Prednisona y otros corticosteroides

Considera los riesgos y beneficios de los corticosteroides, como la prednisona, cuando elijas un medicamento.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Los medicamentos corticosteroides — incluyendo la cortisona, la hidrocortisona y la prednisona — son útiles para tratar muchos problemas como es el caso de sarpullido, lupus y asma. Pero estos medicamentos también implican un riesgo de efectos secundarios graves. Trabajando junto con tu médico puedes tomar medidas para reducir estos efectos secundarios y lograr que los beneficios del tratamiento con corticosteroides sean mayores que los riesgos.

¿Cómo trabajan los corticosteroides?

Los corticosteroides imitan los efectos de las hormonas que produce tu cuerpo de forma natural en tus glándulas suprarrenales, las cuales se encuentran en la parte superior de tus riñones. Cuando se prescriben en dosis que exceden los niveles usuales de tu cuerpo, los corticosteroides eliminan la inflamación. Esto puede reducir los signos y síntomas de las enfermedades inflamatorias como la artritis y el asma.

Los corticosteroides también inhiben el sistema inmunitario, lo que puede ayudar a controlar las enfermedades en las que el sistema inmunitario ataca por error sus propios tejidos.

¿Cómo se usan los corticosteroides?

Los medicamentos corticosteroides se usan para tratar artritis reumatoide, lupus, asma, alergias y muchas otras enfermedades. También tratan la enfermedad de Addison, en la que las glándulas suprarrenales no son capaces de producir ni la más mínima cantidad de corticosteroides que el cuerpo necesita. Y estos medicamentos también ayudan a inhibir el sistema inmunitario para prevenir el rechazo de un órgano en los receptores de trasplante.

Puedes tomar corticosteroides:

  • Por vía oral. Las tabletas, cápsulas o jarabes ayudan a tratar la inflamación y el dolor asociado con ciertas enfermedades crónicas, como artritis reumatoide y lupus.
  • Por inhalador y aerosol intranasal. Estas formas ayudan a controlar la inflamación relacionada con asma y alergias nasales.
  • De forma tópica. Las cremas y ungüentos pueden ayudar a sanar muchos problemas de la piel.
  • Por inyección. A menudo se utiliza esta forma para tratar los signos y síntomas de los músculos y articulaciones, como el dolor e inflamación de la tendinitis.
Nov. 26, 2015