Diagnóstico

El médico de tu hijo puede hacer lo siguiente:

  • Hacer una historia clínica completa. El médico puede preguntarte sobre las enfermedades anteriores de tu hijo. Es probable que te pregunte sobre la alimentación de tu hijo y la actividad física que realiza.
  • Realizar una examen físico. En el examen físico de tu hijo es probable que el médico introduzca un dedo con guantes dentro del ano del niño para buscar anormalidades o verificar la presencia de heces pegadas. Las heces que se saquen del recto pueden ser analizadas para ver si tienen sangre.

Los exámenes más extensos se reservan muchas veces para los casos más graves de constipación. Si es necesario hacer estos exámenes, pueden incluirse los siguientes:

  • Radiografía abdominal. Esta radiografía estándar permite que el médico vea si hay algo que esta bloqueando el abdomen de tu hijo.
  • Manometría anorrectal o examen de motilidad. En este examen, un tubo fino llamado catéter se coloca dentro del recto para medir la coordinación de los músculos que utiliza tu hijo para defecar.
  • Radiografía con enema de bario. En este examen, se coloca un líquido de contraste (bario) en la pared que recubre el intestino, y de esta forma se pueden ver de manera más clara en una radiografía el recto, el colon y a veces parte del intestino delgado.
  • Biopsia del recto. En este examen, se toma una pequeña muestra de tejido de la pared que recubre el recto para ver si las células nerviosas son normales.
  • Estudio del tránsito intestinal o estudio con marcadores. En este examen, tu hijo tiene que tragar una cápsula que contiene marcadores que se ven en las radiografías que se toman durante varios días. El médico analizará la forma en que se mueven los marcadores a través del tubo digestivo de tu hijo.
  • Análisis de sangre. Ocasionalmente, se pueden hacer análisis de sangre, como un panel de tiroides.

Tratamiento

Dependiendo de las circunstancias, el médico de tu hijo puede recomendarte lo siguiente:

  • Suplementos de fibra o ablandadores de heces de venta libre. Si tu hijo no recibe mucha fibra en su dieta, agregar un suplemento de fibra de venta libre, como Metamucil o Citrucel, podría ayudar. Sin embargo, tu hijo necesita beber al menos 32 onzas (aproximadamente 1 litro) de agua al día para que estos productos funcionen bien. Consulta con el médico de tu hijo para averiguar cuál es la dosis adecuada para la edad y el peso de tu hijo.

    Los supositorios de glicerina se pueden usar para ablandar las heces en niños que no pueden tragar pastillas. Habla con el médico de tu hijo sobre la manera correcta de usar estos productos.

  • Un laxante o enema. Si una acumulación de materia fecal crea una obstrucción, el médico de tu hijo puede sugerir un laxante o un enema para ayudar a eliminar dicha obstrucción. Algunos ejemplos son el polietilenglicol (GlycoLax, MiraLax, otros) y el aceite mineral.

    Nunca le des a tu hijo un laxante o un enema sin la aprobación del médico y sin instrucciones sobre la dosis adecuada.

  • Enema de hospital. Algunas veces, un niño puede estar tan gravemente estreñido que necesita ser hospitalizado por un corto período de tiempo para que se le administre un enema más fuerte que despeje el intestino (desimpactación).

Medicina alternativa

Además de los cambios en la dieta y la rutina, existen distintos métodos alternativos para aliviar el estreñimiento en los niños:

  • Masajes. Masajear suavemente el abdomen del niño puede relajar los músculos que sostienen la vejiga y los intestinos, lo que ayuda a estimular la actividad intestinal.
  • Acupuntura. Esta forma de medicina china tradicional implica la inserción y manipulación de agujas finas en varias partes del cuerpo. La terapia puede ser útil si el niño tiene dolor abdominal causado por el estreñimiento.

Preparación para la consulta

Si el estreñimiento de tu hijo dura más de dos semanas, es probable que primero visites a su médico. Si fuera necesario, tu hijo podría ser remitido a un especialista en trastornos digestivos (gastroenterólogo).

Como las consultas pueden ser breves y suele haber mucho por hablar, es aconsejable ir bien preparado. A continuación, incluimos información que te ayudará a prepararte y a saber qué puedes esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debes hacer con anticipación, como restringir la dieta de tu hijo.
  • Anota todos los síntomas que tiene tu hijo, incluso los que te puedan parecer que no tienen relación con el motivo por el cual programaste la consulta. También es una buena idea anotar los signos y síntomas del niño. Registra el día que comenzó el estreñimiento de tu hijo y otros eventos que coincidan. Incluye notas sobre la frecuencia y el aspecto de las heces, y los cambios que hayas notado en los patrones de las heces (frecuencia, volumen y contenido), así como también lo que come y bebe tu hijo, y la cantidad.
  • Anota su información personal más importante, incluso lo que le genera mayor estrés o cualquier cambio reciente en su vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas o los suplementos que tome tu hijo. Infórmale al médico las medidas que has tomado para intentar tratar el estreñimiento de tu hijo.
  • Anota preguntas para hacerle al médico de tu hijo

Para el estreñimiento en niños, algunas preguntas básicas para hacer al médico incluyen las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de los síntomas de mi hijo
  • ¿Existe alguna otra causa posible?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesita hacerse mi hijo?
  • ¿Cuánto tiempo puede durar esta afección?
  • ¿Qué tratamientos me recomienda?
  • ¿Debo hacer cambios en la alimentación de mi hijo?
  • ¿Deberíamos consultar con un especialista?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetó?
  • ¿Se puede tratar este problema sin medicamentos?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede dejar tiempo para repasar los puntos que más te interese analizar. El médico podría hacerte estas preguntas:

  • ¿Cuándo comenzó tu hijo a tener síntomas de estreñimiento?
  • ¿Los síntomas del niño han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Qué tan intensos son los síntomas del niño?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas del niño?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas del niño?
  • ¿Hay sangre en la evacuación intestinal del niño, ya sea mezclada con las heces, en el agua del inodoro o en el papel higiénico?
  • ¿El niño ensucia su ropa interior?
  • ¿El niño sufre tensión con las evacuaciones intestinales?
  • ¿Tiene antecedentes de problemas digestivos en la familia?
  • ¿El niño ha comenzado a tomar nuevos medicamentos o ha cambiado la dosis de medicamentos que ya está tomando?
  • ¿Puedes describir cómo fue el entrenamiento de tu hijo para ir al baño?

Qué puedes hacer mientras tanto

Hay varias cosas que puedes hacer para ayudar a aliviar el estreñimiento de tu hijo antes de la cita con el médico, por ejemplo:

  • Dale a tu hijo jugo de ciruela pasa. El jugo de ciruela pasa se puede mezclar con otros jugos (como el jugo de manzana) si a tu hijo no le gusta el sabor. También es importante asegurarse de que los niños pequeños y los niños mayores beban suficiente agua.
  • Reduce el consumo de alimentos que constipan. Dale a los niños pequeños y a los niños mayores menos alimentos que puedan causar estreñimiento, como leche y queso.
  • Si es posible, lleva a tu hijo a caminar o a correr. La actividad física regular puede estimular las deposiciones.
  • Facilita el entrenamiento para ir al baño. Si sospechas que el entrenamiento para ir al baño puede tener un papel en el estreñimiento de tu hijo, haz una pausa por un tiempo para ver si el estreñimiento mejora.
Dec. 14, 2019
  1. McInerny TK, et al., eds. Constipation. In: American Academy of Pediatrics Textbook of Pediatric Care. 2nd ed. Elk Grove Village, Ill.: American Academy of Pediatrics; 2017. https://www.ebscohost.com/ebooks. Accessed May 31, 2019.
  2. Van Mill MJ, et al. Controversies in the management of functional constipation in children. Current Gastroenterology Reports. 2019;21:23.
  3. Constipation in children. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/constipation-children/all-content. Accessed May 31, 2019.
  4. Wyllie R, et al., eds. Functional constipation and incontinence. In: Pediatric Gastrointestinal and Liver Disease. 5th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed May 31, 2019.
  5. Sood MR. Functional constipation in infants and children: Clinical features and differential diagnosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 31, 2019.
  6. Constipation in children. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/pediatrics/symptoms-in-infants-and-children/constipation-in-children?query=constipation in children#. Accessed May 31, 2019.
  7. Sood MR. Recent-onset constipation in infants and children. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 31, 2019.
  8. Ferri FF. Constipation. In: Ferri's Clinical Advisor 2019. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed June 3, 2019.
  9. Rakel D, ed. Recurring abdominal pain in pediatrics. In: Integrative Medicine. 4th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed June 3, 2019.
  10. 2015-2020 Dietary Guidelines for Americans. U.S. Department of Health and Human Services and U.S. Department of Agriculture. https://health.gov/dietaryguidelines/2015/guidelines. Accessed May 31, 2019.
  11. Kashyap PC (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. June 7, 2019.