Descripción general

Una fístula rectovaginal es una conexión anormal entre la parte inferior del intestino grueso (el recto) y la vagina. El contenido del intestino puede filtrarse a través de la fístula y permitir que los gases y las heces pasen por la vagina.

Una fístula rectovaginal puede ser consecuencia de:

  • Una lesión durante el parto
  • Enfermedad de Crohn u otra enfermedad intestinal inflamatoria
  • Tratamiento de radiación o cáncer en la zona pélvica
  • Complicaciones después de una cirugía en la zona pélvica

La enfermedad podría provocar un sufrimiento emocional y malestar físico, que pueden incidir en la autoestima y en la intimidad.

Si tienes signos y síntomas de una fístula rectovaginal, conversa con el médico, aunque te avergüence. Es posible que algunas fístulas rectovaginales cierren por sí solas, pero la mayoría necesita una reparación quirúrgica.

Síntomas

Según el tamaño y la ubicación de la fístula, es posible que tengas síntomas leves o problemas importantes con la continencia y la higiene. Algunos signos y síntomas de una fístula rectovaginal son:

  • Tránsito de gases, heces o pus desde la vagina
  • Secreción vaginal con mal olor
  • Infecciones vaginales o de las vías urinarias recurrentes
  • Irritación o dolor en la vulva, la vagina y la zona entre la vagina y el ano (perineo)
  • Dolor durante las relaciones sexuales

Cuándo consultar al médico

Consulta con tu médico si tienes algún signo o síntoma de una fístula rectovaginal. Una fístula puede ser el primer signo de un problema más grave, como una parte infectada llena de pus (absceso) o cáncer. Identificar la causa de la fístula puede ayudar al médico a determinar un plan de tratamiento.

Causas

Una fístula rectovaginal puede formarse como consecuencia de:

  • Lesiones durante el parto. Las lesiones relacionadas con el parto son la causa más frecuente de las fístulas rectovaginales. Estas comprenden desgarros en el perineo que se extienden hasta el intestino o la infección de una episiotomía, una incisión quirúrgica para agrandar el perineo durante el parto vaginal. Pueden ocurrir luego de un trabajo de parto largo, difícil o con obstrucciones. Estos tipos de fístulas también pueden suponer lesiones en el esfínter anal, los anillos de músculo al final del recto que ayudan a contener las heces.
  • Enfermedad de Crohn. La enfermedad de Crohn, que es la segunda causa más frecuente de las fístulas rectovaginales, es una enfermedad intestinal inflamatoria en la que se inflama el revestimiento del tubo digestivo. La mayoría de las mujeres con enfermedad de Crohn nunca presentan una fístula rectovaginal, pero tener la enfermedad de Crohn aumenta el riesgo de este trastorno.
  • Tratamientos para el cáncer o radiación en la zona pélvica. Un tumor canceroso en el recto, el cuello uterino, la vagina, el útero o el conducto anal puede ocasionar una fístula rectovaginal. La radioterapia para el cáncer en estas zonas también puede ponerte en riesgo. Generalmente, una fístula causada por radiación aparece dentro de los seis meses a dos años posteriores al tratamiento.
  • Cirugías que involucren la vagina, el perineo, el recto o el ano. En raras ocasiones, las cirugías previas en la región pélvica inferior, como la extracción del útero (histerectomía), pueden provocar la formación de una fístula. La fístula puede formarse como resultado de una lesión durante la cirugía o de una pérdida o infección que aparece después de ella.
  • Otras causas. En raras ocasiones, una fístula rectovaginal puede ser causada por infecciones en el ano o el recto, infecciones de pequeñas protuberancias en forma de saco en el tubo digestivo (diverticulitis), la inflamación a largo plazo del colon y recto (colitis ulcerosa), heces secas y duras que quedan atascadas en el recto (retención fecal) o lesiones vaginales no relacionadas con el parto.

Complicaciones

Las complicaciones físicas de una fístula rectovaginal pueden ser las siguientes:

  • Pérdida involuntaria de heces (incontinencia fecal)
  • Problemas de higiene
  • Infecciones de las vías urinarias o vaginales recurrentes
  • Irritación o inflamación de la vagina, el perineo o la piel alrededor del ano
  • Una fístula infectada que produce un absceso, un problema que puede poner en peligro la vida si no se trata
  • Reaparición de la fístula

Las mujeres con enfermedad de Crohn que presentan una fístula tienen grandes probabilidades de presentar complicaciones. Estas pueden comprender una mala cicatrización o la posterior formación de otra fístula.

Oct. 17, 2015
References
  1. deBeche-Adams TH, et al. Rectovaginal fistulas (Fístulas rectovaginales). Clinics in Colon and Rectal Surgery (Clínicas en cirugía de colon y recto). 2010;23:99.
  2. Champagne BJ, et al. Rectovaginal fistula (Fístula rectovaginal). The Surgical Clinics of North America (Clínicas Quirúrgicas de Norteamérica). 2010;90:69.
  3. Tintinalli JE, et al. Anorectal disorders (Trastornos anorrectales). En: Tintinalli's Emergency Medicine: A Comprehensive Study Guide (Medicina de urgencias de Tintinalli: una guía de estudio exhaustiva). 7.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2011. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 21 de agosto de 2015.
  4. Browning A, et al. Characteristics, management, and outcomes of repair of rectovaginal fistula among 1100 consecutive cases of genital tract fistula in Ethiopia (Características, tratamiento y resultados de la reparación de fístula rectovaginal en 1100 casos consecutivos de fístula del aparato genital en Etiopía). International Journal of Gynecology & Obstetrics (Revista Internacional de Ginecología y Obstetricia). Último acceso: 23 de agosto de 2015.
  5. Schwartz DA, et al. The role of imaging tests in the evaluation of anal abscesses and fistulas (El rol de las pruebas de diagnóstico por imágenes en la evaluación de abscesos y fístulas anales). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 21 de agosto de 2015.
  6. Fecal incontinence (Incontinencia fecal). National Digestive Diseases Information Clearinghouse (Centro Nacional de Información sobre las Enfermedades Digestivas) http://www.niddk.nih.gov/health-information/health-topics/digestive-diseases/fecal-incontinence/Pages/facts.aspx. Último acceso: 21 de agosto de 2015.
  7. Toglia MR. Rectovaginal and anovaginal fistulas (Fístulas rectovaginales y anovaginales). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 21 de agosto de 2015.
  8. de la Poza G, et al. Genital fistulas in female Crohn's disease patients: Clinical characteristics and response to therapy (Fístulas genitales en mujeres con enfermedad de Crohn: características clínicas y respuesta al tratamiento). Journal of Crohn's and Colitis (Revista de Enfermedad de Crohn y Colitis). 2012;6:276.
  9. Hoffman BL, et al. Surgeries for female pelvic reconstruction (Cirugías de reconstrucción pélvica en mujeres). En: Williams Gynecology (Ginecología de Williams). 2.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://accessmedicine.com. Último acceso: 23 de agosto de 2015.
  10. Brunicardi FC, et al., eds. Colon, rectum, and anus (Colon, recto y ano). En: Schwartz’s Principles of Surgery (Principios de Cirugía Schwartz). 9.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2010. http://accessmedicine.com. Último acceso: 23 de agosto de 2015.
  11. Bowel retraining (Volver a entrenar los intestinos). MedlinePlus. https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/003971.htm. Último acceso: 26 de agosto de 2015.
  12. A question for women's health: Chemicals in feminine hygiene products and personal lubricants (Una pregunta de salud femenina: sustancias químicas en los productos de higiene femenina y en los lubricantes íntimos). Environmental Health Perspectives (Perspectivas de salud ambiental). 2014;122:A70.
  13. Rohren, CH (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 11 de septiembre de 2015.