Diagnóstico

Los aneurismas de la aorta torácica con frecuencia se detectan durante las pruebas médicas de rutina, como radiografías de tórax, tomografías computarizadas, ecocardiogramas o ecografías abdominales, que suelen solicitarse por otros motivos.

Las pruebas especiales pueden confirmar un aneurisma aórtico si tu médico sospecha que tienes uno. Estas pruebas pueden comprender lo siguiente:

Radiografía de tórax

Primero, el médico puede sospechar que tienes un aneurisma de la aorta torácica al mirar la radiografía de tórax. Tu médico puede descubrir un aneurisma de la aorta torácica en radiografías que pidió para controlar otra enfermedad.

Ecocardiograma

Los aneurismas de la aorta torácica pueden diagnosticarse mediante un ecocardiograma; a menudo, se utiliza esta técnica para realizarles exámenes de detección a los familiares de aquellas personas con este tipo de aneurisma. Un ecocardiograma usa ondas sonoras para capturar imágenes en tiempo real del corazón y de la aorta ascendente.

Los ecocardiogramas muestran el funcionamiento de las cavidades y válvulas cardíacas. A veces, para ver mejor la aorta, tu médico puede recomendarte que te hagas un ecocardiograma transesofágico, en el que las ondas sonoras se generan dentro del cuerpo mediante un dispositivo que desciende por el esófago.

Exploración por tomografía computarizada (TC)

Se trata de una prueba indolora que puede proporcionar al médico imágenes claras de la aorta y detectar la forma y el tamaño de un aneurisma. En una tomografía computarizada, te recuestas en una mesa dentro de una máquina de rayos X con forma de dónut. La tomografía computarizada utiliza rayos X para generar imágenes transversales del cuerpo. Es posible que los médicos inyecten un medio de contraste en los vasos sanguíneos que sirve para que las arterias sean más visibles en las imágenes de la tomografía computarizada (angiografía por tomografía computarizada).

Una desventaja de utilizar la tomografía computarizada para detectar y controlar aneurismas aórticos es la exposición a la radiación, en particular para las personas que necesitan controles frecuentes, por ejemplo, las que sufren del síndrome de Marfan. Sin embargo, en determinados centros médicos pueden utilizarse técnicas de tomografía computarizada más modernas para reducir la exposición a la radiación.

Los médicos se sientan frente a una computadora y observan una tomografía computarizada en el monitor. Tomografía computarizada

Médicos evalúan una tomografía computarizada.

Resonancia magnética (RM)

La resonancia magnética es una prueba de diagnóstico por imágenes indolora que puede utilizarse para el diagnóstico de un aneurisma y la determinación de su tamaño y ubicación. Durante la prueba, debes recostarte sobre una mesa móvil que se desliza hacia el interior del túnel (imán). La resonancia magnética utiliza un campo magnético y pulsos de energía de onda de radio para generar imágenes del cuerpo.

Es posible que los médicos te inyecten un medio de contraste en los vasos sanguíneos para ayudar a que sean más visibles en las imágenes (angiografía por resonancia magnética).

Esta prueba puede ser una alternativa a la tomografía computarizada para las personas que requieren controles frecuentes, ya que permite reducir la exposición a la radiación.

Un especialista se para junto a la máquina de resonancia magnética mientras el paciente permanece recostado en una plataforma fuera de la máquina. RM

Un paciente se somete a una resonancia magnética.

Exámenes para detección de aneurismas de la aorta torácica

Las afecciones que provocan aneurisma de la aorta torácica pueden ser hereditarias. Por este motivo, puede que tu médico recomiende que te hagas pruebas para la detección de afecciones de la aorta torácica si un familiar de primer grado, como alguno de los padres, hermanos o hijos, padece del síndrome de Marfan o de otra enfermedad que pueda provocar el aneurisma de la aorta torácica. Algunas de estas pruebas son las siguientes:

  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. Es posible que el médico recomiende que tus familiares de primer grado se practiquen un ecocardiograma u otro tipo de prueba de diagnóstico por imágenes para detectar el síndrome de Marfan u otras afecciones de la aorta torácica. Si tu médico determina que tienes un agrandamiento de la aorta o un aneurisma, es probable que necesites practicarte otra prueba de diagnóstico por imágenes dentro de seis meses, para controlar que la aorta no haya seguido agrandándose.
  • Prueba genética. Si tienes antecedentes familiares de aneurisma u otras presuntas afecciones genéticas que incrementen el riesgo de sufrir un aneurisma de la aorta torácica, puede que debas considerar someterte a pruebas genéticas. También deberías considerar el asesoramiento genético antes de formar una familia.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es evitar que el aneurisma crezca e intervenir antes de que se diseccione o se rompa. Generalmente, las opciones de tratamiento son medicamentos, monitoreo o intervención, que generalmente implica cirugía. La decisión del médico depende del tamaño del aneurisma de la aorta y qué tan rápido crezca.

Un médico de Mayo Clinic realiza una consulta con un paciente. Preguntas y respuestas

Un médico de Mayo Clinic habla con una mujer sobre su afección cardíaca.

Control médico

Si el aneurisma de la aorta torácica es pequeño, tal vez el médico te recomiende medicamentos, supervisión con pruebas de diagnóstico por imágenes y que te hagas tratar otras enfermedades que podrían empeorar el aneurisma. El médico también te preguntará sobre algún problema de salud nuevo de la familia, como un aneurisma, así como los signos o síntomas que puedas tener y que podrían estar relacionados con el aneurisma.

Es probable que tu médico te indique pruebas de diagnóstico por imágenes para controlar el tamaño del aneurisma. Debes saber que te harán un ecocardiograma, una tomografía computarizada o una angiografía por resonancia magnética al menos seis meses después del diagnóstico de aneurisma, y durante los exámenes de seguimiento periódicos. La frecuencia de las pruebas de diagnóstico por imágenes dependerá de la causa, del tamaño del aneurisma, de si el aneurisma está creciendo y, en ese caso, de la velocidad con la que crece.

Medicamentos

Si tienes presión arterial alta u obstrucciones en las arterias, es posible que el médico te recete medicamentos para disminuir la presión arterial y bajar los niveles de colesterol, a fin de reducir el riesgo de complicaciones derivadas del aneurisma. Algunos de estos medicamentos son:

  • Betabloqueadores. Los betabloqueadores reducen la presión arterial ya que desaceleran la frecuencia cardíaca. En las personas con síndrome de Marfan, los betabloqueadores pueden reducir la velocidad con la que se dilata la aorta. Son ejemplos de betabloqueadores el metoprolol (Lopressor, Toprol-XL), atenolol (Tenormin) y bisoprolol (Zebeta).
  • Antagonistas del receptor de la angiotensina II. Tu médico también puede recetarte este tipo de medicamentos si los betabloqueadores no bastan para controlar tu presión arterial o si no puedes tomar betabloqueadores. Estos medicamentos suelen recomendarse para las personas que tienen síndrome de Marfan, aun si no tienen presión arterial alta. Algunos ejemplos de antagonistas del receptor de la angiotensina II son losartán (Cozaar), valsartán (Diovan) y olmesartán (Benicar).
  • Estatinas. Estos medicamentos pueden ayudar a bajar el nivel de colesterol, lo cual puede ayudar a reducir las obstrucciones en las arterias y a disminuir el riesgo de que se presenten complicaciones derivadas del aneurisma. Son ejemplos de estatinas la atorvastatina (Lipitor), lovastatina (Altoprev) y simvastatina (Zocor), entre otras.

Si fumas o masticas tabaco, es importante que dejes de hacerlo. El tabaquismo puede empeorar el aneurisma.

Cirugía

Si tienes un aneurisma de la aorta torácica, por lo general se recomienda la cirugía cuando el aneurisma mide entre 1,9 y 2,4 pulgadas (aproximadamente entre 5 y 6 centímetros) o más. Si tienes el síndrome de Marfan, otra enfermedad del tejido conectivo, una válvula aórtica bicúspide o antecedentes familiares de disección aórtica, es probable que tu médico recomiende la cirugía para aneurismas de menor tamaño, dado que el riesgo de que se produzca una disección aórtica es más alto.

La mayoría de las personas con aneurisma de la aorta torácica se someten a la cirugía a tórax abierto, pero en ciertos casos especiales el médico puede determinar que eres candidato para una reparación menos invasiva, donde se usa un catéter, llamada «cirugía endovascular». Según tu afección y la ubicación del aneurisma de la aorta torácica, el médico puede recomendarte:

Cirugía a tórax abierto

La cirugía a tórax abierto para reparar un aneurisma de la aorta torácica implica la extirpación de la sección dañada de la aorta y su reemplazo por un conducto sintético (injerto), que se cose en el lugar. Este procedimiento requiere una cirugía a tórax o abdomen abierto, y la recuperación total te llevará un mes o más.

Si tienes el síndrome de Marfan u otras afecciones relacionadas, puedes someterte a una cirugía para tratar una sección de la aorta que está cerca de la unión de esta y del corazón (raíz aórtica). En el reemplazo de la raíz aórtica, el cirujano extirpa un segmento de la aorta y, a veces, también extirpa la válvula aórtica y reemplaza la sección de la aorta por un conducto artificial (injerto). La válvula aórtica se reemplaza por una válvula biológica o mecánica.

O bien, podrías someterte a una reparación de la raíz aórtica con preservación de la válvula, un procedimiento en el cual el cirujano reemplaza la sección agrandada de la aorta por un injerto y la válvula aórtica permanece en su lugar.

Cirugía endovascular

Los médicos adhieren un injerto sintético al extremo de un tubo delgado (catéter) que se inserta a través de una arteria de la pierna y asciende hasta la aorta. El injerto (un tubo de material entretejido cubierto con un soporte de malla metálica) se coloca en el lugar del aneurisma y se sujeta allí con pequeños ganchos o pasadores. El injerto refuerza la sección debilitada de la aorta para prevenir la rotura del aneurisma.

Por lo general, el tiempo de recuperación es más breve con este procedimiento que con una cirugía a tórax abierto, pero no todos pueden someterse a una cirugía endovascular. Pregúntale a tu médico si eres un candidato para el procedimiento. Después de la cirugía endovascular, deberás someterte a exploraciones por imágenes de seguimiento regulares para asegurarte de que el injerto no presente filtraciones.

Otras cirugías de corazón

Si otra afección contribuye con la formación del aneurisma, como un problema con las válvulas del corazón, tu médico puede recomendarte cirugías adicionales para reparar o reemplazar las válvulas dañadas con el fin de evitar que el aneurisma empeore.

Después de la cirugía, es posible que tu médico te recomiende que controles tu afección con regularidad.

Cirugía de urgencia

Aunque es posible reparar la rotura de un aneurisma aórtico mediante una cirugía de urgencia, el riesgo es mucho mayor y existe una posibilidad más alta de que haya complicaciones. Debido a esto, los médicos prefieren identificar y tratar los aneurismas de la aorta torácica antes de su rotura, y continuar con seguimientos de por vida y con una cirugía preventiva adecuada.

    Thoracic Aortic Aneurysm Treatment

    Estudios clínicos

    Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

    Estilo de vida y remedios caseros

    Si te diagnosticaron un aneurisma de la aorta torácica, el médico probablemente te recomendará que evites levantar objetos pesados y hacer actividad física extenuante, dado que esto puede aumentar la presión arterial, lo que provoca una presión adicional en el aneurisma. Si quieres participar en una actividad en particular, pregúntale a tu médico si es posible hacer una prueba de esfuerzo para ver cuánto ejercicio eleva la presión arterial. Por lo general, la actividad física moderada es beneficiosa para ti.

    El estrés puede elevar la presión arterial, por lo que debes intentar evitar situaciones conflictivas y estresantes lo más que puedas. Si estás atravesando un momento particularmente emocional en tu vida, debes decirle a tu médico porque, tal vez, debas ajustar la dosis de los medicamentos para evitar que los niveles de presión arterial aumenten demasiado.

    No hay medicamentos que puedas tomar para prevenir un aneurisma aórtico, aunque tomarlos para controlar la presión arterial y el nivel de colesterol puede reducir el riesgo de tener complicaciones como consecuencia de un aneurisma de la aorta torácica.

    Por el momento, el enfoque más adecuado para prevenir un aneurisma aórtico o para evitar que empeore es mantener los vasos sanguíneos lo más saludables posibles. Esto significa que debes tomar ciertas medidas, como las siguientes:

    • No uses productos a base de tabaco.
    • Mantén controlada la presión arterial.
    • Haz ejercicio en forma regular.
    • Reduce el colesterol y la grasa de tu dieta.

    Si tienes algún factor de riesgo de sufrir un aneurisma aórtico, consulta con tu médico. Si estás en riesgo, el médico puede recomendarte que adoptes medidas adicionales, tales como medicamentos para disminuir la presión arterial y para aliviar el esfuerzo en las arterias debilitadas. También deberías considerar someterte a ecocardiogramas de detección cada algunos años.

    Estrategias de afrontamiento y apoyo

    Vivir con un aneurisma de la aorta torácica puede ser estresante. Procura evitar las situaciones estresantes y las emociones fuertes como la ira, ya que pueden aumentar tu presión arterial.

    Si tienes una enfermedad genética como el síndrome de Marfan, es posible que sientas miedo, ansiedad o depresión. Hazle saber a tu médico si experimentas estas emociones, en caso de que deba derivarte a un médico especialista en trastornos mentales (psicólogo).

    Unirte a un grupo de apoyo para personas con la misma enfermedad puede serte de ayuda. Consulta con tu médico acerca de los grupos de apoyo de tu zona.

    Preparación para la consulta

    Si crees que puedes sufrir de aneurisma de la aorta torácica o te preocupa el riesgo de aneurisma a causa de antecedentes familiares importantes, pide una consulta con tu médico de cabecera. Si el aneurisma se detecta en forma temprana, tu tratamiento puede ser más fácil y efectivo.

    Dado que gran parte de los aneurismas de la aorta torácica se detectan durante una exploración física de rutina o cuando tu médico está buscando otra enfermedad, no se requiere una preparación especial. Si te van a practicar análisis para la detección de un aneurisma de la aorta, es probable que tu médico te pregunte si alguien de tu familia ha sufrido de aneurisma de la aorta en algún momento, por lo que es recomendable que dispongas de esa información.

    Debido a que las consultas pueden ser breves y a que siempre hay mucho para hablar, es aconsejable ir bien preparado a tu consulta. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

    Qué puedes hacer

    • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la cita médica. Cuando programes la cita médica, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta. Para una ecocardiografía, por ejemplo, es probable que debas ayunar con antelación durante un tiempo.
    • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el aneurisma de la aorta torácica.
    • Anota tu información personal más importante, como los antecedentes familiares de enfermedad cardíaca, aneurisma o enfermedades del tejido conectivo.
    • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas o los suplementos que tomes.
    • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se te proporciona durante una cita médica. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
    • Prepárate para conversar acerca de tus hábitos alimentarios, ejercicio y tabaquismo. Si no sigues una dieta o no tienes una rutina de ejercicio, prepárate para hablar con tu médico acerca de los desafíos que podrías enfrentar para comenzar a hacerlo. Asegúrate de contarle a tu médico si eres o solías ser fumador.
    • Envía los informes de tus pruebas de diagnóstico por imagen y trae el historial médico. Es de gran ayuda que le envíes a tu médico los informes de tus pruebas de diagnóstico por imagen con anticipación y que traigas los informes previos y tu expediente médico.
    • Escribe preguntas para hacerle al médico.

    Tu tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar ese tiempo al máximo. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo. En caso de un aneurisma aórtico, estas son algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico:

    • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
    • ¿Qué tipo de pruebas deberé hacerme para confirmar la existencia de un aneurisma de la aorta torácica?
    • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuál me recomiendas?
    • ¿Cuál es el nivel adecuado de actividad física?
    • ¿Debo cambiar mi dieta?
    • ¿Con qué frecuencia debería hacerme pruebas para la detección de un aneurisma?
    • ¿Debería sugerirles a mis familiares que se hagan pruebas para la detección de un aneurisma?
    • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
    • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
    • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas visitar para obtener más información?

    Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacerle otras durante la cita médica.

    Qué esperar del médico

    Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede ahorrarte tiempo para consultar sobre cualquier tema al que quieras dedicarle más tiempo. El médico puede preguntarte:

    • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
    • ¿Los síntomas aparecen y desaparecen o los tienes todo el tiempo?
    • ¿Cuán intensos son los síntomas?
    • ¿Tienes antecedentes familiares de aneurismas u otras enfermedades hereditarias, como el síndrome de Marfan?
    • ¿Alguna vez fumaste?
    • ¿Alguna vez te dijeron que tienes presión arterial alta?
    • ¿Hay algo que parezca mejorar los síntomas?
    • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?

    Qué puedes hacer mientras tanto

    Nunca es demasiado pronto para hacer cambios saludables en tu estilo de vida, como dejar de fumar, comer alimentos saludables y aumentar la actividad física. Estas son las líneas de defensa primarias contra el aneurisma de la aorta torácica y sus complicaciones.

    Si te diagnostican un aneurisma de la aorta torácica, debes preguntar acerca del tamaño del aneurisma, si el médico ha notado algún cambio y con qué frecuencia deberías ver a tu médico para las consultas de seguimiento.

    Aneurisma de la aorta torácica - atención en Mayo Clinic

    April 13, 2018
    References
    1. What is an aneurysm? National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/arm. Accessed Sept. 12, 2017.
    2. Pagon RA, et al., eds. Heritable thoracic aortic disease overview. In: GeneReviews. Seattle, Wash.: University of Washington, Seattle; 1993-2017. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK1116/. Accessed Sept. 13, 2017.
    3. Thoracic aortic aneurysms. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/cardiovascular-disorders/diseases-of-the-aorta-and-its-branches/thoracic-aortic-aneurysms. Accessed Sept. 12, 2017.
    4. Black JH, et al. Epidemiology, risk factors, pathogenesis, and natural history of thoracic aortic aneurysm. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 12, 2017.
    5. Woo YJ, et al. Clinical manifestations and diagnosis of thoracic aortic aneurysm. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 12, 2017.
    6. Hiratzka LF, et al. 2010 ACCF/AHA/AATS/ACR/ASA/SCA/SCAI/SIR/STS/SVM guidelines for the diagnosis and management of patients with thoracic aortic disease: Executive summary. Catheterization and Cardiovascular Interventions. 2010;76:E43.
    7. Mohler ER, et al. Management of thoracic aortic aneurysm in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 12, 2017.
    8. What is Marfan syndrome? National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/mar. Accessed Sept. 12, 2017.
    9. Wright MJ, et al. Management of Marfan syndrome and related disorders. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 18, 2017.
    10. Dines DE, et al. Thoracic aortic aneurysm: Case report of fatal rupture. Rocky Mountain Medical Journal. 1961;58:39.
    11. Riggin EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. Aug. 31, 2017.
    12. AskMayoExpert. Thoracic aortic aneurysm (adult). Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2017.
    13. Severson RM. Society of Thoracic Surgeons National Database. Mayo Clinic, Rochester, Minn. Sept. 21, 2017.
    14. Decastro GB. Surgical Services Network Drive. Mayo Clinic, Jacksonville, Fla. Sept. 26, 2017.
    15. Zimmerman KA. Society of Thoracic Surgeons National Database. Mayo Clinic, Phoenix, Ariz. Sept. 28, 2017.
    16. Nordland MR. Radiology information management system. Mayo Clinic, Rochester, Minn. Oct. 16, 2017.
    17. Connolly HM (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Oct. 23, 2017.