Descripción general

El síndrome del intestino irritable es un trastorno frecuente que afecta el intestino grueso. Los signos y síntomas comprenden cólicos, dolor abdominal, hinchazón, gases y diarrea o estreñimiento, o ambos. El síndrome del intestino irritable es un trastorno crónico que deberás controlar a largo plazo.

Solamente una pequeña cantidad de personas con síndrome del intestino irritable tienen signos y síntomas graves. Algunas personas pueden controlar los síntomas con cambios en la dieta, el estilo de vida y con tratamiento del estrés. Los síntomas más graves pueden tratarse con medicamentos y terapia psicológica.

El síndrome del intestino irritable no produce modificaciones en el tejido intestinal ni aumenta el riesgo de cáncer colorrectal.

Síntomas

Los signos y síntomas del síndrome del intestino irritable varían. Los más frecuentes son los siguientes:

  • Dolor abdominal, cólicos o hinchazón que suelen aliviarse de forma total o parcial al evacuar los intestinos
  • Exceso de gases
  • Diarrea o estreñimiento; a veces, episodios alternados de diarrea y estreñimiento
  • Mucosidad en las heces

La mayoría de las personas con síndrome del intestino irritable tiene momentos en los que los signos y síntomas son peores y oportunidades en las que mejoran o, incluso, desaparecen por completo.

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico si tienes cambios persistentes en los hábitos intestinales u otros signos o síntomas del síndrome del intestino irritable. Pueden ser indicio de una enfermedad más grave, como el cáncer de colon. Estos son algunos de los signos y síntomas más graves:

  • Adelgazamiento
  • Diarrea durante la noche
  • Sangrado rectal
  • Anemia por deficiencia de hierro
  • Vómitos sin causa aparente
  • Dificultad para tragar
  • Dolor persistente que no se alivia al despedir gases o al evacuar los intestinos

Causas

Se desconoce la causa exacta del síndrome del intestino irritable. Los factores que parecen contribuir son los siguientes:

  • Contracciones musculares en el intestino. Las paredes del intestino están revestidas por capas de músculo que se contraen a medida que trasladan los alimentos a lo largo del tubo digestivo. Las contracciones más fuertes y que duran más tiempo de lo normal pueden causar gases, hinchazón y diarrea. Las contracciones intestinales débiles pueden enlentecer el paso de los alimentos, lo que provoca que las heces sean duras y secas.
  • El sistema nervioso. Las anomalías en los nervios del aparato digestivo pueden causar una molestia mayor que la normal cuando el abdomen se estira debido a los gases o las heces. Las señales mal coordinadas entre el cerebro y el intestino pueden hacer que el cuerpo reaccione de manera exagerada a los cambios que normalmente tienen lugar en el proceso digestivo, lo que genera dolor, diarrea o estreñimiento.
  • Inflamación intestinal. Algunas personas con síndrome del intestino irritable tienen una cantidad mayor de células del sistema inmunitario en el intestino. Esta respuesta del sistema inmunitario se asocia con dolor y diarrea.
  • Infección grave. El síndrome del intestino irritable puede presentarse después de un episodio grave de diarrea (gastroenteritis) que se produce a causa de bacterias o de un virus. El síndrome del intestino irritable también puede asociarse con un exceso de bacterias en el intestino (crecimiento excesivo de bacterias).
  • Alteraciones en las bacterias del intestino (microflora). La microflora son las bacterias «buenas» que habitan en el intestino y que cumplen una función clave en el mantenimiento de la salud. Las investigaciones señalan que la microflora de las personas con síndrome del intestino irritable puede variar en relación con la microflora de las personas sanas.

Desencadenantes

Los síntomas del síndrome del intestino irritable pueden estar desencadenados por lo siguiente:

  • Alimentos. La función de la alergia o intolerancia alimentaria en el síndrome del intestino irritable no se comprende en su totalidad. Rara vez, una verdadera alergia alimentaria provoca el síndrome del intestino irritable. Sin embargo, muchas personas tienen síntomas del síndrome del intestino irritable que empeoran cuando consumen ciertos alimentos y bebidas, como trigo, productos lácteos, frutas cítricas, frijoles, repollo, leche y gaseosas.
  • Estrés. La mayoría de las personas que sufren síndrome del intestino irritable tienen signos y síntomas que empeoran o son más frecuentes durante períodos de mayor estrés. Sin embargo, si bien el estrés puede agravar los síntomas, no es la causa.
  • Hormonas. Las mujeres son dos veces más propensas a padecer síndrome del intestino irritable, lo que podría indicar que los cambios hormonales influyen. Muchas mujeres descubren que los signos y síntomas son peores durante sus períodos menstruales o cerca de estos.

Factores de riesgo

Muchas personas padecen signos y síntomas ocasionales del síndrome del intestino irritable. Pero es más probable que tengan el síndrome si:

  • Son jóvenes. El síndrome del intestino irritable suele manifestarse con mayor frecuencia en personas menores de 50 años.
  • Son de sexo femenino. En los Estados Unidos, el síndrome del intestino irritable es más frecuente en las mujeres. La terapia con estrógeno antes o después de la menopausia también es un factor de riesgo del síndrome del intestino irritable.
  • Tienen antecedentes familiares de síndrome del intestino irritable. Los genes pueden influir, al igual que los factores compartidos en el ambiente familiar o una combinación de los genes y el ambiente.
  • Tienen un problema de salud mental. La ansiedad, la depresión y otros trastornos de la salud mental están relacionados con el síndrome del intestino irritable. Los antecedentes de maltrato sexual, físico o emocional también pueden ser un factor de riesgo.

Complicaciones

La diarrea o el estreñimiento crónicos pueden causar hemorroides.

Además, el síndrome del intestino irritable está relacionado con lo siguiente:

  • Mala calidad de vida. Muchas personas que padecen el síndrome del intestino irritable moderado a grave informan que tienen una mala calidad de vida. Las investigaciones indican que las personas con síndrome del intestino irritable tienen un ausentismo laboral 3 veces mayor que las personas sin síntomas intestinales.
  • Trastornos del estado de ánimo. Padecer los signos y síntomas del síndrome del intestino irritable puede ocasionar depresión o ansiedad. La depresión y la ansiedad también pueden empeorar el síndrome del intestino irritable.

Prevención

Encontrar maneras de lidiar con el estrés puede ayudar a prevenir o aliviar los síntomas del síndrome del intestino irritable. Considera probar:

  • Asesoramiento psicológico. Un asesor puede ayudarte a aprender a modificar o cambiar tu respuesta al estrés. Los estudios demostraron que la psicoterapia puede proporcionar una reducción significativa y duradera de los síntomas.
  • Biorretroalimentación. Los sensores eléctricos te ayudan a recibir información (retroalimentación) sobre las funciones corporales. Esta retroalimentación te ayuda a concentrarte en la realización de cambios sutiles, como relajar determinados músculos, para aliviar los síntomas.
  • Ejercicios de relajación progresiva. Estos ejercicios te ayudan a relajar los músculos del cuerpo, uno por uno. Comienza tensando los músculos de los pies, luego, concéntrate en liberar toda la tensión gradualmente. A continuación, tensa y relaja las pantorrillas. Repite el proceso hasta que todos los músculos del cuerpo, incluso los de los ojos y los del cuero cabelludo, estén relajados.
  • Entrenamiento de consciencia plena. Esta técnica de reducción del estrés te ayuda a centrarte en el momento presente y a olvidar tanto las preocupaciones como las distracciones.

Síndrome de intestino irritable care at Mayo Clinic

March 17, 2018
References
  1. Feldman M, et al. Irritable bowel syndrome (Síndrome de intestino irritable). En: Sleisenger and Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology, Diagnosis, Management (Enfermedades gastrointestinales y hepáticas de Sleisenger y Fordtran: fisiopatología, diagnóstico y tratamiento). 10.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 12 de mayo de 2017.
  2. AskMayoExpert. Irritable bowel syndrome (Síndrome del intestino irritable). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2016.
  3. Wald A. Pathophysiology of irritable bowel syndrome (Fisiopatología del síndrome de intestino irritable). https://www.uptodate.com/contents/search. Último acceso: 11 de mayo de 2017.
  4. Wald A. Treatment of irritable bowel syndrome in adults (Tratamiento del síndrome de intestino irritable en adultos). https://www.uptodate.com/contents/search. Último acceso: 15 de mayo de 2017.
  5. Lucak S, et al. Current and emergent pharmacologic treatments for irritable bowel syndrome with diarrhea: Evidence-based treatment in practice (Tratamientos farmacológicos actuales y emergentes para el síndrome de intestino irritable con diarrea: tratamiento basado en evidencia en práctica). Therapeutic Advances in Gastroenterology (Avances terapéuticos en gastroenterología). 2017;10:253.
  6. Wald A. Clinical manifestations and diagnosis of irritable bowel syndrome in adults (Manifestaciones clínicas y diagnóstico del síndrome de intestino irritable en adultos). https://www.uptodate.com/contents/search. Último acceso: 12 de mayo de 2017.
  7. Camilleri M, et al. Dietary and pharmacological treatment of pain in IBS (Tratamiento farmacológico y alimentario del dolor en el síndrome de intestino irritable). Gut (Revista Gut). 2017;66:966.
  8. Lacy BE. The science, evidence, and practice of dietary interventions in irritable bowel syndrome (La ciencia, la evidencia y la práctica de intervenciones alimentarias en el síndrome de intestino irritable). Clinical Gastroenterology and Hepatology (Gastroenterología y Hepatología Clínica). 2015;13:1899.
  9. Harris M, et al. Irritable bowel syndrome and female patients (Síndrome de intestino irritable y pacientes del sexo femenino). Gastroenterology Clinics of North America (Clínicas de Gastroenterología de Norteamérica). 2016;45:179.
  10. Symptoms & causes of hemorrhoids (Síntomas y causas de las hemorroides). National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. (Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales) https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/hemorrhoids/symptoms-causes. Último acceso: 15 de mayo de 2017.
  11. Ferri FF. Irritable bowel syndrome (Síndrome del intestino irritable). En: Ferri’s Clinical Advisor 2017 (Consejos clínicos de Ferri 2017). Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 15 de mayo de 2017.
  12. Laird KT, et al. Short-term and long-term efficacy of psychological therapies for irritable bowel syndrome: A systematic review and meta-analysis (Eficacia a corto y a largo plazo de las terapias psicológicas para el síndrome de intestino irritable: metaanálisis y revisión sistemática). Clinical Gastroenterology and Hepatology (Gastroenterología y Hepatología Clínica). 2016;14:937.
  13. Valentin N, et al. Potential mechanisms of effect of serum-derived bovine immunoglobulin isolate therapy inpatients with diarrhea-predominant irritable bowel syndrome (Posibles mecanismos del efecto de la terapia de inmunoglobulina aislada obtenida del suero bovino en pacientes con síndrome de intestino irritable en el que predomina la diarrea). Physiological Reports (Informes fisiológicos). 2017;5:e13170.
  14. Feldman M, et al. Complementary and alternative medicine (Medicina complementaria y alternativa). En: Sleisenger and Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology, Diagnosis, Management (Enfermedades gastrointestinales y hepáticas de Sleisenger y Fordtran: fisiopatología, diagnóstico y tratamiento). 10.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 12 de mayo de 2017.
  15. Irritable bowel syndrome (Síndrome del intestino irritable). Natural Medicines (Medicinas naturales). https://naturalmedicines.therapeuticresearch.com/databases/food,-herbs-supplements/professional.aspx?productid=881.Último acceso: 15 de mayo de 2017.
  16. Brown A. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. 15 de junio de 2017.