Diagnóstico

Your doctor will ask questions about your condition and perform a physical exam that usually includes a visual inspection of your anus. A probe may be used to examine this area for nerve damage. Normally, this touching causes your anal sphincter to contract and your anus to pucker.

Pruebas médicas

Existen varias pruebas disponibles para ayudar a determinar la causa de la incontinencia fecal:

  • Examen rectal digital. El médico introduce un dedo enguantado y lubricado en el recto para evaluar la fuerza de los músculos del esfínter y para verificar si hay anomalías en la zona rectal. Durante el examen, el médico puede pedirte que hagas fuerza hacia abajo para comprobar si tienes prolapso rectal.
  • Prueba de expulsión del globo. Se introduce un globo pequeño en el recto y se llena de agua. Luego, te piden que vayas al baño y expulses el globo. Si demoras más de uno a tres minutos en hacerlo, probablemente tengas un trastorno de la defecación.
  • Manometría anal. Se introduce un conducto estrecho y flexible dentro del ano y el recto. Se puede expandir un globo pequeño ubicado en la punta del conducto. Esta prueba ayuda a medir la tensión del esfínter anal y la sensibilidad y el funcionamiento del recto.
  • Ultrasonografía anorrectal. Se introduce un instrumento estrecho con forma de varilla dentro del ano y el recto. El instrumento genera imágenes de video que le permiten al médico evaluar la estructura del esfínter.
  • Proctografía. Se toman imágenes de video con rayos X mientras tienes una evacuación intestinal en un inodoro diseñado para ese fin. La prueba mide la cantidad de heces que puede contener el recto y evalúa qué tan bien el cuerpo expulsa las heces.
  • Colonoscopia. Se introduce un conducto flexible en el recto para inspeccionar la totalidad del colon.
  • Resonancia magnética (RM). Una resonancia magnética puede ofrecer imágenes claras del esfínter que permiten determinar si los músculos están intactos y también puede ofrecer imágenes durante la defecación (defecografía).

Tratamiento

Medicamentos

Según la causa de la incontinencia fecal, algunas de las opciones son las siguientes:

  • Medicamentos antidiarreicos como el clorhidrato de loperamida (Imodium A-D) y el difenoxilato y sulfato de atropina (Lomotil)
  • Laxantes como la metilcelulosa (Citrucel) y el psilio (Metamucil), si la incontinencia se debe al estreñimiento crónico

Ejercicios y otras terapias

Si el daño muscular está causando incontinencia fecal, el médico puede recomendar un programa de ejercicio y otros tratamientos para restaurar la fuerza muscular. Estos tratamientos pueden mejorar el control del esfínter anal y la conciencia de la necesidad de defecar.

Estas son algunas opciones:

  • Ejercicios de Kegel. Los ejercicios de Kegel fortalecen los músculos del suelo pélvico, que sostienen la vejiga, el intestino y, en las mujeres, el útero, y pueden ayudar a reducir la incontinencia. Para realizar los ejercicios de Kegel, contrae los músculos que normalmente usarías para detener el flujo de orina.

    Mantén la contracción durante tres segundos y después relaja otros tres segundos. Repite este ejercicio 10 veces. A medida que tus músculos se fortalecen, mantén la contracción por más tiempo, trabajando progresivamente hasta llegar a tres series de 10 contracciones todos los días.

  • Biorretroalimentación. Los fisioterapeutas especialmente capacitados enseñan ejercicios simples que pueden aumentar la fuerza muscular del ano. Las personas aprenden a fortalecer los músculos del suelo pélvico, a percibir cuándo están listas para evacuar las heces y a contraer los músculos si la evacuación es inoportuna. A veces, el entrenamiento se realiza con la ayuda de manometría anal y un globo rectal.
  • Entrenamiento de los intestinos. Tu médico puede recomendarte hacer un esfuerzo consciente para evacuar a una hora específica del día: por ejemplo, después de comer. Establecer cuándo necesitas usar el baño puede ayudarte a obtener un mayor control.
  • Agentes aumentadores de volumen. Las inyecciones de agentes aumentadores de volumen no absorbibles pueden engrosar las paredes del ano. Esto ayuda a prevenir pérdidas.
  • Estimulación del nervio sacro. Los nervios sacros van desde la médula espinal hasta los músculos de la pelvis y regulan la sensación y la fuerza de los músculos del esfínter anal y rectal. La implantación de un dispositivo que envía pequeños impulsos eléctricos continuamente a los nervios puede fortalecer los músculos del intestino.
  • Estimulación del nervio tibial posterior (Estimulación percutánea del nervio tibial o estimulación nerviosa eléctrica transcutánea). Este tratamiento mínimamente invasivo estimula el nervio tibial posterior del tobillo. Sin embargo, en un estudio extenso, este tratamiento no resultó ser significativamente mejor que un placebo.
  • Globo vaginal (Sistema Eclipse). Este es un dispositivo tipo bomba que se inserta en la vagina. El globo inflado produce presión en el área rectal, lo que lleva a una disminución en el número de episodios de incontinencia fecal.
  •  Terapia de radiofrecuencia. Este procedimiento, conocido como el procedimiento Secca, implica el suministro de energía por radiofrecuencia con temperatura controlada a la pared del canal anal para ayudar a mejorar el tono muscular. La terapia de radiofrecuencia es mínimamente invasiva y generalmente se realiza bajo anestesia local y sedación. Sin embargo, el seguro no siempre cubre este procedimiento.

Cirugía

El tratamiento de la incontinencia fecal puede requerir una cirugía para corregir un problema subyacente, como el prolapso rectal o el daño al esfínter causado por el trabajo de parto. Estas son algunas de las opciones:

  • Esfinteroplastia. Este procedimiento repara un esfínter anal dañado o debilitado durante el trabajo de parto. Los médicos identifican una zona de músculo lesionada y liberan los bordes del tejido circundante. Luego juntan los bordes del músculo y los cosen de forma superpuesta, fortaleciendo el músculo y ajustando el esfínter. La esfinteroplastia puede ser una opción para los pacientes que quieren evitar la colostomía.
  • Cómo tratar el prolapso rectal, un rectocele o hemorroides. La corrección quirúrgica de estos problemas probablemente reducirá o eliminará la incontinencia fecal. Con el tiempo, el prolapso del recto a través del esfínter rectal daña los nervios y los músculos del esfínter. Cuanto más tiempo pase sin tratar el prolapso, mayor será el riesgo de que la incontinencia fecal no se resuelva después de la cirugía.
  • Colostomía (desviación del intestino). Esta cirugía desvía las heces a través de una abertura en el abdomen. Los médicos adjuntan una bolsa especial a esta abertura para recoger las heces. Una colostomía generalmente se considera solo si otros tratamientos no tuvieron éxito.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic que ensayan nuevos tratamientos, intervenciones y pruebas para prevenir, detectar, tratar o controlar esta afección.

Estilo de vida y remedios caseros

Cambios en la dieta

Es posible que puedas controlar mejor tus deposiciones si haces lo siguiente:

  • Llevar la cuenta de lo que comes. Lo que comes y lo que bebes afecta la consistencia de las heces. Prepara una lista de lo que comes durante unos días. Puede que descubras una conexión entre ciertos alimentos y los períodos de incontinencia. Una vez que hayas identificado los alimentos que te provocan problemas, deja de comerlos y comprueba si la incontinencia mejora.

    Los alimentos que pueden causar diarrea o gases y empeorar la incontinencia fecal son los alimentos picantes, los alimentos grasos y los productos lácteos (si tienes intolerancia a la lactosa). Las bebidas que contienen cafeína y el alcohol también pueden actuar como laxantes, al igual que productos como la goma de mascar sin azúcar y los refrescos dietéticos, que contienen edulcorantes.

  • Obtener la fibra adecuada. Si el estreñimiento causa incontinencia fecal, es posible que el médico te recomiende que comas alimentos ricos en fibra. La fibra ayuda a que las heces sean blandas y más fáciles de controlar. Si la diarrea contribuye al problema, los alimentos ricos en fibra también pueden añadir volumen a las heces y hacerlas menos líquidas.

    La fibra está presente en mayor medida en frutas, verduras y panes y cereales integrales. Trata de comer 25 gramos (1 onza) de fibra al día o más, pero no la agregues a tu alimentación de una sola vez. Demasiada fibra de repente puede causar una hinchazón incómoda y gases.

  • Beber más agua. Para mantener las heces blandas y formadas, bebe al menos ocho vasos de líquido, preferiblemente agua, al día.

Cuidado de la piel

Puedes ayudar a evitar más molestias de la incontinencia fecal al mantener la piel alrededor del ano lo más limpia y seca posible. Para aliviar el malestar anal y eliminar cualquier posible olor asociado con la incontinencia fecal:

  • Lava con agua. Lava suavemente el área con agua después de cada movimiento intestinal. Ducharse o sumergirse en un baño también puede ayudar.

    El jabón puede secar e irritar la piel. Al igual que frotarse con papel higiénico seco. Las toallitas prehumectadas, sin alcohol y sin perfume pueden ser una buena alternativa para limpiar el área.

  • Seca cuidadosamente. Deja que el área se seque al aire, si es posible. Si tienes poco tiempo, puedes secar suavemente el área con papel higiénico o con un paño limpio.
  • Aplica una crema o talco. Las cremas que protegen de la humedad ayudan a evitar que la piel irritada tenga contacto directo con las heces. Asegúrate de que el área esté limpia y seca antes de aplicar cualquier crema. El almidón de maíz o el talco en polvo no medicamentoso también pueden ayudar a aliviar el malestar anal.
  • Usa ropa interior de algodón y ropa suelta. La ropa ajustada puede restringir el flujo de aire y empeorar los problemas de la piel. Cambia la ropa interior sucia rápidamente.

Cuando los tratamientos médicos no pueden eliminar completamente la incontinencia, los productos como las almohadillas absorbentes y la ropa interior desechable pueden ayudar a manejar el problema. Si usas almohadillas o pañales para adultos, asegúrate de que tengan una capa absorbente en la parte superior, para ayudar a mantener la humedad lejos de la piel.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Para algunas personas, incluidos los niños, la incontinencia fecal es un problema relativamente menor, que se limita a ensuciar la ropa interior de manera ocasional. Para otros, la afección puede ser devastadora debido a la carencia absoluta de control intestinal.

Si tienes incontinencia fecal

Puede que te sientas reacio a salir de tu casa por miedo a que no llegues a tiempo al baño. Para superar ese miedo, prueba estos consejos prácticos:

  • Ve al baño antes de salir.
  • Si crees que vas a tener incontinencia, ponte una toallita o ropa interior desechable.
  • Lleva artículos para la higiene personal y una muda de ropa contigo.
  • Conoce la ubicación de los inodoros antes de necesitarlos para que puedas llegar a ellos rápidamente.
  • Toma pastillas para reducir el olor a heces y gases (desodorantes fecales) que puedes conseguir sin receta médica.

Debido a que la incontinencia fecal puede ser angustiante, es importante tomar medidas para tratarla. El tratamiento puede ayudar a mejorar tu calidad de vida y elevar tu autoestima.

Preparación para la consulta

Puedes comenzar por visitar a tu médico de atención primaria. O pueden derivarte inmediatamente a un médico que se especializa en las afecciones del sistema digestivo (gastroenterólogo).

A continuación, encontrarás información útil para prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Cuando programes la cita, pregunta si hay algo que debas hacer con anticipación, como realizar ayuno antes de una prueba determinada. Prepara una lista de lo siguiente:

  • Los síntomas, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la cita médica
  • Información personal clave, incluidas situaciones de estrés importantes, cambios recientes en tu vida y antecedentes médicos familiares
  • Todos los medicamentos, vitaminas u otros suplementos que tomes, incluidas las dosis
  • Trae a un familiar o amigo contigo, de ser posible, para ayudarte a recordar la información que recibas
  • Prepara una lista de preguntas para hacerle al médico

Con respecto a la incontinencia fecal, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Qué puede estar provocando mis síntomas?
  • Además de la causa más probable, ¿cuáles serían otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Es probable que mi afección sea temporal o crónica?
  • ¿Cuál es el mejor plan de acción?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque primario que me indicas?
  • Tengo otras afecciones de salud. ¿Complicará el tratamiento de la incontinencia fecal la atención médica para estas otras afecciones?
  • ¿Hay alguna restricción que deba seguir?
  • ¿Debería consultar con un especialista?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron tus síntomas?
  • ¿Los síntomas fueron constantes o aparecían y desaparecían?
  • ¿Qué tan graves son tus síntomas?
  • ¿Existe algo que haga que los síntomas mejoren?
  • ¿Hay algo que parezca empeorar tus síntomas?
  • ¿Evitas realizar alguna actividad debido a tus síntomas?
  • ¿Tienes otras enfermedades como diabetes, esclerosis múltiple o estreñimiento crónico?
  • ¿Tienes diarrea?
  • ¿Alguna vez te han diagnosticado con colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn?
  • ¿Has recibido radioterapia en el área de la pelvis?
  • ¿Se utilizaron fórceps o te realizaron una episiotomía durante el parto?
  • ¿También tienes incontinencia urinaria?

Qué puedes hacer mientras tanto

Avoid foods or activities that worsen your symptoms. This might include avoiding caffeine, fatty or greasy foods, dairy products, spicy foods, or anything that makes your incontinence worse.

Incontinencia fecal - atención en Mayo Clinic

Dec. 01, 2020
  1. Feldman M, et al., eds. Fecal incontinence. In: Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology, Diagnosis, Management. 11th ed. Elsevier; 2021.https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 8, 2020.
  2. Ferri FF. Incontinence, Bowel, Elderly Patient. In: Ferri's Clinical Advisor 2021. Elsevier; 2021. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 8, 2020.
  3. Bowel control problems (Fecal incontinence). National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/bowel-control-problems-fecal-incontinence. Accessed Oct. 8, 2020.
  4. Cameron AM, et al. Surgical management of fecal incontinence. In: Current Surgical Therapy. 13th ed. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 8, 2020.
  5. Constipation. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/constipation/all-content#section4. Accessed Oct. 13, 2020.
  6. Jiang AC, et al. Assessing anorectal function in constipation and fecal incontinence. Gastroenterology Clinics of North America. 2020; doi:10.1016/j.gtc.2020.04.011.
  7. Brown AY. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. Oct. 6, 2020.
  8. Brototo B, et al. Constipation and fecal incontinence in the elderly. Current Gastroenterology Reports. 2020; doi:10.1007/s11894-020-00791-1.
  9. Narayanan SP, et al. A practical guide to biofeedback therapy for pelvic floor disorders. Current Gastroenterology Reports. 2019; doi:10.1007/s11894-019-0688-3.
  10. Mandolfino F, et al. SECCA procedure for anal incontinence and antibiotic treatment: A case report of anal abscess. BMC Surgery. 2018; doi:10.1186/s12893-018-0389-0.
  11. Pettit PD (expert opinion). Mayo Clinic. Nov. 9, 2020.

Relacionado

Procedimientos asociados

Noticias de Mayo Clinic