Bultos o cambios en las mamas: la importancia de realizar una evaluación temprana

Cualquier bulto o cambio en las mamas requiere atención médica. Infórmate sobre qué puedes esperar durante un examen mamario clínico, así como qué sucede si es necesario hacer una evaluación más exhaustiva de algún bulto o cambio en las mamas.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si notas un bulto u otro cambio en la mama, quizás te preocupe que se trate de cáncer de mama.

Esto es comprensible. Pero los bultos en las mamas son comunes. Por lo general, no son cancerosos (benignos), en particular en las mujeres jóvenes. Aun así, es importante que un proveedor de atención médica evalúe cualquier bulto en las mamas, en especial si es nuevo o si una mama se siente diferente de la otra.

Cómo se siente el tejido mamario

Las mamas contienen tejidos de distintas texturas, como tejido graso, glandular y conectivo. Algunos síntomas relacionados con las mamas, como la sensibilidad o la formación de bultos, cambian con el ciclo menstrual. La aparición de bultos durante este tiempo puede ser a causa del exceso de líquido en las mamas. El tejido mamario también cambia durante el embarazo y la menopausia, y mientras se toman hormonas.

Cuándo consultar a un proveedor de atención médica

Saber cómo se sienten usualmente las mamas hace que sea más fácil detectar cualquier cambio.

Entre los motivos para consultar a un proveedor de atención médica, podemos mencionar los siguientes:

  • Encuentras un nuevo bulto o engrosamiento en la mama que se siente diferente del tejido que la rodea o de la otra mama.
  • Notas un cambio de tamaño, forma o aspecto de una mama.
  • Tienes un dolor en las mamas que no desaparece después del próximo período.
  • Notas cambios en la piel de las mamas, como picazón, enrojecimiento, descamación, hoyuelos o pliegues.
  • El pezón se ha invertido.
  • Notas una secreción por el pezón.

Qué esperar durante un examen clínico de mama

La evaluación de un tumor mamario generalmente comienza con un examen clínico de las mamas. En este examen, el proveedor de atención médica posiblemente hará esto:

  • Preguntar sobre los síntomas y los factores de riesgo de cáncer de mama o trastornos mamarios benignos
  • Examinarte las mamas y los ganglios linfáticos de la axila, en busca de bultos u otras anomalías
  • Examinarte la piel de las mamas
  • Revisar si hay problemas en los pezones, como inversión o secreción

Si el proveedor de atención médica confirma que tienes un bulto en las mamas u otra área de preocupación, es probable que debas hacerte análisis.

Procedimientos para evaluar un nódulo mamario

Pruebas por imágenes

Para evaluar más a fondo un bulto en las mamas, el proveedor de atención médica podría recomendarte lo siguiente:

  • Mamografía de diagnóstico. Esta radiografía especializada de las mamas muestra los cambios en las mamas. Toma radiografías desde varios ángulos.
  • Ecografía mamaria. Las ondas sonoras crean imágenes del interior de la mama en un monitor. Las imágenes mediante ecografía son útiles para determinar si el bulto de la mama es sólido o está lleno de líquido.
  • Resonancia magnética de las mamas. La máquina de resonancia magnética utiliza un imán y ondas de radio para generar imágenes del interior de la mama. Por lo general, se usa la resonancia magnética de mamas cuando se cuestiona el diagnóstico. Antes de una resonancia magnética de mamas, es posible que se inyecte una sustancia de contraste a través de una vía intravenosa en el brazo para mejorar la apariencia de los tejidos o vasos sanguíneos en las imágenes de la resonancia.

Se están desarrollando y estudiando nuevas pruebas por imágenes para las mamas.

Biopsia mamaria

En este estudio, se extrae una muestra de tejido y se la analiza bajo un microscopio (biopsia). La ecografía o la mamografía pueden ayudar a guiar la aguja y se puede utilizar anestesia local. Las opciones de biopsia mamaria incluyen:

  • Biopsia por aspiración con aguja fina. Con una aguja delgada conectada a una jeringa, se extraen células y líquido del área sospechosa.
  • Biopsia por punción con aguja gruesa. Se utiliza una aguja más grande con una punta especial para extraer una muestra de tejido mamario.
  • Biopsia estereotáctica. La mamografía genera imágenes del área en cuestión desde varios ángulos (imágenes estéreo). Luego, el proveedor de atención médica extrae una muestra de tejido mamario con una aguja.
  • Biopsia asistida por vacío. Una sonda conectada a un dispositivo de vacío extrae una pequeña muestra de tejido mamario.
  • Biopsia quirúrgica por escisión. Se hace una pequeña incisión en la piel y el tejido mamario para extirpar parte o la totalidad de un bulto.

Después de una biopsia, la muestra de tejido se envía a un laboratorio para su análisis. El proveedor de atención médica explica los resultados.

Seguimiento tras una evaluación de nódulo mamario

Si el tumor mamario no es canceroso, el proveedor de atención médica decidirá si necesitas someterte a un control a corto plazo con exámenes mamarios clínicos o repetir las pruebas por imágenes de las mamas. Es posible que debas regresar en dos o tres meses para controlar si hubo cambios en la mama. Consulta con tu proveedor de atención médica si notas cambios en el tumor u otros signos que sean motivo de preocupación.

Si el diagnóstico es dudoso, es posible que se consulte a un cirujano u otro especialista. Sin embargo, aunque el diagnóstico sea dudoso (por ejemplo, el examen mamario clínico y la mamografía muestran áreas de sospecha), la biopsia puede revelar tejido benigno.

Un bulto canceroso en la mama requiere tratamiento. El tipo de tumor, junto con otros factores, determinarán las opciones de tratamiento disponibles.

Aug. 11, 2022 See more In-depth