Descripción general

El labio leporino y la hendidura del paladar son orificios o hendiduras en el labio superior, en el techo de la boca (paladar) o en ambas partes. El labio leporino y la hendidura del paladar se producen cuando las estructuras faciales de un feto no se cierran por completo.

El labio leporino y la hendidura del paladar son algunos de los defectos congénitos más frecuentes. Ocurren con mayor frecuencia como defectos congénitos aislados, pero también se asocian con muchos síndromes o trastornos genéticos hereditarios.

Tener un bebé que nació con estos defectos puede resultar angustiante, pero el labio leporino y la hendidura del paladar se pueden corregir. En casi todos los bebés, se puede hacer una serie de cirugías para restaurar el funcionamiento adecuado y obtener una apariencia más normal, con una cantidad mínima de cicatrices.

Síntomas

Por lo general, una separación (hendidura) en el labio o en el paladar se identifica de inmediato al momento del nacimiento. El labio leporino y la hendidura del paladar pueden presentarse como:

  • Una separación en el labio y en la parte superior de la boca (paladar) que puede afectar uno o ambos lados del rostro
  • Una separación en el labio que puede presentarse solo como una pequeña hendidura o que puede extenderse desde el labio a través de la encía superior y del paladar hasta la parte inferior de la nariz
  • Una separación en la parte superior de la boca que no afecta la apariencia del rostro

De manera menos frecuente, una hendidura solo se produce en los músculos del paladar blando (hendidura del paladar submucoso), que se encuentran en la parte trasera de la boca y que están revestidos por la membrana de esta. Este tipo de hendidura suele pasar desapercibido al momento del nacimiento y es posible que no se diagnostique hasta más adelante cuando los signos se manifiestan. Los signos y síntomas de la hendidura del paladar submucoso son:

  • Dificultad con la alimentación
  • Dificultad para tragar, con la posibilidad de que los líquidos o los alimentos salgan por la nariz
  • Voz nasal al hablar
  • Infecciones de oído crónicas

Cuándo consultar al médico

Por lo general, el labio leporino y la hendidura del paladar se detectan al momento del nacimiento, por lo que el médico puede comenzar a coordinar la atención médica en ese momento. Si tu bebé presenta signos y síntomas de hendidura del paladar submucoso, pide una consulta con el médico.

Causas

El labio leporino y la hendidura del paladar suceden cuando los tejidos de la cara y de la boca del bebé no se fusionan de manera adecuada. Normalmente, los tejidos que conforman el labio y el paladar se fusionan entre sí durante el segundo y el tercer mes del embarazo. Pero en los bebés con labio leporino y hendidura del paladar, la fusión nunca ocurre, o bien es parcial, dejando una abertura (hendidura).

Los investigadores creen que la mayoría de los casos de labio leporino y de hendidura del paladar se deben a una interacción de factores genéticos y ambientales. En muchos bebés, no se llega a descubrir la causa definitiva.

Los genes que provocan la hendidura son heredados de la madre o del padre, ya sea solos o como parte de un síndrome genético que comprende el labio leporino o la hendidura del paladar como uno de los signos. En algunos casos, los bebés heredan un gen que aumenta la probabilidad de desarrollar una hendidura, y un detonante ambiental hace que la hendidura efectivamente se manifieste.

Factores de riesgo

Varios factores pueden aumentar la probabilidad de que un bebé padezca labio leporino o hendidura del paladar, entre ellos:

  • Antecedentes familiares. Los padres con antecedentes familiares de labio leporino o de hendidura del paladar corren un riesgo mayor de tener un hijo con una hendidura.
  • Raza. En los Estados Unidos, según ciertos informes, el labio leporino y la hendidura del paladar son más frecuentes en los indígenas estadounidenses y menos frecuentes en afroamericanos.
  • Sexo. Los hombres son dos veces más propensos a tener labio leporino con o sin hendidura del paladar. La hendidura del paladar sin labio leporino es más frecuente en mujeres.
  • Exposición a ciertas sustancias durante el embarazo. Es más probable que el labio leporino y la hendidura del paladar se presenten en los hijos de las mujeres embarazadas que fuman cigarrillos, beben alcohol o toman ciertos medicamentos.
  • Tener diabetes. Existen algunas pruebas de que las mujeres a quienes se les diagnosticó diabetes antes del embarazo pueden correr mayor riesgo de que su bebé tenga labio leporino con o sin hendidura del paladar.
  • Tener obesidad durante el embarazo. Existe cierta evidencia de que los bebés de las mujeres obesas pueden correr un mayor riesgo de padecer labio leporino y hendidura del paladar.

Complicaciones

Los niños con labio leporino, con o sin hendidura del paladar, se enfrentan a diversas dificultades según el tipo y la gravedad de la hendidura.

  • Dificultad para alimentarse. Una de las preocupaciones más inmediatas después del nacimiento es la alimentación. Si bien la mayoría de los bebés con labio leporino pueden alimentarse por lactancia materna, una hendidura del paladar puede dificultar la succión.
  • Infecciones del oído y pérdida de la audición. Los bebés con hendidura del paladar tienen un riesgo especial de manifestar líquido en el oído medio y pérdida de la audición.
  • Problemas en los dientes. Si la hendidura se extiende a lo largo de la encía superior, podría afectar el desarrollo de los dientes.
  • Dificultades con el habla. Como el paladar se usa para articular los sonidos, la hendidura del paladar puede afectar el desarrollo normal del habla. El habla puede sonar demasiado nasal.
  • Desafíos de enfrentar una enfermedad. Los niños con hendiduras suelen sufrir problemas sociales, emocionales y de comportamiento debido a las diferencias en el aspecto y el estrés que genera la atención médica intensiva.

Prevención

Después del nacimiento de un bebé con una hendidura, los padres se encuentran preocupados, lo cual es comprensible, por la posibilidad de tener otro hijo con la misma afección. Mientras que muchos casos de labio leporino y hendidura del paladar no pueden prevenirse, ten en cuenta estas medidas para aumentar tu conocimiento o disminuir los riesgos:

  • Considera buscar asesoramiento en genética. Si tienes antecedentes familiares de hendidura del paladar o labio leporino, infórmale a tu médico antes de quedar embarazada. Es posible que tu médico te derive a un asesor en genética que pueda ayudarte a determinar los riesgos de tener un hijo con hendidura del paladar o labio leporino.
  • Toma vitaminas prenatales. Si planeas quedar embarazada pronto, consulta con tu médico si debes tomar vitaminas prenatales.
  • No consumas tabaco o alcohol. El consumo de alcohol o tabaco durante el embarazo aumenta el riesgo de tener un bebé con un defecto congénito.

Labio leporino y hendidura del paladar care at Mayo Clinic

Feb. 24, 2018
References
  1. Wilkins-Haug L. Etiology, prenatal diagnosis, obstetrical management and recurrence of orofacial clefts. http://www.uptodate.com/home. Accessed May 12, 2015.
  2. Crockett DJ, et al. Cleft lip and palate. Facial Plastic Surgery Clinics of North America. 2014;22:573.
  3. Cleft lip and cleft palate surgery. American Society of Plastic Surgeons. http://www.plasticsurgery.org/reconstructive-procedures/cleft-lip-and-palate.html#content. Accessed May 12, 2015.
  4. Campbell A, et al. Cleft lip and palate surgery: An update of clinical outcomes for primary repair. Oral and Maxillofacial Surgery Clinics of North America. 2010;22:43.
  5. Cleft lip and cleft palate. Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/ncbddd/birthdefects/cleftlip.html. Accessed May 12, 2015.
  6. Cleft lip and cleft palate. American Speech-Language-Hearing Association. http://www.asha.org/public/speech/disorders/cleftlip/. Accessed May 12, 2015.
  7. Cook AJ. Decision Support System. Mayo Clinic, Rochester, Minn. Jan. 23, 2015.
  8. Your baby's first year. Cleft Palate Foundation. http://www.cleftline.org/parents-individuals/publications/booklets/. Accessed May 13, 2015.
  9. Parameters for evaluation and treatment of patients with cleft lip/palate or other craniofacial anomalies. American Cleft Palate-Craniofacial Association. http://www.acpa-cpf.org/team_care/. Accessed May 12, 2015.
  10. Cofer SA (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. June 8, 2015.
  11. Hoecker JL (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. May 20, 2015.