Descripción general

Una fractura de cadera es una lesión grave, con complicaciones que pueden poner en riesgo la vida. El riesgo de fractura de cadera aumenta con la edad.

Las personas mayores tienen un mayor riesgo de fractura de cadera porque los huesos tienden a debilitarse con la edad (osteoporosis). El uso de múltiples medicamentos, la visión deficiente y los problemas de equilibrio también hacen que las personas mayores sean más propensas a tropezar y caer —una de las causas más frecuentes de la fractura de cadera—.

Casi siempre, una fractura de cadera exige la reparación o el reemplazo quirúrgicos, seguidos de meses de fisioterapia. Tomar medidas para mantener la densidad ósea y evitar las caídas puede ayudar a prevenir la fractura de cadera.

Síntomas

Los signos y síntomas de una fractura de cadera son los siguientes:

  • Incapacidad para moverse inmediatamente después de una caída
  • Dolor fuerte en la cadera o en la ingle
  • Incapacidad para cargar peso sobre la pierna del lado de la cadera lesionada
  • Rigidez, hematomas e hinchazón en la zona de la cadera y alrededor de ella
  • Pierna más corta del lado de la cadera lesionada
  • Giro hacia afuera de la pierna del lado de la cadera lesionada

Causas

Un impacto grave, por ejemplo en un accidente en auto, puede provocar fracturas en la cadera en personas de todas las edades. En los adultos mayores, en la mayoría de los casos una fractura de cadera es consecuencia de una caída estando de pie. En personas con huesos muy débiles, una fractura de cadera se puede producir simplemente al girar estando de pie.

Factores de riesgo

El índice de fracturas de cadera incrementa mucho con la edad, debido a lo siguiente:

  • Disminución de la densidad ósea y de la masa muscular
  • Problemas de vista y de equilibrio que pueden provocar caídas

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir fractura de cadera son los siguientes:

  • Sexo. Aproximadamente, el 70 por ciento de las fracturas de cadera se produce en mujeres. Las mujeres pierden la densidad ósea a un ritmo más veloz que los hombres, en parte, porque la caída de los niveles de estrógeno que se produce con la menopausia acelera la disminución de la masa ósea. Sin embargo, los hombres también pueden tener niveles peligrosamente bajos de densidad ósea.
  • Afecciones crónicas. Los trastornos endocrinos, como tener una tiroides hiperactiva, pueden crear huesos frágiles. Los trastornos intestinales, que pueden reducir la absorción de vitamina D y de calcio, también pueden producir un debilitamiento óseo y una fractura de cadera. El deterioro cognitivo también incrementa el riesgo de caídas.
  • Ciertos medicamentos. Los medicamentos con cortisona, como la prednisona, pueden debilitar los huesos si los tomas de manera prolongada. Determinados medicamentos o determinadas combinaciones de medicamentos pueden provocarte mareos y una mayor tendencia a las caídas.
  • Problemas de nutrición. La falta de calcio y de vitamina D en tu dieta cuando eres joven disminuye tu pico de masa ósea e incrementa el riesgo de sufrir una fractura en los años venideros. Los trastornos graves de la alimentación, como la anorexia nerviosa y la bulimia, pueden dañar el esqueleto al privar al cuerpo de nutrientes esenciales necesarios para la formación de los huesos.
  • Inactividad física. Los ejercicios para soportar el peso, como las caminatas, ayudan a fortalecer los huesos y los músculos, lo que disminuye la probabilidad de caídas y fracturas. Si no participas regularmente en ejercicios para soportar el peso, puedes tener menor densidad ósea y huesos más débiles.
  • Consumo de tabaco y de alcohol. Ambos pueden afectar los procesos normales de construcción y de mantenimiento de los huesos, lo que provoca la disminución de la masa ósea.

Complicaciones

Una fractura de cadera puede reducir tu independencia futura y, a veces, incluso acortar tu vida. Cerca de la mitad de las personas con fractura de cadera no son capaces de recuperar su capacidad de vivir de manera independiente.

Si una fractura de cadera te mantiene inmóvil durante mucho tiempo, las complicaciones pueden comprender las siguientes:

  • Coágulos sanguíneos en las piernas o pulmones
  • Úlceras de decúbito
  • Infección urinaria
  • Neumonía
  • Mayor pérdida de masa muscular, lo que incrementa el riesgo de caídas y lesiones

Además, las personas que han tenido una fractura de cadera tienen más riesgo de tener huesos debilitados y sufrir más caídas, lo que significa mayor riesgo de padecer otra fractura de cadera.

Prevención

Los estilos de vida saludables al comienzo de la adultez permiten desarrollar una masa ósea máxima más elevada y reducir el riesgo de osteoporosis en el futuro. Las mismas medidas pueden disminuir el riesgo de caídas y mejorar tu salud general si las adoptas a cualquier edad.

Para evitar caídas y mantener los huesos sanos:

  • Consume suficiente calcio y vitamina D. Como regla general, los hombres y las mujeres de 50 años en adelante deben consumir 1200 miligramos de calcio por día, y 600 unidades internacionales de vitamina D por día.
  • Haz ejercicio para fortalecer los huesos y mejorar el equilibrio. Los ejercicios para soportar el peso, como las caminatas, te ayudan a mantener tu densidad ósea máxima por más años. El ejercicio también aumenta tu fuerza en general, por lo que tendrás menos probabilidades de caerte. El entrenamiento del equilibrio también es importante para reducir el riesgo de caídas, ya que el equilibrio tiende a deteriorarse con la edad.
  • Evita fumar o beber en exceso. El consumo de tabaco y alcohol reduce la densidad ósea. Beber demasiado alcohol también puede afectar tu equilibrio, por lo que tendrás más probabilidades de caerte.
  • Evalúa tu hogar para comprobar si hay peligros. Retira los tapetes, mantén los cables eléctricos contra la pared y ordena el exceso de muebles y cualquier cosa con la cual podrías tropezarte. Asegúrate de que todas las habitaciones y los pasillos estén bien iluminados.
  • Hazte controlar los ojos. Debes someterte a un examen de la vista cada dos años, o con mayor frecuencia si tienes diabetes o alguna enfermedad ocular.
  • Controla tus medicamentos. La sensación de debilidad y los mareos, que son posibles efectos secundarios de muchos medicamentos, pueden aumentar el riesgo de caídas. Habla con tu médico sobre los efectos secundarios causados por tus medicamentos.
  • Ponte de pie lentamente. Si te pones de pie muy rápidamente, puede disminuir tu presión arterial, lo cual puede hacerte tambalear.
  • Usa un bastón o andador. Si no te sientes estable al caminar, pregúntale a tu médico o terapeuta ocupacional si estos elementos pueden ayudarte.
Feb. 24, 2018
References
  1. Foster KW. Hip fractures in adults. http://www.uptodate.com/home. Accessed Dec. 30, 2014.
  2. Marx JA, et al. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, Pa.: Mosby Elsevier; 2014. Accessed Dec. 30, 2014.
  3. AskMayoExpert. What are risk factors for hip fracture? Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2014.
  4. Ferri FF. Ferri's Clinical Advisor 2015: 5 Books in 1. Philadelphia, Pa.: Mosby Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 30, 2014.
  5. Reeve J, et al. The fragile elderly hip: Mechanisms associated with age-related strength and toughness. Bone. 2014;61:138.
  6. Kiel DP. Falls in older persons: Risk factors and patient evaluation. http://www.uptodate.com/home. Accessed Dec. 30, 2014.
  7. Beaupre LA, et al. Maximizing functional recovery following hip fracture in frail seniors. Best Practice & Research Clinical Rheumatology. 2013;27:771.
  8. Wirth CD, et al. Subclinical thyroid dysfunction and the risk for fractures: A clinical review and meta-analysis. Annals of Internal Medicine. 2014;161:189.
  9. Lewiecki EM. Prevention of osteoporosis. http://www.uptodate.com/home. Accessed Dec. 31, 2014.
  10. Hip fractures among older adults. Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/homeandrecreationalsafety/falls/adulthipfx.html. Accessed Dec. 31, 2014.
  11. Morrison RS, et al. Medical consultation for patients with hip fracture. http://www.uptodate.com/home. Accessed Dec. 30, 2014.
  12. Takahashi PY (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Jan. 5, 2015.
  13. Canale ST, et al. Campbell's Operative Orthopaedics. 12th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier Mosby; 2013. http://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 30, 2014.
  14. Rosen HN. The use of bisphosphonates in postmenopausal women with osteoporosis. http://www.uptodate.com/home. Accessed Dec. 30, 2014.
  15. Hip fractures. American Academy of Orthopaedic Surgeons. http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00392. Accessed Dec. 31, 2014.
  16. Fiatarone Singh MA. Exercise, nutrition, and managing hip fracture in older persons. Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care. 2014;17:12.
  17. Falls and factures. National Institute on Aging. http://www.nia.nih.gov/sites/default/files/falls_and_fractures_0.pdf. Accessed Dec. 31, 2014.
  18. Osteoporosis: The Bone Thief. National Institute on Aging. http://www.nia.nih.gov/health/publication/osteoporosis. Accessed Dec. 31, 2014.