Panorama general

La peste bubónica es una infección bacteriana grave transmitida por las pulgas. Durante la Edad Media se le llamó la peste negra, y en la actualidad afecta a menos de 5000 personas por año en todo el mundo. Puede ser mortal si no se trata rápidamente con antibióticos.

El organismo que provoca la peste bubónica, yersinia pestis, vive en los pequeños roedores que se encuentran comúnmente en las regiones rurales y semirurales de África, Asia y Estados Unidos. Este organismo se transmite a los humanos por mordeduras de pulgas que se alimentaron de roedores infectados o personas que tocaron animales afectados.

La forma más frecuente de la peste bubónica produce inflamación y sensibilidad en los ganglios linfáticos (bubones) en la ingle, las axilas y el cuello. La forma menos frecuente y más peligrosa de la peste bubónica afecta los pulmones y se puede contagiar de persona a persona.

Síntomas

La peste se divide en tres tipos principales — bubónica, septicémica y pulmonar — dependiendo de qué parte del cuerpo esté implicada. Los síntomas varían según el tipo de peste.

Peste bubónica

La peste bubónica es la forma más frecuente de la enfermedad. Se llama así por los bubones — ganglios linfáticos inflamados — que suelen aparecer, a más tardar, a la semana de sufrir la picadura de una pulga infectada. Los bubones pueden presentar estas características:

  • Estar ubicados en la ingle, las axilas o el cuello
  • Tener el tamaño de un huevo de gallina
  • Ser dolorosos si se palpan, y estar calientes al tacto

Otros signos y síntomas pueden incluir:

  • Aparición repentina de fiebre y escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Fatiga o malestar general
  • Dolores musculares

Peste pulmonar

La peste pulmonar afecta los pulmones. Es el tipo menos frecuente de peste, pero es el más peligroso, porque se puede transmitir de persona a persona a través de microgotas diseminadas con la tos. Los signos y síntomas aparecen a las pocas horas de la infección y pueden incluir:

  • Tos, con sangre en la expectoración
  • Dificultad para respirar
  • Náuseas y vómitos
  • Fiebre alta
  • Dolor de cabeza
  • Debilidad

La peste pulmonar avanza con rapidez y puede causar insuficiencia respiratoria y shock dentro de los dos días de la infección. Si no se inicia el tratamiento con antibióticos un día después de la aparición de los signos y síntomas, es posible que la infección sea mortal.

Cuándo consultar con el médico

Solicita atención médica de inmediato si comienzas a sentirte enfermo y has estado en una zona donde se han registrado casos de peste. Esta región incluye partes de varios estados del oeste de los Estados Unidos — sobre todo, Nuevo México, Arizona, California y Colorado.

Causas

Las bacterias de la peste, Yersinia pestis, se trasmiten a los humanos cuando los pican pulgas que previamente han picado a animales infectados, como ser:

  • Ratas
  • Ardillas
  • Conejos
  • Perros de pradera
  • Ardillas listadas

Las bacterias también pueden entrar a tu cuerpo si una ruptura en la piel tiene contacto con la sangre de un animal infectado. Los perros y gatos domésticos pueden infectarse con la peste por picaduras de pulgas o por comer roedores infectados.

La peste pulmonar, que afecta los pulmones, se contagia al inhalar gotitas infectadas que un animal o persona enfermos liberan en el aire al toser.

Factores de riesgo

El riesgo de contraer peste es muy bajo. En todo el mundo, solo unos miles de personas se contagian con peste cada año. Sin embargo, el riesgo de contraer peste puede aumentar según el lugar donde vivas o adonde viajes, tu ocupación e incluso algunos de tus pasatiempos.

Ubicación

Los brotes de peste bubónica son más comunes en áreas rurales y semi-rurales caracterizadas por la superpoblación, malas condiciones de higiene y alta población de roedores. La mayor cantidad de casos de seres humanos infectados con la peste ocurren en África.

Ocupación

Los veterinarios y sus asistentes tienen mayor riesgo de entrar en contacto con gatos y perros domésticos que puedan estar infectados con peste. Las personas que trabajan al aire libre en áreas donde suele haber animales infectados con peste también corren mayor riesgo de contraer la enfermedad.

Pasatiempos

Las actividades como acampar, cazar o practicar senderismo en áreas donde hay animales infectados con peste pueden aumentar el riesgo de que te pique una pulga infectada.

Complicaciones

Las complicaciones de la peste pueden incluir:

  • Muerte. La mayoría de las personas que reciben tratamientos con antibióticos sobreviven la peste bubónica. Cuando la peste no se trata, la tasa de mortalidad es elevada.
  • Gangrena. Los coágulos en los diminutos vasos sanguíneos de los dedos de las manos y de los pies pueden interrumpir el flujo de sangre y provocar la muerte de esos tejidos. Las partes de los dedos de manos y pies que han muerto deben ser amputadas.
  • Meningitis. En raras ocasiones, la peste puede causar inflamación de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal (meningitis).

Prevención

Los científicos están trabajando para crear una vacuna eficaz, ya que actualmente no hay ninguna. Los antibióticos pueden ayudar a prevenir la infección si estás a riesgo, o has estado expuesto, a la peste. Toma las siguientes precauciones si vives o pasas tiempo en regiones donde hay brotes de peste:

  • Mantén tu casa a prueba de roedores. Elimina las áreas donde pueda haber nidos, como pilas de ramas, piedras, leña y desechos. No dejes comida para mascotas en áreas a las que los roedores puedan tener acceso.
  • Mantén las mascotas sin pulgas. Pregúntale al veterinario cuáles son los productos que funcionan mejor para el control de las pulgas.
  • Usa guantes. Cuando toques animales que puedan estar infectados, usa guantes para prevenir el contacto entre tu piel y las bacterias peligrosas.
  • Usa repelente para insectos. Supervisa con cuidado a tus hijos y tus mascotas cuando estén afuera de la casa en áreas donde hay muchos roedores. Usa repelente para insectos.

Nov. 10, 2018
References
  1. Plague. Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/plague/. Accessed Dec. 28, 2015.
  2. Centers for Disease Control and Prevention, et al. Human plague — United States, 2015. MMWR. 2015;64:918. http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/mm6433a6.htm?s_cid=mm6433a6_w. Accessed Dec. 28, 2015.
  3. Longo DL, et al., eds. Plague and other Yersinia infections. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 19th ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. http://accessmedicine.com. Accessed Dec. 28, 2015.
  4. Plague and other Yersinia infections. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/infectious-diseases/gram-negative-bacilli/plague-and-other-yersinia-infections. Accessed Dec. 28, 2015.