Análisis y diagnósticos

Escrito por personal de Mayo Clinic

Los médicos casi siempre pueden determinar que tienes demencia; sin embargo, no hay una prueba específica que confirme que tienes demencia vascular. El médico determinará si la demencia vascular es la causa más probable de los síntomas que tienes según la información que proporciones, tu historia clínica de accidentes cerebrovasculares o de trastornos del corazón y de los vasos sanguíneos, y los resultados de las pruebas que puedan ayudar a aclarar tu diagnóstico.

Análisis de laboratorio

Si tu expediente médico no contiene valores recientes sobre indicadores clave de la salud del corazón y de los vasos sanguíneos, el médico comprobará lo siguiente:

  • Presión arterial
  • Colesterol
  • Azúcar en sangre

También podrá solicitar pruebas para descartar otras causas posibles de pérdida de memoria y desorientación, como:

  • Trastornos de la tiroides
  • Carencia de vitaminas

Examen neurológico

Es probable que el médico verifique la salud neurológica general al comprobar lo siguiente:

  • Reflejos
  • Tono y fuerza muscular, y qué diferencias o semejanzas hay entre la fuerza de un lado del cuerpo y la del otro
  • Capacidad para levantarse de una silla y caminar por la habitación
  • Sentido del tacto y de la vista
  • Coordinación
  • Equilibrio

Diagnóstico por imágenes del cerebro

Con las imágenes del cerebro se pueden detectar anomalías visibles provocadas por accidentes cerebrovasculares, enfermedades de los vasos sanguíneos, tumores o traumatismos que pueden ocasionar cambios en el pensamiento y el razonamiento. Un estudio de imágenes del cerebro ayuda al médico a centrarse en las causas más probables de los síntomas y descartar otras causas.

Algunos procedimientos con imágenes del cerebro que el médico puede recomendarte como ayuda para diagnosticar la demencia vascular son:

  • Exploración por tomografía computarizada (TC). Para hacerte una exploración por tomografía computarizada del cerebro, te recostarás sobre una camilla que se desliza dentro de una cámara pequeña. Las radiografías atraviesan el cuerpo desde varios ángulos, y una computadora utiliza esta información para crear imágenes transversales detalladas (cortes) del cerebro. La prueba no causa dolor y dura alrededor de 20 minutos.

    Una exploración por tomografía computarizada proporciona información sobre la estructura del cerebro, indica si alguna región se redujo de tamaño y detecta evidencias de accidentes cerebrovasculares, pequeños accidentes cerebrovasculares (accidentes isquémicos transitorios), cambios en los vasos sanguíneos o tumores. A veces recibirás una inyección intravenosa de un medio de contraste que ayudará a destacar determinados tejidos del cerebro.

  • Imágenes por resonancia magnética (RM). En una resonancia magnética se usan ondas de radio y un campo magnético potente para producir imágenes detalladas del cerebro. Debes recostarte sobre una camilla que se desliza dentro de un equipo de resonancia magnética con forma de tubo que produce ruidos intensos de golpeteos mientras genera las imágenes.

    El procedimiento completo puede durar una hora o más. Las resonancias magnéticas no producen dolor; sin embargo, algunas personas sienten claustrofobia dentro del equipo y se alteran por el ruido. Las resonancias magnéticas pueden proporcionar incluso más detalles que las exploraciones por tomografía computarizada en cuanto a accidentes cerebrovasculares, pequeños accidentes cerebrovasculares y anomalías en los vasos sanguíneos.

Ecografía carotídea

En este procedimiento se utilizan ondas sonoras de alta frecuencia para determinar si las arterias carótidas (que se extienden desde cada lado del cuello para irrigar sangre al cerebro) muestran signos de estrechamiento como consecuencia de depósitos de placa o problemas estructurales. La prueba puede comprender una ecografía Doppler, que muestra el movimiento de la sangre por las arterias además de las características estructurales.

Pruebas neuropsicológicas

Este tipo de examen evalúa la capacidad para lo siguiente:

  • Hablar, escribir y entender el lenguaje
  • Trabajar con números
  • Aprender y recordar información
  • Elaborar un plan de acción y resolver un problema
  • Responder con eficacia a situaciones hipotéticas

Las pruebas neuropsicológicas a veces muestran los resultados característicos de personas con diferentes tipos de demencia.  Las personas con demencia vascular suelen tener dificultades excepcionales para analizar un problema y elaborar una solución eficaz.

Suelen tener menos probabilidades de experimentar problemas para aprender nueva información y para recordar cosas que las personas con la enfermedad de Alzheimer, a menos que los problemas que tengan en los vasos sanguíneos afecten a regiones específicas del cerebro que sean importantes para la memoria. Sin embargo, suele haber mucho en común en los resultados de los exámenes de personas con demencia vascular y los de personas con la enfermedad de Alzheimer.

May 02, 2014