Descripción general

La terapia hormonal para el cáncer de mama es un tratamiento para los cánceres de mama sensibles a las hormonas. Las modalidades más frecuentes de terapia hormonal para el cáncer de mama funcionan haciendo que las hormonas no se adhieran a los receptores en las células cancerosas o disminuyendo la producción de hormonas en tu organismo.

La terapia hormonal solo se usa para cánceres de mama que se ha encontrado tienen receptores para las hormonas estrógeno y progesterona, que están presentes en forma normal.

La terapia hormonal para el cáncer de mama se suele utilizar después de la cirugía para reducir el riesgo de que el cáncer recurra. La terapia hormonal para el cáncer de mama también se puede utilizar para reducir el tamaño del tumor antes de una cirugía, de esta forma hay más posibilidades de extirparlo completamente.

Si el cáncer se diseminó a otras partes del cuerpo, la terapia hormonal para el cáncer de mama puede ayudar a controlarlo.

Por qué se realiza

La terapia hormonal para el cáncer de mama solo se utiliza para tratar los casos de cáncer sensibles a las hormonas (cánceres de mama con receptor hormonal positivo).

Los médicos se refieren a estos tipos de cáncer como receptores de estrógeno positivos o receptores de progesterona positivos. Esto significa que algunos casos de cáncer de mama se exacerban por las hormonas naturales estrógeno y progesterona.

Un médico especializado en analizar sangre y tejidos corporales (patólogo) determina si tu cáncer es positivo para el estrógeno o para la progesterona analizando una muestra de células cancerosas para ver qué receptores hay.

La terapia hormonal para tratar el cáncer de mama puede ayudar a:

  • Impedir que el cáncer regrese
  • Disminuir el riesgo de que se forme cáncer en otro tejido mamario
  • Retardar o detener el crecimiento del cáncer que se ha diseminado
  • Reducir el tamaño de un tumor antes de la cirugía

Riesgos

Entre los efectos secundarios de la terapia hormonal para el cáncer de mama se encuentran los siguientes:

  • sofocos;
  • secreción vaginal;
  • sequedad o irritación vaginal;
  • cansancio;
  • náuseas;
  • dolor en las articulaciones y los músculos;
  • impotencia en el caso de los hombres con cáncer de mama.

Entre los efectos secundarios menos comunes y más graves de la terapia hormonal se encuentran los siguientes:

  • coágulos de sangre en las venas;
  • cáncer de endometrio o de útero;
  • cataratas;
  • accidente cerebrovascular;
  • osteoporosis;
  • enfermedad cardíaca.

Qué debes esperar

Existen varios enfoques para la terapia hormonal.

Medicamentos que impiden que las hormonas se unan a las células cancerosas.

Un enfoque para la terapia hormonal es impedir que las hormonas se adhieran a las células cancerosas. Cuando las hormonas no pueden acceder a las células cancerosas, es posible que el crecimiento del tumor se haga más lento y que las células mueran.

Algunos medicamentos para tratar el cáncer de mama que tienen este efecto son:

  • Tamoxifeno. El tamoxifeno se suele tomar todos los días en forma de píldora. Con frecuencia se usa para reducir el riesgo de la reaparición del cáncer en las mujeres que se han hecho tratamiento contra el cáncer de mama en estadio temprano. En esta situación, habitualmente se toma de cinco a diez años.

    También se puede utilizar para tratar el cáncer avanzado. El tamoxifeno puede usarse tanto para mujeres premenopáusicas como posmenopáusicas.

  • Toremifeno (Fareston). El toremifeno se toma todos los días en forma de píldora. Se utiliza para tratar el cáncer de mama que se ha diseminado a otras áreas del cuerpo. El uso del toremifeno está aprobado en mujeres posmenopáusicas.
  • Fulvestrant (Faslodex). El fulvestrant se administra en forma de inyección todos los meses después de darse una dosis cada dos semanas durante el primer mes. Se usa en mujeres posmenopáusicas para tratar el cáncer de mama avanzado.

Medicamentos que detienen la producción de estrógeno del cuerpo después de la menopausia

Los inhibidores de la aromatasa son una clase de medicamentos que reducen la cantidad de estrógeno en el cuerpo, negándoles acceso a las células del cáncer de mama a las hormonas que necesitan para crecer.

Los inhibidores de la aromatasa se utilizan en las mujeres que han pasado por la menopausia. No pueden usarse a no ser que el cuerpo esté en menopausia natural o en una menopausia inducida por medicamentos o la extirpación de los ovarios.

Los inhibidores de la aromatasa para tratar el cáncer de mama incluyen:

  • Anastrozol (Arimidex). El anastrozol se usa para reducir el riesgo de la recurrencia del cáncer en las mujeres que han hecho tratamiento contra el cáncer de mama en estadio temprano. También puede utilizarse para tratar el cáncer de mama avanzado.
  • Exemestano (Aromasin). El exemestano se usa para reducir el riesgo de la recurrencia del cáncer en las mujeres que han hecho tratamiento contra el cáncer de mama en estadio temprano. A veces se utiliza luego de tomar tamoxifeno durante dos o tres años. También puede utilizarse para tratar el cáncer de mama avanzado en mujeres para las cuales el tamoxifeno ya no funcione.
  • Letrozol (Femara). El letrozol se usa para reducir el riesgo de la recurrencia del cáncer en las mujeres que han hecho tratamiento contra el cáncer de mama en estadio temprano. Puede utilizarse solo o puede indicarse luego de completar el tratamiento con tamoxifeno. El letrozol también se utiliza para tratar el cáncer de mama avanzado.

Los inhibidores de la aromatasa se administran como píldoras que debes tomar una vez al día. Los tres inhibidores de la aromatasa funcionan de la misma manera, y reducen la producción de estrógeno en el cuerpo.

El tiempo durante el cual uses inhibidores de la aromatasa depende de tu situación particular. La investigación actual sugiere que el enfoque estándar debe ser de tomar estos medicamentos por hasta 10 años, pero cada persona es diferente y tú y tu doctor deben evaluar cuidadosamente por cuánto tiempo los tomarás.

Tratamientos para detener el funcionamiento de los ovarios en mujeres premenopáusicas

Las mujeres que no hayan pasado por la menopausia (ya sea naturalmente o como resultado de un tratamiento oncológico) pueden escoger someterse a un tratamiento para evitar que los ovarios produzcan hormonas.

Las opciones comprenden:

  • Cirugía para extirpar los ovarios (ooforectomía)
  • Radioterapia dirigida a los ovarios
  • Medicamentos como goserelina (Zoladex)

Los tratamientos para suprimir la función ovárica pueden permitir que las mujeres premenopáusicas tomen medicamentos solo disponibles para mujeres posmenopáusicas.

Combinación de terapia dirigida con terapia hormonal

La terapia hormonal para cáncer que se disemina a otras partes del cuerpo (cáncer de mama metastático) algunas veces combina terapia hormonal con terapia dirigida. La terapia dirigida usa medicamentos que atacan debilidades específicas en las células cancerosas. La combinación puede hacer que la terapia hormonal sea más eficaz.

Los medicamentos utilizados de esta manera son:

  • Abemaciclib (Verzenio)
  • Palbociclib (Ibrance)
  • Ribociclib (Kisqali)
  • Everolimus (Afinitor)

Resultados

Asistirás a consultas de seguimiento con tu médico especialista en cáncer (oncólogo) de forma regular mientras recibes la terapia hormonal para el cáncer de mama. El oncólogo te consultará cuáles son los efectos secundarios que estás experimentando. Muchos efectos secundarios pueden controlarse.

Se demostró que la terapia hormonal luego de la cirugía, radioterapia o quimioterapia reduce el riesgo de recurrencia del cáncer de mama en pacientes con cáncer de mama sensible a las hormonas en etapa temprana. También puede reducir, de forma efectiva, el riesgo de metástasis y la evolución del cáncer de mama en pacientes con tumores sensibles a las hormonas.

Según las circunstancias, es posible que te sometas a análisis para controlar tu situación médica y controlar la recurrencia o evolución mientras estás recibiendo la terapia hormonal. El resultado de estas pruebas puede proporcionarle a tu médico una idea de cómo estás respondiendo a la terapia hormonal, y tu terapia puede modificarse en consecuencia.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

March 16, 2019
References
  1. Breast cancer. Plymouth Meeting, Pa.: National Comprehensive Cancer Network. https://www.nccn.org/professionals/physician_gls/default.aspx. Accessed Dec. 27, 2018.
  2. Hormone therapy for breast cancer. National Cancer Institute. https://www.cancer.gov/types/breast/breast-hormone-therapy-fact-sheet. Accessed Dec. 27, 2018.
  3. Adjuvant endocrine therapy for women with hormone receptor-positive breast cancer: ASCO clinical practice guideline focused update. Alexandria, Va.: American Society of Clinical Oncology. https://www.asco.org/practice-guidelines/quality-guidelines/guidelines/breast-cancer#/9326. Accessed Dec. 27, 2018.
  4. Rugo HS, et al. Endocrine therapy for hormone receptor-positive metastatic breast cancer: American Society of Clinical Oncology guideline. Journal of Clinical Oncology. 2016;34:3069.
  5. Fareston (prescribing information). Bedminster, N.J.: Kyowa Kirin, Inc.; 2017. http://www.fareston.com. Accessed Dec. 28, 2018.
  6. Arimidex (prescribing information). Baudette, Minn.: ANI Pharmaceuticals, Inc.; 2018. https://www.arimidex.com. Accessed Dec. 28, 2018.
  7. Aromasin (prescribing information). New York, N.Y.: Pfizer Inc.; 2018. https://www.aromasin.com. Accessed Dec. 28, 2018.
  8. Faslodex (prescribing information). Wilmington, Del.: AstraZeneca; 2018. https://www.faslodex.com. Accessed Dec. 28, 2018.
  9. Femara (prescribing information). East Hanover, N.J.: Novartis Pharmaceuticals Corporation; 2018. https://www.femara.com. Accessed Dec. 28, 2018.
  10. Pruthi S (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Jan. 22, 2019.

Terapia hormonal para el cáncer de mama