¿Estás pensando en suicidarte? Cómo mantenerte seguro y encontrar un tratamiento

La desesperanza puede hacerte pensar en el suicidio. Aprende a mantenerte seguro, superar una crisis y encontrar un tratamiento.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Cuando parece que no vale la pena vivir, podría parecer que la única forma de encontrar alivio es por medio del suicidio. Cuando te sientes de esta manera, puede que sea difícil de creer, pero tienes otras opciones.

Da un paso hacia atrás y separa tus emociones de tus acciones por el momento.

  • Reconoce que la depresión y la desesperanza pueden distorsionar tus percepciones y reducir tu habilidad para tomar buenas decisiones.
  • Date cuenta que los sentimientos suicidas son el resultado de problemas tratables.
  • Actúa como si hubiera otras opciones en lugar del suicidio, incluso si no las ves ahora mismo.

Tal vez no sea fácil y puede que no te sientas mejor por la noche. Aunque, eventualmente, el sentimiento de desesperación — y los pensamientos de suicidio — desaparecerán.

Busca ayuda inmediata

Si piensas que puedes lastimarte o intentar suicidarte, busca ayuda de inmediato al llevar a cabo una de las siguientes acciones:

  • Llama a tu especialista en salud mental.
  • Llama al número de línea directa de suicidios — en Estados Unidos, llama a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 800-273-TALK (800-273-8255) para comunicarte con un asesor capacitado. Utiliza el mismo número y presiona 1 para comunicarte a la Línea de Crisis para Veteranos.
  • Llama al 911 o a tu número de emergencia local.
  • Busca ayuda con tu médico o con otro profesional de la salud.
  • Comunícate con un amigo cercano o ser querido.
  • Contacta a un ministro, líder espiritual o alguien más en tu comunidad religiosa.

Aprende estrategias de afrontamiento

No trates de manejar tus pensamientos o comportamiento suicidas por tu cuenta. Necesitas ayuda y apoyo profesional para vencer los problemas relacionados con el pensamiento suicida.

Tu médico o profesional de la salud mental pueden ayudarte a identificar estrategias de afrontamiento adaptadas a tu situación específica. Considera analizar estas estrategias de afrontamiento con personas que te conozcan bien, como miembros de la familia o amigos de confianza.

Es posible que te recomienden cosas que no tienes ganas de hacer, como hablar con amigos cuando preferirías quedarte en tu cuarto todo el día. Se volverá más fácil hacer tales cosas a medida que se vuelvan hábitos.

May 15, 2015 See more In-depth