Descripción general

La tendinitis es la inflamación o la irritación de un tendón, cualquiera de las cuerdas fibrosas que unen el músculo al hueso. Este trastorno causa dolor y sensibilidad justo afuera de la articulación.

Si bien la tendinitis puede ocurrir en cualquiera de los tendones del cuerpo, es más frecuente alrededor de los hombros, los codos, las muñecas, las rodillas y los talones.

Algunos nombres frecuentes de los distintos problemas relacionados con la tendinitis son los siguientes:

  • Codo de tenista
  • Codo de golfista
  • Hombro de lanzador
  • Hombro de nadador
  • Rodilla de saltador

En caso de que la tendinitis sea grave y conlleve a la rotura de un tendón, es posible que necesites reparación quirúrgica. Sin embargo, la mayoría de los casos de tendinitis se puede tratar con buenos resultados con reposo, fisioterapia y medicamentos para reducir el dolor.

Síntomas

Los signos y síntomas de la tendinitis suelen ocurrir en el punto en donde el tendón se adhiere a un hueso y, generalmente, comprenden lo siguiente:

  • Dolor que, por lo general, se describe como un dolor leve, especialmente cuando se mueve la extremidad o la articulación afectada
  • Sensibilidad
  • Hinchazón leve

Cuándo consultar al médico

La mayoría de los casos de tendinitis puede responder a medidas de cuidado personal. Consulta con el médico si los signos y síntomas persisten e interfieren con tus actividades diarias por más de unos pocos días.

Causas

Aunque la tendinitis puede ser causada por una lesión repentina, es mucho más probable que la enfermedad se origine en la repetición de un movimiento en particular a lo largo del tiempo. Muchas personas padecen tendinitis porque sus trabajos o pasatiempos implican movimientos repetitivos, que tensionan los tendones que se necesitan para realizar las tareas.

Usar la técnica adecuada es especialmente importante al realizar repetidamente movimientos deportivos o actividades relacionadas con el trabajo. La técnica incorrecta puede sobrecargar el tendón, lo que puede ocurrir, por ejemplo, con el codo de tenista, y provocar una tendinitis.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para desarrollar tendinitis incluyen la edad, trabajar en empleos específicos o participar en determinados deportes.

Edad

A medida que las personas envejecen, sus tendones se vuelven menos flexibles, lo que los hace más vulnerables a las lesiones.

Ocupaciones

La tendinitis es más frecuente en personas cuyos empleos implican:

  • Movimientos repetitivos
  • Posiciones incómodas
  • Alcanzar lugares por encima de la cabeza con frecuencia
  • Vibraciones
  • Gran esfuerzo físico

Deportes

Es más probable que padezcas tendinitis si participas en determinados deportes que implican movimientos repetitivos, especialmente si tu técnica no es óptima. Esto puede ocurrir con:

  • Béisbol
  • Básquetbol
  • Bolos
  • Golf
  • Correr
  • Natación
  • Tenis

Complicaciones

Sin el tratamiento correcto, la tendinitis puede incrementar el riesgo de sufrir rotura del tendón, que es un trastorno mucho más grave y que requiere reparación quirúrgica.

En caso de que la irritación del tendón persista durante varias semanas o meses, se puede desarrollar una enfermedad conocida como «tendinosis». Esta enfermedad consiste en cambios degenerativos en el tendón mismo, junto con un crecimiento anormal de nuevos vasos sanguíneos.

Prevención

Para reducir el riesgo de padecer tendinitis, sigue estas sugerencias:

  • Relájate. Evita actividades que provoquen un esfuerzo excesivo para tus tendones, especialmente por períodos prolongados. Si notas dolor durante un ejercicio en particular, suspende y descansa.
  • Combínalo. Si un ejercicio o actividad te causa un dolor persistente y particular, intenta otra cosa. Los ejercicios con máquinas te pueden ayudar a combinar un ejercicio de carga por impacto, como correr, con ejercicios de menor impacto, como andar en bicicleta o la natación.
  • Mejora tu técnica. Si tu técnica en una actividad o ejercicio es deficiente, puedes estar predisponiéndote a tener problemas con los tendones. Considera tomar clases u obtener instrucciones profesionales cuando comienzas un deporte nuevo o cuando usas equipos para ejercicios.
  • Elonga. Después del ejercicio, tómate tu tiempo para elongar, y así poder maximizar la amplitud de movimiento de tus articulaciones. Esto puede ayudar a minimizar los traumatismos reiterados en tejidos tensos. El mejor momento para elongar es después del ejercicio, cuando los músculos entraron en calor.
  • Usa una correcta ergonomía en el lugar de trabajo. Si fuera posible, haz una evaluación ergonómica de tu lugar de trabajo y ajusta tu silla, teclado y escritorio siguiendo las recomendaciones para tu estatura, longitud de brazos y tareas habituales. Esto te ayudará a proteger todas tus articulaciones y tendones de la tensión excesiva.
  • Prepara tus músculos para practicar deportes. Fortalecer los músculos que usas en tu actividad o deporte puede ayudarlos a resistir mejor el esfuerzo y la carga.
Nov. 14, 2014
References
  1. Adams JG. Emergency Medicine (Medicina de urgencia). 2.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2013. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 3 de octubre de 2014.
  2. Bursitis y tendinitis. Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases). http://www.niams.nih.gov/Health_Info/Bursitis/default.asp. Último acceso: 3 de octubre de 2014.
  3. Tendinitis y bursitis. American College of Rheumatology (Colegio Estadounidense de Reumatología). http://www.rheumatology.org/Practice/Clinical/Patients/Diseases_And_Conditions/Tendinitis_and_Bursitis/. Último acceso: 3 de octubre de 2014.
  4. Khan K, et al. Overview of overuse (chronic) tendinopathy (Descripción general de la tendinopatía crónica por sobrecarga). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 3 de octubre de 2014.
  5. Khan K, et al. Overview of the management of overuse (chronic) tendinopathy (Descripción general del tratamiento de la tendinopatía crónica por sobrecarga). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 3 de octubre de 2014.
  6. Protege tus tendones: Prevenir el dolor causado por la tendinitis. National Institute of Health News in Health (Instituto Nacional de Salud, Noticias en Salud) http://newsinhealth.nih.gov/issue/jun2014/feature2. Último acceso: 2 de octubre de 2014.
  7. Laskowski ER (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 7 de octubre de 2014.
  8. Andia I, et al. Platelet-rich plasma in the conservative treatment of painful tendinopathy (Plasma rico en plaquetas para el tratamiento moderado de la tendinopatía dolorosa): A systematic review and meta-analysis of controlled studies (Metaanálisis y revisión sistemática de estudios controlados). British Medical Bulletin (Revista Médica Británica). 2014;110:99.