Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Escrito por personal de Mayo Clinic

Las personas con algún tipo de demencia y las personas responsables de su cuidado, ya sea demencia vascular o enfermedad de Alzheimer, experimentan una mezcla de emociones, entre ellas confusión, frustración, enojo, temor, incertidumbre, aflicción y depresión.

Cuidar a una persona con demencia

  • Busca apoyo. Muchas personas con demencia y sus familias se benefician con la terapia o servicios de apoyo locales. Comunícate con la filial local de la Alzheimer's Association (Asociación de Alzheimer) para ponerte en contacto con grupos de apoyo, recursos y derivaciones, agencias de atención en el hogar, centros de atención residencial, una línea telefónica de ayuda y seminarios educativos.
  • Alienta. Las personas responsables del cuidado pueden ayudar a la persona a enfrentar la demencia vascular al escuchar, reafirmar a la persona que todavía puede disfrutar de la vida, ofrecer aliento y hacer lo mejor para ayudar a la persona a conservar la dignidad y la autoestima.
  • Ofrece un entorno tranquilo. Un entorno tranquilo y predecible puede ayudar a reducir la angustia y el nerviosismo. Establece una rutina diaria que comprenda actividades placenteras dentro de la zona de comodidad de la persona con demencia vascular.

    Las situaciones nuevas, el exceso de ruido, los grandes grupos de personas, apurarla o presionar a la persona para que recuerde o que le pidan hacer tareas complicadas pueden causar ansiedad. Cuando la persona con demencia se altera, la capacidad para pensar con claridad disminuye todavía más.

Atención para la persona responsable del cuidado

Brindar atención a una persona con demencia es física y emocionalmente exigente. Los sentimientos de enojo y culpa, frustración y desánimo, preocupación y aflicción son frecuentes, así como el aislamiento social. Sin embargo, prestar atención a tus propias necesidades y bienestar es una de las cosas más importantes que puedes hacer por ti y la persona que cuidas.

Si eres la persona responsable del cuidado:

  • Obtén toda la información que puedas sobre la enfermedad. Pregunta al médico de atención primaria o neurólogo acerca de buenas fuentes de información. Los bibliotecarios locales también pueden ayudarte a encontrar buenos recursos.
  • Haz preguntas a médicos, asistentes sociales y otras personas involucradas en la atención de tu ser querido.
  • Pide ayuda a amigos y familiares cuando la necesites.
  • Haz una pausa cada día.
  • Cuida tu salud al consultar con tus propios médicos según tu cronograma, al alimentarte con comidas saludables y al hacer ejercicio.
  • Dedica tiempo a tus amigos, y considera unirte a un grupo de apoyo.
May 02, 2014