El ronquido es un sonido ronco o fuerte que ocurre cuando tu respiración está obstruida parcialmente de alguna forma mientras estás durmiendo. Algunas veces, el ronquido puede indicar una condición de salud grave. Además, el ronquido puede ser una molestia para tu pareja.

Aproximadamente la mitad de los adultos ronca a veces. El ronquido ocurre cuando el aire fluye a través de tejidos relajados en tu garganta, causando que los tejidos vibren a medida que respiras, lo que crea esos sonidos irritantes.

Los cambios en el estilo de vida, como perder peso, evitar el alcohol cerca de la hora de acostarse o dormir sobre un costado, pueden ayudar a dejar de roncar.

Además, los dispositivos médicos y la cirugía están disponibles para reducir los ronquidos perturbadores. Sin embargo, éstos no son adecuados o necesarios para todos los que roncan.

El roncar con frecuencia se asocia con un trastorno del sueño llamado apnea obstructiva del sueño (AOS). No todos los que roncan tienen AOS, pero roncar viene acompañado de cualquiera de los siguientes síntomas, y puede ser una indicación para ver a un médico que te realice una evaluación más profunda para diagnosticar AOS:

  • Ruido durante el sueño
  • Dormir de forma excesiva durante el día
  • Dificultad para concentrarse
  • Dolores de cabeza por las mañanas
  • Ardor de garganta
  • Dormir sin descansar
  • Jadeo o ahogarse por la noche
  • Presión arterial alta
  • Dolor de pecho por la noche
  • Tu ronquido es tan fuerte que interrumpe el sueño de tu pareja
  • Te despiertas con la sensación de ahogarte o jadeando

Cuándo ver a un médico

Consulta a tu médico si tienes alguno de los síntomas anteriores. Esto puede indicar que tu ronquido es causado por una condición más grave, tal como apnea obstructiva del sueño.

Si tu hijo ronca, pregúntale a tu pediatra sobre esto. Los niños también pueden tener apnea obstructiva del sueño. Los problemas de nariz y garganta — como amígdalas agrandadas — y obesidad, con frecuencia, pueden estrechar las vías aéreas de un niño, lo que puede llevar a tu hijo a desarrollar apnea del sueño.

Muchos factores, como la anatomía de tu boca y cavidades nasales, el consumo de alcohol, las alergias, un resfriado y tu peso pueden ocasionar el ronquido.

Cuando dormitas y pasas de un sueño ligero a un sueño profundo, se relajan los músculos en la parte superior de tu boca (paladar blando), lengua y garganta. Los tejidos en tu garganta pueden relajarse tanto que bloquean parcialmente tus vías respiratorias y vibran.

Mientras más reducidas sean tus vías respiratorias, más fuerte será el flujo de aire. Esto provoca la vibración de los tejidos, lo que causa que tu ronquido sea cada vez más fuerte.

Las siguientes condiciones pueden afectar las vías respiratorias y causar ronquidos:

  • La anatomía de tu boca. Tener un paladar blando bajo, grueso puede estrechar tus vías respiratorias. La gente con sobrepeso puede tener tejidos adicionales en la parte trasera de sus gargantas, que pueden estrechar sus vías respiratorias. De igual forma, si la pieza triangular del tejido que cuelga del paladar blando (úvula) está alargada, el flujo de aire puede obstruirse e incrementar la vibración.
  • Consumo de alcohol. El ronquido también puede asociarse con el consumo de demasiado alcohol antes de la hora de acostarse. El alcohol relaja los músculos de la garganta y disminuye tus defensas naturales de la obstrucción del flujo de aire.
  • Problemas nasales. La congestión nasal crónica o una división torcida entre tus fosas nasales (tabique nasal desviado) puede contribuir con tus ronquidos.
  • Privación del sueño. No dormir lo suficiente puede llevar a mayor relajación de la garganta.
  • Posición para dormir. El ronquido normalmente es más frecuente y más fuerte cuando duermes boca arriba debido a que el efecto de gravedad en la garganta estrecha las vías respiratorias.
  • Apnea obstructiva del sueño. Roncar también puede estar asociado con la apnea obstructiva del sueño. En esta enfermedad grave, los tejidos de tu garganta bloquean las vías respiratorias parcialmente o por completo evitando que respires.

    La AOS muchas veces se caracteriza por ronquidos fuertes seguidos de periodos de silencio cuando se detiene la respiración o casi se detiene. A la larga, esta reducción o pausa en la respiración puede indicarte que despiertes y puede hacerlo con un fuerte resoplido o un sonido jadeante.

    Es posible que tu sueño sea ligero debido a que es interrumpido. Este patrón de pausas en la respiración puede repetirse muchas veces durante la noche.

    Por lo general, la gente con apnea obstructiva del sueño experimenta periodos cuando la respiración se vuelve más lenta o se detiene por lo menos cinco veces durante cada hora de sueño.

Los factores de riesgo que pueden contribuir para roncar incluyen:

  • Ser hombre. Los hombres son más propensos a roncar y a padecer apnea del sueño que las mujeres.
  • Tener sobrepeso. Las personas obesas o con sobrepeso son más propensas a roncar o a padecer apnea obstructiva del sueño.
  • Tener unas vías respiratorias angostas. Algunas personas pueden tener un paladar blando largo, o amígdalas o adenoides grandes, lo que puede reducir el tamaño de las vías respiratorias y causar los ronquidos.
  • Consumir alcohol. El alcohol relaja los músculos de la garganta, lo cual aumenta el riesgo de roncar.
  • Tener problemas nasales. Si tienes un defecto estructural en las vías respiratorias, como el tabique nasal desviado, o tienes congestión nasal crónica, tu riesgo de roncar es mayor.
  • Tener antecedentes familiares de ronquido o apnea obstructiva del sueño.

El ronquido habitual puede ser más que una molestia. Además de interrumpir el sueño de tu compañero de cama, si el ronquido es ocasionado por apnea obstructiva del sueño, puedes estar en riesgo de tener otras complicaciones, incluyendo:

  • Sueño durante el día
  • Frustración frecuente o ira
  • Dificultad para concentrarte
  • Un mayor riesgo de padecer presión arterial alta, enfermedades del corazón y accidente cerebrovascular
  • Un riesgo mayor de problemas de conducta, como agresión o problemas de aprendizaje en niños con apnea obstructiva del sueño
  • Un mayor riesgo de accidentes por vehículo de motor debido a la falta de sueño

Es probable que primero veas a tu médico familiar o a un médico general. Sin embargo, después pueden enviarte con un médico que se especialice en el tratamiento de los trastornos del sueño o un especialista de la garganta, nariz y oídos.

Debido a que las consultas pueden ser breves y porque muchas veces hay mucho de qué hablar, es una buena idea ir bien preparado. Aquí te damos información que te ayudará a estar listo para tu consulta y lo que puedes esperar de tu médico.

Lo que tú puedes hacer

  • Anota todos los síntomas que has experimentado, incluyendo los que parezcan no tener relación con la razón por la que programaste la consulta. Pídele a tu pareja que describa lo que él o ella escuche o note en la noche mientras duermes.

    O, mejor aún, pídele que vaya contigo a la consulta para que pueda hablar con tu médico sobre tus síntomas.

  • Haz una lista de todos los medicamentos, así como de las vitaminas o suplementos que estés tomando.
  • Anota las preguntas que quieras hacerle a tu médico.

El tiempo con tu médico puede ser limitado, así que prepara una lista de preguntas que te ayudarán a aprovechar al máximo el tiempo juntos. Respecto a los ronquidos, algunas preguntas básicas que hacerle a tu médico incluyen:

  • ¿Qué me hace roncar cuando duermo?
  • ¿Mi ronquido es un signo de algo más serio, como apnea obstructiva del sueño?
  • ¿Qué tipos de pruebas necesito?
  • ¿Qué sucede durante una prueba de sueño?
  • ¿Qué tratamientos están disponibles para el ronquido y cuáles recomienda?
  • ¿Qué tipo de efectos secundarios puedo esperar de este tratamiento?
  • ¿Hay algunas alternativas para el enfoque principal que está sugiriendo?
  • ¿Existen pasos que pueda seguir, que ayuden a disminuir mis ronquidos?
  • Padezco otras condiciones de salud. ¿Cómo puedo tratar mejor estas condiciones juntas?
  • ¿Hay algunos folletos o información impresa que pueda llevar a casa conmigo? ¿Qué sitios web me recomienda que visite?

Además de las preguntas que has preparado para hacerle tu médico, no dudes en hacerle preguntas durante tu consulta.

¿Qué esperar de tu médico?

Es probable que tu médico te haga algunas preguntas. Estar listo para responderlas puede hacer que sobre tiempo para revisar algunos puntos a los que quieras dedicar más tiempo. Tu médico puede preguntar:

  • ¿Cuándo fue la primera vez que comenzó a roncar?
  • ¿Ronca todas las noches o sólo de vez en cuando?
  • ¿Se despierta con frecuencia durante la noche?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar tus ronquidos?
  • ¿Qué cosa, si la hay, parece empeorar sus ronquidos?
  • ¿Alguna vez su pareja le ha dicho que hace pausas o que hay irregularidades en su respiración mientras duerme?
  • ¿Jadea, se ahoga o resopla y se despierta?

Qué puedes hacer mientras tanto

Mientras esperas la consulta con tu médico, aquí hay unos consejos que puedes probar:

  • No bebas alcohol ni tomes sedantes antes de ir a dormir.
  • Prueba las tiras nasales.
  • Duerme de costado en vez de dormir boca arriba.
  • Si la congestión nasal continúa, prueba con un descongestivo por un día o dos.

Para diagnosticar tu enfermedad, tu médico revisará tus signos y síntomas y tu historial médico. Tu médico también realizará un examen físico.

Tu médico puede hacerle algunas preguntas a tu pareja sobre cuándo y cómo roncas para ayudar a evaluar la gravedad del problema. Si tu hijo ronca, se te harán preguntas acerca de la gravedad del ronquido de tu hijo.

Imagenología

Tu médico puede solicitar una prueba de diagnóstico por imágenes, como rayos X, una tomografía computarizada o imágenes por resonancia magnética para verificar la estructura de tus vías respiratorias y ver si hay problemas, tales como tabique desviado.

Estudio del sueño

Dependiendo de la gravedad de tus ronquidos y de otros síntomas, tu médico puede solicitar que se te hagan estudios del sueño. Con frecuencia, los estudios del sueño se hacen en casa.

Sin embargo, dependiendo de tus otros problemas médicos y de otros síntomas del sueño, puedes necesitar pasar la noche en un centro del sueño para realizarte un análisis detallado de tus hábitos de sueño, por medio de un estudio llamado polisomnografía, realizado por un equipo de especialistas.

En la polisomnografía, estás conectado a muchos dispositivos y te observan durante toda la noche. Durante el estudio del sueño se registrarán tus ondas cerebrales, el nivel de oxígeno en la sangre, el ritmo cardíaco y la frecuencia respiratoria, las etapas del sueño y los movimientos de ojos y piernas mientras duermes.

Para tratar esta condición es probable que tu médico te recomiende cambios en tu estilo de vida, como perder peso, evitar tomar alcohol antes de acostarte, tratar la descongestión nasal, evitar la privación del sueño y no dormir sobre tu espalda.

Para los ronquidos causados por la apnea obstructiva del sueño es probable que tu médico recomiende:

  • Dispositivos orales. Los dispositivos orales son boquillas dentales de forma ajustable que ayudan a recorrer la posición de tu mandíbula, lengua y paladar blando para mantener libres las vías respiratorias.

    Si eliges utilizar un dispositivo oral, visita a tu dentista al menos una vez cada seis meses durante el primer año y después al menos cada año para que revise tu ajuste y se asegure de que la enfermedad no esté empeorando.

    La salivación excesiva, boca seca, dolor de mandíbula y malestar facial son los posibles efectos secundarios al utilizar dichos dispositivos

  • La presión positiva continua en la vía aérea (CPAP, por sus siglas en inglés). Este tratamiento implica el uso de una máscara presurizada sobre tu nariz mientras duermes. La máscara está unida a un pequeña bomba que introduce aire a través de las vías respiratorias, lo que las mantiene abiertas.

    CPAP elimina los ronquidos y a menudo se utiliza para tratar el ronquido causado por apnea obstructiva del sueño.

    A pesar de que CPAP es el método más fiable y eficaz para tratar la apnea obstructiva del sueño, a algunas personas les resulta incómoda o tienen problemas para adaptarse al ruido o a la sensación de la máquina.

  • Implantes palatales En este procedimiento, conocido como procedimiento pilar, los médicos inyectan hebras trenzadas de filamentos de poliéster en tu paladar blando, lo que ayuda a reforzarlo y reducir el ronquido. Los implantes palatales no tienen ningún efecto secundario grave conocido; sin embargo, aún se estudian los beneficios y la seguridad del procedimiento.
  • Cirugía tradicional. En un procedimiento llamado uvulopalatofaringoplastia (UPPP, por sus siglas en inglés), se aplica anestesia general y tu cirujano aprieta y recorta el tejido de exceso de tu garganta — un tipo de estiramiento facial para tu garganta. Los riesgos de este procedimiento incluyen sangrado, infección, dolor y congestión nasal.
  • Cirugía láser. En la uvulopalatofaringoplastia asistida con láser (LAUPPP), una cirugía ambulatoria parar los ronquidos, el médico utiliza un rayo láser portátil para acortar el paladar blando y extirpar tu úvula. Eliminar el exceso de tejido amplía las vías respiratorias y reduce la vibración. Es posible que necesites más de una sesión para mantener tu ronquido bajo control.
  • Ablación por radiofrecuencia de tejido (somnoplastia ). En este procedimiento ambulatorio, recibirás anestesia local. Los médicos utilizan una señal de radiofrecuencia de baja intensidad para contraer el tejido en el paladar blando para ayudar a reducir los ronquidos.

    La efectividad de este nuevo procedimiento requiere estudios adicionales. Generalmente, este procedimiento es menos doloroso que otros tipos de cirugía para el ronquido.

Para evitar o silenciar los ronquidos, intenta estas sugerencias:

  • Si tienes sobrepeso, pierde peso. La gente que tiene sobrepeso tiene problemas adicionales en la garganta, que contribuyen a roncar. Perder peso puede ayudar a reducir los ronquidos.
  • Dormir de costado. Acostarte boca arriba permite que tu lengua se apoye en la parte posterior hacia la garganta, haciendo estrecha la vía aérea y obstruyendo parcialmente el flujo de aire. Intenta dormir sobre un costado. Si encuentras que siempre terminas acostado/a boca arriba a la mitad de la noche, intenta poner una pelota de tenis en la parte superior de tu pijama.
  • Levanta un poco la cabeza del nivel de la cama. Elevar la cabeza sobre el nivel de la cama aproximadamente 10 cm (4 pulgadas) puede ayudar.
  • Las bandas nasales o un dilatador nasal externo. Las bandas adhesivas aplicadas al puente de la nariz ayudan a mucha gente a incrementar el área de su pasaje nasal, mejorando su respiración. Un dilatador nasal es una banda adhesiva endurecida aplicada externamente a lo largo de las fosas nasales que pueden ayudar a disminuir la resistencia del flujo de aire para que puedas respirar más fácil. Sin embargo, las bandas nasales y los dilatadores nasales externos no son efectivos para personas con apnea del sueño.
  • Trata la congestión u obstrucción nasal. Tener alergias o el tabique desviado pueden limitar el flujo de aire a través de tu nariz. Esto te fuerza a respirar por la boca, incrementando la probabilidad de roncar.

    No uses un descongestionante oral o en aerosol por más de tres días consecutivos para congestión aguda a menos que te lo indique tu médico. El uso a largo plazo de estos medicamentos puede tener un efecto de rebote y empeorar tu congestión. Pregunta a tu médico sobre un aerosol de esteroides de venta con receta si tienes congestión crónica.

    Para corregir un defecto estructural en las vías aéreas, tales como el tabique desviado, tal vez necesites cirugía.

  • Limita o evita el alcohol y los sedantes. Evita tomar bebidas alcohólicas al menos dos horas antes de ir a dormir, e informa a tu médico sobre los ronquidos antes de empezar a tomar sedantes. Los sedantes y el alcohol deprimen tu sistema nervioso central, causando una relajación excesiva de los músculos, incluyendo los tejidos de tu garganta.
  • Deja de fumar. Dejar de fumar puede reducir los ronquidos, además de tener muchos otros beneficios para la salud.
  • Duerme lo suficiente. Los adultos deben aspirar a dormir de 7 a 8 horas por noche. Las horas recomendadas de sueño para los niños varían según la edad. Los niños en edad preescolar deben dormir de 11 a 12 horas diarias. Los niños en edad escolar necesitan al menos 10 horas al día, y los adolescentes deben dormir entre nueve y 10 horas diarias.

Debido a que roncar es un problema tan común, hay diversos productos disponibles, tales como aerosoles nasales o terapias homeopáticas. Sin embargo, la mayoría de los productos no se han probado en estudios clínicos.

Las terapias que pueden ayudar a aliviar tus ronquidos incluyen:

  • Tocar algún instrumento musical. Tocar el diyeridú, un instrumento musical que produce un sonido tipo zumbido, puede ayudar a entrenar a los músculos de las vías respiratorias superiores y a disminuir el sueño durante el día. Los investigadores han evaluado el uso del instrumento en aquéllos con apnea obstructiva del sueño que se quejaban de los ronquidos.

    La investigación mostró que los que tocaron el instrumento durante cerca de 25 minutos al día, la mayor parte de los días de la semana experimentaron menos sueño durante el día — una complicación de la apnea del sueño y de los ronquidos. Sin embargo, este estudio fue pequeño y se limitó a los roncadores no obesos con poco consumo de alcohol y drogas. Los estudios más grandes son necesarios para confirmar los resultados.

    Otro estudio entrevistó a una gran muestra de miembros de orquestas y no pudo encontrar diferencias en el riesgo de apnea obstructiva del sueño entre músicos de instrumentos de viento y músicos que no tocan instrumentos de viento.

    Sin embargo, un estudio diferente comparó grupos instrumentales y encontró que los participantes que tocaban instrumentos de viento de madera de doble caña, tales como el oboe, el fagot y el cuerno inglés, tuvieron un menor riesgo de apnea obstructiva del sueño comparado con los que tocan instrumentos de una sola caña y otros músicos.

  • Cantar. Cantar puede ayudar a mejorar el control muscular del paladar blando y la parte superior de la garganta. Un estudio preliminar encontró cierta disminución en los ronquidos en participantes que cantaron ejercicios de canto diariamente durante tres meses. Estos participantes comenzaron a roncar como adultos, no tenían problemas nasales y no tenían sobrepeso. Se necesitan más estudios sobre esta técnica.

Si tu pareja es quien ronca, es posible que en ocasiones te sientas frustrado así como fatigado. Sugiere alguno de los remedios caseros mencionados y, si éstos no ayudan a calmar el ruido nocturno de tu pareja, haz que consulte un médico.

Mientras tanto, los tapones para los oídos o el ruido de fondo, como una máquina de ruido blanco o un ventilador cerca de la cama, pueden ayudar a cubrir el ruido de los ronquidos para que puedas dormir más.

Sept. 26, 2015