La biopsia de médula ósea y la aspiración de médula ósea son procedimientos que permiten extraer y analizar la médula ósea (el tejido esponjoso que se encuentra en el interior de algunos de los huesos más largos).

La aspiración y la biopsia de médula ósea pueden indicar si la médula ósea se encuentra sana y si produce las cantidades normales de células sanguíneas. Los médicos utilizan estos procedimientos para diagnosticar y controlar las enfermedades de la sangre y de la médula, como algunos tipos de cáncer y fiebre de origen desconocido.

La médula ósea está formada por una parte líquida y una parte más sólida. En una biopsia de médula ósea, el médico utiliza una aguja para extraer una muestra de la parte sólida. En una aspiración de médula ósea, se utiliza una aguja para extraer una muestra de la parte líquida.

La aspiración y la biopsia de médula ósea suelen realizarse al mismo tiempo. Juntos, estos dos procedimientos pueden denominarse «estudio de médula ósea».

Nov. 27, 2014