Aunque una lesión de la médula espinal suele ser el resultado de un accidente y puede sucederle a cualquiera, ciertos factores pueden predisponerte a un mayor riesgo de sufrir una lesión de la médula espinal, entre ellos:

  • Ser hombre. Las lesiones de la médula espinal afectan a una cantidad desproporcionada de hombres. De hecho, en los Estados Unidos, las mujeres representan solo el 20 por ciento de las lesiones traumáticas de la médula espinal.
  • Tener entre 16 y 30 años de edad. Es más probable que sufras una lesión traumática de la médula espinal si tienes entre 16 y 30 años.
  • Tener más de 65 años de edad. Las caídas provocan la mayoría de las lesiones en adultos mayores.
  • Adoptar conductas de riesgo. Zambullirse en aguas muy poco profundas, practicar deportes sin usar el equipo de seguridad adecuado o tomar las precauciones adecuadas puede llevar a sufrir lesiones de la médula espinal. Los choques automovilísticos son la causa principal de lesiones de la médula espinal en personas menores de 65 años.
  • Tener un trastorno óseo o articular. Si tienes otro trastorno que afecta los huesos o las articulaciones, como la artritis o la osteoporosis, una lesión relativamente leve puede provocar una lesión de la médula espinal.
Oct. 08, 2014