Descripción general

La vitamina A (retinol, ácido retinoico) es un nutriente importante para la visión, el crecimiento, la división celular, la reproducción y la inmunidad. También tiene propiedades antioxidantes. Los antioxidantes son sustancias que pueden proteger las células contra los efectos de los radicales libres, es decir, moléculas generadas cuando el cuerpo descompone los alimentos o cuando se lo expone al humo de tabaco y a la radiación. Los radicales libres podrían influir en las enfermedades cardíacas, el cáncer y otras enfermedades.

La vitamina A está presente en muchos alimentos, como la espinaca, los productos lácteos y el hígado. Otras fuentes son los alimentos ricos en betacaroteno, como los vegetales de hoja, las zanahorias y el melón cantalupo. Tu cuerpo transforma los betacarotenos en vitamina A.

Como suplemento oral, la vitamina A beneficia principalmente a las personas que llevan una mala alimentación o una dieta limitada, o que tienen una afección que aumenta la necesidad de tomar vitamina A, como enfermedades pancreáticas, enfermedades oculares o sarampión. Si tomas vitamina A por sus propiedades antioxidantes, ten en cuenta que los suplementos podrían no ofrecerte los mismos beneficios que los antioxidantes que se encuentran naturalmente en la comida.

La cantidad diaria recomendada de vitamina A es de 900 microgramos (μg) para los hombres adultos y de 700 μg para las mujeres adultas.

Evidencia

Las investigaciones sobre el uso de vitamina A por vía oral para afecciones específicas demuestran lo siguiente:

  • Acné. Las dosis altas de suplementos de vitamina A por vía oral no parecen afectar el acné.
  • Degeneración macular relacionada con la edad. Un importante ensayo clínico demostró que las personas con mayor riesgo de sufrir degeneración macular avanzada relacionada con la edad disminuyeron el riesgo de padecer la afección en un 25 por ciento al tomar una combinación específica de vitaminas que incluía el betacaroteno. No está del todo claro cómo influyó el betacaroteno.
  • Cáncer. No está clara la relación entre el uso de suplementos de vitamina A y la disminución del riesgo de padecer cáncer de pulmón, cáncer de próstata y otros tipos de cáncer.
  • Sarampión. Los suplementos de vitamina A se recomiendan para los niños con sarampión que corren mayor riesgo de tener deficiencia de vitamina A. Las investigaciones sugieren que la administración de suplementos podría reducir la muerte a causa de sarampión.
  • Deficiencia de vitamina A. Las personas con bajos niveles de vitamina A parecen beneficiarse más, en su mayoría, de los suplementos de vitamina A. Este tipo de deficiencia no es frecuente en los Estados Unidos. La deficiencia de vitamina A provoca anemia y ojos secos.

Más allá del uso como suplemento oral, la vitamina A se utiliza en cremas tópicas para reducir las arrugas finas, las manchas y las asperezas en la piel, y para tratar el acné.

Nuestra recomendación

Yellow light: Caution

Precaución

Una dieta sana y variada le aporta suficiente vitamina A a la mayoría de las personas. Si estás interesado en las propiedades antioxidantes de esta vitamina, las fuentes alimentarias son lo mejor. No está claro si los suplementos de vitamina A ofrecen los mismos beneficios que los antioxidantes que se encuentran naturalmente en la comida. Demasiada vitamina A puede ser perjudicial y su exceso durante el embarazo se ha vinculado con defectos congénitos.

Seguridad y efectos secundarios

El exceso de vitamina A puede ser nocivo. Incluso una única dosis alta (más de 200.000 μg) puede provocar lo siguiente:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Vértigo
  • Visión borrosa

Tomar más de 10.000 μg al día de suplementos de vitamina A por vía oral a largo plazo puede causar lo siguiente:

  • Debilitamiento de los huesos
  • Daño hepático
  • Dolor de cabeza
  • Diarrea
  • Náuseas
  • Irritación de la piel
  • Dolor en las articulaciones y en los huesos
  • Defectos congénitos

Si estás embarazada o si podrías quedar embarazada, habla con tu médico antes de tomar vitamina A. El uso excesivo de vitamina A durante el embarazo se ha vinculado con defectos congénitos.

Interacciones

Algunas de las posibles interacciones son las siguientes:

  • Anticoagulantes. El uso de suplementos de vitamina A por vía oral junto con estos medicamentos que se usan para prevenir la formación de coágulos sanguíneos podría aumentar el riesgo de sufrir sangrado.
  • Bexaroteno (Targretin). Tomar suplementos de vitamina A mientras se usa este medicamento tópico para el cáncer aumenta el riesgo de efectos secundarios del medicamento, como picazón y piel seca.
  • Medicamentos hepatotóxicos. Tomar altas dosis de suplementos de vitamina A puede causar daño hepático. Combinar altas dosis de suplementos de vitamina A con otros fármacos que pueden dañar el hígado podría aumentar el riesgo de padecer una enfermedad hepática.
  • Orlistat (Alli, Xenical). Este medicamento para adelgazar puede disminuir la absorción de las fuentes alimentarias de vitamina A. Tu médico podría recomendarte que tomes un multivitamínico con vitamina A y betacaroteno mientras usas este medicamento.
  • Retinoides. No uses suplementos de vitamina A en forma simultánea con estos medicamentos recetados por vía oral. Esto puede incrementar el riesgo de niveles elevados de vitamina A en sangre.
June 13, 2018