El virus de la hepatitis A, que provoca la infección, generalmente, se contagia cuando una persona ingiere incluso cantidades diminutas de materia fecal contaminada. El virus de la hepatitis A infecta las células hepáticas y produce inflamación. La inflamación puede impedir la función hepática y ocasionar signos y síntomas de hepatitis A.

El virus de la hepatitis A se puede transmitir de diferentes maneras, como por ejemplo:

  • Comer alimentos manipulados por alguien con el virus que no se lavó bien las manos después de ir al baño
  • Beber agua contaminada
  • Comer mariscos crudos provenientes de aguas residuales contaminadas
  • Estar en contacto cercano con una persona infectada, incluso si esa persona no manifiesta signos ni síntomas
  • Tener relaciones sexuales con alguien que tiene el virus
Sept. 09, 2014