Diagnóstico

El objetivo del análisis para detectar la presión arterial baja es encontrar la causa de fondo. Además de ver tu historia clínica, llevar a cabo una exploración física y medir tu presión arterial, el médico podría recomendarte lo siguiente:

  • Análisis de sangre. Estos análisis proporcionan información acerca de tu estado de salud general e indican si tienes un nivel bajo de azúcar en sangre (hipoglucemia), un nivel alto de azúcar en sangre (hiperglucemia o diabetes) o un recuento de glóbulos rojos bajo (anemia), que son factores que pueden reducir la presión arterial a niveles más bajos de lo normal.
  • Electrocardiograma. Durante esta prueba indolora y no invasiva, te colocan parches adhesivos suaves (electrodos) en la piel del pecho, de los brazos y de las piernas. Estos parches detectan las señales eléctricas del corazón, y una máquina las va registrando en papel cuadriculado o las muestra en una pantalla.

    El electrocardiograma, que se puede realizar en el consultorio del médico, permite detectar irregularidades en el ritmo cardíaco, anomalías estructurales del corazón y problemas con el suministro de sangre y oxígeno al músculo cardíaco. También indica si el paciente está teniendo un ataque cardíaco o si ha tenido uno en el pasado.

    Como las anomalías en el ritmo cardíaco son ocasionales, el electrocardiograma podría no detectarlas. Se te puede pedir que uses un monitor Holter de 24 horas para controlar la actividad eléctrica del corazón mientras haces tu vida diaria.

  • Ecocardiograma. Esta prueba no invasiva, que consiste en una ecografía del tórax, muestra imágenes detalladas de la estructura y el funcionamiento del corazón.

    Mediante un dispositivo denominado «transductor», que se sostiene fuera del cuerpo, se transmiten ondas ecográficas y se registra el eco que producen. Después, una computadora usa la información obtenida por medio del transductor y crea imágenes en movimiento que se pueden ver en una pantalla de video.

  • Prueba de esfuerzo. Algunos problemas cardíacos que causan presión arterial baja son más fáciles de diagnosticar cuando el corazón funciona con potencia que cuando está en reposo. Durante una prueba de esfuerzo, tienes que caminar sobre una cinta o hacer algún otro tipo de ejercicio. Si no puedes hacer ejercicio, es posible que te den un medicamento para que el corazón trabaje con mayor esfuerzo.

    Una vez que el corazón está funcionando con más potencia, se lo controla con una electrocardiografía o una ecocardiografía. También se puede controlar la presión arterial.

  • Maniobra de Valsalva. Esta prueba no invasiva controla el funcionamiento del sistema nervioso autónomo a través del análisis de la frecuencia cardíaca y la presión arterial después de varios ciclos de un tipo de respiración profunda: Inhalas profundamente y luego expulsas el aire con fuerza por entre los labios, como si intentaras inflar un balón.
  • Prueba de la mesa inclinada. Si tienes presión arterial baja mientras estás de pie o a causa de señales cerebrales defectuosas (hipotensión mediada neuralmente), con la prueba de la mesa inclinada se puede evaluar cómo reacciona tu cuerpo ante los cambios de posición.

    Durante la prueba, te recuestas sobre una mesa inclinada que te eleva la parte superior del cuerpo, lo que te ayuda a pasar más fácilmente de estar acostado a estar de pie.

Tratamiento

La presión arterial baja que no causa signos ni síntomas, o que solo causa síntomas leves, rara vez requiere tratamiento.

Si tienes síntomas, el tratamiento dependerá de la causa de fondo. Por ejemplo, cuando la presión arterial baja es causada por medicamentos, por lo general el tratamiento supone reducir las dosis de los medicamentos o suspenderlos por completo.

Si la causa de la presión arterial baja no está clara, o no existe tratamiento para ella, el objetivo es subir la presión arterial y reducir los signos y síntomas. Dependiendo de tu edad, tu estado de salud y el tipo de presión arterial baja que tengas, puedes hacer esto de varias maneras:

  • Usar más sal. Por lo general, los expertos recomiendan limitar la cantidad de sal en la dieta porque el sodio puede subir la presión arterial, a veces notablemente. En el caso de la presión arterial abaja, esto puede ser bueno.

    Pero dado que el exceso de sodio puede conducir a una insuficiencia cardíaca, especialmente en adultos mayores, es importante consultar con el médico antes de aumentar la sal en la dieta.

  • Beber más agua. Los líquidos aumentan el volumen sanguíneo y ayudan a prevenir la deshidratación, lo que es importante para tratar la hipotensión.
  • Usar medias de compresión. Las medias con elástico que antes se utilizaban con frecuencia para aliviar el dolor y la hinchazón de las venas varicosas pueden ayudar a reducir la acumulación de sangre en las piernas.
  • Medicamentos. Se pueden usar muchos medicamentos para tratar la presión arterial baja que se produce cuando te pones de pie (hipotensión ortostática). Por ejemplo, a menudo se usa el medicamento fludrocortisona, que aumenta el nivel de sangre, para tratar esta clase de presión arterial baja.
  • A menudo los médicos usan el medicamento midodrina (Orvaten) para elevar los niveles de presión arterial en posición de pie en personas que padecen de hipotensión ortostática crónica. Funciona restringiendo la capacidad de expansión de los vasos sanguíneos, lo que eleva la presión arterial.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Modo de vida y remedios caseros

Dependiendo del motivo por el que tengas la presión arterial baja, puedes reducir o prevenir los síntomas.

  • Toma más agua y menos alcohol. El alcohol es una sustancia deshidratante que reduce la presión arterial, aún si lo bebes con moderación. El agua, en cambio, combate la deshidratación y aumenta el volumen de sangre.
  • Sigue una dieta saludable. Puedes obtener todos los nutrientes que necesitas para estar sano si consumes alimentos variados, como cereales integrales, frutas, vegetales, pollo magro y pescado.

    Si el médico te recomienda que consumas más sal, pero no te gusta la comida muy salada, puedes usar salsa de soja natural o agregar mezclas de sopas secas a las salsas y aderezos.

  • Presta atención a las posiciones corporales. Muévete con cuidado cuando te pares después de haber estado acostado o en cuclillas. No te sientes con las piernas cruzadas.

  • Por la mañana, antes de levantarte, respira profundamente durante unos minutos y siéntate despacio antes de ponerte de pie. Para combatir los efectos de la gravedad, también puedes dormir con la cabecera de la cama un poco elevada.

    Si empiezas a tener síntomas mientras estás de pie, cruza las piernas en forma de tijera y aprieta con fuerza los muslos, o coloca un pie sobre una plataforma o silla y lleva el cuerpo tan adelante como te sea posible. Estas maniobras favorecen el flujo sanguíneo de las piernas al corazón.

  • Come porciones pequeñas y bajas en hidratos de carbono. Para ayudar a prevenir que tu presión arterial baje abruptamente después de las comidas, come varias porciones pequeñas a lo largo del día y limita los alimentos con muchos hidratos de carbono, como las papas, el arroz, las pastas y el pan.

    El médico también podría recomendarte que tomes café con cafeína o té para acompañar las comidas a fin de aumentar temporalmente la presión arterial. Sin embargo, dado que la cafeína puede traer otros problemas, consulta con tu médico antes de tomar más bebidas con esta sustancia.

Preparación para la consulta

No se necesita ninguna preparación especial para verificar la presión arterial. No suspendas la toma de ningún medicamento que creas que puede afectar la presión arterial si tu médico no te lo recomienda primero.

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Prepara una lista que comprenda:

  • Tus síntomas, incluso los que parezcan no tener relación con la presión arterial baja, y cuándo ocurren
  • Tu información personal más importante, como antecedentes familiares de presión arterial baja y cualquier causa de estrés importante o cambios recientes en tu vida
  • Todos los medicamentos, las vitaminas u otros suplementos que tomas, incluso las dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

En caso de tener presión arterial baja, algunas de las preguntas básicas que le puedes hacer al médico son las siguientes:

  • ¿Qué podría estar provocando mis síntomas o mi enfermedad?
  • ¿Cuáles serían otras causas posibles de mis síntomas o mi enfermedad?
  • ¿Qué pruebas debo hacerme?
  • ¿Cuál es el tratamiento más adecuado?
  • ¿Con qué frecuencia debería hacerme pruebas para detectar presión arterial baja?
  • Tengo otros afecciones. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlas en forma conjunta?
  • ¿Hay alguna restricción que deba seguir?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas, entre ellas:

  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?
  • ¿Tienes antecedentes familiares de enfermedades cardíacas?
April 22, 2017
References
  1. Hypotension (Hipotensión). Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute). https://www.nhlbi.nih.gov/book/export/html/4880. Último acceso: 11 de diciembre de 2016.
  2. Low blood pressure (Presión arterial baja). American Heart Association (Asociación Americana del Corazón). http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/HighBloodPressure/AboutHighBloodPressure/Low-Blood-Pressure_UCM_301785_Article.jsp. Último acceso: 11 de diciembre de 2016.
  3. Kaufmann H, et al. Mechanisms, causes, and evaluation of orthostatic hypotension (Mecanismos, causas y evaluación de la hipotensión ortostática). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 11 de diciembre de 2016.
  4. Understanding blood pressure readings (Comprender las mediciones de presión arterial). American Heart Association (Asociación Americana del Corazón). http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/HighBloodPressure/AboutHighBloodPressure/Understanding-Blood-Pressure-Readings_UCM_301764_Article.jsp. Último acceso: 11 de diciembre de 2016.
  5. Kaplan NM, et al. Ambulatory and home blood pressure monitoring and white coat hypertension (Control de la presión arterial ambulatorio y en el hogar y seudohipertensión de consultorio). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 13 de diciembre de 2016.
  6. Kaufmann H, et al. Treatment of orthostatic and postprandial hypotension (Tratamiento de la hipotensión ortostática y posprandial). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 11 de diciembre de 2016.

Presión arterial baja (hipotensión)