Descripción general

La narcolepsia es un trastorno crónico del sueño que se caracteriza por una somnolencia extrema durante el día y ataques repentinos de sueño. Las personas que padecen narcolepsia a menudo tienen dificultades para mantenerse despiertos durante períodos largos, sin importar las circunstancias. La narcolepsia puede provocar alteraciones graves en la rutina.

En ocasiones, la narcolepsia puede estar acompañada por una pérdida repentina del tono muscular (cataplejía), que puede producirse por una emoción intensa. La narcolepsia acompañada de cataplejía se conoce como narcolepsia de tipo 1. La narcolepsia que ocurre sin cataplejía se conoce como narcolepsia de tipo 2.

La narcolepsia es un trastorno crónico que no tiene cura. Sin embargo, los síntomas se pueden controlar con medicamentos y cambios en el estilo de vida. El apoyo de los demás (como la familia, los amigos, los empleadores y los maestros) puede ayudarte a afrontar la narcolepsia.

Síntomas

Los signos y síntomas de la narcolepsia pueden empeorar en los primeros años y continuar de por vida. Algunos ejemplos son los siguientes:

  • Somnolencia excesiva durante el día. Las personas que padecen narcolepsia se quedan dormidas sin aviso previo, en cualquier lugar y momento. Por ejemplo, es posible que estés trabajando o hablando con amigos y de repente te duermas durante algunos minutos o hasta media hora. Cuando te despiertes, te sentirás descansado, pero más adelante volverás a sentir sueño.

    Es posible que experimentes una disminución del estado de alerta y la concentración durante el día. La somnolencia excesiva durante el día es el primer síntoma que aparece y el que causa más problemas, ya que dificulta la concentración y la función normal.

  • Pérdida repentina del tono muscular. Este trastorno, llamado cataplejía, puede provocar varios cambios físicos, desde problemas en el habla hasta debilidad absoluta en la mayoría de los músculos, y puede durar unos cuantos minutos.

    La cataplejía no se puede controlar y es provocada por las emociones intensas, por lo general positivas como la risa o la emoción, pero en ocasiones también aparece con el miedo, la sorpresa o el enojo. Por ejemplo, cuando te ríes, es posible que tu cabeza caiga sin control o se te doblen las rodillas de repente.

    Algunas personas que padecen narcolepsia solamente experimentan uno o dos episodios de cataplejía en el año, mientras que otras presentan numerosos episodios cada día. No todas las personas con narcolepsia tienen cataplejía.

  • Parálisis del sueño. Aquellos que sufren narcolepsia a menudo experimentan una incapacidad temporal para moverse o hablar mientras se quedan dormidos o al despertar. Estos episodios suelen ser breves (duran unos segundos o minutos) pero provocan miedo. Es probable que seas consciente del trastorno y no tengas problemas para recordarlo después, aún si no tienes control sobre lo que te sucede.

    Esta parálisis del sueño imita lo que ocurre con normalidad durante un período del sueño que se conoce como ciclo de movimiento rápido de los ojos (REM). Esta inmovilidad temporal que se presenta durante el ciclo REM evita que tu cuerpo se mueva para actuar los sueños.

    No obstante, no todas las personas que sufren parálisis del sueño tienen narcolepsia. Muchas personas que padecen narcolepsia experimentan algunos episodios de parálisis del sueño.

  • Cambios en el ciclo de sueño con movimiento rápido de ojos (REM). Durante el ciclo REM es que ocurren, por lo general, los sueños. El ciclo REM puede presentarse en cualquier momento del día o la noche para las personas que padecen narcolepsia. Aquellos que tienen narcolepsia a menudo llegan rápido al ciclo REM, generalmente unos 15 minutos después de quedarse dormidos.
  • Alucinaciones. Estas alucinaciones se conocen como alucinaciones hipnagógicas si ocurren cuando te estás quedando dormido, o alucinaciones hipnopómpicas si suceden al despertar. Un ejemplo es la sensación de que hay un extraño en la habitación. Estas alucinaciones pueden ser muy vívidas y terroríficas, ya que no estás dormido por completo cuando empiezas a soñar y experimentas los sueños como si fueran realidad.

Otras características:

Las personas con narcolepsia pueden tener otros trastornos del sueño, como apnea obstructiva del sueño (un trastorno donde la respiración comienza y se detiene durante toda la noche), el síndrome de piernas inquietas e incluso insomnio.

Algunas personas con narcolepsia experimentan un comportamiento automático durante los breves episodios de dicho trastorno. Por ejemplo, puedes quedarte dormido mientras llevas a cabo una tarea que realizas generalmente, como escribir a mano o en la computadora, o manejar, y continúas realizando la actividad mientras duermes. Cuando te despiertas, no puedes recordar lo que hiciste y es probable que no lo hayas hecho bien.

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta con el médico si tienes somnolencia diurna excesiva que altera tu vida personal o profesional.

Causas

Se desconoce la causa específica de la narcolepsia. Las personas con narcolepsia de tipo 1 tienen niveles bajos de hipocretina. La hipocretina es una sustancia neuroquímica del cerebro que ayuda a regular la vigilia y el sueño MOR.

Los niveles de hipocretina son particularmente bajos en aquellas personas que han experimentado cataplejía. Se desconoce la causa exacta de la pérdida de células productoras de hipocretina en el cerebro, pero los especialistas suponen que se debe a una reacción autoinmune.

Además, es probable que la genética sea un factor de desarrollo de la narcolepsia. No obstante, el riesgo de que este trastorno se transmita de padres a hijos es muy bajo: solo representa el 1 %.

Las investigaciones también indican una posible asociación con la exposición al virus de la gripe porcina (gripe H1N1) y un cierto tipo de vacuna contra H1N1 que en la actualidad se administra en Europa, aunque la razón aún no queda clara.

Patrón de sueño normal en comparación con la narcolepsia

El proceso normal para quedarse dormido comienza con una fase llamada sueño sin movimientos oculares rápidos (NMOR). Durante esta fase, tus ondas cerebrales disminuyen de manera considerable. Después de aproximadamente una hora de sueño NMOR, la actividad cerebral cambia y comienza el sueño MOR (movimientos oculares rápidos). La mayoría de los sueños se producen durante el sueño MOR.

Sin embargo, en la narcolepsia, puedes entrar repentinamente en el sueño MOR sin experimentar primero el sueño NMOR, tanto de noche como de día. Algunas de las características de la narcolepsia, como la cataplejía, la parálisis del sueño y las alucinaciones, son similares a los cambios que ocurren en el sueño MOR, pero ocurren durante la vigilia o la somnolencia.

Factores de riesgo

Se conocen pocos factores de riesgo para la narcolepsia, entre ellos, los siguientes:

  • La edad. Por lo general, la narcolepsia comienza en personas de entre 10 y 30 años de edad.
  • Antecedentes familiares. El riesgo de padecer narcolepsia es de 20 a 40 veces mayor si tienes un familiar que tiene narcolepsia.

Complicaciones

  • Mal entendimiento público de la enfermedad. La narcolepsia te puede provocar problemas graves en lo profesional y lo personal. Otros podrían percibirte como perezoso o letárgico. Puede que tu desempeño escolar o laboral decaiga.
  • Interferencia en las relaciones íntimas. Los sentimientos intensos, como la ira o la felicidad, pueden desencadenar signos de narcolepsia como la cataplexia, lo que hace que los afectados eviten las interacciones emocionales.
  • Daño físico. Los ataques de sueño pueden provocarles daños físicos a las personas con narcolepsia. Si tienes un ataque mientras conduces, tienes un mayor riesgo de tener un accidente automovilístico. Si te duermes mientras estás preparando la comida, tienes un mayor riesgo de sufrir cortes y quemaduras.
  • Obesidad. Las personas con narcolepsia tienen una mayor tendencia al sobrepeso. El aumento de peso puede relacionarse con tener un metabolismo lento.

Narcolepsia - atención en Mayo Clinic

March 16, 2019
References
  1. AskMayoExpert. Narcolepsy. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  2. Scammell TE. Narcolepsy. New England Journal of Medicine. 2015;373:2654.
  3. Ferri FF. Narcolepsy. In: Ferri's Clinical Advisor 2019. Philadelphia, Pa.: Mosby Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 18, 2018.
  4. Ropper AH, et al. Sleep and its abnormalities: Introduction. In: Adams and Victor's Principles of Neurology. 10th ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2014. https://www.accessmedicine.com. Accessed Aug. 31, 2018.
  5. Narcolepsy fact sheet. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. https://www.ninds.nih.gov/Disorders/Patient-Caregiver-Education/Fact-Sheets/Narcolepsy-Fact-Sheet. Accessed Aug. 18, 2018.
  6. Scammell TE. Clinical features and diagnosis of narcolepsy. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug. 31, 2018.
  7. Brown AY. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. Aug. 8, 2018.
  8. Silber MH (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Sept. 23, 2018.