Diagnóstico

Para diagnosticar estenosis del conducto vertebral, el médico puede preguntarte sobre los signos y síntomas, analizar tu historia clínica y realizar una exploración física. Es posible que te solicite varias pruebas de diagnóstico por imágenes para ayudar a identificar la causa de los signos y síntomas.

Pruebas de diagnóstico por imágenes

Estas son algunas de las pruebas:

  • Radiografías. Los rayos X de la espalda pueden revelar cambios óseos, como osteofitos, que pueden reducir el espacio dentro del conducto vertebral. Cada radiografía supone una pequeña exposición a la radiación.
  • Resonancia magnética (RM). La resonancia magnética utiliza un potente imán y ondas de radio para producir imágenes transversales de la columna vertebral. Mediante esta prueba se pueden detectar daños en los discos y los ligamentos, así como también la presencia de tumores. Lo más importante es que puede mostrar el lugar donde hay presión en los nervios de la médula espinal.
  • Tomografía computarizada o mielografía por tomografía computarizada. Si no puedes realizarte una resonancia magnética, el médico puede recomendarte una tomografía computarizada (TC), una prueba que combina imágenes por rayos X tomadas desde varios ángulos diferentes para producir imágenes transversales detalladas del cuerpo. En una mielografía por TC, la tomografía computarizada se realiza luego de inyectar un tinte de contraste. El tinte resalta la médula espinal y los nervios, y puede revelar hernias de disco, osteofitos y tumores.

Tratamiento

Cirugía de estenosis del conducto vertebral Cirugía de estenosis del conducto vertebral

El tratamiento para tratar la estenosis del conducto vertebral varía según la ubicación de la estenosis y la gravedad de los signos y síntomas.

Consulta con el médico sobre el mejor tratamiento para tu situación. Si tienes síntomas leves o no presentas ningún síntoma, el médico puede controlar la enfermedad mediante consultas de seguimiento periódicas. Es posible que el médico te brinde algunos consejos para el cuidado personal que puedes hacer en casa. Si no son de ayuda, el médico puede recomendarte medicamentos o fisioterapia. Cuando otros tratamientos no han sido de ayuda, la cirugía puede ser una opción.

Medicamentos

El médico puede recetarte lo siguiente:

  • Analgésicos. Los analgésicos, como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros), el naproxeno (Aleve u otros) y el paracetamol (Tylenol u otros), también pueden usarse temporalmente para aliviar las molestias de la estenosis del conducto vertebral. Por lo general, se recomiendan solo para períodos breves, debido a que hay evidencia limitada sobre el beneficio del uso a largo plazo.
  • Antidepresivos. Las dosis nocturnas de antidepresivos tricíclicos, como la amitriptilina, pueden ayudar a aliviar el dolor crónico.
  • Medicamentos anticonvulsivos. Algunos medicamentos anticonvulsivos, como la gabapentina (Neurontin) y la pregabalina (Lyrica), se utilizan para reducir el dolor que causan las lesiones nerviosas.
  • Opioides. Los medicamentos que contienen fármacos relacionados con la codeína, como la oxicodona (OxyContin, Roxicodone) y la hidrocodona (Norco, Vicodin) pueden ser útiles para el alivio del dolor a corto plazo. Los opioides también pueden considerarse con precaución para tratamientos prolongados. Sin embargo, conllevan el riesgo de producir efectos secundarios graves, como adicción.

Fisioterapia

Es frecuente que las personas con estenosis del conducto vertebral se vuelvan menos activas, en un esfuerzo por reducir el dolor. Sin embargo, esto puede provocar debilitamiento muscular, lo que puede causar más dolor. Un fisioterapeuta puede enseñarte ejercicios para ayudarte a lograr lo siguiente:

  • Aumentar la fuerza y la resistencia
  • Mantener la flexibilidad y la estabilidad de la columna vertebral
  • Mejorar el equilibrio

Inyecciones de esteroides

Las raíces de los nervios se pueden irritar e hinchar en el lugar donde han estado comprimidas. Si bien inyectar un medicamento esteroide (corticoesteroide) en el espacio que rodea el pinzamiento no solucionará la estenosis, esto puede ayudar a reducir la inflamación y a aliviar un poco el dolor.

Las inyecciones de esteroides no funcionan para todas las personas. Además, las inyecciones de esteroides repetidas pueden debilitar el tejido conjuntivo y los huesos cercanos, por lo que podrás recibir estas inyecciones unas pocas veces al año.

Procedimiento de descompresión

En este procedimiento, se utilizan instrumentos que parecen agujas para extraer una parte de un ligamento engrosado en la parte posterior del conducto vertebral a fin de aumentar el espacio del conducto vertebral y eliminar el pinzamiento de la raíz nerviosa. Solamente los pacientes con estenosis del conducto vertebral y con engrosamiento del ligamento son elegibles para este tipo de descompresión.

El procedimiento se conoce como «descompresión lumbar guiada por imágenes». También se lo llama «descompresión lumbar mínimamente invasiva», pero, para evitar confusiones con los procedimientos quirúrgicos mínimamente invasivos, los médicos adoptaron el término «descompresión lumbar guiada por imágenes».

Debido a que la descompresión lumbar guiada por imágenes se realiza sin anestesia general, este procedimiento puede ser una opción para las personas que tienen alto riesgo quirúrgico debido a otros problemas médicos.

Cirugía

La cirugía puede considerarse si otros tratamientos no han ayudado o si te sientes incapacitado por los síntomas. Los objetivos de la cirugía comprenden aliviar la presión en la médula espinal o las raíces nerviosas al crear más espacio dentro del conducto vertebral. La cirugía para descomprimir la zona de la estenosis es la manera más definitiva de intentar resolver los síntomas de la estenosis del conducto vertebral.

Según las investigaciones, las cirugías de la columna vertebral presentan menos complicaciones cuando las realizan cirujanos sumamente experimentados. No dudes en preguntar acerca de la experiencia del cirujano en cirugías de estenosis del conducto vertebral. Si tienes dudas, busca una segunda opinión.

Algunas de las cirugías que se realizan para tratar la estenosis del conducto vertebral son las siguientes:

  • Laminectomía. Este procedimiento consiste en extraer la parte trasera (lámina) de la vértebra afectada. La laminectomía a veces se llama «cirugía de descomprensión» porque alivia la presión en los nervios al crear más espacio a su alrededor.

    En algunos casos, la vértebra debe unirse a las vértebras adyacentes con elementos metálicos o con un injerto óseo (fusión espinal) para conservar la resistencia de la columna vertebral.

  • Laminectomía. Este procedimiento consiste en extraer una parte de la lámina, normalmente realizando una perforación que tenga el tamaño suficiente para aliviar la presión en un sitio particular.
  • Laminoplastia. Este procedimiento se realiza únicamente sobre las vértebras del cuello (columna cervical). Consiste en abrir un espacio dentro del conducto vertebral mediante una bisagra en la lámina. Para unir el espacio en la sección abierta de la columna vertebral se utilizan elementos metálicos.
  • Cirugía mínimamente invasiva. Con este abordaje de la cirugía, se extrae hueso o lámina de una manera que reduce los daños al tejido sano cercano. Este procedimiento reduce la necesidad de realizar fusiones.

    Si bien las fusiones son un método útil para estabilizar la columna vertebral y aliviar el dolor, al evitarlas puedes reducir posibles riesgos, como el dolor y la inflamación posquirúrgicos y enfermedades en zonas cercanas de la columna vertebral. Se ha demostrado que, además de reducir la necesidad de realizar fusiones espinales, los abordajes mínimamente invasivos requieren un tiempo de recuperación menor.

En la mayoría de los casos, las operaciones que crean espacios ayudan a reducir los síntomas de la estenosis del conducto vertebral. Pero en algunas personas, los síntomas permanecen o empeoran después de la cirugía. Otros riesgos quirúrgicos comprenden infecciones, desgarros en la membrana que recubre la médula espinal, coágulos sanguíneos en las venas de las piernas y deterioro neurológico.

Posibles tratamientos futuros

Los ensayos clínicos se están llevando a cabo para analizar el uso de células madre a fin de tratar la enfermedad de médula espinal degenerativa, un abordaje que a veces se llama «medicina regenerativa». También se están realizando estudios clínicos de medicina genómica, de la que podrían generarse nuevas genoterapias para tratar la estenosis del conducto vertebral.

Medicina alternativa

La medicina integrativa y las terapias alternativas también pueden usarse con los tratamientos convencionales para ayudarte a enfrentar el dolor causado por la estenosis del conducto vertebral. Por ejemplo:

  • Masoterapia
  • Tratamiento quiropráctico
  • Acupuntura

Habla con el médico si estás interesado en probar estas opciones de tratamiento.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Estilo de vida y remedios caseros

Tendrás consultas de seguimiento periódicas con el médico para controlar la enfermedad. Puede sugerirte que incorpores varios tratamientos caseros a tu vida, entre ellos:

  • Probar con analgésicos. Algunos medicamentos de venta libre, como la aspirina, el ibuprofeno (Advil, Motrin IB y otros), el naproxeno (Aleve y otros) y el paracetamol (Tylenol y otros) pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación.
  • Aplicar compresas frías o calientes. Algunos síntomas de estenosis del conducto vertebral cervical pueden aliviarse con la aplicación de calor o frío en el cuello.
  • Mantener un peso saludable. Procura mantener un peso saludable. Si tienes sobrepeso u obesidad, el médico puede recomendarte que bajes de peso. Bajar de peso puede reducir el dolor al aliviar la presión sobre la espalda, particularmente, en la región lumbar de la columna vertebral.
  • Hacer ejercicio. Los ejercicios de flexión, estiramiento y fortalecimiento pueden ayudar a abrir la columna vertebral. Pregúntale a un fisioterapeuta o al médico qué ejercicios son seguros para realizar en el hogar.
  • Usar un bastón o un andador. Además de mejorar la estabilidad, estos dispositivos ayudan a aliviar el dolor ya que permiten que te inclines hacia adelante al caminar.

Preparación para la consulta

Si tu médico de cabecera piensa que tienes estenosis del conducto vertebral, es posible que te derive a un médico que se especializa en trastornos del sistema nervioso (neurólogo). En función de la gravedad de los síntomas, es posible que también necesites ver a un cirujano especializado en la columna vertebral (neurocirujano, cirujano ortopédico).

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, es aconsejable que prepares una lista de respuestas para las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo notaste por primera vez este problema?
  • ¿Ha empeorado con el tiempo?
  • ¿Tus padres o hermanos han tenido síntomas similares alguna vez?
  • ¿Tienes otros problemas de salud?
  • ¿Qué medicamentos o suplementos tomas habitualmente?
  • ¿Qué inyecciones o cirugías de columna vertebral has tenido?

Qué esperar del médico

El médico podría hacerte algunas de las siguientes preguntas:

  • ¿Sientes dolor? ¿Dónde lo sientes?
  • ¿Hay alguna posición específica que alivie el dolor o lo empeore?
  • ¿Sientes debilidad, entumecimiento u hormigueo?
  • Últimamente, ¿te sientes más torpe?
  • ¿Has tenido alguna dificultad para controlar los intestinos o la vejiga?
  • ¿Qué tratamientos has probado para estos problemas hasta ahora?

Estenosis del conducto vertebral - atención en Mayo Clinic

Sept. 21, 2018
References
  1. Spinal stenosis (Estenosis del conducto vertebral). Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases). https://www.niams.nih.gov/health_info/spinal_stenosis/. Último acceso: 7 de marzo de 2017.
  2. Goldman L, et al., eds. Mechanical and other lesions of the spine, nerve roots and spinal cord (Lesiones mecánicas y otras lesiones de la columna vertebral, las raíces nerviosas y la médula espinal). En: Goldman-Cecil Medicine (Medicina de Cecil-Goldman). 25.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 7 de marzo de 2017.
  3. Frontera WR. Lumbar spinal stenosis (Estenosis espinal lumbar). En: Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation: Musculoskeletal Disorders, Pain, and Rehabilitation (Aspectos básicos de la medicina física y rehabilitación: trastornos musculoesqueléticos, dolor y rehabilitación). 3.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 7 de marzo de 2017.
  4. Cervical stenosis, myelopathy and radiculopathy (Estenosis cervical, mielopatía y radiculopatía). North American Spine Society (Sociedad Norteamericana de Columna Vertebral). http://www.knowyourback.org/pages/spinalconditions/degenerativeconditions/cstenosis_myelopathy_radiculopathy.aspx. Último acceso: 7 de marzo de 2017.
  5. Levin K. Lumbar spinal stenosis: Treatment and prognosis (Estenosis espinal lumbar: tratamiento y pronóstico). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 7 de marzo de 2017.
  6. Kim K, et al. Nonsurgical Korean integrative treatments for symptomatic lumbar spinal stenosis: A three-armed randomized controlled pilot trial protocol (Tratamientos integrativos coreanos no quirúrgicos para la estenosis del conducto vertebral lumbar sintomática: protocolo de ensayo piloto controlado aleatorizado de tres grupos). Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine (Medicina complementaria y alternativa basada en evidencia). 2016;2016:2913248. https://www.hindawi.com/journals/ecam/2016/2913248/. Último acceso: 7 de marzo de 2017.
  7. Dasenbrock HH, et al. The impact of provider volume on the outcomes after surgery for lumbar spinal stenosis (El impacto del volumen del profesional en los resultados posteriores a una cirugía de estenosis del conducto vertebral lumbar). Neurosurgery (Neurocirugía). 2012;70:1346.
  8. AskMayoExpert. Lumbar spinal stenosis (Estenosis espinal lumbar). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2016.
  9. AskMayoExpert. Minimally invasive lumbar decompression (Descompresión lumbar mínimamente invasiva). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2017.
  10. Abt NB, et al. Thirty day postoperative outcomes following anterior lumbar interbody fusion using the National Surgical Quality Improvement Program database (Resultados posoperatorios de treinta días a partir de una fusión intercorporal lumbar anterior mediante la base de datos del Programa de Mejoras de la Calidad Quirúrgica Nacional). Clinical Neurology and Neurosurgery (Neurología clínica y neurocirugía). 2016;143:126.
  11. Barbara Woodward Lips Patient Education Center (Centro de Educación para el Paciente Barbara Woodward Lips). Spinal stenosis (Estenosis del conducto vertebral). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2003.
  12. Barbara Woodward Lips Patient Education Center (Centro de Educación para el Paciente Barbara Woodward Lips). Minimally invasive lumbar decompression (Descompresión lumbar mínimamente invasiva). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2012.
  13. Watson JC (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 28 de marzo de 2017.
  14. Brown AY. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. 13 de febrero de 2017.
  15. Bydon M (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 17 de abril de 2017.
  16. Onishi K, et al. Human adipose-derived mesenchymal stromal/stem cells remain viable and metabolically active following needle passage (Las células madre y el estroma mesenquimales derivados del tejido adiposo humano permanecen viables y metabólicamente activos luego del paso de una aguja). Physical Medicine and Rehabilitation (Diagnóstico y tratamiento actuales: medicina física y rehabilitación). 2016;8:844.
  17. Staats PS, et al. MiDAS ENCORE: Randomized controlled clinical trial report of 6-month results (MiDAS ENCORE: informe de ensayo clínico controlado aleatorizado de los resultados de 6 meses). Pain Physician (Médico especialista en dolor). 2016;19:25.
  18. Chou R. Subacute and chronic low back pain: Nonsurgical interventional treatment (Lumbalgia crónica y subaguda: tratamiento intervencionista no quirúrgico). www.uptodate.com/home. Último acceso: 22 de marzo de 2017.
  19. Chou R, et al. Nonpharmacologic therapies for low back pain: A systematic review for an American College of Physicians Clinical Practice Guidelines (Tratamientos no farmacológicos para el dolor lumbar: revisión sistemática de las pautas para la práctica clínica del Colegio Estadounidense de Médicos). Annals of Internal Medicine (Anales de Medicina Interna). 2017;166:1.
  20. Morrey ME, et al. Molecular landscape of arthrofibrosis: Microarray and bioinformatics analysis of the temporal expression of 380 genes during contracture genesis (Panorama molecular de la artrofibrosis: análisis de micromatrices y bioinformática de la expresión temporal de 380 genes durante la génesis de la contractura). Gene (Gen). 2017;610:15.