Descripción general

La congelación es una lesión causada por el congelamiento de la piel y los tejidos subyacentes. Primero, la piel se vuelve muy fría y roja, luego se entumece y se vuelve dura y pálida. La congelación es más frecuente en los dedos de las manos y de los pies, la nariz, las orejas, las mejillas y el mentón. La piel expuesta al clima frío y ventoso es más vulnerable a la congelación. Pero la congelación puede ocurrir en la piel protegida por guantes u otras prendas.

La congelación leve, que es la primera etapa de la congelación, no causa daños permanentes en la piel. Se puede tratar la congelación muy leve con primeros auxilios, entre ellos, volver a calentar la piel. Todos los otros tipos de congelación requieren atención médica ya que puede dañar la piel, los tejidos, los músculos y los huesos. Las posibles complicaciones de la congelación grave comprenden infecciones y lesiones a los nervios.

Síntomas

Los signos y síntomas de la congelación comprenden:

  • Al principio, piel fría y una sensación de cosquilleo
  • Entumecimiento
  • Piel de color rojo, blanco, blanco azulada o amarillo grisáceo
  • Piel de apariencia dura o cerosa
  • Torpeza debido a la rigidez articular y muscular
  • Ampollas después de volver a entrar en calor, en casos graves

La congelación es más frecuente en los dedos de las manos y de los pies, la nariz, las orejas, las mejillas y el mentón. Debido al entumecimiento de la piel, es posible que no te des cuenta de la congelación hasta que alguien te la haga notar.

La congelación ocurre en varias etapas:

  • Congelación leve. La primera etapa de la congelación es la congelación leve. Con esta forma menor de congelación, la piel palidece o se enrojece y se siente muy fría. La exposición continua provoca un cosquilleo y un entumecimiento en la zona afectada. A medida que la piel se calienta, es posible que sientas dolor y hormigueo. La congelación leve no provoca un daño permanente en la piel.
  • Congelación superficial. La segunda etapa de la congelación aparece a medida que la piel enrojecida se vuelve blanca o pálida. Es posible que la piel permanezca blanda, pero pueden formarse algunos cristales de hielo en el tejido. La piel puede comenzar a sentirse caliente, un signo de que está gravemente afectada. En esta etapa, si tratas la congelación volviendo a calentarte, la superficie de la piel podría tornarse moteada, azul o púrpura. Y es posible que sientas escozor, ardor o hinchazón. Podría aparecer una ampolla llena de líquido entre 24 y 36 horas después de volver a calentar la piel.
  • Congelación grave (profunda). A medida que la congelación avanza, esta afecta todas las capas de la piel, incluso los tejidos menos superficiales. Es posible que experimentes entumecimiento y que pierdas toda sensación de frío, dolor o malestar en la zona afectada. Las articulaciones y los músculos podrían dejar de funcionar. Se forman ampollas grandes 24 a 48 horas después de volver a calentarte. Después, la zona se torna negra y dura, y el tejido muere.

Cuándo consultar al médico

Busca atención médica para la congelación si experimentas:

  • Signos y síntomas de congelación superficial o profunda, como piel pálida o blanca, entumecimiento o ampollas
  • Aumento del dolor, hinchazón, enrojecimiento o secreción en la zona que se congeló
  • Fiebre
  • Síntomas nuevos sin causa aparente

Busca ayuda médica de urgencia si sospechas que tienes hipotermia, una afección en la que tu cuerpo pierde calor más rápido de lo que puede producirlo. Los signos y síntomas de la hipotermia comprenden los siguientes:

  • Escalofríos intensos
  • Balbuceo
  • Somnolencia y pérdida de la coordinación

Causas

La congelación se produce cuando se congelan la piel y los tejidos subyacentes. La causa más frecuente de congelación es la exposición a condiciones climáticas frías. Pero también puede aparecer por contacto directo con el hielo, metales congelados o líquidos muy fríos.

Los factores específicos que provocan la congelación comprenden:

  • Usar ropa que no es adecuada para las condiciones climáticas en las que estás; por ejemplo, ropa que no te protege del frío, el viento o la humedad o que es demasiado apretada.
  • Permanecer en un ambiente frío y ventoso demasiado tiempo. El riesgo aumenta a medida que la temperatura ambiente desciende por debajo de 5 °F (-15 °C), incluso con vientos de poca velocidad. Con vientos helados de menos de 16,6 °F (-27 °C), la congelación puede ocurrir en la piel expuesta en menos de 30 minutos.
  • Tocar materiales tales como hielo, paquetes fríos o metales congelados.

Factores de riesgo

Los siguientes factores aumentan el riesgo de congelación:

  • Las enfermedades que afectan tu capacidad de sentir el frío o responder a este, como la deshidratación, el agotamiento, la diabetes y una irrigación sanguínea deficiente en las extremidades
  • Abuso de drogas o alcohol
  • Tabaquismo
  • Miedo, pánico o enfermedad mental, si inhiben el buen juicio o dificultan tu capacidad de responder al frío
  • Congelación o lesión por frío previas
  • Ser un lactante o adulto mayor; ambos pueden tener una mayor dificultad para producir y retener el calor corporal
  • Estar a gran altura, lo que reduce la provisión de oxígeno a la piel

Complicaciones

Algunas de las complicaciones de la congelación son:

  • Mayor sensibilidad al frío
  • Mayor riesgo de volver a padecer congelación
  • Entumecimiento a largo plazo de la zona afectada
  • Cambios en el cartílago entre las articulaciones (artritis por congelación)
  • Defectos de crecimiento en los niños, si la congelación daña la placa de crecimiento de un hueso
  • Infección
  • Tétanos
  • Gangrena, la putrefacción y muerte del tejido por interrupción del flujo sanguíneo hacia la zona afectada, que puede dar lugar a una amputación

Una exposición al frío que es lo suficientemente intensa como para provocar congelación puede además causar hipotermia. Cuando desciende la temperatura corporal, el corazón, el sistema nervioso y otros órganos no funcionan correctamente. Con el tiempo, si la hipotermia no se trata, provoca que el corazón y el sistema respiratorio dejen de funcionar y luego la muerte.

Prevención

La congelación puede prevenirse. A continuación te ofrecemos consejos que te ayudarán a mantenerte seguro y cálido.

  • Limita el tiempo que pasas al aire libre cuando el clima es frío, húmedo o ventoso. Presta atención al pronóstico del clima y a las mediciones de frío del viento. En climas muy fríos y ventosos, la piel expuesta puede padecer congelación en cuestión de minutos.
  • Vístete con varias capas de ropa suelta y abrigada. El aire atrapado entre las capas de ropa actúa como aislamiento contra el frío. Usa prendas exteriores resistentes al agua y al viento para protegerte contra el viento, la nieve y la lluvia. Elige ropa interior que absorba la humedad de la piel. Cámbiate la ropa húmeda, en especial los guantes, los sombreros y los calcetines, lo más pronto posible.
  • Usa un sombrero o una banda para la cabeza que te tape las orejas por completo. Lo mejor para protegerte del frío es usar un sombrero de lana pesada o de materiales a prueba de viento.
  • Usa guantes sin separación para los dedos, en lugar de guantes tradicionales. Los guantes sin separación para los dedos brindan mejor protección. O prueba un par de guantes interiores finos hechos de un material absorbente (como polipropileno) debajo de un par de guantes más pesados.
  • Usa calcetines y calcetines interiores que calcen bien, absorban la humedad y brinden aislamiento. Podrías también probar calentadores para pies y manos. Asegúrate de que los calentadores para pies no hagan que las botas te aprieten demasiado, para que no restrinjan el flujo sanguíneo.
  • Presta atención a las señales de congelación. Los primeros signos de congelación son la piel roja o pálida, cosquilleo y entumecimiento.
  • Planifica protegerte. Cuando viajes y el tiempo esté frío, lleva provisiones de emergencia y ropa abrigada en caso de que quedes varado. Si vas a estar en territorio remoto, diles a otras personas tu recorrido y la fecha de regreso esperada.
  • No bebas alcohol si tienes pensado estar al aire libre en clima frío. Las bebidas alcohólicas hacen que el cuerpo pierda calor más rápidamente.
  • Ingiere comidas equilibradas y mantente hidratado. Hacer esto, incluso antes de salir al ambiente frío, te ayudará a mantener el calor. Y si te enfrías, tomar bebidas calientes y dulces, como chocolate caliente, te ayudará a entrar en calor.
  • Mantente en movimiento. Hacer ejercicio, pero no al punto de fatigarte, puede hacer que la sangre circule y te ayuda a mantener el calor.
Oct. 15, 2014
References
  1. Goldsmith LA, et al., eds. Fitzpatrick's Dermatology in General Medicine (Dermatología en medicina general de Fitzpatrick). 8.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://accessmedicine.mhmedical.com/book.aspx?bookid=392. Último acceso: 30 de junio de 2014.
  2. Mechem CC, et al. Frostbite (Congelación). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 30 de junio de 2014.
  3. AskMayoExpert. Frostbite (Congelación). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica (Mayo Foundation for Medical Education and Research); 2014.
  4. Winter weather frequently asked questions (Preguntas frecuentes sobre el tiempo invernal). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.bt.cdc.gov/disasters/winter/faq.asp#frostbite. Último acceso: 1 de julio de 2014.
  5. Marx JA, et al. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice (Medicina de emergencia de Rosen: conceptos y prácticas clínicas). 8.ª ed. Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 30 de junio de 2014.
  6. Frostbite (Congelación). Natural Medicines Comprehensive Database (Base de Datos Exhaustiva de Medicamentos Naturales). http://naturaldatabase.com. Último acceso: 30 de junio de 2014.
  7. McIntosh SE, et al. Wilderness medical society practice guidelines for the prevention and treatment of frostbite (Pautas de práctica de la Sociedad Médica para Áreas Silvestres para la prevención y el tratamiento de la congelación). Wilderness & Environmental Medicine (Medicina ambiental y para áreas silvestres). 2011;22:156.
  8. Bergeron MF, et al. International Olympic Committee consensus statement on thermoregulatory and altitude challenges for high-level athletes (Declaración de consenso del Comité Olímpico Internacional sobre desafíos de termorregulación y de altitud para los deportistas de alto nivel). British Journal of Sports Medicine (Revista Británica de Medicina Deportiva). 2012;46:770.
  9. Miller T. Preparing for cold weather exercise (Preparación para hacer ejercicio con tiempo frío). Performance Training Journal (Revista de Entrenamiento de Rendimiento). 2010;3:1.