Diagnóstico

El diagnóstico de congelamiento se suele realizar en función de los signos y síntomas, la apariencia de la piel, y una revisión de las actividades recientes en las cuales te expusiste al frío.

El médico puede realizar pruebas, como una radiografía, una exploración ósea, o una IRM. Estas pueden ayudarlo a determinar la gravedad del congelamiento y verificar si se han dañado los huesos o los músculos.

Tratamiento

El congelamiento leve se puede tratar en el hogar con medidas básicas de primeros auxilios. Para los demás casos de congelamiento, luego de aplicar los primeros auxilios y la evaluación de hipotermia adecuados, el tratamiento puede incluir el calentamiento de la zona, la administración de medicamentos, el cuidado de la herida, la cirugía y varias terapias, según la gravedad de la lesión.

  • Calentamiento de la piel. Si no se ha realizado, el médico calentará la zona con un baño de agua tibia de 15 a 30 minutos. Es posible que la piel se suavice y se vea roja o morada. Quizás te hagan mover la zona afectada con suavidad a medida que se calienta de nuevo.
  • Analgésicos orales. Ya que el proceso de calentamiento puede ser doloroso, es posible que el médico te administre un medicamento para aliviar el dolor.
  • Protección de la herida. Una vez que la piel se descongela, el médico puede envolver el área sin apretarla con gasas, toallas o vendajes estériles para proteger la piel. También protegerá los dedos de las manos o pies apartándolos entre sí. Además, quizás debas elevar el área afectada para reducir la inflamación.
  • Eliminación del tejido dañado (desbridamiento). Para cicatrizar de forma adecuada, la piel lesionada por congelamiento debe estar libre de tejido dañado, muerto o infectado. El médico suele esperar de uno a tres meses antes de quitar el tejido dañado para poder distinguir mejor entre el tejido sano y el muerto.
  • Hidromasaje o fisioterapia. La inmersión en un baño de hidromasaje (hidroterapia) puede facilitar la cicatrización al mantener la piel limpia y eliminar el tejido muerto. Quizás te hagan mover la zona afectada con suavidad.
  • Medicamentos para combatir la infección. Si la piel o las ampollas se ven infectadas, el médico prescribirá antibióticos orales.
  • Medicamentos anticoagulantes. En ocasiones, se inyectan por vía intravenosa (IV) medicamentos que ayudan a restablecer el flujo sanguíneo (trombolíticos), tales como un activador plasminógeno del tejido (TPA). Los estudios realizados con personas que sufrieron congelamiento grave demuestran que el TPA disminuye el riesgo de amputación. No obstante, estos medicamentos pueden ocasionar sangrado intenso y se usan, por lo general, solamente en las situaciones más graves y en el plazo de las 24 horas posteriores a la exposición.
  • Cuidado de heridas. Se pueden emplear varias técnicas de cuidado de las heridas, según su grado.
  • Cirugía. Aquellas personas que experimentaron lesiones graves por congelamiento pueden requerir cirugía o amputación para eliminar el tejido muerto o en descomposición.
  • Terapia de oxígeno hiperbárico. La terapia de oxígeno hiperbárico implica respirar oxígeno puro en una habitación presurizada. En algunos pacientes se observó una mejora de los síntomas después de someterlos a esta terapia. Sin embargo, se necesita más investigación.

Estilo de vida y remedios caseros

Para el cuidado de la piel después de la congelación:

  • Toma todos los medicamentos (antibióticos o analgésicos) como te lo indique el médico. En casos de congelación leve, toma ibuprofeno de venta libre (Advil, Motrin IB u otros) para reducir el dolor y la inflamación.
  • En una congelación superficial que se ha vuelto a calentar, algunas personas aplican gel o loción de aloe vera en la zona afectada varias veces al día para aliviar el dolor y la inflamación.
  • Evita mayor exposición al frío y viento.
  • Retira anillos u otros elementos ajustados. Intenta hacer esto antes de que la zona afectada se hinche.
  • No camines con los pies congelados.
  • No apliques calor directo ni frotes esa zona.
  • No explotes las ampollas que puedan formarse. Las ampollas actúan como un vendaje. Deja que las ampollas exploten por sí mismas.

Preparación para la consulta

Llama al médico si sospechas que tienes congelamiento o hipotermia. Según la gravedad de los síntomas, podrías tener que ir a una sala de emergencias.

Si tienes tiempo antes de la consulta, utiliza la información a continuación para prepararte para una evaluación médica.

Lo que puedes hacer

  • Haz una lista de los signos y síntomas que experimentes y su duración. Esto ayudará al médico a tener la mayor cantidad de detalles posibles sobre la exposición al frío y a saber si los signos y síntomas han cambiado o progresado.
  • Haz una lista de tu información médica clave, incluidas otras enfermedades que te hayan diagnosticado. También haz una lista de todos los medicamentos que estés tomando, incluidos los de venta libre y los suplementos.
  • Anota la fecha de tu última vacuna antitetánica. El congelamiento aumenta el riesgo de contraer tétanos Si no has recibido la vacuna o si la última vacuna fue hace más de 10 años, el médico puede recomendar que te vacunes.
  • Prepara una lista de preguntas para hacerle al médico. Estar preparado te ayudará a aprovechar al máximo el tiempo con el médico.

Para el congelamiento, las siguientes son algunas preguntas básicas para hacerle al médico:

  • ¿Se necesitan análisis o pruebas para confirmar el diagnóstico?
  • ¿Cuáles son las opciones de tratamiento y las ventajas y desventajas de cada uno?
  • ¿Qué resultados puedo esperar?
  • ¿Qué rutinas para el cuidado de la piel son recomendables mientras se cura el congelamiento?
  • ¿Qué tipo de seguimiento debo esperar?
  • ¿Cuáles son los cambios en la piel que debo esperar?

Si se te ocurren otras preguntas no dudes en hacérselas.

Jan. 15, 2019
References
  1. Goldsmith LA, et al., eds. Fitzpatrick's Dermatology in General Medicine. 8th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed June 30, 2014.
  2. Zafren K, et al. Frostbite. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed July 13, 2018.
  3. AskMayoExpert. Frostbite. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  4. Frostbite. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/disasters/winter/staysafe/frostbite.html. Accessed July 13, 2018.
  5. Walls RM, et al., eds. Frostbite and nonfreezing cold injuries. In: Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed July 13, 2018.
  6. McIntosh SE, et al. Wilderness medical society practice guidelines for the prevention and treatment of frostbite. Wilderness & Environmental Medicine. 2011;22:156.
  7. Bergeron MF, et al. International Olympic Committee consensus statement on thermoregulatory and altitude challenges for high-level athletes. British Journal of Sports Medicine. 2012;46:770.
  8. Miller T. Preparing for cold weather exercise. Performance Training Journal. 2010;3:1.