-1 podrían ser adecuados para ti. Estos tratamientos sirven para proteger el corazón y los riñones del daño que causa la diabetes.

  • Colesterol alto Los medicamentos para reducir el colesterol, conocidos como estatinas, se usan para tratar el colesterol alto y reducir la cantidad de proteínas en la orina.
  • Formación de cicatrices en el riñón. Finerenone (Kerendia) podría ayudar a disminuir la formación de cicatrices en el tejido en casos de nefropatía diabética. Los investigadores han demostrado que el medicamento podría reducir el riesgo de sufrir insuficiencia renal. También podría disminuir el riesgo de morir por enfermedades cardíacas, de tener ataques cardíacos o de necesitar ir a un hospital para tratar la insuficiencia cardíaca en adultos con enfermedad renal crónica ligada a la diabetes tipo 2.

Si tomas estos medicamentos, tendrás que hacerte estudios de seguimiento con frecuencia. Estos estudios se realizan para saber si la enfermedad renal permanece estable o empeora.

Tratamiento de la nefropatía diabética avanzada

Comienza tu evaluación del donante

Haz clic aquí para completar un cuestionario de historial médico y comenzar el proceso de convertirte en un donante vivo de riñón o de hígado.

En el caso de la insuficiencia renal, también llamada enfermedad renal en etapa terminal, el tratamiento se centra en reemplazar el funcionamiento de tus riñones o hacer que te sientas mejor. Estas son algunas opciones:

  • Diálisis renal. Este tratamiento elimina de la sangre los desechos y el exceso de líquido. La hemodiálisis filtra la sangre fuera del cuerpo usando una máquina que realiza el mismo trabajo que los riñones. Para la hemodiálisis, es posible que tengas que acudir a un centro de diálisis aproximadamente tres veces a la semana. También un cuidador capacitado podría hacerte la diálisis en tu casa. Cada sesión dura de 3 a 5 horas.

    La diálisis peritoneal utiliza el recubrimiento interno del abdomen o peritoneo para filtrar los desechos. Durante este procedimiento, un líquido limpiador pasa a través de una sonda al peritoneo. Este tratamiento se puede hacer en el hogar o en el lugar de trabajo. Sin embargo, no todos pueden usar este método de diálisis.

  • Trasplante. Algunas veces, un trasplante de riñón o un trasplante de páncreas-riñón es la mejor opción de tratamiento para la insuficiencia renal. Si tú y tu equipo de atención médica deciden realizar un trasplante, te harán evaluaciones para ver si puedes someterte a la cirugía.
  • Control de los síntomas. Si tienes insuficiencia renal y no quieres la diálisis ni someterte a un trasplante de riñón, posiblemente vivas solo algunos meses. El tratamiento puede ayudar a que te sientas un poco mejor.

Posibles tratamientos futuros

En el futuro, las personas con nefropatía diabética podrán beneficiarse de los tratamientos en los que se usan técnicas que le permiten al cuerpo sanar por su cuenta, lo que se conoce como medicina regenerativa. Estas técnicas pueden contribuir a revertir o retrasar el daño en el riñón.

Por ejemplo, algunos investigadores consideran que la cura de la diabetes de una persona con un tratamiento futuro, como el trasplante de células de los islotes del páncreas o la terapia con células madre, podría mejorar la función de los riñones. Estas terapias, así como los medicamentos nuevos, todavía se están estudiando.

Enfermedad renal: funcionamiento de los riñones, hemodiálisis y diálisis peritoneal

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic que ensayan nuevos tratamientos, intervenciones y pruebas para prevenir, detectar, tratar o controlar esta afección.

Estilo de vida y remedios caseros

La alimentación, el ejercicio y el autocuidado son esenciales para controlar los niveles de glucosa en la sangre y la presión arterial alta. Tu equipo de atención médica para la diabetes puede ayudarte con los siguientes objetivos:

  • Vigilar el nivel de glucosa sanguínea. El equipo de atención médica te indicará la frecuencia con la que debes medir tu nivel de glucosa en la sangre para mantenerte dentro del rango deseado. Por ejemplo, puede que tengas que revisarlo una vez al día y antes o después de hacer ejercicio. Si te administras insulina, tal vez tengas que revisar tu nivel de glucosa en la sangre varias veces al día.
  • Permanecer en actividad la mayoría de los días de la semana. Ponte como objetivo realizar, al menos, 30 minutos de actividad aeróbica moderada a intensa la mayoría de los días. Tu objetivo general puede ser llegar a 150 minutos a la semana como mínimo. Las actividades pueden ser caminatas a paso ligero, natación, andar en bicicleta o correr.
  • Seguir una dieta saludable. Mantén una dieta con alto contenido de fibra que incluya muchas frutas, verduras sin almidón, granos integrales y legumbres. Limita el consumo de grasas saturadas, carnes procesadas, dulces y sal.
  • Dejar de fumar. Si fumas, habla con tu profesional de atención médica sobre cómo puedes dejar este hábito.
  • Mantener un peso saludable. Si necesitas bajar de peso, habla con tu profesional de atención médica sobre cómo puedes lograrlo. Para algunas personas, la cirugía para bajar de peso puede ser una opción.
  • Tomar una aspirina diariamente. Consulta con tu profesional de atención médica si deberías tomar a diario una dosis baja de aspirina para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular.
  • Hablar con tu equipo de atención médica. Asegúrate de que los profesionales de atención médica sepan que tienes nefropatía diabética. Pueden tomar medidas para no seguir dañando tus riñones; por ejemplo, no haciendo pruebas médicas que utilizan tinte de contraste, como la angiografía y la tomografía computarizada.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Si tienes nefropatía diabética, los siguientes pasos pueden ayudarte a afrontarla:

  • Conéctate con otras personas que tengan diabetes y enfermedad renal. Pregunta a un miembro del equipo para la atención de tu salud acerca de los grupos de apoyo en tu zona. O bien comunícate con organizaciones como la American Association of Kidney Patients (Asociación Americana de Pacientes Renales) o la Fundación Nacional del Riñón (NKF, por sus siglas en inglés) para averiguar sobre grupos en tu zona.
  • Mantén tu rutina habitual mientras sea posible. Trata de mantener tu rutina habitual y realiza las actividades que disfrutas o trabaja, si la afección te lo permite. Esto puede ayudarte a lidiar con los sentimientos de tristeza o fracaso que puedes experimentar después del diagnóstico.
  • Habla con alguien en quien confíes. Vivir con nefropatía diabética puede ser estresante, y puede ser útil hablar sobre tus sentimientos. Seguramente tienes un amigo o familiar que sepa escuchar, o bien puedes hablar con un líder espiritual o alguien en quien confíes. Pregúntale a un miembro del equipo para la atención de tu salud el nombre de un trabajador social o consejero.

Preparación para la consulta

Generalmente, la nefropatía diabética se detecta durante las citas médicas regulares para el cuidado de la diabetes. Si te diagnosticaron nefropatía diabética recientemente, es posible que quieras hacerle las siguientes preguntas al profesional de la salud:

  • ¿Cómo están funcionando mis riñones ahora?
  • ¿Qué puedo hacer para que mi afección no empeore?
  • ¿Qué tratamientos me recomienda?
  • ¿De qué manera estos tratamientos cambian o se adaptan a mi plan de tratamiento para la diabetes?
  • ¿Cómo sabré si estos tratamientos están dando resultado?

Preguntas para citas médicas en curso

Antes de cualquier cita médica con un miembro de tu equipo de tratamiento de la diabetes, pregunta si debes cumplir alguna restricción; por ejemplo, hacer ayuno antes de hacerte una prueba. Las preguntas que debes revisar periódicamente con tu médico o con otros miembros del equipo incluyen las siguientes:

  • ¿Con qué frecuencia debo controlar mi nivel de glucosa en la sangre? ¿Cuál es mi rango deseado?
  • ¿Qué cambios en mi alimentación me ayudarían a controlar mejor mi nivel de glucosa en la sangre, el colesterol o la presión arterial?
  • ¿Cuándo debo tomar los medicamentos? ¿Debo tomarlos con comidas?
  • ¿Cómo afecta el control de la diabetes al tratamiento de otras afecciones que tengo? ¿Cómo puedo manejar mejor mis tratamientos?
  • ¿Cuándo debo programar una cita de seguimiento?
  • ¿En qué situaciones debería llamarlo o acudir a atención médica de emergencia?
  • ¿Recomienda que consulte algún folleto o recursos en línea?
  • ¿Existen formas de ayuda para pagar los suministros para la diabetes?

Qué esperar del médico

Es posible que, en tus citas médicas, el profesional de la salud te haga preguntas como las siguientes:

  • ¿Comprendes tu plan de tratamiento y sabes que puedes seguirlo?
  • ¿Cómo estás afrontando la diabetes?
  • ¿Has tenido alguna vez un nivel bajo de glucosa en la sangre?
  • ¿Sabes qué hacer cuando el nivel de glucosa en la sangre es muy bajo o muy alto?
  • ¿Qué comes habitualmente en un día?
  • ¿Haces ejercicio? Si es así, ¿qué tipo de ejercicio? ¿Con qué frecuencia?
  • ¿Permaneces sentado mucho tiempo?
  • ¿Qué te resulta más difícil al momento de controlar la diabetes?

Nefropatía diabética (enfermedad renal) - atención en Mayo Clinic

Dec. 30, 2023
  1. Diabetic kidney disease. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/diabetes/overview/preventing-problems/diabetic-kidney-disease. Accessed May 24, 2023.
  2. AskMayoExpert. Diabetic kidney disease (adult). Mayo Clinic; 2022.
  3. Mottl AK, et al. Diabetic kidney disease: Manifestations, evaluation, and diagnosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 24, 2023.
  4. Diabetes and chronic kidney disease. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/diabetes/managing/diabetes-kidney-disease.html. Accessed May 24, 2023.
  5. Diabetic nephropathy. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/genitourinary-disorders/glomerular-disorders/diabetic-nephropathy#. Accessed May 24, 2023.
  6. Goldman L, et al., eds. Diabetes mellitus. In: Goldman-Cecil Medicine. 26th ed. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed May 24, 2023.
  7. Elsevier Point of Care. Clinical Overview: Diabetic nephropathy. https://www.clinicalkey.com. Accessed May 24, 2023.
  8. De Boer IH, et al. Executive summary of the 2020 KDIGO Diabetes Management in CKD Guideline: Evidence-based advances in monitoring and treatment. Kidney International. 2020; doi:10.1016/j.kint.2020.06.024.
  9. Office of Patient Education. Chronic kidney disease treatment options. Mayo Clinic; 2020.
  10. Coping effectively: A guide for patients and their families. National Kidney Foundation. https://www.kidney.org/atoz/coping-effectively-guide-patients-and-their-families Accessed May 25, 2023.
  11. Robertson RP. Pancreas and islet cell transplantation in diabetes mellitus. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 25, 2023.
  12. Ami T. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. June 27, 2023.
  13. Castro MR (expert opinion). Mayo Clinic. June 8, 2023.
  14. Chebib FT (expert opinion). Mayo Clinic. June 8, 2023.