Diagnóstico

Los médicos a veces pueden diagnosticar una fractura por sobrecarga a partir de una historia clínica y una exploración física; sin embargo, a menudo es necesario realizarse pruebas de diagnóstico por imágenes.

  • Radiografías. Las fracturas por sobrecarga a menudo no se advierten en radiografías habituales tomadas poco después de que comienza el dolor. Puede demorar varias semanas, y a veces más de un mes, para que se vean las fracturas por sobrecarga en las radiografías.
  • Gammagrafía ósea. Algunas horas antes de realizarte una gammagrafía ósea, te administrarán una pequeña dosis de material radioactivo por vía intravenosa. La sustancia radioactiva se acumula mayormente en zonas donde los huesos se están reparando, y se ve en la imagen como un punto blanco y brilloso. Sin embargo, varios tipos de problemas óseos se parecen en las gammagrafías óseas; por eso, la prueba no es muy específica para las fracturas por sobrecarga.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM). Una imagen por resonancia magnética utiliza ondas de radio y un potente campo magnético para producir imágenes detalladas de las estructuras internas. Una imagen por resonancia magnética generalmente puede visualizar fracturas por sobrecarga en la primera semana de lesión, y puede visualizar lesiones por sobrecarga de menor grado (reacciones por sobrecarga) antes de que la radiografía muestre cambios. Este tipo de prueba puede distinguir mejor entre las fracturas por sobrecarga y las lesiones de tejidos blandos.

Tratamiento

Para reducir la carga que deben soportar tus huesos hasta que hayas sanado, podrías tener que usar una bota para caminar, un aparato ortopédico o muletas.

Si bien es poco habitual, la cirugía a veces es necesaria para asegurarse de que algunos tipos de fractura por estrés sanen por completo, especialmente las que se producen en zonas con deficiente irrigación sanguínea. La cirugía también podría ser una opción para facilitar la sanación de los atletas de elite que desean volver más rápidamente a la práctica deportiva o de los operarios que usan en su trabajo la parte del cuerpo donde se produjo la fractura por estrés.

Modo de vida y remedios caseros

Es importante darle tiempo al hueso para que sane. Esto puede llevar varios meses o incluso más tiempo. Mientras tanto:

  • Descansa. No apoyes peso sobre la extremidad afectada, tal como te haya indicado el médico, hasta que te autorice a soportar la carga normal.
  • Aplica hielo. Para reducir la inflamación y aliviar el dolor, es posible que el médico te recomiende aplicar compresas de hielo en la zona lesionada según sea necesario, hasta tres o cuatro veces al día, durante 15 minutos por vez.
  • Retoma la actividad de a poco. Cuando el médico te autorice, pasa gradualmente de las actividades sin carga —como la natación— a tus actividades habituales. Retoma de a poco las actividades de alto impacto, como correr, y ve aumentando el tiempo y la distancia lentamente.

Preparación para la consulta

Es probable que empieces por consultar con el médico de atención primaria. Si eres un atleta de competición, puedes ir directamente a un especialista en problemas musculoesqueléticos.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, haz una lista que incluya lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluidos los que parezcan no guardar relación con el motivo de la consulta
  • Información personal importante, incluido el nivel y el tipo de actividad física y si has incrementado el entrenamiento recientemente
  • Todos los medicamentos, vitaminas y otros suplementos que tomes, incluidas las dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

De ser posible, lleva a un familiar o un amigo a la consulta para que te ayude a recordar la información que se te proporcione.

En el caso de las fracturas por fatiga, algunas preguntas básicas para hacerle al médico incluyen las siguientes:

  • ¿Qué es lo que probablemente cause mis síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Debo suspender mi actividad? ¿Durante cuánto tiempo?
  • ¿Debería consultar con un especialista?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas, tales como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron tus síntomas?
  • ¿Has aumentado la realización de actividad física últimamente?
  • ¿Te habías fracturado algún hueso anteriormente?
  • ¿Tienes períodos menstruales regulares?
  • ¿Tomas suplementos de vitamina D y calcio?
Aug. 23, 2017
References
  1. deWeber, K. Overview of stress fractures (Descripción general de las fracturas por sobrecarga). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 30 de junio de 2016.
  2. Stress fractures (Fracturas por sobrecarga). American Academy of Orthopaedic Surgeons (Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos). http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=a00112. Último acceso: 30 de junio de 2016.
  3. Stress fractures (Fracturas por sobrecarga). American College of Sports Medicine (Colegio Estadounidense de Medicina Deportiva). http://www.acsm.org/search-results?q=stress%20fractures. Último acceso: 30 de junio de 2016.