Diagnóstico

El diagnóstico del prolapso anterior puede incluir:

  • Un examen pélvico. Te pueden examinar mientras te recuestas y posiblemente de pie. Durante el examen, el médico busca una protuberancia del tejido en la vagina que indique prolapso del órgano pélvico. Es probable que se te pida que hagas fuerza hacia abajo como cuando evacúas los intestinos para ver cuánto eso afecta el grado de prolapso. Para comprobar la fuerza de los músculos del piso pélvico, se te pedirá que los contraigas como si trataras de detener el flujo de orina.
  • Completa un cuestionario. Puedes completar un formulario que ayude al médico a evaluar tus antecedentes médicos, el grado del prolapso y cuánto afecta tu calidad de vida. Esta información también ayuda a orientar las decisiones de tratamiento.
  • Análisis de la vejiga y de orina. Si tienes un prolapso significativo, es posible que se te haga una prueba para ver cuán bien se vacía la vejiga y si lo hace por completo. El médico también podría hacer una prueba con una muestra de orina para detectar una infección de la vejiga, si parece que retienes más orina en la vejiga de lo normal después de orinar.

Tratamiento

El tratamiento depende de los síntomas, de la gravedad del prolapso anterior y de si tienes alguna afección relacionada, como incontinencia urinaria o más de un tipo de prolapso de órganos pélvicos.

Por lo general, los casos leves (aquellos que presentan pocos síntomas o ninguno evidente) no requieren tratamiento. Tu médico puede recomendarte un enfoque de "esperar y ver", con visitas ocasionales para controlar el prolapso.

Si tienes síntomas de prolapso anterior, las opciones de tratamiento de primera línea incluyen:

  • Ejercicios para fortalecer los músculos del piso pélvico. Estos ejercicios, a menudo llamados ejercicios de Kegel o los Kegel, ayudan a fortalecer los músculos del piso pélvico, de modo que puedan sostener mejor la vejiga y otros órganos pélvicos. El médico o un fisioterapeuta pueden darte instrucciones sobre cómo hacer estos ejercicios y ayudarte a determinar si los estás haciendo correctamente.

  • Los ejercicios de Kegel pueden tener más éxito para aliviar los síntomas cuando los ejercicios son enseñados por un fisioterapeuta y reforzados con biorretroalimentación. Esto implica el uso de dispositivos de control que ayudan a garantizar que estés contrayendo los músculos adecuados con la intensidad y la duración óptimas. Estos ejercicios pueden ayudar a mejorar los síntomas, pero no pueden disminuir el tamaño del prolapso.

  • Un dispositivo de sostén (pesario). Un pesario vaginal es un anillo de plástico o de goma que se inserta en la vagina para sostener la vejiga. Un pesario no arregla ni cura el prolapso real, pero el apoyo adicional que proporciona el dispositivo puede ayudar a aliviar los síntomas. El médico u otro proveedor de atención médica te mide el dispositivo, y te muestra cómo limpiarlo y reinsertarlo sola. Muchas mujeres usan pesarios como alternativa temporal a la cirugía, y algunas los usan cuando la cirugía es demasiado riesgosa.

Cuándo es necesaria una cirugía

Si aún tienes síntomas notorios e incómodos a pesar de las opciones de tratamiento anteriores, tu médico puede recomendar un tratamiento quirúrgico.

  • Cómo se realiza. A menudo, la cirugía se realiza por vía vaginal y consiste en levantar la vejiga prolapsada para volver a su lugar mediante puntos de sutura y la eliminación de cualquier exceso de tejido vaginal. Es posible que el médico utilice un tipo especial de injerto de tejido para reforzar los tejidos vaginales y aumentar el apoyo si los tejidos vaginales son muy delgados.
  • Si tienes prolapso uterino. En caso de prolapso anterior asociado con prolapso uterino, el médico puede recomendarte la extirpación del útero (histerectomía) además de la reparación de los músculos dañados del piso pélvico, los ligamentos y otros tejidos.
  • Si tienes incontinencia. Si tu prolapso anterior está acompañado de incontinencia por esfuerzo, fugas de orina durante una actividad extenuante, tu médico también puede recomendar uno de los varios procedimientos para apoyar la uretra (suspensión de la uretra) y aliviar tus síntomas de incontinencia.

Si estás embarazada o piensas quedar embarazada, tu médico puede recomendarte que pospongas la cirugía hasta que decidas no tener más bebés. Los ejercicios del suelo pélvico o un pesario pueden ayudar a aliviar tus síntomas mientras tanto. Los beneficios de la cirugía pueden durar muchos años, pero existe cierto riesgo de recurrencia, lo que puede suponer que debas someterte a otra cirugía en algún momento.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic que ensayan nuevos tratamientos, intervenciones y pruebas para prevenir, detectar, tratar o controlar esta afección.

Estilo de vida y remedios caseros

Los ejercicios de Kegel son ejercicios que puedes hacer en tu casa para fortalecer los músculos del piso pélvico. Un suelo pélvico fortalecido ofrece un mejor apoyo para los órganos pélvicos y alivia los síntomas relacionados con el prolapso anterior.

Para realizar los ejercicios de Kegel, sigue estos pasos:

  • Aprieta (contrae) los músculos del piso pélvico, que son los que usas para dejar de orinar.
  • Mantén la contracción durante cinco segundos y después relaja durante otros cinco segundos. (Si te resulta muy difícil, comienza manteniendo la contracción durante dos segundos y relájalos por tres segundos).
  • Continúa con el ejercicio hasta mantener la contracción durante 10 segundos cada vez que los realices.
  • Haz tres series de 10 repeticiones de los ejercicios por día.

Pídele a tu médico instrucciones sobre cómo realizar correctamente un ejercicio de Kegel y que te indique si estás usando los músculos correctos. Una vez que hayas aprendido el método adecuado, podrás hacer los ejercicios de Kegel discretamente en cualquier momento, ya sea sentado en tu escritorio o relajado en un sillón.

Para evitar que un prolapso anterior avance, también puedes intentar hacer estas modificaciones en tu estilo de vida:

  • Tratar y prevenir el estreñimiento. Para eso son útiles los alimentos con alto contenido de fibra.
  • Levantar los objetos correctamente, y evitar levantar objetos pesados. Al levantar objetos, usa las piernas en lugar de la cintura o la espalda.
  • Controlar la tos. Busca tratamiento para la tos crónica o la bronquitis, y no fumes.
  • Controlar tu peso. Habla con el médico para determinar tu peso ideal y, si es necesario, recibir consejos sobre las estrategias para bajar de peso.

Preparación para la consulta

Pide una cita con tu médico de cabecera o ginecólogo si tienes signos o síntomas de prolapso anterior que te causen preocupación o interfieran en tus actividades normales.

La siguiente información te ayudará a prepararte para la cita y a saber qué esperar del médico.

Prolapso anterior (cistocele) - atención en Mayo Clinic

April 21, 2020
  1. AskMayoExpert. Pelvic organ prolapse. Mayo Clinic; 2019.
  2. AskMayoExpert. Pelvic floor dysfunction. Mayo Clinic; 2018.
  3. Rogers RG, et al. Pelvic organ prolapse in women: Epidemiology, risk factors, clinical manifestations, and management. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 31, 2020.
  4. American College of Obstetricians and Gynecologists. Practice Bulletin No. 176: Pelvic organ prolapse. Obstetrics & Gynecology. 2017; doi:10.1097/AOG.0000000000002016.
  5. Cystocele (prolapsed bladder). National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/urologic-diseases/cystocele-prolapsed-bladder. Accessed Jan. 31, 2020.
  6. Urinary incontinence. Office on Women's Health. https://www.womenshealth.gov/a-z-topics/urinary-incontinence. Accessed Jan. 31, 2020.
  7. DeCherney AH, et al., eds. Urinary incontinence & pelvic floor disorders. In: Current Diagnosis & Treatment: Obstetrics & Gynecology. 12th ed. McGraw-Hill Education; 2019. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Jan. 31, 2020.
  8. Magowan BA, et al., eds. Pelvic organ prolapse. In: Clinical Obstetrics & Gynaecology. 4th ed. Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 31, 2020.
  9. Warner KJ. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. Feb. 11, 2020.
  10. Occhnio JA (expert opinion). Mayo Clinic. March 17, 2020.