Diagnóstico

El médico hará una historia clínica, la cual incluirá un historial de hemorragia previa, realizará un examen físico y, posiblemente, te ordenará exámenes. Estas son algunas de las pruebas:

  • Análisis de sangre. Es posible que necesites un hemograma completo, una prueba para ver qué tan rápido se coagula tu sangre, un recuento de plaquetas y pruebas sobre la función hepática.
  • Análisis de las heces. Analizar las heces puede ayudar a determinar la causa desconocida del sangrado.
  • Lavado nasogástrico. Se pasa un tubo a través de la nariz hasta el estómago para eliminar el contenido del mismo. Esto podría ayudar a determinar el origen del sangrado.
  • Endoscopia digestiva alta. Este procedimiento utiliza una cámara pequeña en el extremo de un tubo largo, el cual se pasa por la boca para que tu médico pueda examinar el tracto gastrointestinal superior.
  • Colonoscopia. Este procedimiento utiliza una cámara pequeña en el extremo de un tubo largo, el cual se pasa por el recto para que tu médico pueda examinar el intestino grueso y el recto.
  • Endoscopía capsular. En este procedimiento, ingieres una cápsula del tamaño de una vitamina que posee una pequeña cámara en su interior. La cápsula viaja a través de tu sistema digestivo y toma miles de imágenes que se envían a una grabadora que tendrás en un cinturón alrededor de la cintura. Esto le permite al médico ver dentro de tu intestino delgado.
  • Sigmoidoscopía flexible. Se coloca un tubo con una luz y una cámara en el recto para observar el recto y la última parte del intestino grueso, la cual conduce al recto (colon sigmoide).
  • Enteroscopía de doble balón. Un visor especializado inspecciona partes del intestino delgado a las que otras pruebas que utilizan un endoscopio no pueden llegar. En ocasiones, el origen del sangrado se puede controlar o tratar durante esta prueba.
  • Angiografía. Se inyecta un tinte de contraste en una arteria y se toma una serie de radiografías para detectar y tratar los vasos sangrantes u otras anomalías.
  • Estudios de diagnóstico por imágenes. Se pueden utilizar otras pruebas de diagnóstico por imágenes, como una tomografía computarizada del abdomen, para encontrar el origen del sangrado.

Si el sangrado gastrointestinal es grave y las pruebas no invasivas no pueden encontrar la causa, es posible que necesites una cirugía para que los médicos puedan ver todo el intestino delgado. Afortunadamente, esto no ocurre con frecuencia.

Tratamiento

Por lo general, el sangrado gastrointestinal se detiene por sí solo. De lo contrario, el tratamiento depende de dónde proviene el sangrado. En muchos casos, es posible administrar medicamentos o realizar un procedimiento a fin de controlar el sangrado durante algunas pruebas. Por ejemplo, a veces se puede tratar una úlcera péptica con sangrado durante una endoscopia superior o extirpar pólipos durante una colonoscopia.

Si tienes sangrado gastrointestinal superior, es posible que te administren un medicamento intravenoso conocido como inhibidor de la bomba de protones para suprimir la producción de ácido estomacal. Una vez que se identifica la fuente del sangrado, el médico determinará si necesitas continuar tomando un inhibidor de la bomba de protones.

Dependiendo de la cantidad de pérdida de sangre y de si continúas sangrando, es posible que necesites líquidos a través de una aguja (intravenosos) y, posiblemente, transfusiones de sangre. Si tomas medicamentos anticoagulantes, como aspirina o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, es posible que debas detener su administración.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic que ensayan nuevos tratamientos, intervenciones y pruebas para prevenir, detectar, tratar o controlar esta afección.

Cómo prepararte para la consulta

Si el sangrado no es grave, puedes comenzar haciendo una consulta con un profesional de atención primaria. O podría derivarte de inmediato a un especialista en trastornos gastrointestinales (gastroenterólogo).

A continuación, se presenta información que te ayudará a prepararte para tu consulta.

Lo que puedes hacer

Al momento de programar la consulta, asegúrate de preguntar si necesitas hacer algo con anticipación, como ayunar antes de hacerte un análisis específico. Haz una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluidos los que no parezcan estar relacionados con el motivo de la consulta, y cuándo comenzaron
  • Todos los medicamentos, vitaminas u otros suplementos que tomes, incluidas las dosis
  • La historia clínica de las enfermedades digestivas que te han diagnosticado, como ERGE, úlceras pépticas o EII
  • Las preguntas para hacerle a tu médico

Pídele a un familiar o amigo que te acompañe, de ser posible, para ayudarte a recordar la información que recibas.

Estas son algunas de las preguntas básicas que puedes hacerle a tu médico sobre el sangrado gastrointestinal:

  • No veo sangre, ¿por qué sospecha de un sangrado gastrointestinal?
  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • Además de la causa más probable, ¿cuáles son las otras posibles causas de mis síntomas?
  • ¿Qué análisis necesito?
  • ¿Es probable que mi trastorno sea temporal o crónico?
  • ¿Cuál es el mejor plan de acción?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque primario que me indica?
  • Tengo otros trastornos. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos mientras se trata el sangrado?
  • ¿Existen restricciones que tengo que seguir?
  • ¿Debería ver a un especialista?
  • ¿Tiene folletos u otro material impreso que me pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga preguntas como las siguientes:

  • ¿Tus síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Qué tan graves son tus síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar tus síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca empeorar tus síntomas?
  • ¿Tomas medicamentos antiinflamatorios no esteroides, ya sean de venta libre o recetados, o tomas aspirina?
  • ¿Bebes alcohol?

Sangrado gastrointestinal - atención en Mayo Clinic

Oct. 15, 2020
  1. Jameson JL, et al., eds. Gastrointestinal bleeding. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 20th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2018. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Sept. 24, 2020.
  2. Overview of gastrointestinal bleeding. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/gastrointestinal-disorders/gastrointestinal-bleeding/overview-of-gastrointestinal-bleeding. Accessed Sept. 24, 2020.
  3. Strate L, et al. ACG clinical guidelines: Management of patients with acute lower gastrointestinal bleeding. American Journal of Gastroenterology. 2016;111:459.
  4. Gastrointestinal (GI) bleeding. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/gastrointestinal-bleeding/. Accessed Sept. 24, 2020.
  5. Strate L. Approach to acute lower gastrointestinal bleeding in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 24, 2020.
  6. Saltzman JR. Approach to acute upper gastrointestinal bleeding in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 24, 2020.
  7. Brown A. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. Aug. 14, 2018.
  8. AskMayoExpert. Testing following normal upper endoscopy and colonoscopy (adult). Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  9. Small bowel bleeding. American College of Gastroenterology. https://gi.org/topics/small-bowel-bleeding/. Accessed Sept. 24, 2020.