Descripción general

La quimioterapia para el cáncer de mama utiliza medicamentos que captan y destruyen las células del cáncer de mama. Estos medicamentos por lo general se administran directamente a través de una aguja o como una pastilla.

La quimioterapia para el cáncer de mama con frecuencia se lleva a cabo junto con otros tratamientos como cirugía, radiación u hormonoterapia. Recibir quimioterapia para el cáncer de mama puede aumentar las posibilidades de cura, disminuir el riesgo de una recidiva, aliviar los síntomas del cáncer o ayudar a que las personas con cáncer vivan más tiempo y tengan una mejor calidad de vida.

Si el cáncer ha vuelto o se ha diseminado, la quimioterapia puede controlar el cáncer de mama para ayudarte a vivir más tiempo. También, puede ayudarte a aliviar los síntomas que el cáncer esté causando.

La quimioterapia para el cáncer de mama también corre riesgos de manifestar efectos secundarios; algunos temporales y leves, otros más graves o permanentes. El médico puede ayudarte a decidir si la quimioterapia para el cáncer de mama es la mejor opción para ti.

Por qué se realiza

La quimioterapia para el cáncer de mama puede aplicarse en las siguientes situaciones:

Quimioterapia después de la cirugía para cáncer de mama temprano

Después de la extracción quirúrgica de un tumor de una mama, es posible que tu médico te recomiende quimioterapia para destruir todas las células cancerosas no detectadas y para reducir el riesgo de la recidiva del cáncer. Esto se conoce como quimioterapia adyuvante.

Tu médico puede recomendarte la quimioterapia adyuvante si presentas riesgo alto de recidiva del cáncer o de propagación de este a otras partes del cuerpo (metástasis), incluso si no existe evidencia de cáncer después de la cirugía. Es posible que el riesgo de metástasis sea mayor si las células cancerosas se encuentran en los ganglios linfáticos cerca de la mama que tiene el tumor.

Al considerar la quimioterapia adyuvante, pregúntale a tu médico en qué medida la quimioterapia reducirá tus probabilidades de que el cáncer regrese. Juntos, pueden ponderar esta disminución en el riesgo en comparación con los efectos secundarios de la quimioterapia. También analiza con tu médico otras alternativas, como la terapia de bloqueo hormonal, que puede resultar efectiva para tu situación.

Quimioterapia antes de la cirugía para cáncer de mama temprano

A veces, la quimioterapia se utiliza antes de la cirugía (terapia neoadyuvante) para reducir el tamaño del tumor y brindarle al cirujano la mejor posibilidad de quitar el tumor por completo. En algunos casos, la terapia neoadyuvante le permite al cirujano extraer solo el tumor, en vez de la mama entera. Esto también puede disminuir la posibilidad de que el cáncer reaparezca en el futuro.

Por lo general, la quimioterapia se recomienda antes de una operación en casos de cáncer de mama inflamatorio. El cáncer de mama inflamatorio es un tipo de cáncer de mama que hace que la mama afectada tenga un aspecto rojo e hinchado.

Quimioterapia como tratamiento primario para cáncer de mama avanzado

Si el cáncer de mama se ha extendido a otras partes del cuerpo y la cirugía no puede realizarse, la quimioterapia puede utilizarse como tratamiento primario. También puede utilizarse junto con la terapia hormonal o terapia dirigida, según el tipo de cáncer de mama que tengas.

En general, el objetivo principal de la quimioterapia para el cáncer de mama avanzado es mejorar la calidad y la duración de la vida más que curar la enfermedad.

Riesgos

Los medicamentos de la quimioterapia se desplazan por todo el cuerpo. Los efectos secundarios dependen de los medicamentos que recibes y de tu reacción a ellos. Estos efectos pueden empeorar durante el tratamiento. La mayoría de los efectos secundarios son temporales y desaparecen una vez que finaliza el tratamiento. En algunos casos, la quimioterapia puede causar efectos a largo plazo o permanentes.

Efectos secundarios de corto plazo

En el proceso de destrucción de las células cancerosas, los medicamentos de quimioterapia también pueden dañar otras células sanas que se dividen rápidamente, como las que se encuentran en los folículos pilosos, la médula ósea y el tubo digestivo. Los resultados pueden comprender:

  • Pérdida del cabello
  • Pérdida de apetito
  • Náuseas y vómitos
  • Llagas en la boca
  • Fatiga
  • Aumento del riesgo de hematomas y sangrado (debido a una menor cantidad de plaquetas que ayudan a la coagulación sanguínea)
  • Mayor vulnerabilidad a las infecciones (debido a una menor cantidad de glóbulos blancos que ayudan a combatir infecciones)
  • Daño cardíaco
  • Lesión a los nervios

Hay medicamentos para ayudar a disminuir las náuseas y los vómitos causados por la quimioterapia. Asimismo, en ocasiones, los médicos pueden ajustar la dosis o programar los medicamentos de quimioterapia para reducir al mínimo los efectos secundarios.

Si la quimioterapia daña los glóbulos blancos que combaten las infecciones, el médico puede ajustar las dosis o agregar medicamentos que ayuden a que la médula ósea se recupere más rápidamente. La mayoría de los efectos secundarios no duran mucho tiempo.

Efectos secundarios a largo plazo

Ciertos medicamentos de quimioterapia para el cáncer de mama pueden causar efectos secundarios de largo plazo, como los siguientes:

  • Esterilidad. Un posible efecto secundario que puede que no desaparezca es la esterilidad. Algunos medicamentos contra el cáncer dañan los ovarios.

    Esto puede causar síntomas de la menopausia, como sofocos y sequedad vaginal. Los períodos menstruales pueden volverse irregulares o interrumpirse (amenorrea). Si la ovulación cesa, el embarazo resulta imposible.

    Según tu edad, la quimioterapia puede inducir la menopausia prematura permanente. Habla con tu médico sobre el riesgo de sufrir menopausia permanente y sus consecuencias.

    Si continúas menstruando, aún puedes quedar embarazada, incluso durante el tratamiento. Sin embargo, debido a que los efectos de la quimioterapia son peligrosos para el feto, habla con tu médico sobre tus opciones de anticoncepción antes de comenzar el tratamiento.

  • Lesión a los nervios (neuropatía). Varios medicamentos de quimioterapia pueden afectar terminaciones nerviosas en las manos y los pies, lo cual provoca entumecimiento, dolor, ardor u hormigueo, sensibilidad al frío o al calor, o debilidad en las extremidades. Estos efectos secundarios a menudo desaparecen una vez finalizado el tratamiento, pero en algunos casos pueden ser duraderos.
  • Osteoporosis. Las mujeres con menopausia temprana debido a la quimioterapia pueden tener un mayor riesgo de osteoporosis; la enfermedad que debilita los huesos. Por lo general, se recomienda que estas mujeres se sometan a pruebas de densidad ósea periódicas y, posiblemente, a tratamientos para prevenir la disminución de la masa ósea.
  • Función cognitiva. “Quimiocerebro”, “quimioniebla” y “quimiomemoria” son términos utilizados para describir los controvertidos y poco comprendidos problemas de concentración y memoria a corto plazo que pueden ocurrir después de la quimioterapia. En la mayoría de los casos, estos problemas desaparecen en unos años.
  • Daño cardíaco. Cuando se utilizan a largo plazo y en dosis altas, algunos medicamentos, como epirubicina y otros, pueden causar daño cardíaco permanente. Otros medicamentos como el trastuzumab (Herceptin) pueden causar problemas cardíacos temporales.
  • Leucemia. Rara vez, la quimioterapia para el cáncer de mama desencadena un cáncer secundario, como el cáncer de las células sanguíneas (leucemia). El riesgo de esto es muy bajo.

Otros efectos secundarios

El temor, la tristeza y el aislamiento pueden agravar los efectos secundarios físicos de la quimioterapia, durante y después del tratamiento. De hecho, algunas personas se sienten repentinamente tristes al finalizar el tratamiento.

Durante la quimioterapia, mantienes un contacto regular con oncólogos y personal de enfermería, y recibes su apoyo. Todos los miembros del equipo trabajan con el mismo objetivo: finalizar el tratamiento con el mejor resultado posible. Cuando finaliza el tratamiento, puedes sentirte solo, sin nadie que te ayude a regresar a la vida normal o a enfrentar los temores de la reaparición del cáncer de mama.

Hablar con alguien que ha atravesado la misma situación puede ayudar. Conéctate con otros a través de la línea directa, el grupo de apoyo o la comunidad virtual de sobrevivientes de cáncer.

Cómo te preparas

Consulta sobre la quimioterapia para el cáncer de mama Consulta sobre la quimioterapia para el cáncer de mama

Junto con el médico repasarán varios pasos en la preparación para la quimioterapia.

Evalúa los posibles beneficios de la quimioterapia

Es posible que la quimioterapia no dé resultados para todas las personas que padecen cáncer de mama. Tu médico tiene en cuenta varios factores para determinar qué tipo de quimioterapia te beneficiará. Mientras mayor sea el riesgo de reaparición o de metástasis, más probabilidades hay de que la quimioterapia sea beneficiosa. En algunos casos, las propias características del cáncer de mama pueden sugerir otros tratamientos más beneficiosos y menos agresivos, como la terapia endocrina (terapia hormonal) con medicamentos que inhiben el estrógeno.

Habla con tu médico acerca de tus preferencias y objetivos respecto del tratamiento. Los factores que se tienen en cuenta con mayor frecuencia son:

  • Grado y tamaño del tumor. Cuanto más grande sea el tumor y mayor sea el grado, habrá más probabilidades de que queden células cancerosas restantes y de que tu médico te recomiende la quimioterapia.
  • Estado del ganglio linfático. Las células del cáncer mamario halladas en los ganglios linfáticos durante la cirugía, o antes de ella, indican un mayor riesgo de recurrencia. En este caso, es más probable que el médico te recomiende la quimioterapia.
  • Perfil genético. Para determinados tipos de cáncer mamario, como el cáncer de mama con receptores hormonales positivos, los médicos pueden efectuar pruebas genéticas del tejido tumoral para conocer la composición genética del tipo de cáncer de mama específico que tienes. Estas pruebas, conocidas como Oncotype DX, Prosigna y MammaPrint, pueden ayudar a anticipar el riesgo de recurrencia y la forma en que el tipo de cáncer de mama que tienes respondería a la quimioterapia. Estas pruebas pueden ser particularmente útiles para ayudarlos a ti y a tu médico a determinar si la quimioterapia es necesaria, o si solo necesitas tratamientos de bloqueo hormonal. En la actualidad, estas pruebas no se llevan a cabo para los tipos de cáncer que no son sensibles a las hormonas.
  • Edad. Algunos estudios indican que el cáncer de mama que ocurre a una edad temprana es más agresivo que el cáncer de mama que se manifiesta a una edad más avanzada. Por lo tanto, los médicos pueden optar por la quimioterapia adyuvante cuando tratan a las personas diagnosticadas a una edad más temprana para disminuir las posibilidades de reaparición del cáncer.
  • Tratamientos previos. El hecho de que ya hayas recibido quimioterapia antes puede afectar tu régimen de tratamiento actual.
  • Tu estado de salud general y otras enfermedades. Tu estado de salud general puede afectar tu capacidad para tolerar los efectos secundarios de la quimioterapia. Existen determinados problemas de salud, como las enfermedades cardíacas o la diabetes, que pueden influir en los medicamentos que se eligen para la quimioterapia.
  • Estado hormonal. Si el tipo de cáncer de mama que tienes es sensible al estrógeno y a la progesterona, la terapia hormonal con bloqueador de estrógeno puede ser mejor opción como terapia adyuvante. Para esta terapia, se administran medicamentos como tamoxifeno, una pastilla que se toma todos los días durante unos cinco años, o inhibidores de la aromatasa, como anastrozol (Arimidex), letrozol (Femara) y exemestano (Aromasin). Estos medicamentos también se pueden tener en cuenta además de la quimioterapia. Es posible que el médico te recomiende comenzar a tomar estos medicamentos después de que termines la quimioterapia o la radioterapia.
  • Estado del HER2. Si el tipo de cáncer de mama que tienes produce demasiada cantidad de una proteína estimulante del crecimiento conocida como «HER2», el médico puede recomendar quimioterapia y medicamentos que atacan específicamente esta proteína. Estos medicamentos pueden ser trastuzumab (Herceptin), pertuzumab (Perjeta) y lapatinib (Tykerb), entre otros.
  • Tus preferencias. Cuando hables con tu oncólogo, infórmale sobre tus preferencias para la atención. Estas se pueden tomar en cuenta, en especial, si hay distintas opciones de tratamiento disponibles.

Toma medidas para mejorar tu estado general de salud

Debido a que la quimioterapia puede afectar las células sanas de crecimiento rápido, por ejemplo los glóbulos blancos, las plaquetas y los glóbulos rojos, ayuda mucho mantenerse lo más sano posible antes de comenzar un tratamiento, para reducir sus efectos secundarios.

Tu médico podría recomendar que tomes las siguientes medidas para optimizar tu estado de salud general:

  • Descansa mucho.
  • Consume una dieta equilibrada con muchas frutas, vegetales y cereales integrales.
  • Reduce el estrés.
  • Evita las infecciones, ya sea un resfriado común o la influenza. Habla con tu médico acerca de las vacunas recomendadas, como las vacunas anuales contra la influenza.
  • Consulta con tu dentista acerca de cualquier signo de infección en los dientes o en las encías.
  • Realízate análisis de sangre para controlar la función del hígado y del corazón. Si aparece algún problema, tu médico podría demorar el tratamiento o elegir una dosis y un medicamento de quimioterapia que sea seguro para ti.

Planifica con tiempo los efectos secundarios

Pregúntale a tu médico qué efectos secundarios podrías tener durante la quimioterapia y después de ella, para estar preparada. Por ejemplo, si tu tratamiento de quimioterapia provocará esterilidad, quizá desees almacenar esperma u óvulos fecundados para utilizarlos en el futuro. Si la quimioterapia te hará caer el pelo, piensa en comprar una peluca o algo para cubrirte la cabeza.

Haz arreglos para tener ayuda en casa y en el trabajo.

La mayoría de los tratamientos de quimioterapia se realizan en una clínica de atención ambulatoria, lo que significa que la mayoría de las personas pueden seguir trabajando y realizando sus actividades normales durante la quimioterapia. Tu médico puede decirte en qué medida afectará la quimioterapia tus actividades habituales, pero es muy difícil predecir exactamente cómo te sentirás.

Prepárate para poder ausentarte un tiempo del trabajo o pedir ayuda en la casa durante los primeros días después del tratamiento. Si vas a estar en el hospital durante el tratamiento de quimioterapia, avisa que te ausentarás del trabajo por un tiempo y busca alguien para que cuide a tus hijos y se encargue de las mascotas y de la casa.

Cuéntale al médico qué medicamentos o suplementos estás tomando.

Asegúrate de que el médico sepa acerca de todos los medicamentos y suplementos que tomas, incluso los suplementos de hierbas, vitaminas o medicamentos de venta libre. Estos medicamentos pueden afectar la manera en que actúa la medicación de la quimioterapia. Tu médico puede sugerir medicamentos alternativos o que no tomes los medicamentos o suplementos durante un período antes o después de la sesión de quimioterapia.

El día del tratamiento

Tu médico o enfermera te informarán qué podrás comer o beber el día de la sesión de quimioterapia, y qué no. Puede ser útil que un familiar o amigo te acompañe a la sesión de tratamiento, para que te dé apoyo y compañía.

Lo que puedes esperar

Momento y frecuencia de las sesiones de quimioterapia

La quimioterapia para el cáncer de mama se administra en ciclos. El ciclo de la quimioterapia puede variar de una vez por semana a cada tres semanas. Después de cada sesión de tratamiento hay un período de recuperación.

Normalmente, si tienes cáncer de mama en etapa temprana, te someterás a tratamientos de quimioterapia durante tres a seis meses, pero el médico ajustará el tiempo según tus circunstancias. Si tienes cáncer de mama avanzado, el tratamiento puede durar más de seis meses.

Si tienes cáncer de mama en etapa temprana y también te administrarán radioterapia, por lo general, esta se aplicará después de la quimioterapia.

Combinaciones con medicamentos frecuentes

Hay diversos medicamentos de quimioterapia disponibles. Debido a que cada persona es diferente, los médicos adaptan ciertos tipos y dosis de medicamentos (regímenes) —por lo general, una combinación de medicamentos de quimioterapia— al tipo de cáncer de mama y a la historia clínica de la persona.

Dónde se realiza la quimioterapia

La mayoría de las sesiones de quimioterapia para el cáncer de mama se realiza en uno de estos lugares: en el consultorio del médico o en una unidad ambulatoria en un hospital o clínica.

Cómo se realiza la quimioterapia

Los medicamentos de quimioterapia se administran de diferentes maneras, incluso mediante píldoras que tomas en tu casa. En la mayoría de los casos, se inyectan en una vena (i.v.). Esto se puede hacer a través de:

  • Una aguja intravenosa y un tubo (catéter) en la mano o en la muñeca.
  • Un puerto de catéter que se implanta en el pecho antes de comenzar la quimioterapia. Este puerto permanece en el lugar durante el tratamiento de quimioterapia y elimina la necesidad de encontrar una vena adecuada en cada sesión de tratamiento.

Una sesión de quimioterapia típica

No todas las sesiones de quimioterapia son similares, pero una sesión puede seguir este orden:

  • Te reúnes con el profesional de salud que va a administrarte la quimioterapia.
  • Te sometes a una breve exploración física para verificar la temperatura, el pulso y la presión arterial.
  • Te insertan el catéter por vía intravenosa.
  • Te extraen una muestra de sangre para un hemograma y otros análisis de sangre.
  • Te reúnes con tu médico para revisar los resultados de tus análisis de sangre y evaluar tu estado general de salud.
  • Tu médico te indica la quimioterapia.
  • Recibes medicamentos para evitar efectos secundarios como náuseas, ansiedad o inflamación.
  • Recibes los medicamentos de quimioterapia. Esto puede llevar varias horas.

Después de una sesión de quimioterapia

Después de una sesión de quimioterapia, es posible que suceda lo siguiente:

  • Te extraigan el catéter intravenoso.
  • Se verifiquen tus signos vitales.
  • Analices los efectos secundarios con tu profesional de salud.
  • Recibas recetas para medicamentos que puedes tomar en tu casa que te ayudarán con los efectos secundarios.
  • Te aconsejen qué comer y beber.
  • Recibas indicaciones sobre el manejo adecuado de los líquidos corporales, como orina, heces, vómitos, semen y secreciones vaginales, ya que estos pueden contener parte de los medicamentos de la quimioterapia durante las siguientes 48 horas. Esto simplemente puede implicar tirar dos veces la cadena después de su uso.

Algunas personas se sienten bien después de una sesión de quimioterapia y pueden regresar a sus tareas, pero otras pueden sentir efectos secundarios más rápidamente. Se sugiere organizar para que alguien te lleve a casa después, por lo menos durante las primeras sesiones, hasta que veas cómo te sientes.

Durante el transcurso de quimioterapia

Luego de un par de sesiones, podrás predecir con mayor precisión cuándo te sentirás bien y cuándo puedes necesitar reducir las actividades. Marcar tu agenda o llevar un diario puede ayudarte a realizar un seguimiento de tu respuesta general a las sesiones de quimioterapia y a planificar los eventos como corresponde.

Seguir cuidadosamente tu plan de tratamiento es la mejor manera de obtener el mejor beneficio de tu quimioterapia. Si los efectos secundarios se vuelven demasiado molestos, analízalos con tu médico. El profesional podrá ajustar la dosis o el tipo de medicamento de quimioterapia que estás recibiendo o recetarte otros medicamentos que te ayuden a minimizar los efectos secundarios.

Resultados

Luego de que completes el tratamiento por quimioterapia, el médico programará consultas de seguimiento; por lo general, cada cuatro o seis meses al principio y luego con menor frecuencia a medida que permanezcas libre de cáncer. Esto es para controlar si tienes efectos secundarios a largo plazo y para verificar si hay recidiva de cáncer de mama. Prepara una lista de preguntas para hacerle al médico o enfermero.

El médico te realizará un examen físico, incluido un examen mamario, y te preguntará si estás experimentando síntomas nuevos.

Te someterás a mamografías anuales como parte del seguimiento. Otras pruebas, como pruebas de marcadores tumorales, pruebas de función hepática, tomografías por emisión de positrones, exploraciones por tomografía computarizada, gammagrafías óseas y radiografías de tórax, por lo general, no se recomiendan, a no ser que haya una necesidad específica. Generalmente, se necesitan pruebas de diagnóstico por imagen adicionales solo cuando se sospecha que hay recidiva o cuando los síntomas nuevos o los hallazgos del examen físico así lo ameritan.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

Quimioterapia para el cáncer de mama - atención en Mayo Clinic

Nov. 20, 2018
  1. Chemotherapy for breast cancer. American Cancer Society. http://www.cancer.org/cancer/breastcancer/detailedguide/breast-cancer-treating-chemotherapy. Accessed July 5, 2017.
  2. Breast cancer. Fort Washington, Pa.: National Comprehensive Cancer Network. http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp. Accessed June 28, 2017.
  3. Sikov WM. General principles of neoadjuvant therapy for breast cancer. https://www.uptodate.com/content/search.
  4. What to expect when having chemotherapy. Cancer.Net. http://www.cancer.net/navigating-cancer-care/how-cancer-treated/chemotherapy/what-expect-when-having-chemotherapy. Accessed July 5, 2017.
  5. What you need to know about breast cancer. National Cancer Institute. https://www.cancer.gov/publications/patient-education/wyntk-breast-cancer. Accessed June 29, 2017.
  6. Taghian A, et al. Overview of the treatment of newly diagnosed, non-metastatic breast cancer. https://www.uptodate.com/content/search. Accessed July 5, 2017.
  7. Fertility concerns and preservation for women. Cancer.Net. http://www.cancer.net/navigating-cancer-care/dating-sex-and-reproduction/fertility-concerns-and-preservation-women. Accessed Aug. 23, 2017.
  8. Chemotherapy. National Cancer Institute. http://www.cancer.gov/about-cancer/treatment/types/chemotherapy. Accessed July 5, 2017.
  9. Long-term side effects of cancer treatment. Cancer.Net. http://www.cancer.net/survivorship/long-term-side-effects-cancer-treatment. Accessed July 5, 2017.
  10. Sikov WM. Neoadjuvant therapy for patients with HER2-positive breast cancer. https://www.uptodate.com/content/search.
  11. Hartmann LC, et al. Treating invasive breast cancer. In: the Mayo Clinic Breast Cancer Book. Boston, Mass.: Da Capo Press; 2012.
  12. Barbara Woodard Lips Patient Education Center. Breast Cancer Handbook. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2012.
  13. Nangia J, et al. Effect of a scalp cooling device on alopecia in women undergoing chemotherapy for breast cancer. The SCALP randomized clinical trial. JAMA. 2017;317:596.
  14. Boland TA. Financial Planning and Analysis. Mayo Clinic, Rochester, Minn. July 5, 2017.
  15. Alvaro Moreno A (expert opinion). Mayo Clinic, Jacksonville, Fla. July 17, 2017.
  16. Melisko ME, et al. Objective assessment of physical activity during chemotherapy for breast cancer. Journal of Clinical Oncology. In press.
  17. Goetz MP, et al. Tumor sequencing and patient-derived xenografts in the neoadjuvant treatment of breast cancer. Journal of the National Cancer Institute. 2017;109:djw306.
  18. Von Roemeling C, et al. Breaking down the barriers to precision cancer nanomedicine. Trends in Biotechnology. 2017;35:159.
  19. Breast cancer prevention — Patient version (PDQ). National Cancer Institute. https://www.cancer.gov/types/breast/hp/breast-prevention-pdq. Accessed July 11, 2017.
  20. AskMayoExpert. Breast cancer. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2017.