Diagnóstico

Durante un examen físico, el médico te examinará el tobillo, el pie y la parte inferior de la pierna. El médico palpará la piel situada alrededor de la lesión en busca de puntos de sensibilidad y moverá tu pie para verificar la amplitud de movimiento e identificar cuáles son las posiciones que provocan malestar o dolor.

Si la lesión es grave, el médico te puede recomendar una o más de las pruebas de diagnóstico por imágenes que se mencionan a continuación para descartar fracturas de huesos o para evaluar con más detalle la magnitud del daño en el ligamento:

  • Radiografías. Durante una radiografía, una pequeña cantidad de radioterapia atraviesa tu cuerpo para producir imágenes de los huesos del tobillo. Esta prueba es útil para descartar fracturas de huesos.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM). La imagen por resonancia magnética emplea ondas de radio y un fuerte campo magnético para producir imágenes tridimensionales o transversales detalladas de las estructuras internas blandas del tobillo, incluidos los ligamentos.
  • Exploración por tomografía computarizada (TC). La exploración por tomografía computarizada puede proporcionar más detalles sobre los huesos de la articulación. La exploración por tomografía computarizada toma radiografías desde distintos ángulos y las combina para producir imágenes tridimensionales o transversales.
  • Ecografía. Una ecografía utiliza ondas de sonido para crear imágenes en tiempo real. Estas imágenes pueden ayudar al médico a evaluar el estado de un ligamento o tendón mientras el pie se encuentra en diferentes posiciones.

Más información

Tratamiento

El tratamiento para el esguince de tobillo depende de la gravedad de la lesión. Los objetivos del tratamiento son reducir el dolor y la inflamación, favorecer la curación del ligamento y recuperar el funcionamiento del tobillo. Para las lesiones graves, es posible que te deriven a un especialista en lesiones musculoesqueléticas, como un cirujano ortopédico o un médico que se especialice en medicina física y rehabilitación.

Cuidado personal

Para el cuidado personal del esguince de tobillo, usa el enfoque «R.I.C.E.» los primeros dos o tres días:

  • Descanso. Evita actividades que provoquen dolor, hinchazón o molestia.
  • Hielo. Usa una compresa de hielo o sumerge la zona afectada en agua helada durante 15 a 20 minutos y repite el proceso cada 2 o 3 horas mientras estés despierto. Si tienes una enfermedad vascular, diabetes o disminución de la sensibilidad, comunícate con tu médico antes de aplicar el hielo.
  • Compresión. Para ayudar a detener la hinchazón, comprime el tobillo con una venda elástica hasta que la hinchazón se detenga. No ajustes demasiado la venda para no dificultar la circulación. Empieza a colocarte la venda desde el extremo más lejano del corazón.
  • Elevación. Para reducir la hinchazón, levanta el tobillo por encima del nivel del corazón, especialmente por la noche. La gravedad ayuda a reducir la hinchazón al drenar el exceso de fluidos.

Medicamentos

En la mayoría de los casos, los analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros), el naproxeno sódico (Aleve u otros) o el paracetamol (Tylenol u otros), son suficientes para controlar el dolor producido por un esguince de tobillo.

Dispositivos

Como caminar con un tobillo esguinzado puede ser doloroso, es posible que tengas que usar muletas hasta que disminuya el dolor. En función de la gravedad del esguince, el médico te puede recomendar una venda elástica, una cinta deportiva o un dispositivo de inmovilización para el tobillo a fin de estabilizarlo. Si el esguince es grave, se podría necesitar una férula o una bota para caminar con el fin de inmovilizar el tobillo mientras se cura el tendón.

Terapia

Una vez que baja la inflamación y se reduce el dolor lo suficiente como para volver a ponerte en movimiento, el médico te pedirá que comiences a hacer una serie de ejercicios para restablecer la amplitud de movimiento, fuerza, flexibilidad y estabilidad del tobillo. El médico o un fisioterapeuta te explicarán el método adecuado y la progresión de los ejercicios.

El entrenamiento para mejorar el equilibrio y la estabilidad es de especial importancia para volver a entrenar los músculos del tobillo con el fin de que trabajen juntos en pos de sostener la articulación, así como de prevenir los esguinces recurrentes. Estos ejercicios pueden abarcar varios grados de dificultad para el equilibrio, como pararte en una pierna.

Si te esguinzaste el tobillo mientras hacías ejercicio o practicabas un deporte, pregúntale al médico cuándo puedes reanudar la actividad. Es posible que el médico o el fisioterapeuta te pidan que realices pruebas de movimientos y actividades especiales para determinar cuán bien está el tobillo para los deportes que practicas.

Cirugía

En casos poco frecuentes, se realiza cirugía cuando la lesión no se cura o el tobillo sigue inestable después de un largo período de fisioterapia y ejercicios de rehabilitación. La cirugía puede realizarse para:

  • Reparar un ligamento que no se curará
  • Reconstruir un ligamento con tejido de un ligamento o tendón cercano

Preparación para la consulta

Programa una consulta o busca atención médica de urgencia si sospechas que tienes un esguince que no responde a las estrategias de cuidado personal o que provoca dolor o inestabilidad continuos. Si el esguince es grave, es posible que te deriven a un médico especialista en medicina deportiva o en cirugía ortopédica.

Qué puedes hacer

Es conveniente que escribas una lista que contenga lo siguiente:

  • Descripciones detalladas de tus síntomas
  • Información sobre problemas de salud que hayas tenido, sobre todo las lesiones en el tobillo anteriores
  • Todos los medicamentos y suplementos dietéticos que tomes
  • Preguntas que desees hacerle al médico

Qué esperar del médico

El médico podría hacerte algunas de las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo ocurrió la lesión?
  • ¿En qué dirección giró tu pie cuando se lesionó?
  • ¿Puedes soportar peso con ese pie?
  • ¿Qué tratamiento de cuidado personal probaste?
  • ¿Qué efectos tuvo ese tratamiento?
  • ¿Te lesionaste el tobillo anteriormente?
  • ¿Cómo se trató la lesión?
July 28, 2020
  1. Sprained ankle (Esguince de tobillo). American Academy of Orthopaedic Surgeons (Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos). http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00150. Último acceso: 25 de mayo de 2017.
  2. Maughan KL. Ankle sprain (Esguince de tobillo). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 25 de mayo de 2017.
  3. Kaminski TW, et al. National Athletic Trainers' Association position statement: Conservative management and prevention of ankle sprains in athletes (Declaración de postura de la Asociación Nacional de Entrenadores Deportivos: tratamiento y prevención moderados para el esguince de tobillo en deportistas). Journal of Athletic Training (Revista de Entrenamiento para Atletas). 2013;48:528.
  4. How to care for a sprained ankle (Cómo cuidar un tobillo esguinzado). American Orthopaedic Foot & Ankle Society (Sociedad Americana de Ortopedia del Pie y Tobillo). http://www.aofas.org/footcaremd/how-to/foot-injury/Pages/How to Care for a Sprained Ankle.aspx?PF=1. Último acceso: 25 de mayo de 2017.
  5. Safran MR, et al. Sprain (Esguince). En: Instructions for Sports Medicine Patients (Instrucciones para pacientes de medicina deportiva). Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2012. https://clinicalkey.com. Último acceso: 25 de mayo de 2017.
  6. Porter DA, et al. Principles of rehabilitation for the foot and ankle (Principios de rehabilitación para el pie y el tobillo). En: Baxter's The Foot and Ankle in Sport (El pie y el tobillo en los deportes). Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2008. https://clinicalkey.com. Último acceso: 27 de mayo de 2017.