Inclina la balanza en una meseta de adelgazamiento

En algún momento, la mayoría de las personas experimentan una meseta durante su travesía para adelgazar. Para superar la meseta, deberás inclinar el balance energético reduciendo o quemando más calorías al aumentar el ejercicio.

By Jessica Holst

En algún momento, la mayoría de las personas experimentan una meseta durante su travesía para adelgazar. Las mesetas pueden durar desde unos pocos días hasta un par de semanas y, en ocasiones, incluso algunos meses.

En lugar de desanimarte cuando la escala parezca estancada, intenta pensar en este leve contratiempo como un recordatorio de las grandes cosas que has estado haciendo. Las mesetas se presentan cuando has sido constante con la alimentación sana y con el ejercicio. Son la manera que tiene el cuerpo de decirte: «He dominado lo que he estado haciendo. Necesito hacer cambios y desafiarme a mí mismo».

Entonces, ¿qué sucede exactamente cuando llegas a una meseta? En primer lugar, considera el cambio en el peso desde un panorama general. Tu cuerpo necesita cierta cantidad de energía, en la forma de calorías, solo para vivir: para respirar y para que los órganos lleven a cabo otras funciones normales. Este es tu metabolismo o tu índice metabólico en descanso. Tu cuerpo también usa la energía para digerir los alimentos y para realizar actividades básicas, como escuchar música o leer un libro, y hacer ejercicio.

Un tanque más pequeño para llenar

Esta es otra manera de ver la meseta de adelgazamiento: Piensa en tu cuerpo como si fuera un vehículo. Para bajar de peso, debes reducir las calorías o aumentar la actividad física para quemar más calorías. Hacer ambas cosas es ideal. Con el tiempo, a medida que bajas de peso, tu cuerpo no necesita tantas calorías para funcionar porque hay menos cuerpo.

Puedes comparar la energía que tu cuerpo necesita con el combustible de un vehículo. Un gran vehículo utilitario necesita más combustible para llenar su tanque que un automóvil compacto. A medida que bajas de peso, tu vehículo (en este caso tu cuerpo) necesita menos combustible (menos calorías) para funcionar. Esto significa que deberás adaptarte si quieres adelgazar más. Para superar la meseta, deberás inclinar el balance energético reduciendo o quemando más calorías al aumentar el ejercicio. Esto puede ser tan fácil como omitir platos en la cena o usar las escaleras en lugar del ascensor tanto como puedas. Los pequeños cambios realmente suman.

Cinco pasos para superar una meseta de adelgazamiento

Aquí te presentamos algunos de los problemas frecuentes que pueden causar una interrupción en tu travesía para adelgazar y algunas sugerencias para superarlos.

  1. Busca otras maneras para medir tus triunfos. Por ejemplo, cómo te sienta la ropa, tus medidas corporales, tu estado físico, y tu nivel de seguridad y de energía.
  2. Evalúa tus hábitos alimentarios y de ejercicio. ¿Has sido permisivo al medir tus porciones o al registrar tu consumo de alimentos? ¿Has estado reduciendo tus ejercicios durante tu entrenamiento? A veces, cuando dejas de prestar atención, el tamaño de las porciones y el consumo total de calorías aumentan. Es posible que debas disminuir el consumo de energía, aumentar el gasto energético o poner en práctica ambas opciones.
  3. Concéntrate en patrones a largo plazo en lugar de hacerlo en los cambios diarios. Así como comer una ensalada no te hace más saludable, darte un gusto de vez en cuando tampoco te genera complicaciones de salud. Presta atención a tus elecciones de alimentos durante varios días. ¿La mayoría de las veces eliges alimentos para aportarle energía y nutrición a tu dieta?
  4. ¿Ya has alcanzado tus objetivos? ¿Estos son realistas? Quizás sea momento de revaluar y plantearte nuevos objetivos.
  5. ¿Tu objetivo de peso es adecuado según tu sexo, estatura y edad? Cuando comienzas a adelgazar al principio, es posible que pierdas tanto músculo como grasa. Hacer ejercicio te permite desarrollar músculos. Estos queman más energía y pesan más que la grasa. Cuando tienes más masa muscular, puedes quemar más calorías en reposo; asimismo, puedes lucir más esbelto y tener menos grasa.
Dec. 09, 2016 See more In-depth

Ver también

  1. Aumenta tu confianza para adelgazar
  2. Conseguir el apoyo que necesitas
  3. Analizadores de grasa corporal
  4. Grasa corporal: ¿qué sucede con la grasa eliminada?
  5. Desayuno
  6. Calorie calculator
  7. Carbohidratos
  8. Comprueba si estás preparado para perder peso
  9. Calcular las calorías
  10. No permitas que la balanza te abrume
  11. Pérdida de peso en pocas semanas: ¿cuál es el problema?
  12. Evita el diálogo interno negativo
  13. Meseta de adelgazamiento
  14. Hidradenitis supurativa: consejos para bajar de peso
  15. Grasa parda
  16. ¿Las dietas yoyó te hacen engordar?
  17. Mantén la atención en la visión a largo plazo
  18. Pérdida de peso: cinco consejos que funcionan
  19. Mantén un peso saludable si tienes artritis psoriásica
  20. BMI and waist circumference calculator
  21. Aumento de peso después de la menopausia
  22. El metabolismo y el adelgazamiento
  23. ¿Acelerar el metabolismo para perder peso?
  24. Resoluciones de Año Nuevo
  25. El sueño y el aumento de peso: ¿qué relación existe entre ambos?
  26. Sueño: el hábito saludable que promueve el adelgazamiento
  27. Comidas para controlar el peso
  28. Metabolismo lento
  29. Soluciones para superar los contratiempos relacionados con el adelgazamiento
  30. ¿Confianza de verano? Es posible
  31. Pérdida de peso en los adolescentes
  32. Dos tipos de objetivos para la pérdida de peso
  33. El tamaño de la cintura puede ser un factor pronóstico de la expectativa de vida
  34. Estrategias para adelgazar
  35. Weight Loss After Breast Cancer
  36. Bajar de peso después del embarazo
  37. Objetivos para bajar de peso
  38. Preparación para adelgazar
  39. Pérdida de peso: Establece un objetivo realista
  40. Hipnosis para la pérdida de peso