Diagnósticos

El médico tomará tu historia clínica y te pedirá que describas tus síntomas. Un diagnóstico de síndrome de piernas inquietas/enfermedad de Willis-Ekbom se realiza en función de los siguientes criterios establecidos por el Grupo Internacional de Estudio sobre el Síndrome de las Piernas Inquietas:

  • Tienes una necesidad fuerte, a menudo, irresistible, de mover las piernas, generalmente, acompañada por sensaciones molestas descritas como calambres, progresión, tirones, hormigueo o jalones.
  • Los síntomas aparecen o empeoran cuando estás en reposo, ya sea sentado o acostado.
  • Puedes aliviar parcial o temporalmente los síntomas realizando alguna actividad como caminar o estirarte.
  • Los síntomas empeoran por la noche.
  • Los síntomas no pueden explicarse únicamente con otro trastorno médico o conductual.

Es posible que el médico realice una exploración física y otra neurológica. Pueden pedirte análisis de sangre, particularmente, para detectar insuficiencia de hierro y para descartar otras causas posibles de esos síntomas.

Además, es posible que el médico te derive a un especialista del sueño. Esto puede implicar una estancia de una noche en una clínica del sueño, donde los médicos pueden estudiar tu sueño en caso de que sospechen la presencia de otro trastorno de este tipo, como la apnea del sueño. No obstante, un diagnóstico de síndrome de piernas inquietas/enfermedad de Willis-Ekbom, generalmente, no requiere un estudio del sueño.

Tratamientos

A veces, el tratamiento de un trastorno preexistente, como la deficiencia de hierro, alivia notablemente los síntomas del síndrome de las piernas inquietas. Corregir una deficiencia de hierro puede consistir en tomar suplementos de hierro. Sin embargo, solo debes tomar suplementos de hierro con supervisión médica y después de que el médico haya controlado tu nivel de hierro en sangre.

Si padeces el síndrome de las piernas inquietas o la enfermedad de Willis-Ekbom sin un trastorno asociado, el tratamiento se centra en cambios en el estilo de vida y, si estos no son eficaces, en medicamentos.

Terapia con medicamentos

Para reducir la inquietud en las piernas existen varios medicamentos con receta, la mayoría de los cuales se han desarrollado para tratar otras enfermedades. Algunos de ellos son:

  • Medicamentos que aumentan el nivel de dopamina en el cerebro. Estos medicamentos reducen el movimiento de las piernas al afectar el nivel del mensajero químico dopamina en el cerebro. La Administración de Alimentos y Medicamentos ha aprobado el uso de ropinirol (Requip), rotigotina (Neupro) y pramipexol (Mirapex) para el tratamiento del síndrome de las piernas inquietas o la enfermedad de Willis-Ekbom de intensidad moderada a grave.

    Los efectos secundarios de corto plazo de estos medicamentos normalmente son leves y comprenden náuseas, aturdimiento y fatiga. Sin embargo, también pueden causar trastornos del control de impulsos, como ludopatía y somnolencia diurna.

  • Medicamentos que afectan los canales de calcio. Ciertos medicamentos, como la gabapentina (Neurontin) y la pregabalina (Lyrica) son eficaces para algunas personas con el síndrome de las piernas inquietas o la enfermedad de Willis-Ekbom.
  • Opiáceos. Los medicamentos narcóticos pueden aliviar los síntomas leves a intensos, aunque pueden ser adictivos si se usan en dosis altas. Algunos ejemplos de estos medicamentos comprenden codeína, oxicodona (Oxycontin, Roxicodona), oxicodona y paracetamol combinados (Percocet, Roxicet) e hidrocodona y paracetamol combinados (Norco).
  • Relajantes musculares y medicamentos para dormir. Esta clase de medicamentos, conocidos como «benzodiacepinas», ayudan a dormir mejor por la noche, aunque no eliminan la sensibilidad en las piernas y pueden causar somnolencia diurna. Los sedantes de uso frecuente para tratar el síndrome de las piernas inquietas o la enfermedad de Willis-Ekbom son clonazepam (Klonopin), eszopiclona (Lunesta), temazepam (Restoril), zaleplon (Sonata) y zolpidem (Ambien).

Puede que tú y tu médico deban realizar varias pruebas hasta encontrar el medicamento o la combinación de medicamentos que sean más adecuados para ti.

Precauciones sobre los medicamentos

A veces, los medicamentos para aumentar el nivel de dopamina que funcionaron durante un tiempo para aliviar el síndrome de las piernas inquietas o la enfermedad de Willis-Ekbom pierden su eficacia. O notas que tus síntomas regresan antes durante el día. Esto se denomina «aumento». El médico puede sustituirlo por otro medicamento para combatir el problema.

La mayoría de los medicamentos recetados para el tratamiento del síndrome de las piernas inquietas o la enfermedad de Willis-Ekbom no se recomienda durante el embarazo. En su lugar, el médico puede recomendarte técnicas de cuidado personal para aliviar los síntomas. Sin embargo, si la sensibilidad es particularmente molesta durante tu último trimestre, el médico puede aprobar el uso de ciertos medicamentos.

Algunos medicamentos pueden empeorar los síntomas del síndrome de las piernas inquietas o la enfermedad de Willis-Ekbom. Estos comprenden algunos antidepresivos, algunos medicamentos antipsicóticos, algunos medicamentos contra las náuseas y algunos medicamentos para el resfriado y la alergia. El médico puede recomendarte que, si es posible, evites estos medicamentos. Sin embargo, si necesitas tomarlos, habla con el médico sobre la posibilidad de añadir medicamentos que te ayuden a controlar el síndrome de las piernas inquietas o la enfermedad de Willis-Ekbom.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Modo de vida y remedios caseros

Realizar cambios sencillos en el estilo de vida puede aliviar los síntomas de síndrome de piernas inquietas/enfermedad de Willis-Ekbom.

  • Prueba con baños y masajes. Tomar un baño tibio y masajearte las piernas puede relajar los músculos.
  • Aplica compresas frías o tibias. El uso de frío o calor, o alternar entre ellos, puede disminuir las sensaciones en las extremidades.
  • Prueba con técnicas de relajación, como meditación o yoga. El estrés puede empeorar el síndrome de piernas inquietas/la enfermedad de Willis-Ekbom. Aprende a relajarte, especialmente antes de acostarte.
  • Establece una buena higiene de sueño. La fatiga tiende a empeorar los síntomas del síndrome de piernas inquietas/la enfermedad de Willis-Ekbom, por eso es importante que practiques una buena higiene de sueño. Lo ideal es contar con un entorno cómodo, fresco y tranquilo para dormir; acostarse y levantarse a la misma hora todos los días; y dormir lo suficiente. Algunas personas con síndrome de piernas inquietas/enfermedad de Willis-Ekbom descubren que acostarse más tarde y levantarse más tarde en el día las ayuda a dormir lo suficiente.
  • Haz ejercicio. Realizar ejercicio moderado y regular puede aliviar los síntomas del síndrome de piernas inquietas/la enfermedad de Willis-Ekbom, pero el exceso de ejercicio o realizarlo muy tarde en el día puede intensificarlos.
  • Evita la cafeína. A veces, reducir la cantidad de cafeína puede ayudar con las piernas inquietas. Intenta evitar los productos que contienen cafeína, entre ellos, el chocolate y las bebidas con cafeína, como el café, el té y los refrescos, durante algunas semanas para ver si esto te ayuda.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

El síndrome de las piernas inquietas es generalmente un trastorno de por vida. Vivir con el síndrome de las piernas inquietas implica desarrollar estrategias de afrontamiento que funcionen para ti, tales como:

  • Cuéntales a otras personas sobre tu trastorno. Compartir información sobre el síndrome de las piernas inquietas ayudará a tus familiares, amigos y compañeros de trabajo a comprenderte mejor cuando te vean caminando por los pasillos, parado en el fondo del cine o caminando hacia el dispensador de agua muchas veces al día.
  • No resistas la necesidad de moverte. Si intentas reprimir la necesidad de moverte, es posible que sientas que tus síntomas empeoran.
  • Lleva un registro diario del sueño. Lleva un registro de los medicamentos y de las estrategias que ayudan o dificultan tu lucha contra el síndrome de las piernas inquietas, y comparte esta información con el médico.
  • Elonga y hazte masajes. Comienza y termina el día con ejercicios para elongar o con un masaje suave.
  • Busca ayuda. Los grupos de apoyo reúnen a familiares y a personas con síndrome de las piernas inquietas. Al participar en un grupo, tus percepciones no sólo pueden ayudarte a ti, sino que también podría ayudar a alguien más.

Preparación para la consulta

Si tienes signos y síntomas del síndrome de las piernas inquietas, pide una consulta con el médico. Después de una evaluación inicial, puede derivarte a un médico que se especialice en enfermedades que afectan el sistema nervioso (neurólogo) o a un especialista del sueño.

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Información para reunir con anticipación

  • Anota tus síntomas, incluso cuándo comenzaron y cuándo suelen aparecer.
  • Anota la información médica más importante, como otras enfermedades que tengas y cualesquier medicamentos de venta libre o recetados que estés tomando, entre ellos vitaminas y suplementos. También anota si hay antecedentes del síndrome de las piernas inquietas en tu familia.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. La persona que te acompañe puede recordar información que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Algunas preguntas básicas para hacerle al médico sobre el síndrome de las piernas inquietas son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de los signos y síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué opciones de tratamiento están disponibles para esta enfermedad?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Qué medidas de cuidado personal debo tomar para mejorar mis síntomas?
  • ¿Hay algún material educativo que me pueda llevar? ¿Qué sitios web recomiendas?
  • ¿Dónde puedo buscar un grupo de apoyo para personas con síndrome de las piernas inquietas?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Tienes una necesidad irresistible de mover las piernas?
  • ¿Qué palabras describen los síntomas?
  • ¿Tus síntomas comienzan mientras estás sentado o acostado?
  • ¿Tus síntomas empeoran por la noche?
  • ¿El movimiento te hace sentir mejor?
  • ¿Te han dicho que pateas, te sacudes o haces algún otro movimiento con las piernas mientras duermes?
  • ¿Sueles tener dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido?
  • ¿Estás cansado durante el día?
  • ¿Hay alguien más en tu familia que sufra de piernas inquietas?
  • ¿Cuánta cafeína consumes diariamente?
  • ¿Cuál es tu programa de ejercicios habitual?

Qué puedes hacer mientras tanto

Para aliviar tus síntomas, intenta:

  • Reducir o eliminar el consumo de cafeína, alcohol y tabaco.
  • Masajearte las piernas mientras tomas un baño de remojo tibio.

Síndrome de las piernas inquietas care at Mayo Clinic

Dec. 10, 2014
References
  1. Restless legs syndrome (Síndrome de las piernas inquietas). National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares). http://www.ninds.nih.gov/disorders/restless_legs/detail_restless_legs.htm. Último acceso: 30 de noviembre de 2014.
  2. Tarsy D. Clinical manifestations and diagnosis of restless leg syndrome in adults (Manifestaciones clínicas y diagnóstico del síndrome de piernas inquietas en adultos). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 30 de noviembre de 2014.
  3. Tarsy D. Treatment of restless leg syndrome in adults (Tratamiento del síndrome de piernas inquietas en adultos). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 30 de noviembre de 2014.
  4. Garcia-Borreguero D, et al. The long-term treatment of restless legs syndrome/Willis-Ekbom disease: Evidence-based guidelines and clinical consensus best practice guidance: A report from the International Restless Legs Syndrome Study Group (El tratamiento a largo plazo del síndrome de piernas inquietas/la enfermedad de Willis-Ekbom: pautas basadas en evidencia y pautas de las mejores prácticas según consenso clínico: un informe del Grupo Internacional de Estudio sobre el Síndrome de Piernas Inquietas). Sleep Medicine (Medicina del sueño). 2013;14:675.
  5. Silber, MH, et al. Willis-Ekbom Foundation revised consensus statement on the management of restless legs syndrome (Declaración de consenso revisada de la Fundación Willis-Ekbom sobre el control del síndrome de piernas inquietas). Mayo Clinic Proceedings (Procedimientos de Mayo Clinic). 2013;88:977.