Descripción general

El cerclaje cervical hace referencia a una variedad de procedimientos en los que se utilizan suturas o cinta sintética para reforzar el cuello uterino durante el embarazo en las mujeres con antecedentes de cuello uterino corto. El cuello uterino es la parte inferior del útero que desemboca en la vagina.

El cerclaje cervical se puede realizar a través de la vagina (cerclaje cervical transvaginal) o, con menos frecuencia, a través del abdomen (cerclaje cervical transabdominal).

El profesional de la salud podría recomendarte el cerclaje cervical si corres riesgo de que el cuello uterino se abra antes de que el bebé esté preparado para nacer o, en algunos casos, si el cuello uterino comienza a abrirse demasiado pronto. Sin embargo, el cerclaje cervical no es adecuado para todas las personas. Puede causar efectos secundarios graves y no siempre funciona. Algunas mujeres a las que se les realiza un cerclaje por tener el cuello uterino corto podrían experimentar un parto prematuro. Debes comprender los riesgos del cerclaje cervical y si el procedimiento podría ser beneficioso para ti y tu bebé.

Por qué se realiza

Antes del embarazo, el cuello del útero está cerrado, largo y firme. Durante el embarazo, el cuello del útero se ablanda, disminuye en longitud (borramiento) y se abre (dilata) al prepararse para el parto. Sin embargo, si tienes un cuello uterino deficiente o corto, este puede comenzar a abrirse demasiado pronto. En consecuencia, puedes sufrir un aborto espontáneo o tener un parto prematuro.

Tu profesional de salud puede recomendarte que te realices un cerclaje cervical durante el embarazo para prevenir un parto prematuro si presentas lo siguiente:

  • Antecedentes de pérdidas de embarazos en el segundo trimestre relacionadas con la dilatación cervical sin dolor y sin trabajo de parto o desprendimiento de la placenta (cerclaje cervical indicado por historia clínica)
  • Un cerclaje anterior debido a dilatación cervical sin dolor en el segundo trimestre
  • Dilatación indolora del cuello del útero diagnosticada en el segundo trimestre
  • Una longitud corta del cuello uterino (menos de 25 milímetros), detectada antes de las 24 semanas de gestación, en un embarazo único

El cerclaje cervical no es adecuado para todas las pacientes que presenten riesgo de tener un parto prematuro. El profesional de salud puede no recomendar un cerclaje cervical si tienes lo siguiente:

  • Sangrado vaginal activo
  • Trabajo de parto prematuro
  • Una infección intrauterina
  • Ruptura prematura de membranas, cuando la membrana llena de líquido que rodea y amortigua al bebé durante el embarazo (saco amniótico) tiene pérdidas o se rompe antes de la semana 37 de embarazo
  • Un embarazo múltiple
  • Una anomalía fetal incompatible con la vida
  • Prolapso de las membranas fetales (un trastorno en el que el saco amniótico sobresale por la abertura del cuello del útero)

Riesgos

Los riesgos asociados con el cerclaje cervical incluyen:

  • Inflamación de las membranas fetales debido a una infección bacteriana
  • Sangrado vaginal
  • Un desgarro en el cuello uterino (laceración cervical)
  • Ruptura prematura de las membranas: cuando la membrana llena de líquido que rodea y amortigua al bebé durante el embarazo (saco amniótico) tiene pérdidas o se rompe antes de la semana 37 de embarazo
  • Desplazamiento de las suturas

Después de un cerclaje cervical, comunícate de inmediato con tu profesional de salud si tienes pérdida de líquido de la vagina, lo cual es una señal de ruptura prematura de las membranas. Tu profesional de salud te recomendará la extracción del cerclaje cervical antes de lo previsto si tienes ruptura prematura de las membranas o si tienes síntomas que indiquen que tienes una infección uterina.

Cómo prepararse

Antes del cerclaje cervical, tu profesional de salud te realizará una ecografía para revisar los signos vitales de tu bebé y descartar cualquier defecto congénito significativo. Es posible que tu profesional de salud tome una muestra de las secreciones cervicales o realice una amniocentesis (procedimiento en el que se extrae una muestra de líquido amniótico del útero) para detectar una infección. Si tienes una infección, no se colocará un cerclaje.

Idealmente, un cerclaje cervical indicado por historia clínica se realiza entre las semanas 12 y 14 de embarazo. Sin embargo, es posible realizarlo hasta la semana 23 de embarazo si un examen pélvico o una ecografía indica que el cuello uterino está empezando a abrirse. Por lo general, se evita el cerclaje cervical después de la semana 24 de embarazo debido al riesgo de romper el saco amniótico y provocar un parto prematuro.

Lo que puedes esperar

Por lo general, el cerclaje cervical se realiza como un procedimiento ambulatorio en un hospital o centro de cirugía bajo anestesia regional o general. La mayoría de los procedimientos de cerclaje cervical se realizan a través de la vagina.

El cerclaje cervical se puede hacer a través del abdomen si el cerclaje transvaginal no tiene éxito o es anatómicamente difícil debido a un cuello uterino extremadamente corto, lacerado o cicatrizado.

Durante el procedimiento

Durante el cerclaje cervical transvaginal, el profesional de salud introducirá un espéculo en la vagina y sujetará el cuello uterino con un fórceps de anillo. Podría usar una ecografía como guía. Es probable que el profesional de salud utilice los cerclajes cervicales de Macdonald o Shirodkar. Los datos sugieren que no existen diferencias significativas en los resultados entre los dos métodos.

Durante el cerclaje cervical de McDonald, el profesional de salud usará una aguja para hacer puntos de sutura alrededor de la parte externa del cuello uterino. Luego, atará los extremos de las suturas para cerrar el cuello del útero.

Durante el método Shirodkar, tu profesional de salud utilizará el fórceps de anillo para tirar del cuello uterino hacia él mientras tira de las paredes laterales de la vagina hacia atrás. Luego, hará pequeñas incisiones en el cuello del útero donde se une con el tejido vaginal. Después, pasará una aguja con cinta a través de las incisiones y cerrará el cuello del útero. El profesional de salud podría usar puntos de sutura para reposicionar el tejido vaginal afectado por las incisiones.

Durante el cerclaje cervical transabdominal, el profesional de salud hará una incisión en el abdomen. Es posible que eleve el útero para poder acceder mejor a tu cuello uterino. Luego, el profesional de salud usará una aguja para colocar cinta alrededor del conducto estrecho que conecta la parte inferior del útero con el cuello uterino y para cerrar el cuello uterino. A continuación, volverá a colocar el útero en su lugar y cerrará la incisión. También es posible realizar el procedimiento por vía laparoscópica.

Después del procedimiento

Después del cerclaje cervical, tu profesional de salud realizará una ecografía para controlar el bienestar de tu bebé.

Es posible que tengas algunas manchas, calambres y dolor al orinar durante unos días. Se recomienda el acetaminofeno (por ejemplo, Tylenol) para el dolor o malestar. Si tu profesional de salud utilizó suturas para reponer el tejido vaginal afectado por las incisiones en el cuello uterino, es posible que notes que la expulsión del material en el plazo de dos a tres semanas a medida que se disuelven las suturas.

Si tuviste un cerclaje cervical indicado por historia clínica, es probable que puedas irte a casa después de recuperarte de la anestesia. Como medida de precaución, tu profesional de salud puede recomendar evitar las relaciones sexuales durante unas semanas o más, dependiendo de la razón del cerclaje.

Si tuviste un cerclaje cervical debido a que el cuello uterino ya había comenzado a abrirse o una ecografía indicó que el cuello uterino es corto, es posible que debas permanecer en el hospital para observación. Como medida de precaución, tu profesional de salud puede recomendar limitar la actividad física y las relaciones sexuales hasta el parto.

Tu profesional de salud seguirá controlándote de cerca para detectar signos o síntomas de parto prematuro.

Extracción del cerclaje cervical

El cerclaje cervical transvaginal suele retirarse aproximadamente en la semana 37 de embarazo o al comienzo del trabajo de parto prematuro.

Por lo general, el cerclaje McDonald se retira en el consultorio del profesional de salud sin anestesia, mientras que es posible que el cerclaje Shirodkar se deba retirar en un hospital o en un centro quirúrgico. Después de que te hayan retirado el cerclaje cervical transvaginal, por lo general, podrás retomar tus actividades habituales mientras esperas que comience el trabajo de parto naturalmente.

Si esperas que te realicen una cesárea y planeas tener hijos en el futuro, podrías optar por conservar el cerclaje cervical Shirodkar durante tu embarazo y después de que nazca el bebé. Sin embargo, es posible que el cerclaje pueda afectar tu futura fertilidad. Consulta con tu profesional de salud acerca de tus opciones.

Si te sometiste a un cerclaje cervical transabdominal, deberán realizarte otra incisión abdominal para retirar el cerclaje. Como resultado, se suele recomendar una cesárea. El bebé nacerá a través de una incisión realizada arriba del cerclaje. Durante la cesárea, puedes solicitar que te retiren el cerclaje o que lo dejen en su lugar para futuros embarazos.

Resultados

La eficacia del cerclaje cervical es un tema de debate.

Las investigaciones sugieren que el cerclaje cervical reduce el riesgo de parto prematuro en las mujeres con insuficiencia cervical comprobada. Sin embargo, el momento en el que se realiza el cerclaje cervical también puede afectar el resultado. El cerclaje cervical de emergencia que se realiza en los casos de cambio cervical avanzado y prolapso de las membranas tiene un resultado más deficiente.

Nov. 20, 2018
References
  1. Berhella V. Cervical insufficiency. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 15, 2018.
  2. Norwitz ER, et al. Transabdominal and laparoscopic cervicoisthmic cerclage. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 15, 2018.
  3. Norwitz ER. Transvaginal cervical cerclage. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 15, 2018.
  4. American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG) Committee on Practice Bulletins — Obstetrics. ACOG Practice Bulletin No.142: Cerclage for the Management of Cervical Insufficiency. American College of Obstetricians and Gynecologists. Obstetrics and Gynecology. 2014;123:372.
  5. Gabbe SG, et al., ed. Cervical insufficiency. In: Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. 7th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed Feb. 15, 2018.
  6. Alfirevic Z, et al. Cervical stitch (cerclage) for preventing preterm birth in singleton pregnancy. Cochrane Database of Systematic Reviews. http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD008991.pub3/abstract. Accessed Feb. 15, 2018.
  7. Rafael TJ, et al. Cervical stitch (cerclage) for preventing preterm birth in multiple pregnancy. Cochrane Database of Systematic Reviews. http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD009166.pub2/abstract. Accessed Feb. 15, 2018.