Leche de fórmula: 7 pasos para prepararla de manera segura

¿Estás midiendo de manera correcta la cantidad de leche de fórmula de tu bebé? ¿La estás almacenando de manera correcta? ¿Tienes los utensilios limpios? Para asegurarte, sigue estos siete pasos.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Escogiste con cuidado la leche de fórmula para tu bebé, pero ¿la estás preparando bien? Sigue estos pasos para garantizar una buena nutrición y para evitar enfermedades relacionadas con los alimentos.

1. Verifica la fecha de vencimiento

Busca la fecha de vencimiento o donde dice «consumir antes de» en el envase de la leche de fórmula. Si ya pasó la fecha de vencimiento, no se podrá saber con seguridad la calidad de la leche. No compres ni uses leche de fórmula para lactantes vencida.

2. Lávate las manos

Antes de preparar la leche de fórmula, lávate bien las manos con agua y jabón. Sécate bien las manos.

3. Prepara el biberón

Esteriliza los biberones, tetinas, tapas y anillos antes de usarlos por primera vez. Puedes hervir el biberón y los accesorios en agua durante cinco minutos, usar un esterilizador a vapor para microondas o un esterilizador a vapor eléctrico independiente.

Después del primer uso, no es necesario esterilizar el biberón y los accesorios. Lávalos con agua y jabón y deja que se sequen solos. Puedes usar un cepillo para biberón y tetina para limpiar los pliegues y recovecos. También puedes usar el lavavajillas.

4. Agrega agua al líquido concentrado o a la leche de fórmula

Si usas líquido concentrado o leche de fórmula, tendrás que agregar agua. Sigue las instrucciones del fabricante sobre cuánta agua usar.

Puedes usar cualquier tipo de agua limpia (del grifo o embotellada) para preparar el líquido concentrado o la leche de fórmula. Si usas agua de pozo o si te preocupa la pureza del suministro de agua, habla con el médico de tu bebé o con el departamento de aguas. El agua de pozo debe analizarse de manera regular. Para destruir las bacterias que podrían estar presentes en el agua municipal, usa agua del grifo que haya hervido durante un minuto y que se haya enfriado rápidamente a temperatura corporal, 98,6 °F (37 °C). A continuación, mezcla el agua con la leche de fórmula.

También es importante considerar la cantidad de fluoruro en el agua que usas para preparar el líquido concentrado o la leche de fórmula en polvo de tu bebé. La exposición al fluoruro durante la infancia ayuda a prevenir la caries dentaria en este período. Sin embargo, mezclar habitualmente leche de fórmula concentrada en polvo o líquida con agua fluorada puede aumentar el riesgo de que tu hijo presente líneas o manchas de color blanco pálido en los dientes (fluorosis) si estos tipos de leche de fórmula son la principal fuente de alimentación del niño.

Si te preocupa la fluorosis, analiza las maneras de minimizar la exposición de tu bebé al fluoruro. Por ejemplo, puedes utilizar una leche maternizada lista para usar que contenga poca cantidad de fluoruro o bien usar, de manera alternada, agua del grifo fluorada y agua embotellada con bajo contenido de fluoruro (como el agua embotellada purificada, desmineralizada, desionizada o destilada) para preparar la leche de fórmula concentrada. Sin embargo, si alimentas a tu bebé únicamente con leche de fórmula lista para usar o con leche de fórmula concentrada mezclada con agua con bajo contenido de fluoruro, el médico de tu bebé puede recomendar que le des suplementos de fluoruro a partir de los 6 meses.

5. Mide la cantidad de leche de fórmula

Leche de fórmula lista para usar:

  • Agita bien la leche de fórmula.
  • Vierte la cantidad de leche de fórmula necesaria para una ingesta dentro de un biberón limpio.
  • Solo utiliza leche de fórmula; no agregues agua ni ningún otro líquido.
  • Coloca la tetina y la tapa.

Para la leche de fórmula líquida concentrada:

  • Agita el líquido concentrado antes de mezclarlo con agua.
  • Vierte la cantidad de leche de fórmula indicada para una porción dentro de un biberón que ya contenga la cantidad de agua correspondiente.
  • Coloca la tetina y la tapa, y agítalo bien.

Para la leche de fórmula en polvo:

  • Determina la cantidad de leche de fórmula que quieres preparar y sigue las instrucciones del envase.
  • Usa una taza medidora para medir la cantidad de agua que se necesita y, luego, agrega el agua en el biberón.
  • Usa la cuchara que viene en el envase de la leche de fórmula. Llena la cuchara con la leche de fórmula en polvo. Agrega la cantidad de cucharadas que se necesiten.
  • Vierte la cucharada o las cucharadas dentro del biberón.
  • Coloca la tetina y la tapa, y agítalo bien.

6. Entibia la leche de fórmula si es necesario

Está bien si le das la leche de fórmula a temperatura ambiente o incluso fría a tu bebé. Si prefiere la leche de fórmula tibia, coloca el biberón lleno en un bol con agua caliente y déjalo reposar unos minutos; también puedes calentar el biberón debajo del agua corriente. La leche de fórmula debe sentirse tibia, no caliente.

No calientes los biberones en el microondas. La leche de fórmula puede calentarse de forma despareja y generar puntos calientes que podrían hacer que el bebé se queme la boca.

Desecha la leche de fórmula sobrante al final de cada alimentación si ha pasado más de una hora desde el comienzo de la alimentación. Resiste el impulso de refrigerar el biberón una vez que lo hayas usado para alimentar a tu bebé, ya que las bacterias de la boca del bebé aún pueden multiplicarse en el refrigerador.

7. Guarda la leche de fórmula de manera segura

Si utilizas leche de fórmula lista para usar, cubre y refrigera la leche de fórmula sin usar de un recipiente recién abierto. Desecha toda la leche de fórmula restante que haya estado en el refrigerador por más de 48 horas.

Si preparas y llenas varios biberones de líquido concentrado o leche de fórmula en polvo a la vez:

  • Etiqueta cada biberón con la fecha en la que se preparó la leche de fórmula.
  • Refrigera los biberones adicionales hasta que los necesites.
  • Desecha toda la leche de fórmula preparada que haya estado en el refrigerador por más de 24 horas.

Si no estás seguro de si un determinado recipiente o biberón de leche de fórmula es seguro o no, deséchalo. No congeles la leche de fórmula, ya que esto puede hacer que los componentes del producto se descompongan.

Nov. 20, 2018 See more In-depth