Descripción general

El síndrome de dolor miofascial es un trastorno por dolor crónico. Con esta afección, la presión ejercida en los puntos sensibles de los músculos (puntos desencadenantes del dolor) provoca dolor en el músculo y, a veces, en partes del cuerpo que, aparentemente, no están conectadas. Esto se denomina «dolor diferido».

Por lo general, este síndrome se produce después de que un músculo se ha contraído de forma reiterada. Esto puede ser a causa de movimientos repetitivos en el trabajo o por algún pasatiempo o tensión muscular relativa al estrés.

Aunque casi todo el mundo haya sentido dolor por tensión muscular, la incomodidad asociada al síndrome de dolor miofascial persiste o empeora. Las opciones de tratamiento son la fisioterapia y las inyecciones en el punto desencadenante del dolor. Los analgésicos y las técnicas de relajación también pueden ayudar.

Síntomas

Los signos y síntomas del síndrome de dolor miofascial comprenden los siguientes:

  • Dolor muscular intenso y profundo
  • Dolor que persiste o empeora
  • Nudos de contracción en un músculo
  • Dificultad para dormir a causa del dolor

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con el médico si tienes dolor muscular persistente. Prácticamente todas las personas sienten dolor muscular de vez en cuando. Pero si el dolor muscular persiste a pesar del descanso, los masajes y otras medidas de cuidado personal, pide una consulta con el médico.

Causas

Después de una lesión o de un uso excesivo, pueden formarse partes sensibles de tensas fibras musculares. A estas partes sensibles se les da el nombre de «puntos dolorosos». El punto doloroso en el músculo puede provocar tensión y dolor en todo el músculo. Cuando este dolor persiste y empeora, los médicos le dan el nombre de «síndrome de dolor miofascial».

Factores de riesgo

Un estímulo, como la rigidez muscular, que activa los puntos desencadenantes del dolor en los músculos, provoca el síndrome de dolor miofascial. Los factores que pueden aumentar el riesgo de tener puntos desencadenantes del dolor en los músculos comprenden los siguientes:

  • Lesiones musculares. Una lesión muscular aguda o la tensión muscular continua pueden hacer que se formen puntos desencadenantes del dolor. Por ejemplo, un punto en un músculo tensionado o cerca de este puede convertirse en un punto desencadenante del dolor. Los movimientos repetitivos y una mala postura también pueden aumentar el riesgo.
  • Estrés o ansiedad. Las personas que presentan estrés y ansiedad frecuentes pueden tener más probabilidades de que se formen puntos desencadenantes del dolor en los músculos. Una teoría sostiene que estas personas pueden tener más posibilidades de apretar sus músculos, una tensión repetida que deja a los músculos sensibles a los puntos desencadenantes del dolor.

Complicaciones

Las complicaciones asociadas con el síndrome de dolor miofascial son las siguientes:

  • Problemas de sueño. Los signos y síntomas del síndrome de dolor miofascial pueden hacer que sea difícil dormir de noche. Es posible que te resulte complicado encontrar una posición cómoda para dormir. Y si te mueves de noche, es posible que toques un punto doloroso y te despiertes.
  • Fibromialgia. Algunas investigaciones indican que el síndrome de dolor miofascial puede evolucionar en fibromialgia en algunas personas. La fibromialgia es una enfermedad crónica que se caracteriza por el dolor generalizado. Se cree que el cerebro de las personas que padecen fibromialgia se vuelve más sensible a las señales de dolor con el paso del tiempo. Algunos médicos creen que el síndrome de dolor miofascial puede tener un papel preponderante en el comienzo del proceso.

June 13, 2018
References
  1. Frontera WR, et al. Myofascial pain syndrome. In: Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation: Musculoskeletal Disorders, Pain, and Rehabilitation. 3rd ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015. http://www.clinicalkey.com. Accessed Nov. 14, 2017.
  2. Kasper DL, et al., eds. Arthritis associated with systemic disease, and other arthritides. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 19th ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. http://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Nov. 14, 2017.
  3. Ferri F. Myfascial pain syndrome. In: Ferri’s Clinical Advisor 2018. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018. http://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 10, 2017.
  4. Kushner I. Overview of soft tissue rheumatic disorders. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Nov. 14, 2017.
  5. Rakel RE, et al., eds. Neck and back pain. In: Textbook of Family Medicine. 9th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier Saunders; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Nov. 14, 2017.
  6. Espejo-Antunez L, et al. Dry needling in the management of myofascial trigger points: A systematic review of randomized controlled trials. Complementary Therapies in Medicine. 2017;33:46.
  7. Fricton J. Myofascial pain: Mechanisms to management. Oral & Maxillofacial Surgery Clinics of North America. 2016;28:289.