Diagnóstico

El VIH puede ser diagnosticado a través de pruebas de sangre o saliva. Las pruebas disponibles incluyen:

  • Pruebas de antígenos y anticuerpos. Estas pruebas suelen implicar la extracción de sangre de una vena. Los antígenos son sustancias del propio virus del VIH y suelen ser detectables —o dar positivo— en la sangre a las pocas semanas de la exposición al VIH.

    Los anticuerpos son producidos por tu sistema inmunitario cuando se expone al VIH. Los anticuerpos pueden tardar semanas o meses en ser detectables. La combinación de antígenos y anticuerpos puede tardar de dos a seis semanas después de la exposición para dar positivo.

  • Análisis de anticuerpos. Estas pruebas buscan anticuerpos contra el VIH en la sangre o la saliva. La mayoría de las pruebas rápidas de VIH, incluidas las autopruebas hechas en casa, son pruebas de anticuerpos. Las pruebas de anticuerpos pueden tardar de tres a 12 semanas después de la exposición en dar positivo.
  • Pruebas de ácido nucleico. Estas pruebas buscan el virus real en la sangre (carga viral). También implican la extracción de sangre de una vena. Si pudiste haber estado expuesto al VIH en las últimas semanas, tu médico puede recomendarte una prueba de ácido nucleico. La prueba de ácido nucleico será la primera prueba en dar positivo después de la exposición al VIH.

Habla con tu médico sobre cuál es la prueba de VIH adecuada para ti. Si alguna de estas pruebas es negativa, es posible que aún necesites una prueba de seguimiento semanas o meses después para confirmar los resultados.

Pruebas para determinar la etapa de la enfermedad y el tratamiento

Si te han diagnosticado VIH, es importante encontrar un especialista capacitado en el diagnóstico y tratamiento del VIH para que te ayude con lo siguiente:

  • Determinar si necesitas pruebas adicionales
  • Determinar qué terapia antirretroviral del VIH (ART) será mejor para ti
  • Controlar tu progreso y trabajar contigo para manejar tu salud

Si recibes un diagnóstico de VIH/SIDA, varias pruebas pueden ayudar a que tu médico determine la etapa de tu enfermedad y el mejor tratamiento, que incluye:

  • Recuento de células T CD4. Las células T CD4 son glóbulos blancos que el VIH toma específicamente como blanco y destruye. Aunque no tengas síntomas, la infección por VIH avanza hasta convertirse en SIDA cuando el recuento de células T CD4 desciende por debajo de 200.
  • Carga viral (ARN del VIH). Esta prueba mide la cantidad de virus en la sangre. Después de comenzar el tratamiento para el VIH, el objetivo es tener una carga viral indetectable. Esto reduce significativamente las posibilidades de infecciones oportunistas y otras complicaciones relacionadas con el VIH.
  • Resistencia a los medicamentos. Algunas cepas de VIH son resistentes a los medicamentos. Esta prueba ayuda a que tu médico determine si tu tipo de virus específico tiene resistencia y guía las decisiones de tratamiento.

Pruebas para el diagnóstico de complicaciones

Tu médico también podría ordenar análisis de laboratorio para detectar otras infecciones o complicaciones, entre ellas, las siguientes:

  • Tuberculosis
  • Infección por el virus de la hepatitis B o la hepatitis C
  • Infecciones de transmisión sexual
  • Daño en el hígado o en los riñones
  • Infección de las vías urinarias
  • Cáncer anal y de cuello uterino
  • Citomegalovirus
  • Toxoplasmosis

Tratamiento

Actualmente, no hay cura para el VIH/SIDA. Una vez que tienes la infección, tu cuerpo no puede deshacerse de ella. Sin embargo, hay muchos medicamentos que pueden controlar el VIH y evitar complicaciones. Estos medicamentos se denominan terapia antirretroviral (TARV). Todas las personas diagnosticadas con VIH deben comenzar con la terapia antirretroviral, independientemente de la etapa de la infección o de las complicaciones.

La terapia antirretroviral suele ser una combinación de tres o más medicamentos de varias clases de fármacos diferentes. Esta estrategia es la más eficaz para reducir la cantidad de VIH en la sangre. Hay muchas opciones de terapia antirretroviral que combinan tres medicamentos para el VIH en un solo comprimido, que se toma una vez al día.

Cada clase de fármaco bloquea el virus de manera diferente. El tratamiento consiste en combinaciones de fármacos de diferentes clases para:

  • Tener en cuenta la resistencia individual a los fármacos (genotipo viral)
  • Evitar la creación de nuevas cepas de VIH resistentes a los fármacos
  • Maximizar la supresión del virus en la sangre

Normalmente se utilizan dos fármacos de una clase, más un tercer fármaco de una segunda clase.

Las clases de fármacos contra el VIH incluyen:

  • Los inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de nucleósidos (ITINN) bloquean una proteína que el VIH necesita para replicarse. Entre los ejemplos se incluyen el efavirenz (Sustiva), la rilpivirina (Edurant) y la doravirina (Pifeltro).
  • Los inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósidos o nucleótidos (ITIN) son versiones defectuosas de los componentes básicos que el VIH necesita para replicarse. Entre los ejemplos se incluyen el abacavir (Ziagen), el tenofovir (Viread), la emtricitabina (Emtriva), la lamivudina (Epivir) y la zidovudina (Retrovir). También se dispone de fármacos combinados, como la emtricitabina/tenofovir (Truvada) y la emtricitabina/tenofovir alafenamida (Descovy).
  • Los inhibidores de la proteasa (IP) inactivan la proteasa del VIH, otra proteína que el VIH necesita para replicarse. Entre los ejemplos se incluyen el atazanavir (Reyataz), el darunavir (Prezista) y el lopinavir/ritonavir (Kaletra).
  • Los inhibidores de la integrasa funcionan inhibiendo a una proteína llamada integrasa que el VIH utiliza para insertar su material genético en los linfocitos T CD4. Entre los ejemplos figuran el bictegravir sódico/emtricitabina/tenofovir alafenamida fumarato (Biktarvy), raltegravir (Isentress) y dolutegravir (Tivicay).
  • Los inhibidores de entrada o fusión bloquean la entrada del VIH en los linfocitos T CD4. Algunos ejemplos son la enfuvirtida (Fuzeon) y el maraviroc (Selzentry).

Comenzar y mantener el tratamiento

A todas las personas con infección por VIH, independientemente del recuento de células CD4 T o de los síntomas, se les debe ofrecer medicación antiviral.

Mantener una terapia antirretroviral eficaz con una carga viral de VIH indetectable en sangre es la mejor manera de mantenerse saludable.

Para que la terapia antirretroviral sea eficaz, es importante que tomes los medicamentos tal y como te los receten, sin omitir ni saltarte ninguna dosis. Seguir con la terapia antirretroviral con una carga viral indetectable ayuda a lo siguiente:

  • Mantener tu sistema inmunitario fuerte
  • Reducir las posibilidades de contraer una infección
  • Reducir las posibilidades de desarrollar un VIH resistente al tratamiento
  • Reducir las posibilidades de transmitir el VIH a otras personas

Seguir con la terapia contra el VIH puede ser un desafío. Es importante que hables con el médico sobre los posibles efectos secundarios, la dificultad para tomar los medicamentos y cualquier problema de salud mental o de abuso de sustancias que pueda dificultar mantener la terapia antirretroviral.

También es importante tener citas de seguimiento regulares con el médico para controlar tu salud y la respuesta al tratamiento. Informa inmediatamente al médico si tienes problemas con la terapia contra el VIH para que puedan trabajar juntos y encontrar formas de abordar esos desafíos.

Efectos secundarios del tratamiento

Los efectos secundarios del tratamiento pueden incluir:

  • Náuseas, vómitos o diarrea
  • Cardiopatía
  • Daños en el riñón y el hígado
  • Disminución de la masa ósea o debilitamiento óseo
  • Niveles anormales de colesterol
  • Mayor nivel de glucosa sanguínea
  • Problemas cognitivos y emocionales, así como problemas de sueño

Tratamiento para enfermedades relacionadas con la edad

Algunos problemas de salud que son una parte natural del envejecimiento pueden ser más difíciles de tratar si tienes el VIH. Algunos medicamentos que son comunes para el corazón, los huesos o las afecciones metabólicas relacionadas con la edad, por ejemplo, pueden no interactuar bien con los medicamentos contra el VIH. Es importante que hables con tu médico sobre tus otras afecciones de salud y los medicamentos que estás tomando.

Si otro médico ha empezado a administrarte medicamentos, es importante que le informes sobre tu terapia para el VIH. Esto permitirá que el médico se asegure de que no haya interacciones entre los medicamentos.

Respuesta al tratamiento

Tu médico controlará tu carga viral y tus conteos de linfocitos T CD4 para determinar tu respuesta al tratamiento contra el VIH. Estos serán revisados inicialmente a las dos y cuatro semanas, y luego cada tres o seis meses.

El tratamiento debería reducir tu carga viral para que sea indetectable en la sangre. Esto no significa que el VIH ya no está presente. Aunque no se encuentre en la sangre, el VIH sigue estando presente en otros lugares del cuerpo, como en los ganglios linfáticos y los órganos internos.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Estilo de vida y remedios caseros

Además de recibir tratamiento médico, es esencial tomar un papel activo en tu propio cuidado. Las siguientes recomendaciones pueden ayudarte a permanecer saludable durante más tiempo:

  • Come alimentos saludables. Asegúrate de recibir suficientes nutrientes. Las frutas y verduras frescas, los cereales integrales y las proteínas magras ayudan a mantenerte fuerte, te dan más energía y fortalecen tu sistema inmunitario.
  • Evita la carne, los huevos y más productos crudos. Las enfermedades causadas por los alimentos pueden ser especialmente graves en personas que tienen el VIH. Cocina la carne hasta que esté bien cocida. Evita los productos lácteos no pasteurizados, los huevos crudos, así como los pescados y los mariscos crudos, como las ostras, el sushi o el sashimi.
  • Colócate las vacunas correctas. Las vacunas pueden prevenir infecciones comunes, como la neumonía y la influenza. El médico también puede recomendarte otras vacunas, incluidas la del VPH, la hepatitis A y la hepatitis B. Las vacunas inactivadas son generalmente seguras, pero la mayoría de las vacunas con virus vivos no lo son, debido al debilitamiento de tu sistema inmunitario.
  • Ten cuidado con los animales de compañía. Algunos animales pueden tener parásitos que pueden causar infecciones en personas que son VIH positivo. Las heces de los gatos pueden provocar toxoplasmosis, los reptiles pueden tener salmonela, y los pájaros pueden transportar el cryptococcus o histoplasmosis. Lávate bien las manos después de tocar mascotas o de limpiar su caja sanitaria.

Medicina alternativa

Las personas infectadas con el VIH a veces prueban suplementos alimentarios que dicen estimular el sistema inmunitario o contrarrestar los efectos secundarios de los medicamentos contra el VIH. Sin embargo, no hay pruebas científicas de que ningún suplemento nutricional mejore la inmunidad, y muchos pueden interferir en otros medicamentos que esté tomando. Consulta siempre con el médico antes de tomar cualquier suplemento o realizar cualquier terapia alternativa para asegurarte de que no haya interacciones entre los medicamentos.

Suplementos que pueden resultar útiles

  • Acetil-L-carnitina. Los investigadores han utilizado la acetil-L-carnitina para tratar el dolor, el entumecimiento o la debilidad de los nervios (neuropatía) en personas con diabetes. También puede aliviar la neuropatía relacionada con el VIH si se carece de la sustancia.
  • Proteína de suero y ciertos aminoácidos. Las primeras pruebas sugieren que la proteína del suero, un derivado del queso, puede ayudar a algunas personas con VIH a aumentar de peso. Al parecer, la proteína del suero también podría reducir la diarrea y aumentar el conteo de células T CD4. Los aminoácidos L-glutamina, L-arginina e hidroximetilbutirato (HMB) también pueden ayudar con el aumento de peso.
  • Probióticos. Existen algunas pruebas de que el probiótico Saccharomyces boulardii puede ayudar con la diarrea relacionada con el VIH, pero solo debe usarse según las indicaciones del médico. También se está estudiando el calostro bovino para tratar la diarrea.
  • Vitaminas y minerales. Las vitaminas A, D, E, C y B, así como los minerales zinc, hierro y selenio, pueden ser útiles si se tienen bajos niveles de estos.

Suplementos que pueden resultar peligrosos

  • Hierba de San Juan. Un remedio común para la depresión, la hierba de San Juan puede reducir la eficacia de varios tipos de medicamentos contra el VIH a más de la mitad.
  • Suplementos a base de ajo. Aunque el ajo en sí mismo puede ayudar a fortalecer el sistema inmunitario, los suplementos de ajo pueden interactuar con algunos medicamentos contra el VIH y reducir su capacidad de trabajo. Comer de manera ocasional ajo con las comidas parece no ser un riesgo.
  • Extracto de arroz de levadura roja. Algunas personas lo usan para reducir el colesterol, pero lo evitan si toman un inhibidor de la proteasa o una estatina.

Prácticas de mente-cuerpo

Se ha demostrado que prácticas como el yoga, la meditación y el tai chi reducen el estrés, así como mejoran la presión arterial y la calidad de vida. Aunque necesitan más estudio, estas prácticas pueden ser útiles si vives con VIH/SIDA.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Recibir un diagnóstico de una enfermedad que pone en riesgo tu vida es devastador. Las consecuencias emocionales, sociales y financieras del VIH/SIDA pueden hacer que sea especialmente difícil enfrentar esta enfermedad, no solo para ti sino también para los más cercanos.

Pero hoy en día, hay muchos servicios y recursos disponibles para las personas con VIH. La mayoría de las clínicas de VIH/SIDA tienen trabajadores sociales, consejeros o enfermeras que pueden ayudarte directamente o ponerte en contacto con personas que sí pueden.

Los servicios que pueden proporcionar:

  • Planificar el traslado hacia y desde las citas con el médico
  • Ayuda con la vivienda y el cuidado de los niños
  • Ayudar con el empleo y las cuestiones jurídicas
  • Proporcionar apoyo durante las emergencias financieras

Es importante tener un sistema de apoyo. Muchas personas con VIH/SIDA descubren que hablar con alguien que entiende su enfermedad les proporciona consuelo.

Preparación para la consulta

Si piensas que podrías tener infección por el VIH, es probable que comiences por consultar con el médico de cabecera. Es posible que se te remita a un especialista en enfermedades infecciosas, que además se especializa en el tratamiento del VIH/SIDA.

Qué puedes hacer

Antes de tu cita, considera responder a estas preguntas y llévalas a la visita al médico:

  • ¿Cómo crees que te expusiste al VIH?
  • ¿Cuáles son tus síntomas?
  • ¿Tienes factores de riesgo, como haber mantenido relaciones sexuales sin protección o haber utilizado drogas intravenosas?
  • ¿Qué medicamentos o suplementos con receta tomas?

Qué esperar del médico

El médico te hará preguntas sobre tu salud y tu estilo de vida. El médico te realizará un examen físico completo, para verificar si presentas alguno de los siguientes:

  • Ganglios linfáticos inflamados
  • Lesiones en la piel o la boca
  • Problemas con tu sistema nervioso
  • Sonidos anormales en los pulmones
  • Órganos hinchados en el abdomen

Qué puedes hacer mientras tanto

Si crees que puedes tener una infección por VIH, toma medidas para protegerte a ti mismo y a los demás antes de tu cita. No tengas relaciones sexuales sin protección. Si usas drogas inyectables, siempre usa una aguja nueva y limpia. No compartas las agujas con otros.

Feb. 13, 2020
  1. Jameson JL, et al., eds. Human immunodeficiency virus disease: AIDS and related disorders. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 20th ed. The McGraw-Hill Companies; 2018. http://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Dec. 6, 2019.
  2. What are HIV and AIDS? HIV.gov.https://www.hiv.gov/hiv-basics/overview/about-hiv-and-aids/what-are-hiv-and-aids. Accessed Dec. 6, 2019.
  3. Sax PE. Acute and early HIV infection: Clinical manifestations and diagnosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 6, 2019.
  4. Sax PE, et al. The natural history and clinical features of HIV infection in adults and adolescents. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 15, 2017.
  5. Ferri FF. Human immunodeficiency virus. In: Ferri's Clinical Advisor 2020. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 6, 2019.
  6. Hardy WD, et al., eds. HIV testing and counseling. In: Fundamentals of HIV Medicine 2019 Edition. American Academy of HIV Medicine. Oxford University Press; 2019.
  7. AIDS and opportunistic infections. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/hiv/basics/livingwithhiv/opportunisticinfections.html. Accessed Dec. 11, 2019.
  8. Pollack TM, et al. Primary care of the HIV-infected adult. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 6, 2019.
  9. St. John's Wort. Natural Medicines. https://naturalmedicines.therapeuticresearch.com. Accessed Dec. 6, 2019.
  10. HIV Basics. PrEP. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/hiv/basics/prep.html. Accessed Dec. 6, 2019.
  11. HIV treatment as prevention. HIV.gov. https://www.hiv.gov/hiv-basics/hiv-prevention/using-hiv-medication-to-reduce-risk/hiv-treatment-as-prevention. Accessed Dec. 6, 2019.
  12. AskMayoExpert. Human immunodeficiency virus (HIV) infection: Wasting syndrome. Mayo Clinic; 2019.
  13. Mahmood M (expert opinion). Mayo Clinic. Dec. 13, 2019.
  14. Who should get tested? HIV.gov. https://www.hiv.gov/hiv-basics/hiv-testing/learn-about-hiv-testing/who-should-get-tested. Accessed Oct. 30, 2019.
  15. About HIV/AIDS. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/hiv/basics/whatishiv.html. Accessed Dec. 6, 2019.
  16. HIV Basics. PEP. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/hiv/basics/pep.html. Accessed Dec. 6, 2019.
  17. AskMayoExpert. Human immunodeficiency virus (HIV) infection: Clinical Features. Mayo Clinic; 2019.
  18. AskMayoExpert. Human immunodeficiency virus (HIV) infection: Antiretroviral therapy. Mayo Clinic; 2019.
  19. AskMayoExpert. Human immunodeficiency virus (HIV) infection: Risk factors. Mayo Clinic; 2019.
  20. Testing overview. HIV.gov. https://www.hiv.gov/hiv-basics/hiv-testing/learn-about-hiv-testing/hiv-testing-overview. Accessed Oct. 30, 2019.
  21. HIV/AIDS: The basics. AIDSinfo. https://aidsinfo.nih.gov/understanding-hiv-aids/fact-sheets/19/45/hiv-aids--the-basics/. Accessed Nov. 1, 2019.