Descripción general

El botulismo es una enfermedad poco frecuente, pero grave causada por las toxinas de las bacterias llamadas «Clostridium botulinum».

Las tres formas frecuentes del botulismo son:

  • Botulismo alimentario. Las bacterias nocivas crecen y producen la toxina en entornos con poco oxígeno, como en los alimentos enlatados.
  • Botulismo por herida. Si esas bacterias entran a través de un corte, pueden causar una infección peligrosa que produce la toxina.
  • Botulismo infantil. Esta forma más frecuente de botulismo comienza después de que las esporas bacterianas del Clostridium botulinum crecen en el tracto intestinal del bebé. Por lo general, sucede entre los 2 y los 8 meses de edad.

Todos los tipos de botulismo pueden ser mortales y se consideran emergencias médicas.

Síntomas

Botulismo alimentario

Los signos y síntomas del botulismo alimentario, por lo general, comienzan entre 12 y 36 horas después de que la toxina entra en el cuerpo. Sin embargo, el comienzo de los síntomas puede variar entre unas pocas horas y varios días, según la cantidad de toxina ingerida. Los signos y síntomas del botulismo alimentario son:

  • Dificultad al tragar o hablar
  • Boca seca
  • Debilidad en ambos lados del rostro
  • Visión borrosa o doble
  • Caída de los párpados
  • Problemas para respirar
  • Náuseas, vómitos y calambres abdominales
  • Parálisis

Botulismo por herida

La mayoría de las personas que contraen botulismo por herida se inyectan drogas varias veces al día, por lo que es difícil saber con seguridad cuánto tiempo tardan en aparecer los signos y los síntomas después de que la toxina entra en el cuerpo. Los signos y síntomas del botulismo por herida son:

  • Dificultad al tragar o hablar
  • Debilidad en ambos lados del rostro
  • Visión borrosa o doble
  • Caída de los párpados
  • Problemas para respirar
  • Parálisis

Botulismo infantil

Si el botulismo infantil está relacionado con los alimentos, como la miel, los problemas suelen comenzar dentro de las 18 a 36 horas después de que la toxina entra en el cuerpo del bebé. Algunos de los signos y síntomas son:

  • Estreñimiento (por lo general, es el primer signo)
  • Movimientos desmadejados debidos a debilidad muscular y a problemas para controlar la cabeza
  • Llanto débil
  • Irritabilidad
  • Babeo
  • Caída de los párpados
  • Cansancio
  • Dificultad para succionar o alimentarse
  • Parálisis

Ciertos signos y síntomas no suelen aparecer con el botulismo. Por ejemplo, el botulismo, generalmente, no aumenta la presión arterial ni la frecuencia cardíaca, ni causa fiebre ni desorientación. Sin embargo, a veces, el botulismo por herida puede causar fiebre.

Cuándo consultar al médico

Busca atención médica urgente si sospechas que tienes botulismo. El tratamiento temprano aumenta las posibilidades de supervivencia y disminuye el riesgo de complicaciones.

Buscar atención médica de inmediato también puede alertar a las autoridades de salud pública. Entonces, pueden evitar que otras personas coman alimentos contaminados.

Causas

Botulismo infantil

Los bebés contraen botulismo infantil después de consumir las esporas de las bacterias, que luego crecen y se multiplican en los tractos intestinales y desarrollan toxinas. La causa del botulismo infantil puede ser la miel, pero es más probable que sea la exposición al suelo contaminado con la bacteria.

Botulismo alimentario

A menudo, el botulismo alimentario es causado por los alimentos envasados caseros que tienen un bajo nivel de ácido, tales como los ejotes, el maíz y la remolacha. Una causa frecuente de la enfermedad en Alaska es el marisco fermentado. Sin embargo, la enfermedad también se ha producido por pimientos picantes, papas horneadas envueltas en papel de aluminio y aceite infundido con ajo.

Comer alimentos que contienen la toxina altera la función nerviosa, lo cual provoca una parálisis.

Botulismo por herida

Cuando la bacteria Clostridium botulinum entra en una herida —posiblemente a causa de una lesión que podrías no notar— puede multiplicarse y producir la toxina. El botulismo por herida ha aumentado en las últimas décadas en las personas que se inyectan heroína, que puede contener esporas de la bacteria. De hecho, este tipo de botulismo es más frecuente en las personas que se inyectan heroína de alquitrán negro.

¿Hay beneficios para la toxina botulínica?

Podrías preguntarte cómo algo tan tóxico podría ser beneficioso, pero los científicos han descubierto que el efecto paralizante de la toxina botulínica la hace útil en ciertas circunstancias.

La toxina botulínica se ha utilizado para reducir las arrugas faciales mediante la prevención de la contracción de los músculos que están debajo de la piel, y para las afecciones médicas, tales como los espasmos de los párpados y la sudoración intensa de las axilas. Sin embargo, se han producido casos inusuales de efectos secundarios graves, como parálisis muscular que se extiende más allá de la zona tratada, con el uso de la toxina botulínica por razones médicas.

Complicaciones

Debido a que afecta el control muscular a través del cuerpo, la toxina botulínica puede causar muchas complicaciones. El peligro más inmediato sería que no puedas respirar, que es la causa más frecuente de muerte por botulismo. Otras complicaciones, que pueden requerir rehabilitación, son las siguientes:

  • Dificultad para hablar
  • Problemas para tragar
  • Debilidad prolongada
  • Fatiga
  • Dificultad para respirar

Prevención

Utiliza las técnicas de envasado adecuadas

Asegúrate de utilizar las técnicas adecuadas al envasar los alimentos en el hogar para garantizar que todos los gérmenes del botulismo que están presentes en los alimentos se hayan destruido:

  • Cocina esos alimentos a presión, a 250 °F (121 °C) durante 20 a 100 minutos, según el alimento.
  • Considera hervir estos alimentos durante 10 minutos antes de servirlos.

Prepara y almacena los alimentos de forma segura

  • No comas alimentos en conserva si el envase está abultado o si la comida huele mal. Sin embargo, el gusto y el olfato no siempre detectan la presencia de Clostridium botulinum. Algunas cepas no hacen que los alimentos huelan mal o tengan un sabor inusual.
  • Si envuelves las papas en papel de aluminio antes de hornearlas, consúmelas calientes o guárdalas en el refrigerador, no a temperatura ambiente.
  • Almacena los aceites infusionados con ajo o con hierbas en el refrigerador.

Botulismo infantil

Para reducir el riesgo de padecer botulismo infantil, evita darles miel, incluso una pequeña degustación, a los bebés menores de 1 año.

Botulismo por herida

Para prevenir el botulismo por herida y otras enfermedades graves de transmisión hemática, nunca te inyectes o inhales drogas ilegales.

June 13, 2015
References
  1. Pegram PS, et al. Botulism (Botulismo). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 5 de mayo de 2015.
  2. Botulism (Botulismo). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://www.cdc.gov/nczved/divisions/dfbmd/diseases/botulism/. Último acceso: 7 de mayo de 2015.
  3. Longo DL, et al. Botulism (Botulismo). En: Harrison’s Principles of Internal Medicine (Principios de Medicina Interna de Harrison). 18.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://accessmedicine.com. Último acceso: 5 de mayo de 2015.
  4. Goldsmith LA, et al., eds. Botulinum toxin (Toxina botulínica). En: Fitzpatrick’s Dermatology in General Medicine (Dermatología en medicina general de Fitzpatrick). 8.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 11 de mayo de 2015.
  5. Chalk C, et al. Medical treatment for botulism (Tratamiento médico para el botulismo). Cochrane Database of Systematic Reviews (Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas). http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD008123.pub3/abstract. Último acceso: 11 de mayo de 2015.
  6. Principles of home canning (Principios del envasado doméstico). National Center for Home Food Preservation (Centro Nacional para la Preservación de Alimentos en el Hogar). http://nchfp.uga.edu/publications/publications_usda.html. Último acceso: 11 de mayo de 2015.
  7. Rosow LK, et al. Infant botulism: Review and clinical update (Botulismo infantil: revisión y actualización clínica). Pediatric Neurology (Neurología Pediátrica) 2015;52:487.