Diagnóstico

Para diagnosticar la anemia por deficiencia de hierro, el médico puede realizar pruebas para detectar lo siguiente:

  • Tamaño y color de los glóbulos rojos. Con la anemia por deficiencia de hierro, los glóbulos rojos son más pequeños y de color más pálido de lo normal.
  • Hematocrito. Este es el porcentaje de tu volumen sanguíneo compuesto por glóbulos rojos. Los niveles normales están generalmente entre 35,5 y 44,9 por ciento para las mujeres adultas y entre 38,3 y 48,6 por ciento para los hombres adultos. Estos valores pueden cambiar dependiendo de tu edad.
  • Hemoglobina. Los niveles de hemoglobina inferiores a lo normal indican anemia. El rango normal de hemoglobina se define generalmente como 13,2 a 16,6 gramos (g) de hemoglobina por decilitro (dL) de sangre para los hombres y 11,6 a 15 g/dL para las mujeres.
  • Ferritina. Esta proteína ayuda a almacenar hierro en el cuerpo, y un nivel bajo de ferritina, por lo general, indica un nivel bajo de reservas de hierro.

Pruebas de diagnóstico adicionales

Si tu análisis de sangre indica que tienes anemia por deficiencia de hierro, el médico puede solicitar otras pruebas para identificar la causa de fondo, como por ejemplo:

  • Endoscopia. En general, los médicos controlarán que no haya sangrado proveniente de una hernia de hiato, de una úlcera o del estómago mediante una endoscopia. Durante este procedimiento, se inserta un tubo delgado e iluminado equipado con una cámara de video por la garganta hasta el estómago. Esto permite que el médico vea tanto el tubo que va de la boca al estómago (esófago) como el estómago para buscar el origen del sangrado.
  • Colonoscopia. Para descartar las causas de sangrado en el tracto intestinal inferior, el médico puede recomendarte un procedimiento llamado «colonoscopia». Un tubo delgado y flexible equipado con una cámara de video se inserta en el recto y se guía hacia el colon. Por lo general, te sedan durante esta prueba. La colonoscopia le permite al médico ver el interior de una parte del colon y del recto, o su totalidad, para detectar sangrado interno.
  • Ecografía. Las mujeres también pueden hacerse una ecografía pélvica para buscar la causa del sangrado menstrual excesivo, como fibromas uterinos.

El médico puede pedirte estos u otros análisis después de un período de prueba de tratamiento con suplementos de hierro.

Tratamiento

Para tratar la anemia por deficiencia de hierro, el médico puede recomendarte que tomes suplementos de hierro. El médico también tratará la causa de fondo de la deficiencia de hierro si fuera necesario.

Suplementos de hierro

El médico puede recomendar comprimidos de hierro de venta libre para reponer las reservas de hierro en el cuerpo. Tu médico te hará saber la dosis correcta para ti. El hierro también está disponible en forma líquida para bebés y niños. Para mejorar las posibilidades de que tu cuerpo absorba el hierro en comprimidos, es posible que se te indique lo siguiente:

  • Toma los comprimidos de hierro con el estómago vacío. Si es posible, toma los comprimidos de hierro con el estómago vacío. Sin embargo, debido a que los comprimidos de hierro pueden causar malestar estomacal, es posible que debas tomarlos con las comidas.
  • No tomes hierro con antiácidos. Los medicamentos que alivian inmediatamente los síntomas de la acidez estomacal pueden interferir con la absorción de hierro. Toma el hierro dos horas antes o cuatro horas después de tomar los antiácidos.
  • Toma los comprimidos de hierro con vitamina C. La vitamina C mejora la absorción del hierro. Tu médico podría recomendarte tomar los comprimidos de hierro con un vaso de jugo de naranja o con un suplemento de vitamina C.

Los suplementos de hierro pueden causar estreñimiento, por lo que el médico también puede recomendar un laxante emoliente. El hierro puede hacer que tus heces se vuelvan negras, lo cual es un efecto secundario inofensivo.

La deficiencia de hierro no se puede corregir de la noche a la mañana. Es posible que necesites tomar suplementos de hierro durante varios meses o más para reponer tus reservas de hierro. Generalmente, comenzarás a sentirte mejor después de una semana de tratamiento. Pregúntale a tu médico cuándo debes volver a realizarte un análisis de sangre para medir tus niveles de hierro. Para asegurarte de que tus reservas de hierro estén repuestas, es posible que necesites tomar suplementos de hierro durante un año o más.

Tratamiento de las causas de fondo de la deficiencia de hierro

Si los suplementos de hierro no aumentan los niveles de hierro en sangre, es probable que la anemia sea a causa de una fuente de sangrado o de un problema de absorción del hierro que el médico tendrá que investigar y tratar. Según la causa, el tratamiento de anemia por deficiencia de hierro puede comprender lo siguiente:

  • Medicamentos, como anticonceptivos orales para aligerar el flujo menstrual fuerte
  • Antibióticos y otros medicamentos para tratar úlceras pépticas
  • Cirugía para extirpar un pólipo, un tumor o un fibroma que sangra

Si la deficiencia de hierro es grave, puede ser necesario que te administren hierro por vía intravenosa o que requieras transfusiones de sangre para ayudarte a reemplazar rápidamente el hierro y la hemoglobina.

Preparación para la consulta

Pide una consulta con tu médico si tienes signos y síntomas que te preocupan. Si te diagnostican anemia por deficiencia de hierro, es posible que necesites pruebas para buscar el origen de una pérdida de sangre, entre ellas, las pruebas para examinar el tubo gastrointestinal.

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Anota las preguntas que desees hacerle al médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas te puede ayudar a aprovechar al máximo el tiempo juntos. Para la anemia por deficiencia de hierro, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Esta afección suele ser temporal o duradera?
  • ¿Qué tratamiento me recomiendas?
  • ¿Hay alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • Tengo otro problema de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Debo respetar alguna restricción en la dieta?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Además de las preguntas que hayas preparado, no dudes en hacerle más preguntas al médico durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede dejar tiempo para repasar los puntos a los que quieres dedicar más tiempo. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • ¿Has experimentado algún sangrado inusual, como períodos menstruales abundantes, sangrado de hemorroides o sangrado nasal?
  • ¿Eres vegetariano?
  • ¿Donaste sangre más de una vez recientemente?
Oct. 18, 2019
  1. Kaushansky K, et al. Iron deficiency and overload (Deficiencia y sobrecarga de hierro). En: Williams Hematology (Hematología de Williams). 9.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2016. http://accessmedicine.mhmedical.com/content.aspx?sectionid=94304160&bookid=1581&jumpsectionID=94304237&Resultclick=2#1121092571. Último acceso: 16 de octubre de 2016.
  2. Schrier SL, et al. Treatment of iron deficiency anemia in adults (Tratamiento de la anemia por deficiencia de hierro en los adultos). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 16 de octubre de 2016.
  3. Iron-deficiency anemia (Anemia por deficiencia de hierro). American Society of Hematology (Sociedad Estadounidense de Hematología). http://www.hematology.org/Patients/Anemia/Iron-Deficiency.aspx. Último acceso: 16 de octubre de 2016.
  4. Vitamin C: Fact sheet for health professionals (Vitamina C: hoja informativa para profesionales de la salud). National Institutes of Health Office of Dietary Supplements (Oficina de Suplementos Dietéticos de Institutos Nacionales de Salud). https://ods.od.nhih.gov/factsheets/VitaminC-HealthProfessional/. Último acceso: 16 de octubre de 2016.
  5. What is iron-deficiency anemia? (¿Qué es la anemia por deficiencia de hierro?). Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/ida/. Último acceso: 16 de octubre de 2016.
  6. Schrier SL, et al. Approach to the adult patient with anemia (Enfoque en el paciente adulto con anemia). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 16 de octubre de 2016.
  7. Mahoney DH, et al. Iron deficiency in infants and young children: Treatment (Deficiencia de hierro en bebés y niños pequeños: tratamiento). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 16 de octubre de 2016.
  8. Iron: Fact sheet for health professionals (Hierro: hoja informativa para profesionales de la salud). Oficina de Suplementos Dietéticos de los Institutos Nacionales de la Salud (National Institutes of Health Office of Dietary Supplements). https://ods.od.nih.gov/factsheets/Iron-HealthProfessional/#h3. Último acceso: 16 de octubre de 2016.
  9. CBC with differential, blood (Hemograma completo con diferencial sanguíneo). Mayo Medical Laboratories (Laboratorios médicos de Mayo). http://www.mayomedicallaboratories.com/test-catalog/Clinical+and+Interpretive/9109. Último acceso: 16 de octubre de 2016.
  10. Mesa RA (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 17 de octubre de 2016.