Diagnóstico

Los aneurismas de la aorta torácica se encuentran a menudo durante exámenes médicos de rutina, como una radiografía de tórax, una tomografía computarizada o una ecografía del corazón, a veces ordenados por una razón diferente.

El médico te hará preguntas sobre tus signos y síntomas, así como sobre los antecedentes familiares de aneurisma o muerte súbita.

Si el médico cree que tienes un aneurisma de la aorta, las pruebas por imágenes pueden confirmarlo. Las pruebas para el aneurisma de la aorta torácica incluyen lo siguiente:

  • Ecocardiograma. Un ecocardiograma usa ondas sonoras para capturar imágenes en tiempo real del corazón y de la aorta ascendente. Esta prueba muestra cuán bien funcionan las cámaras y válvulas del corazón. Puede utilizarse para diagnosticar aneurismas de la aorta torácica y examinar a los miembros de la familia de los que tienen un aneurisma de la aorta torácica. En algunos casos, el médico puede recomendar un ecocardiograma transesofágico para ver mejor la aorta. Para esta prueba, las ondas sonoras se generan desde un dispositivo que es guiado suavemente por el esófago.
  • Tomografía computarizada. La tomografía computarizada usa rayos X para crear imágenes transversales del cuerpo, incluida la aorta. Puede detectar el tamaño y la forma de un aneurisma. Durante una tomografía computarizada, te acuestas en una mesa dentro de una máquina de rayos X con forma de dona. Se puede inyectar una tinción, llamada contraste, en una vena para ayudar a que las arterias sean más visibles en las imágenes. Una desventaja del uso de la tomografía computarizada para detectar y seguir los aneurismas aórticos es la exposición a la radiación, especialmente para las personas que requieren un control frecuente, como las que tienen el síndrome de Marfan. Sin embargo, se pueden utilizar técnicas de tomografía computarizada más recientes para reducir la exposición a la radiación.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM). Una resonancia magnética utiliza un campo magnético y ondas de radio para tomar imágenes del cuerpo. La resonancia magnética puede utilizarse para diagnosticar un aneurisma y determinar su tamaño y ubicación. En esta prueba, te acuestas en una mesa que se desliza en el túnel (imán). Los médicos pueden inyectarte un tinte en la vena para ayudar a que los vasos sanguíneos sean más visibles en las imágenes (angiografía por resonancia magnética). Esta prueba puede ser una alternativa a las tomografías computarizadas para las personas que necesitan un control frecuente de los aneurismas, para reducir su exposición a la radiación.
Los médicos se sientan frente a una computadora y miran una tomografía computarizada en el monitor. Tomografía computarizada

Médicos evalúan una tomografía computarizada.

Un especialista está de pie junto a una máquina de resonancia magnética mientras una persona está acostada en una plataforma fuera de la máquina de resonancia magnética. Resonancia magnética

Una persona se somete a una resonancia magnética.

Exámenes de detección de aneurismas de la aorta torácica

Las enfermedades que provocan aneurisma de la aorta torácica pueden ser hereditarias. El médico puede recomendar la realización de un examen de detección si un familiar de primer grado (p. ej., padre, hermano, hijo o hija) tiene el síndrome de Marfan u otra afección que podría causar un aneurisma de la aorta torácica.

Las pruebas utilizadas para detectar aneurismas de la aorta torácica pueden incluir las siguientes:

  • Ecocardiograma. Si un ecocardiograma muestra un agrandamiento de la aorta o un aneurisma, es probable que necesites otra prueba por imágenes dentro de 6 o 12 meses para asegurar que no se haya agrandado.
  • Pruebas genéticas. Si tienes antecedentes familiares de aneurisma u otra afección genética sospechosa que aumente tu riesgo de aneurisma de aorta torácica, puede que debas considerar realizarte pruebas genéticas. También deberías considerar la consejería genética antes de formar una familia.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es evitar que el aneurisma crezca y tratarlo antes de que se diseque o se rompa. Según el tamaño y la tasa de crecimiento del aneurisma de aorta torácica, el tratamiento puede variar desde la espera vigilante (control) hasta la cirugía.

Un médico realiza una consulta con un paciente en Mayo Clinic. Respuestas a todas tus preguntas

Un médico de Mayo Clinic describe una afección médica con la ayuda de un modelo tridimensional del corazón.

Control

Si tu aneurisma de aorta torácica es pequeño, el médico puede recomendar pruebas por imágenes para controlarlo, junto con medicamentos y tratamiento de otras afecciones médicas.

Por lo general, se te realizará un ecocardiograma, una tomografía computarizada o una angiografía por resonancia magnética al menos seis meses después de que te hayan diagnosticado el aneurisma, y en los exámenes de seguimiento regulares. La frecuencia con la que se realizan estas pruebas depende de la causa y el tamaño del aneurisma, y de la rapidez con la que crece.

Medicamentos

Si tienes presión arterial alta u obstrucciones en las arterias, es probable que tu médico te recete medicamentos para reducir la presión arterial y el colesterol.

Algunos de estos medicamentos son:

  • Betabloqueadores. Los betabloqueadores reducen la presión arterial ya que desaceleran la frecuencia cardíaca. En el caso de las personas con síndrome de Marfan, los betabloqueadores pueden reducir la rapidez con que se ensancha la aorta. Son ejemplos de betabloqueadores el metoprolol (Lopressor, Toprol-XL, Kapspargo Sprinkle), atenolol (Tenormin) y bisoprolol.
  • Bloqueadores de los receptores de la angiotensina II. Tu médico también puede recetarte este tipo de medicamentos si los betabloqueadores no bastan para controlar tu presión arterial o si no puedes tomar betabloqueadores. Estos medicamentos se recomiendan para las personas que tienen síndrome de Marfan, aun si no tienen presión arterial alta. Son ejemplos de bloqueadores de los receptores de la angiotensina II el losartán (Cozaar), valsartán (Diovan) y olmesartán (Benicar).
  • Estatinas. Estos medicamentos pueden ayudar a bajar el nivel de colesterol, lo cual puede ayudar a reducir las obstrucciones en las arterias y a disminuir el riesgo de que se presenten complicaciones derivadas del aneurisma. Son ejemplos de estatinas la atorvastatina (Lipitor), lovastatina (Altoprev) y simvastatina (Zocor, FloLipid), entre otras.

Si fumas o masticas tabaco, es importante que dejes de hacerlo. El tabaquismo puede empeorar el aneurisma.

Cirugía

En general, se recomienda la cirugía para los aneurismas de la aorta torácica de alrededor de 5 a 6 centímetros (1,9 a 2,4 pulgadas) y más grandes. Si tienes el síndrome de Marfan, otra enfermedad del tejido conectivo, una válvula aórtica bicúspide o antecedentes familiares de disección aórtica, tu médico puede recomendarte una cirugía para aneurismas más pequeños debido al mayor riesgo de disección aórtica.

La mayoría de las personas con un aneurisma de aorta torácica se someten a una cirugía de tórax abierto pero, en algunos casos selectos, tu médico puede determinar que eres candidato para una reparación menos invasiva llamada cirugía endovascular.

El tipo de cirugía que se realice dependerá de tu afección y de la ubicación de tu aneurisma de aorta torácica.

  • Cirugía de tórax abierto. La cirugía de tórax abierto para reparar un aneurisma de aorta torácica generalmente implica quitar la sección dañada de la aorta y reemplazarla por un tubo sintético (injerto), que se cose en su lugar. Generalmente toma un mes o más para recuperarse completamente de este procedimiento. Si tienes el síndrome de Marfan u otras afecciones relacionadas, puedes tener un reemplazo de la raíz aórtica. El cirujano extrae una parte de la aorta y a veces la válvula aórtica, y reemplaza la sección de la aorta con un injerto. La válvula aórtica puede ser reemplazada por una válvula mecánica o biológica. Si no se extrae la válvula, la cirugía se denomina reparación de la raíz aórtica con preservación de la válvula.
  • Cirugía endovascular. Los médicos unen un injerto sintético al final de un tubo delgado que se inserta a través de una arteria de la pierna y se ensarta en la aorta. El injerto (un tubo tejido cubierto por un soporte de malla metálica) se coloca en el sitio del aneurisma. El injerto se mantiene en su lugar con pequeños ganchos o alfileres. El injerto refuerza la sección debilitada de la aorta para prevenir la rotura del aneurisma. El tiempo de recuperación es generalmente más rápido con este procedimiento que con la cirugía de tórax abierto, pero no puede hacerse cirugía endovascular a todos. Pregúntale a tu médico si es adecuada para ti. Después de la cirugía endovascular, deberás realizarte exploraciones por imágenes de seguimiento regulares para asegurarte de que el injerto no presente filtraciones.
  • Cirugía de urgencia. Aunque es posible reparar un aneurisma aórtico roto con una cirugía de urgencia, el riesgo es mucho mayor y hay una mayor posibilidad de complicaciones. Por esta causa, los médicos prefieren identificar y tratar los aneurismas de la aorta torácica antes de que se rompan, y continuar con controles de por vida y con una cirugía preventiva adecuada.

Tratamiento para el aneurisma de la aorta torácica

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic que ensayan nuevos tratamientos, intervenciones y pruebas para prevenir, detectar, tratar o controlar esta afección.

Estilo de vida y remedios caseros

Si te diagnosticaron un aneurisma de la aorta torácica, es probable que tu médico te aconseje que evites levantar objetos pesados y algunas actividades físicas vigorosas, ya que éstas pueden aumentar la presión arterial, lo que ejercerá una presión adicional sobre el aneurisma.

Si quieres participar en una actividad en particular, pregúntale a tu médico si es posible realizar una prueba de esfuerzo para ver cuánto ejercicio eleva la presión arterial. La actividad física moderada generalmente te resultará saludable.

El estrés puede elevar la presión arterial, por lo que debes intentar evitar situaciones conflictivas y estresantes siempre que puedas. Si atraviesas un momento particularmente emocional en tu vida, debes decirle a tu médico porque, tal vez, deba modificar los medicamentos para evitar que los niveles de presión arterial aumenten demasiado.

No existen medicamentos para prevenir un aneurisma aórtico, aunque puedes tomar medicamentos para controlar la presión arterial y el nivel de colesterol, y de esa manera reducir el riesgo de tener complicaciones como consecuencia de un aneurisma de la aorta torácica.

Por el momento, el enfoque más adecuado para prevenir un aneurisma aórtico o para evitar que empeore es mantener los vasos sanguíneos lo más saludables posibles. Esto significa que debes tomar ciertas medidas, como las siguientes:

  • No uses productos a base de tabaco.
  • Mantén controlada tu presión arterial.
  • Haz ejercicio en forma regular.
  • Reduce el colesterol y la grasa de tu dieta.

Si tienes algún factor de riesgo de presentar un aneurisma aórtico, consulta al médico. Si estás en riesgo, tu médico puede recomendarte un tratamiento, incluidos medicamentos para bajar la presión arterial y aliviar el estrés en las arterias debilitadas. También deberías considerar realizarte ecocardiogramas de detección cada algunos años.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Vivir con un aneurisma de la aorta torácica puede ser estresante. Procura evitar las situaciones estresantes y las emociones fuertes como la ira, ya que pueden aumentar tu presión arterial.

Algunas personas con un aneurisma o con afecciones relacionadas pueden sentir miedo, ansiedad o depresión. Habla con tu médico si experimentas estas emociones. Puede remitirte a un psicólogo.

Unirte a un grupo de apoyo para personas con la misma enfermedad puede ayudarte. Consulta con tu médico acerca de los grupos de apoyo de tu zona.

Preparación para la consulta

Si crees que puedes tener aneurisma de la aorta torácica o te preocupa el riesgo de aneurisma a causa de fuerte evidencia de antecedentes familiares, pide una cita con tu médico de cabecera. Si el aneurisma se detecta en forma temprana, tu tratamiento puede ser más fácil y eficaz.

Si te harán análisis para la detección de un aneurisma de la aorta, es probable que el médico te pregunte si alguien de tu familia ha tenido aneurisma de la aorta en algún momento, por lo que es recomendable que dispongas de esa información.

Como las citas pueden ser breves y suele haber mucho por hablar, es aconsejable ir bien preparado. La siguiente información te ayudará a prepararte para la cita y saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la cita. Cuando programes la cita, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta. Para un ecocardiograma, por ejemplo, es posible que tengas que ayunar durante un período de tiempo antes.
  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el aneurisma de la aorta torácica.
  • Anota tu información personal más importante, como los antecedentes familiares de enfermedad cardíaca, aneurisma o enfermedades del tejido conectivo.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas o los suplementos que tomes.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se te proporciona durante una cita. La persona que te acompañe podría recordar algún detalle que tú hayas pasado por alto u olvidado.
  • Prepárate para conversar sobre tus hábitos alimentarios, ejercicio y tabaquismo. Si no sigues una dieta o no tienes una rutina de ejercicio, prepárate para hablar con tu médico sobre los desafíos que podrías enfrentar para comenzar a hacerlo. Asegúrate de contarle a tu médico si fumas o solías fumar.
  • Envía los informes de tus pruebas de diagnóstico por imagen y lleva tus registros. Es útil si puedes enviar los informes de imágenes a tu médico de antemano y traes tu expediente médico.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar ese tiempo al máximo. Organiza tus preguntas de la más importante a la menos importante por si se acaba el tiempo. En caso de un aneurisma de la aorta, estas son algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas deberé hacerme para saber si tengo un aneurisma de la aorta torácica?
  • ¿Cuáles son los tratamientos disponibles y cuál me recomiendas?
  • ¿Cuál es el nivel adecuado de actividad física?
  • ¿Debo cambiar mi dieta?
  • ¿A cada cuánto tiempo debería hacerme pruebas para ver si tengo un aneurisma?
  • ¿Debería sugerirles a mis familiares que se hagan pruebas por si tienen un aneurisma?
  • Tengo otras afecciones médicas. ¿Cómo puedo controlarlas de manera conjunta?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me receta?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web recomiendas visitar para obtener más información?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacerle otras durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Estar preparado para responderlas puede ahorrarte tiempo para consultar sobre cualquier tema al que quieras dedicarle más tiempo. El médico podría hacerte estas preguntas:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas aparecen y desaparecen o los tienes todo el tiempo?
  • ¿Cuál es la gravedad de los síntomas?
  • ¿Tienes antecedentes familiares de aneurismas u otras enfermedades hereditarias, como el síndrome de Marfan?
  • ¿Alguna vez fumaste?
  • ¿Alguna vez te dijeron que tienes presión arterial alta?
  • ¿Existe algo que haga que mejoren los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?

Qué puedes hacer mientras tanto

Nunca es demasiado pronto para hacer cambios saludables en el estilo de vida, como dejar de fumar, consumir alimentos saludables y realizar más actividad física. Estas medidas pueden ayudar a prevenir el aneurisma de la aorta torácica y sus complicaciones.

Si te diagnostican un aneurisma de la aorta torácica, debes preguntar acerca del tamaño del aneurisma, si el médico ha notado algún cambio y con qué frecuencia deberías ver a tu médico para las consultas de seguimiento.

Aneurisma de la aorta torácica - atención en Mayo Clinic

March 05, 2020
  1. Aortic aneurysm. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/arm. Accessed Dec. 30, 2019.
  2. Pagon RA, et al., eds. Heritable thoracic aortic disease overview. In: GeneReviews. University of Washington, Seattle; 1993-2017. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK1116/. Accessed Dec. 30, 2019.
  3. Thoracic aortic aneurysms. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/cardiovascular-disorders/diseases-of-the-aorta-and-its-branches/thoracic-aortic-aneurysms?query=Thoracic aortic aneurysms. Accessed Dec. 30, 2019.
  4. Black JH, et al. Epidemiology, risk factors, pathogenesis, and natural history of thoracic aortic aneurysm. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 30, 2019.
  5. Woo YJ, et al. Clinical manifestations and diagnosis of thoracic aortic aneurysm. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 30, 2019.
  6. Papadakis MA, et al., eds. Thoracic aortic aneurysms. In: Current Medical Diagnosis & Treatment 2020. 59th ed. McGraw-Hill Education; 2020. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Jan. 2, 2020.
  7. Woo YJ, et al. Management of thoracic aortic aneurysm in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 30, 2019.
  8. Marfan syndrome. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/mar. Accessed Dec. 30, 2019.
  9. Rurali E, et al. Precise therapy for thoracic aortic aneurysm in Marfan syndrome: A puzzle nearing its solution. Progress in Cardiovascular Diseases. 2018; doi:10.1016/j.pcad.2018.07.020.
  10. Calero A, et al. Overview of aortic aneurysm management in the endovascular era. Seminars in Vascular Surgery. 2016; doi:10.1053/j.semvascsurg.2016.07.003.
  11. Brown A. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. Dec. 30, 2019.
  12. AskMayoExpert. Thoracic aortic aneurysm (adult). Mayo Clinic; 2019.
  13. Connolly HM (expert opinion). Mayo Clinic. Jan. 17, 2020.