Descripción general

Una infección por parvovirus es una enfermedad de la infancia muy frecuente y sumamente contagiosa, a veces llamada «enfermedad de la bofetada» debido a la erupción cutánea roja que presentan las mejillas. A la infección por parvovirus también se la conoce como la «quinta enfermedad» porque, históricamente, fue una de las cinco enfermedades frecuentes durante la infancia caracterizadas por una erupción.

En la mayoría de los niños, la infección por parvovirus es leve y requiere poco tratamiento. Sin embargo, en los adultos la infección puede ser grave. La infección por parvovirus en algunas mujeres embarazadas puede llevar a graves problemas de salud para el feto. La infección por parvovirus es más grave en las personas que padecen algún tipo de anemia o que tienen el sistema inmunitario deprimido.

Síntomas

La mayoría de las personas no presentan signos o síntomas asociados con la infección de parvovirus (eritema infeccioso). Cuando los síntomas aparecen, varían mucho dependiendo de la edad de la persona que padece la enfermedad.

Síntomas de infección por parvovirus en los niños

Los primeros signos y síntomas de la infección por parvovirus en niños comprenden:

  • Fiebre
  • Malestar estomacal
  • Dolor de cabeza
  • Moqueo

Erupción cutánea facial característica

Varios días después de la aparición de los primeros síntomas, es probable que aparezca una erupción cutánea facial característica, de color rojo brillante, por lo general, en ambas mejillas. Finalmente, puede extenderse a los brazos, el tronco, los muslos y las nalgas, donde la erupción cutánea adquiere un aspecto rosa, reticulado y levemente en relieve. Esta erupción cutánea puede picar, especialmente, en la planta de los pies.

Por lo general, esta erupción se presenta casi al final de la enfermedad. Es posible confundirla con otras erupciones virales o con el sarpullido producido por un medicamento. La erupción cutánea podría aparecer y desaparecer durante tres semanas y volverse más visible cuando el niño está expuesto a temperaturas extremas o pasa tiempo al sol.

Síntomas de la infección por parvovirus en los adultos

Los adultos, generalmente, no desarrollan el eritema infeccioso (quinta enfermedad). En cambio, el síntoma más obvio de la infección por parvovirus en adultos es la inflamación articular, que dura desde días hasta semanas. Las articulaciones afectadas con más frecuencia son las manos, las muñecas, las rodillas y los tobillos.

Cuándo consultar al médico

Por lo general, no tienes que ir al médico por la infección por parvovirus. Pero si tú o tu hijo tienen una enfermedad de fondo que puede aumentar el riesgo de complicaciones, pide una consulta con tu médico. Algunas de estas son:

  • Anemia de células falciformes
  • Sistema inmunitario alterado
  • Embarazo

Causas

El parvovirus B19 humano provoca la infección por parvovirus. Difiere del parvovirus que afecta a perros y gatos, por lo que no es posible que te contagies la infección de un perro o viceversa.

La infección por parvovirus humano es muy frecuente en niños que cursan la primaria durante los brotes en los meses de invierno y primavera, pero cualquiera puede contagiarse en cualquier momento del año. Se transmite de persona a persona, como si fuera un resfrío, a menudo a través de las secreciones respiratorias y por el contacto directo.

La infección del parvovirus también puede transmitirse a través de la sangre. Una mujer embarazada que esté infectada puede transmitirle el virus a su bebé.

La enfermedad es contagiosa en la semana previa a que aparezca la erupción cutánea. Una vez que aparece la erupción cutánea, la persona que padece la enfermedad ya no se considera contagiosa y ya no es necesario su aislamiento.

Complicaciones

Eritema infeccioso y anemia

El eritema infeccioso puede provocar complicaciones graves en las personas con anemia, una enfermedad en la que los glóbulos rojos que transportan el oxígeno a todas las partes del cuerpo se consumen más rápidamente de lo que la médula ósea puede reemplazarlos. El eritema infeccioso en personas con anemia puede interrumpir la producción de glóbulos rojos y causar una crisis de anemia. Las personas con anemia de células falciformes se encuentran especialmente en riesgo.

El eritema infeccioso también puede causar anemia y complicaciones relacionadas en:

  • Los fetos de mujeres infectadas con eritema infeccioso durante el embarazo
  • Las personas con debilidad del sistema inmunitario

Eritema infeccioso en el embarazo

El eritema infeccioso durante el embarazo a veces afecta los glóbulos rojos del feto. Aunque es poco frecuente, esto puede provocar anemia grave, que podría causar aborto espontáneo o muerte fetal. El riesgo fetal podría ser mayor durante la primera mitad del embarazo.

El eritema infeccioso en personas con debilidad del sistema inmunitario

El eritema infeccioso puede también desencadenar anemia grave en personas con el sistema inmunitario deprimido, lo que puede ser provocado por:

  • Infección por VIH
  • Tratamientos oncológicos
  • Medicamentos contra el rechazo usados después de trasplantes de órganos

Prevención

No hay vacuna para prevenir la infección por parvovirus humano. Una vez que te infectaste con parvovirus, adquieres inmunidad de por vida. Si te lavas las manos y las manos de tus hijos con frecuencia, y no compartes alimentos o bebidas con otras personas, puedes disminuir las posibilidades de infectarte.

March 24, 2015
References
  1. Jordan JA. Microbiology, epidemiology, and pathogenesis of parvovirus B19 infection (Microbiología, epidemiología y patogenia de la infección por parvovirus B19). http://uptodate.com/home. Último acceso: 9 de febrero de 2015.
  2. Jordan JA. Treatment and prevention of B19 infection (Tratamiento y prevención de la infección por B19). http://uptodate.com/home. Último acceso: 9 de febrero de 2015.
  3. Melamed N, et al. Fetal thrombocytopenia in pregnancies with fetal human parvovirus-B19 infection (Trombocitopenia en embarazos con infección fetal por parvovirus humano B19). American Journal of Obstetrics and Gynecology (Revista Estadounidense de Obstetricia y Ginecología). En prensa. Último acceso: 9 de febrero de 2015.
  4. Riley LE, et al. Parvovirus B19 infection during pregnancy (Infección por parvovirus B19 durante el embarazo). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 9 de febrero de 2015.
  5. Jordan JA. Clinical manifestations and diagnosis of human parvovirus B19 infection (Manifestaciones clínicas y diagnóstico de la infección por parvovirus humano B19). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 9 de febrero de 2015.
  6. Parvovirus B19 (fifth disease) (Parvovirus B19 [quinta enfermedad]). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/parvovirusB19/fifth-disease.html. Último acceso: 9 de febrero de 2015.
  7. Pregnancy and fifth disease (Embarazo y quinta enfermedad). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://www.cdc.gov/parvovirusb19/fifth-disease.html. Último acceso: 9 de febrero de 2015.
  8. CDC study shows sharp decline in Reye’s syndrome among U.S. children (Estudio de los CDC muestra una marcada disminución del síndrome de Reye en los niños en los Estados Unidos). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://www.cdc.gov/ncidod/diseases/reye.htm. Último acceso: 9 de febrero de 2015.